lunes, 5 de octubre de 2015

Tan difícil es entender que los problemas locales y globales solo se pueden resolver desde el derecho de los pueblos a autodeterminarse y decidir?




Que esto no sólo es una reivindicación independentista que valga para Euskal Herria, Asturies, Galiza, Catalunya, Breizh, Alba ,Corsica...sino también para España, Grecia, Irlanda, Europa? 

Que lo que ahora mismo está abocando al planeta a la destrucción y la guerra es no respetar el derecho a la autodeterminación y a decidir del pueblo Sirio y tantos otros pueblos oprimidos y ninguneados en el mundo? 

Pues eso, autodeterminación y derecho a decidir para todos los pueblos de la tierra. Para ser libres, para vivir en paz, por dignidad 

Piénsalo bien por un momento: 

Sí no es hoy, mañana seguirá siendo la única salida democrática posible para resolver de una forma ordenada cada uno de nuestros actuales problemas globales. Mientras no se aborden de raíz no se arreglarán jamás 

La autodeterminación y el derecho a decidir serán en el futuro el principal pilar de un nuevo orden internacional, más justo, donde los imperios y potencias regionales solo serán recuerdo. 

El 8 de Enero de 2018, es decir, apenas dentro de 2 años, se cumplirán 100 años de la declaración de los 18 puntos de Wilson con la que se puso fin a la primera guerra mundial, estableciendo por primera vez en la historia una institución internacional para garantizar la paz. 

Puede que para entonces estemos al borde, o quizá inmersos en una nueva gran guerra, entre otras cosas por el fracaso fundacional que implicó la ONU, y el abandono de unas obligaciones, derechos, y principios que necesariamente debían haber regido para todos los pueblos del mundo, y no exclusivamente para unas potencias vencedoras que, bajo dicha legitimidad, se convirtieron en regímenes prepotentes que ocuparon el lugar del Nazismo en la comisión de violaciones y crímenes contra la humanidad a lo largo y ancho del globo. No entendieron la lección ni de la primera ni de la segunda guerra mundial. 

De aquellos puntos, algunos obsoletos ya hoy por atender a la recomposición del mapa de Europa tras la guerra, aun quedan como legado algunos que fueron clave para la deconstrucción del antiguo régimen y los antiguos imperios coloniales, estableciendo los cimientos de un nuevo orden internacional que permitió un proceso de descolonización que hizo emerger un nuevo mundo post europeo. Un nuevo orden internacional como nunca antes había existido. 

1. Convenios abiertos en el futuro para evitar los riesgos de practicar la diplomacia secreta. 

4.Garantías adecuadas para la reducción de los armamentos nacionales. 

5.Reajuste, absolutamente imparcial, de las reclamaciones coloniales, de tal manera que los intereses de los pueblos merezcan igual consideración que las aspiraciones de los gobiernos, cuyo fundamento habrá de ser determinado, es decir, el derecho a la autodeterminación de los pueblos. 

Autodeterminación para el pueblo de Siria, autodeterminación para Grecia, autodeterminación para España, para Catalunya, para todos los pueblos del mundo. 

Contra la tentación permanente de olvidar nuestra historia y de donde venimos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario