domingo, 27 de junio de 2010

BERLIN, EL MURO DEL CAPITAL SE ESTA CAYENDO

Escribe: César Zelada |

Toda la derecha internacional “canta y baila” la caída del Muro de Berlín como si hubiera sido ayer. “fin de las ideologías”, dijo el despistado “intelectual” Francis Fukuyama a fines de 1989. Pasaron veinte años, pero lo que se está cayendo a pedazos no es precisamente el “socialismo” sino el capitalismo. ¿Cómo? Sí, así como lo leen. La revolución obrera-campesina de Rusia de 1917 constituyó un Estado obrero en transición al socialismo. Pero este Estado nunca pudo convertirse en socialista porque los principios que Lenin esgrimió nunca se cumplieron con Stalin. Al contrario, Stalin, creó un Estado a su imagen y semejanza.

Aun así, la antigua República Democrática Alemana (RDA), a través de la nacionalización y planificación de la economía, logró que la URSS, en los 80s, tenga más científicos que EEUU, Japón, y Alemania juntos, y fue capaz de conseguir los mismos resultados que occidente. Los trabajadores tenían acceso a servicios básicos de calidad y había pleno empleo. Esto demuestra claramente la superioridad de la economía planificada.

No obstante, Trotsky, sentenció, que el socialismo es a la democracia como el hombre es al oxígeno. Y en efecto, el socialismo es democrático o no es socialismo. Pero a la muerte de Lenin y el asesinato de Trotsky, lo que se consolidó en Rusia fue un aparato burocrático privilegiado (parecido al gobierno aprista o al regional de Puno), que fue acompañado por corrupción, despilfarro, mala gestión, partido único y caos.

Así las cosas, 2. 5 millones de alemanes emigraron a Alemania Occidental. Entonces, el régimen estalinista, erigió un Muro en Berlín en 1961, para evitar la fuga de alemanes. Esto ayudó a mantener el crecimiento económico, pero a costa del sufrimiento de miles de ciudadanos que tenían a sus familias al otro lado del Muro. Occidente aprovechó está cuestión para profundizar su campaña contra la “dictadura socialista”.

Son estas condiciones materiales las que en 1989 generaron una oleada de revueltas sociales de masas que derribaron a los regímenes burocráticos como castillos de naipes. “En Rumania, Ceaucescu, fue derrocado por una revolución y enviado ante el pelotón de ejecución. Un factor clave del éxito de las insurrecciones populares fue la crisis en Rusia. En el pasado Moscú envió al Ejército Rojo para aplastar la insurrección en Alemania Oriental (1953), en Hungría (1956) y en Checoslovaquia (1968). Pero Gorbachov entendía que esta opción ya no era posible”, escribió el teórico socialista Alan Woods (www.marxist.com).

Frente a los lectores de novelas de Sherlock Holmes, que argumentan que la CIA estuvo detrás de estas movilizaciones, hay que señalar que la rebelión fue espontanea. Expresaba la bronca acumulada contra un régimen que no era democrático. En el Perú, la lucha contra la dictadura derechista fujimontesinista también tubo un carácter semiespontaneo. Fueron los jóvenes de universidades como la PUCP, San Marcos, UNI, etc. junto al Foro Democrático, los Frentes Regionales, los que comenzaron a luchar contra la reelección dictatorial.

De forma parecida, en la RDA, fueron el Nuevo Foro (Neues Forum), Despertar Democrático (Demokratischer Aufbruch) y Democracia Ahora (Demokratie Jetzt), y el movimiento protestante de Leipzig, las agrupaciones que movilizaron a cientos de miles de ciudadanos demandando la caída del Muro.

Si hubiera existido una real dirección mariateguista, hubieran podido realizar una revolución política y conquistar una democracia obrera. Las masas no querían la restauración del capitalismo. Pero al no existir la dirección, inevitablemente, desembocó en una contrarrevolución capitalista.
Sin embargo, en el 2009, el desempleo en Alemania Oriental es del 12,3%. Esta cuestión es la que explica porque el Partido de la Izquierda obtuvo recientemente el 30% en las últimas elecciones.


http://www.losandes.com.pe/Opinion/20091123/30121.html

domingo, 16 de mayo de 2010

REPUBICA DEMOCRATICA ALEMANA, ESTADO Y DEMOCRACIA


Nuestro amigo Mario nos ha enviado este trabajo, el cual les dejo para que disfrunten de el.

RDA: Estado y democracia.

La RDA es un Estado socialista. La clase obrera, aliada con la clase de los campesinos cooperativistas y los demás trabajadores, ejerce en este Estado el poder político. Dicha alianza se debe a la coincidencia de intereses básicos que existe entre la clase obrera, los campesinos cooperativistas y los otros trabajadores. Habiendo asumido la dirección política de la sociedad, la clase obrera ha inclinado las relaciones de poder en el seno del Estado a favor del pueblo trabajador. Ella ha liberado a todos los trabajadores, forjando una nueva relación entre sociedad, Estado y sus ciudadanos. Quedó abolida para siempre la explotación del hombre por el hombre. El íntegro del poder está al servicio de los trabajadores, hecho que se basa en la propiedad socialista. El consenso de intereses básicos es la fuente que condiciona el éxito de la política de alianzas practicada por el Partido de la clase obrera con los demás partidos políticos y sectores sociales. La fuerza orientadora y directriz de la RDA es el Partido de la Clase Obrera: el Partido Socialista Unificado de Alemania. Con el auxilio del Estado lleva a efecto las transformaciones sociales y el perfeccionamiento de la sociedad socialista. De tal manera se garantiza el cumplimiento de las ambiciosas metas que se ha trazado el PSUA en aras del pueblo para los años 80.

Deberes y derechos fundamentales de la ciudadanía.
Todo ciudadano tiene garantizado en la Constitución el ejercicio de sus derechos y su gestión en el desarrollo de la sociedad. Todos los organismos estatales sectores sociales y ciudadanos están en el deber de respetar y proteger la libertad individual. Todos los ciudadanos son iguales ante la ley. La democracia socialista y el creciente potencial económico de la RDA son el aval para que se haga uso efectivo de esos derechos y libertades fundamentales del individuo.
La defensa de la paz y la defensa de la patria socialista constituyen un derecho fundamental y un deber honroso de todos y cada uno de los ciudadanos. El pueblo entero respalda los esfuerzos desplegados por el PSUA y por el gobierno de la RDA en pro de resguardar la paz y proteger el socialismo.
Con el fin de que el derecho a la cogestión y coparticipación pueda ser ejercido en cualquier momento por millones de ciudadanos en el quehacer social y estatal, el Estado ha creado las condiciones pertinentes. Esa actividad se rige por el principio: «Trabaja, planifica y gobierna con nosotros!». Los ciudadanos eligen en sufragio democrático a los órganos de poder popular y tienen participación activa en la labor de los mismos. Ellos debaten los planes del Estado y discuten en público los proyectos de leyes básicas o resoluciones de gran trascendencia. Las representaciones populares y sus diputados, lo mismo que los administradores de organismos estatales y económicos están en la obligación de rendir cuentas de exigirlo así la ciudadanía. El ciudadano tiene derecho a elevar memorias con solicitudes y sugerencias a los organismos estatales y económicos. Una persona puede votar o ser elegida a partir de los 18 años ara una representación popular.
El derecho al trabajo está garantizado como derecho fundamental que se define en el Código del Trabajo. Ello implica tener un empleo asegurado y la certeza de obtener uno acabada la formación profesional. Todo el mundo tiene derecho a ganar igual salario por igual trabajo. La propiedad socialista y la planificación y gestión estatales garantizan ocupación plena. Para cada ciudadano con aptitud laboral, el derecho laboral está aparejado al honroso deber de desarrollar una actividad socialmente provechosa.
El derecho a la educación significa que cada cual tiene abiertas las puertas de todos los planteles educativos del país. Un sistema educacional socialista unificado asegura a cada ciudadano una educación, formación y perfeccionamiento ininterrumpidos. Para los niños rige la escolaridad obligatoria de 10 grados. Aprender un oficio o profesión es el derecho y el deber de todo joven o adolescente.
Los derechos de la mujer están asegurados en todos los ámbitos del quehacer social, estatal y personal. La igualdad de derechos obliga a la sociedad entera a preocuparse por el estímulo de la mujer. Los organismos estatales están en la obligación de posibilitar que las mujeres se desempeñen en cualquier sector y que adquieran la capacitación necesaria para tal efecto. La organización femenina (DFD) está representada en la Cámara del Pueblo por 35 diputadas. El Código de la Familia garantiza a la mujer los mismos derechos en la vida matrimonial y familiar. Allí se estipula además que la educación de los hijos constituye un derecho y una obligación comunes a ambos progenitores.
Los derechos de la juventud a recibir incentivos especiales en su desarrollo social y profesional son un rasgo inherente a la política estatal de la RDA desde su misma fundación.
Los órganos de poder popular albergan a unos 30000 diputados jóvenes no mayores de 25 años que toman parte directa en la gestión estatal. En la Cámara del Pueblo tiene la FDJ una fracción parlamentaria de 40 diputados.
Todo ciudadano tiene derecho a la libre expresión de sus ideas. Puede vertir libre y públicamente sus opiniones sin que al hacerlo se vea perjudicado. El carácter humanista del sistema socialista implica que ese derecho a la libre expresión no sea aprovechado para hacer propaganda militarista y revanchista, para instigar a la guerra o para sembrar odio contra religiones, razas o pueblos. Está garantizada asimismo la libertad de prensa, de la radio y la televisión.
La Constitución asegura el derecho a la libertad de conciencia y de credo. Todo ciudadano de la RDA puede abrazar cualquier credo religioso y practicar los ritos correspondientes. Están separados el Estado de la Iglesia y la escuela de la Iglesia.

El régimen judicial.
El régimen judicial de la RDA está para preservar la legalidad socialista, proteger y desarrollar el poder obrero-campesino. Protege asimismo la libertad, la vida pacífica, los derechos y la dignidad de la persona humana.
Los juzgados de la RDA, el Tribunal Supremo, los juzgados provinciales y distritales, forman parte de un sistema unificado de organismos estatales. El Tribunal Supremo es el organismo máximo de la administración judicial. Está supeditado a la Cámara del Pueblo y –entre sesiones- al Consejo de Estado.
En la administración judicial participan desde años atrás, en los procesos judiciales, destacados obreros y obreras, campesinos cooperativistas y otros trabajadores en calidad de jueces legos con iguales derechos que los jueces profesionales. Ellos contribuyen a ventilar los juicios, ayudan en la educación colectiva de los infractores de la ley y apoyan las labores de los tribunales sociales.
Los tribunales sociales funcionan como comisiones de conflicto en los centros de trabajo y como comisiones de arbitraje en las zonas residenciales. Las comisiones de conflicto se ocupan sobre todo de litigios laborales, aunque también –igual que las comisiones de arbitraje- de delitos menores y litigios sencillos concernientes al Derecho Civil.
El Ministerio Público –dirigido por el Fiscal General- se encarga de velar por la observancia estricta y la correcta aplicación de la Ley con el fin de proteger el régimen social y estatal socialista y de salvaguardar los derechos ciudadanos.
La Policía Popular Alemana centra su actividad en la defensa del sistema estatal y socialista, en la protección de la vida pacífica y el trabajo creador de los individuos. Vela por el orden y la seguridad públicos. La Policía Popular Alemana está llamada a conjurar o alejar los peligros que amenacen la vida y la salud de la población o que amenacen la propiedad socialista y personal de los ciudadanos. Cuenta en su gestión con el concurso de decenas de miles de auxiliares voluntarios, de miembros del cuerpo de bomberos voluntarios, colectivos sociales encargados de la seguridad del tránsito y otras personas que trabajan a título honorario por mantener el orden y la seguridad.

El Ejército Popular Nacional.
El Ejército Popular Nacional (NVA) es el instrumento militar del poder obrero y campesino. Su misión política está dedicada por los intereses vitales del pueblo trabajador.
El cometido del NVA está claramente estipulado en la Constitución. El artículo 7 dice: “El Ejército Popular Nacional y los demás órganos de defensa del país protegen las conquistas socialistas del pueblo contra todo ataque del exterior. El Ejército Popular Nacional, en interés del mantenimiento de la paz y la salvaguardia del Estado socialista, cultiva una estrecha fraternidad de armas con los ejércitos de la Unión Soviética y otros Estados socialistas.”
Los comandos supremos de las fuerzas armadas están en manos de probados antifascistas que han demostrado su lealtad a la causa de la clase obrera y del pueblo trabajador en la lucha contra el fascismo y el militarismo, haciendo méritos además en el proceso de transformaciones sociales y en la edificación del socialismo. Ellos han ejercido marcada influencia en una nueva generación de oficiales que se desempeñan conforme a la tradición de la gesta antifascista y revolucionaria del pueblo.
Durante el año y medio de servicio militar básico, los soldados del Ejército Popular Nacional permanecen muy vinculados a sus centros de trabajo; ninguno pierde el empleo que tenía anteriormente. Todos conservan sus derechos o deberes cívicos, como el derecho a elegir y ser elegido, la militancia partidaria, etc.

Alianza de los partidos políticos y organizaciones de masas.
El sistema político de la RDA agrupa a todos los sectores en entidades orgánicas estatales y sociales y funciona con la participación democrática de la ciudadanía. Entre ellas figuran el PSUA, los partidos allegados a él y las organizaciones de masas.

Partido Socialista Unificado de Alemania.
En tanto partido marxista-leninista de combate, el PSUA representa la vanguardia de la clase obrera de la RDA. El Partido posee en el marxismo-leninismo una teoría relativa a la sociedad y su desarrollo, una teoría de basamento científico y consagrada por la praxis. El PSUA se apoya en la rica experiencia del Partido Comunista de la Unión Soviética y de los demás partidos comunistas y obreros. Lleva a efecto las tareas y objetivos que argumentaran Marx, Engels y Lenin en cuanto al desempeño de la clase obrera en la edificación del socialismo, y defiende los intereses de todos los trabajadores.
De ahí que el PSUA sea el núcleo reconocido por todos los sectores sociales de la organización política del socialismo. El Partido representa la continuidad de las tradiciones revolucionarias del movimiento obrero alemán. Lo que mejor revela el democratismo en la actuación del Partido es el hecho de debatir a fondo con el pueblo los objetivos clave para el desarrollo de la sociedad socialista y el bienestar popular, antes de aprobarlos, como ocurre, por ejemplo, durante la preparación de sus congresos partidarios.
En los estatutos del PSUA subyacen los principios orgánicos y normas partidarias leninistas. Conforme a los principios del centralismo democrático, la democracia interna del Partido garantiza una vida partidaria activa y creadora. Los militantes discuten acuciosamente antes de adoptar alguna decisión y luego la llevan a cumplimiento en el colectivo laboral, en las zonas residenciales, trabajando en las organizaciones de masas, en los organismos del poder popular y en otras entidades sociales.
Hay, pues, militantes del PSUA en la vanguardia de la emulación socialista, esforzándose por el progreso técnico-científico y la intensificación de la producción.
La gestión del PSUA apunta al ejercicio del poder estatal por parte del pueblo. Fomenta la autoridad de las representaciones populares electas y trabaja porque se extienden las bases democráticas del Estado socialista y del régimen judicial.
El PSUA agrupa a 2.200.000 militantes y aspirantes. El 57, 8% de los militantes y aspirantes son obreros, el 22,3% son intelectuales y un 5%, campesinos cooperativistas. Un tercio son mujeres y un cuarto, más o menos, no pasa de los 30 años.

El Partido Campesino Demócrata de Alemania.
Militan en él principalmente campesinos cooperativistas y los trabajadores cuya actividad guarda relación con el desarrollo socialista en el campo. Este partido ha coadyuvado en todo momento a afianzar la alianza entablada entre los obreros y los campesinos, ahondando además la amistad con la Unión Soviética. El DBD ejerce una marcada influencia en el desarrollo e intensificación ulteriores de la agricultura, ayudando activamente a materializar la política agraria del PSUA y del gobierno.
EL DBD fue fundado el 29 de Abril de 1948, contando con más de 100.000 militantes.

La Unión Cristiano-Demócrata de Alemania.
En torno suyo están congregados los ciudadanos de religión cristiana que ayudan a forjar la sociedad socialista, movidos por la responsabilidad que les dicta su credo. En la RDA ven ellos reivindicadas una serie de demandas fundamentales del cristianismo, como son el amor a la paz y al prójimo. La CDU recoge las tradiciones progresistas del humanismo cristiano y convive confiadamente con los marxistas. La CDU se fundó el 26 de Junio de 1945 y cuenta con más de 120.000 militantes.

El Partido Liberal-Demócrata de Alemania.
El LDPD reúne en sus filas sobre todo a artesanos, minoristas, intelectuales y empleados. Con su aporte activo al perfeccionamiento de la sociedad socialista avanzada, el partido sigue las tradiciones de la burguesía alemana progresista
El LDPD fue fundado el 5 de Julio de 1945 y posee más de 80.000 militantes.

El Partido Nacional Demócrata de Alemania.
En él se han dado cita en primer término los artesanos privados y cooperativistas, trabajadores de la cultura, intelectuales y empleados. El NDPD hace bastante por el desarrollo político-moral y socio-económico de esos sectores poblacionales de la RDA.
El NDPD se fundó el 25 de Mayo de 1948 y tiene más de 90.000 afiliados.

La Confederación de Sindicatos Libres Alemanes.
La FDGB es la organización sindical unitaria, libre e independiente. Es la organización clasista y de masas más abarcadora con que cuentan los trabajadores. En la FDGB figuran dieciséis federaciones con mas de nueve millones de afiliados, o sea mas del 97% de los trabajadores, exceptuando a los cooperativistas.
Bajo la dirección del PSUA, los sindicatos incorporan a millones de trabajadores de lleno en la gestión y planificación de los procesos socio-económicos. La FDGB organiza la emulación socialista en pro del cumplimiento de los planes. Hay leyes que comprometen a los órganos del poder popular y estatal a cooperar estrechamente con la FDGB.
Todas las decisiones tocantes al plan de la economía, a la protección sanitaria y del trabajo, al ambiente laboral, al derecho laboral, a la política salarial y de ingresos, al Seguro Social, así como a la programación vacacional y recreativa son deliberadas con los sindicatos y solo pueden adoptarse en consenso con ellos.
La FDGB se fundó el 15 de Junio de 1945. Desde el 1º de Enero de 1949 figura en la Federación Sindical Mundial y mantiene lazos con más de 100 organismos sindicales en más de 90 países.

La Juventud Libre Alemana.
La FDJ es la organización socialista unitaria de masas que agrupa a los jóvenes de la RDA. Ella permanece firme al lado del PSUA y se siente honradamente identificada con los objetivos y la política del partido de la clase obrera. La tarea primordial de la FDJ estriba en educar a la nueva generación, haciendo de ellos jóvenes socialistas.
Con sus acciones y planes, la FDJ lleva adelante las tradiciones legadas por quienes combatieron la guerra y el fascismo, por los activistas del primer instante y por los promotores de la emulación socialista.
La FDJ se creó el 7 de Marzo de 1946. Figuran en ella unos 2.300.000 jóvenes de ambos sexos de 14 años o más, provenientes de todas las clases sociales de la población. 1.600.000 escolares de 6 a 14 años son miembros de la organización pioneril “Ernst Thälman”, la organización juvenil de la FDJ.
La FDJ está afiliada, desde 1948, a la Federación Mundial de la Juventud Democrática y, desde 1950, a la Unión Internacional de Estudiantes.

La Unión Democrática de Mujeres de Alemania.
La DFD ha hecho grandes esfuerzos por ver materializada la igualdad de derechos entre el hombre y la mujer. La preocupación constante de la DFD consiste en crearle a la mujer condiciones laborales y de vida que la capaciten para cumplir con sus tareas profesionales, familiares y públicas.
La DFD se fundó el 8 de Marzo de 1947. Agrupa a más de 1.400.000 mujeres de todas las todas capas de la población.
Desde 1948, la DFD integra la Federación Democrática Internacional de Mujeres. Mantiene vínculos con 140 organizaciones femeninas de 90 países.

La Unión Cultural de la RDA.
La Unión Cultural es la organización socialista de masas adecuada a quienes cultivan o se deleitan con las manifestaciones culturales. Fomenta la cultura socialista nacional y la vida intelectual en el campo y la ciudad. La Unión Cultural cubre las diversas necesidades a través de sus Clubes de Intelectuales, sus agrupaciones locales y círculos de interés. Labora además en los campos de la historia regional, la conservación de monumentos y la protección ambiental.
La Unión Cultural se fundó el 3 de Julio de 1945 y agrupa a 245.000 afiliados.
Un papel relevante por su valor histórico recae en la RDA sobre el Bloque Democrático, al cual pertenecen todos los partidos y organizaciones representadas por una fracción parlamentaria en la Cámara del Pueblo.
En el Bloque Democrático han hallado una forma de concentrar sus fuerzas, bajo la conducción del PSUA, en la solución colectiva de los problemas políticos, económicos, sociales y culturales de la política del Estado.

El Frente Nacional.
En torno al Frente Nacional se han aglutinado los partidos políticos y organizaciones de masas, con gran número de ciudadanos sin partido, para formar un movimiento popular. Mediante variadas modalidades de cogestión democrática de carácter predominantemente municipal, el Frente Nacional llega a todas las capas de la población. En alrededor de 17.000 comités de que consta , se desempeñan a título honorario mas de 350.000 obreros, campesinos, intelectuales, artesanos y pequeños comerciantes, muchas mujeres y jóvenes. Este movimiento popular socialista involucra asimismo a gran cantidad de cristianos y dignatarios religiosos. Añádase a eso cientos de miles de auxiliares electorales, pues el Frente Nacional corre a cargo de las elecciones a todos los órganos del poder popular, desde la Cámara del Pueblo hasta las representaciones municipales. El Frente Nacional agrupa en una lista única a los candidatos de todos los partidos y de las grandes organizaciones de masas. Haciendo comparecer a los candidatos en asambleas vecinales y otros foros, el Frente Nacional lleva a efecto uno de sus máximos compromisos políticos: crear las condiciones para que los candidatos puedan deliberar regularmente con los electores.
En el seno del Frente Nacional participan cientos de miles de ciudadanos en una gran iniciativa cívica. Bajo el lema “Embellecer nuestras ciudades y aldeas, ¡colabora!”, se afanan por preservar y remozar viviendas, aulas escolares y otros locales públicos. Además crean zonas ajardinadas y parques, contribuyendo por si mismos en sus propias localidades al buen éxito del programa de construcción de viviendas.
La cooperación en el seno del Bloque Democrático y el Frente Nacional hace que converjan los conocimientos y la experiencia de todos los sectores de la sociedad. Las consultas regulares entre el Secretario General del CC del PSUA y Presidente del Consejo de Estado con los presidentes de los partidos políticos amigos son los foros adecuados al intercambio de pareceres en pro de resolver las tareas comunes.

Los órganos del poder popular.
Las representaciones populares electas son en la RDA los órganos del poder estatal que se encargan de estructurar a todos los demás órganos del Estado.
El principio básico del andamiaje estatal y de toda la gestión del Estado es el centralismo democrático. En su artículo 9, la Constitución dispone vincular la “dirección y planificación estatal central de los aspectos básicos del desarrollo social…a la responsabilidad propia de los órganos estatales locales y de las empresas y a la iniciativa de los trabajadores”.
Las representaciones populares u órganos del poder popular de la RDA son las siguientes:
- La Cámara del Pueblo,
- las asambleas provinciales y la asamblea municipal de Berlin, la capital,
- las asambleas distritales,
- las asambleas de concejales municipales, y de los distritos urbanos en ciudades y urbes,
- las asambleas de municipios rurales.
Todas ellas son elegidas por sufragio libre, universal, igualitario y secreto, para un período electoral de cinco años.
Las representaciones populares agrupan a obreros, campesinos cooperativistas, empleados, intelectuales, artesanos, pequeños comerciantes, mujeres, hombres, jóvenes de partidos políticos y organizaciones de masas. El derecho electoral estipula que todo candidato lanzado para un organismo del poder popular sea sometido a consideración en primer término por su colectivo laboral. Si ese sector del electorado lo rechaza, su partido u organización no puede incluirlo en la lista única del Frente Nacional. En cada sufragio se lanzan mas candidatos que mandatos hay para ocupar. El elector tiene la opción de tachar el día del sufragio a los candidatos del Frente Nacional que no contaran con su confianza.
En la RDA la campaña electoral es aprovechada de paso para sostener un amplio diálogo sobre los frutos y tareas tocantes a la gestión estatal. La ciudadanía se hace entonces unas ideas de la perspectiva global del desarrollo de la sociedad y de los proyectos atinentes a su ciudad, municipio rural o zona de residencia. Allí tienen también la oportunidad de aportar sugerencias y consejos, influyendo así en planes y decisiones estatales, como también en sus vías de ejecución.
El principio supremo de la gestión de un diputado de la RDA estriba en mantener en todo momento el más estrecho contacto con los trabajadores y acudir a ellos en pos de consejo. Cada diputado está en la obligación de rendir cuentas varias veces al año ante sus electores e involucrar a éstos en la preparación, ejecución y control de las decisiones del Estado, siempre al nivel correspondiente a su representación. Los métodos de que se vale un diputado en su gestión, comprenden horas regulares de consulta en los centros de trabajo y en las zonas residenciales de su circunscripción electoral. De infringir sus deberes, puede ser revocado por sus propios electores.
Los diputados de las representaciones populares de la RDA no son parlamentarios profesionales, sino trabajadores que se desempeñan en oficios o profesiones diversas y reciben licencia en sus empresas respectivas, en la medida requerida para cumplir sus atribuciones, sin dejar de percibir su salario o sueldo completo.
Las representaciones populares están autorizadas a decidir, entre otras cosas, sobre todos los asuntos fundamentales que afecten su territorio y a los pobladores del mismo. Tales son asimismo los derechos de un diputado. O sea que ellos pueden emplazar a los administradores de combinados industriales, empresas e instituciones, así como a las presidencias de cooperativas a contestar preguntas y esclarecer problemas. Están facultados además a someter proyectos y a proponer el debate de cuestiones concretas en el seno de la representación popular, del consejo y de las comisiones.

La Cámara del Pueblo.
La Cámara del Pueblo es el órgano supremo del poder popular de la RDA. En ella tienen sus bancadas el PSUA, el DBD, el NDPD, la CDU, el LDPD, la FDGB, la FDJ y la Unión Cultural de la RDA (con un total de 500 diputados). Preside la Cámara del Pueblo, Horst Sindermann, miembro del Buró Político del CC del PSUA.
La Cámara del Pueblo es el único órgano constituyente y legislativo de la RDA cuyos derechos nadie puede recortar.
En virtud del artículo 65 de la Constitución, gozan del derecho de someter a la Cámara del Pueblo proyectos de ley: los diputados de los partidos políticos y organizaciones de masas presentes en la Cámara del Pueblo, las comisiones de la Cámara del Pueblo, el Consejo de Estado, el Consejo de Ministros y los sindicatos. Los proyectos de ley de mucha trascendencia son sometidos a debate en el seno del Bloque Democrático antes de ventilarlos en la Cámara del Pueblo, o se debaten con toda la ciudadanía, como ocurrió en 1968 con la Constitución socialista y en 1977 con el Código Laboral. Las leyes que sanciona la Cámara del Pueblo son promulgadas en el término de un mes por el Presidente del Consejo de Estado. La radio, la televisión y los diarios de todos los partidos políticos y organizaciones de masas se encargan de dar información precisa e inmediata a la población en cuanto a las razones y el tenor de las leyes importantes.
La Cámara del Pueblo adopta decisiones trascendentes sobre la estructura y la gestión de los organismos centrales del Estado. Elige al Presidente y a los miembros del Consejo de Estado y de Ministros, al presidente del Consejo de Defensa Nacional, al presidente y a los jueces de la Corte Suprema, así como al Fiscal General de la RDA.
La Cámara del Pueblo decide sobre las cuestiones fundamentales que atañen a la paz y al socialismo y a la política exterior al servicio de la concordia entre los pueblos y de la seguridad. Ratifica los tratados estatales o decide sobre la renuncia a los mismos. Está facultada además para decidir sobre el estado de defensa y la realización de plebiscitos.
A fin de llevar a cabo sus tareas, la Cámara del Pueblo forma comisiones. Entre ellas figuran la comisión de relaciones exteriores, de industria, construcción civil y transportes, de trabajo y política social, de educación pública, cultura, de solicitudes elevadas por la ciudadanía, así como la comisión para asuntos juveniles. Estas debaten con el electorado los proyectos de ley y preparan esos documentos para ser tratados en la reunión plenaria de la Cámara del Pueblo.
Los diputados de la Cámara del Pueblo elegidos para el período legislativo 1981-1985 se hicieron depositarios de la confianza de 12.251.716 electores, en los sufragios del 14 de Junio de 1981. Ello equivale al 99,2% de los votos.
Los diputados a la Cámara del Pueblo gozan de inmunidad parlamentaria.
Todos los organismos del aparato estatal funcionan en base a las leyes de la Cámara del Pueblo o también –a nivel regional- en base a las resoluciones de los órganos locales de poder popular.

El Consejo de Estado.
En tanto órgano elegido por la Cámara del Pueblo, el Consejo de Estado ejerce la función de Jefe de Estado de la RDA. El Consejo de Estado consta del Presidente, siete vicepresidentes, dieciséis miembros y el secretario. El Presidente del Consejo de Estado es Erich Honecker, Secretario General del CC del PSUA. Miembros de dicho Consejo son los líderes de los cinco partidos democráticos y de las organizaciones de masas, como también figuras destacadas de todas las clases y capas del pueblo.
El Consejo de Estado representa a la RDA para los efectos del Derecho Internacional. Está facultado para ratificar tratados estatales o renunciar a los mismos. Con el concurso del Consejo de Defensa Nacional, el Consejo de Estado organiza la defensa del país, adoptando además resoluciones fundamentales tocantes a la seguridad.
Al Consejo de Estado le incumbe convocar a elecciones para la Cámara del Pueblo y para los órganos locales del poder popular, garantizando la preparación y realización democráticas de aquellas. Por mandato también de la Cámara del Pueblo está encargado de supervisar la labor de la Corte Suprema y del Fiscal General, y de ejercer además el derecho a conceder amnistía e indulto.
El Presidente del Consejo de Estado designa a los representantes de plenipotenciarios de la RDA en otros países y los revoca de sus cargos. Recibe las cartas credenciales u órdenes de traslado de los representantes de otros países acreditados en la RDA. Por ser la más numerosa, la fracción parlamentaria del PSUA presenta la candidatura a los diputados a la Cámara del Pueblo a la hora e elegir al Presidente del Consejo de Estado.

El Consejo de Ministros.
El Consejo de Ministros constituye el gobierno de la RDA. En su calidad de órgano de la Cámara del Pueblo conduce la ejecución de la política estatal y el cumplimiento de las tareas políticas, económicas, culturales, sociales y defensivas.
Su gestión se fundamenta en las leyes y resoluciones de la Cámara del Pueblo, ante la cual es responsable y está obligado a rendir cuentas de la totalidad de su labor. El Consejo de Ministros de la RDA garantiza la gestión y planificación centrales de la economía nacional y de todos los demás sectores públicos.
Asegura la cooperación con la URSS y los demás miembros del Consejo de Ayuda Mutua Económica, igual que con los países en desarrollo y países capitalistas. Del mismo modo discute y resuelve lo concerniente a los asuntos fundamentales financieros, monetarios, crediticios y de política de precios.
Los ministros están en la obligación de exponer las leyes y las resoluciones del Consejo de Ministros ante todos los órganos locales del poder popular, ante sus consejos y ante los trabajadores, y están en el deber asimismo de debatir con ellos las tareas a ejecutar. Los ministros son elegidos por la Cámara del Pueblo para períodos de cinco años. El Presidente del Consejo de Ministros es Willi Stoph, miembro del Buró Político del CC del PSUA. Los consejos provinciales, distritales, municipales y de los distritos urbanos son los órganos principales de las representaciones populares y por encargo de éstas ejecutan las tareas estatales, económicas, sociales y culturales que conciernen a su área de responsabilidades. Para llevar a cabo sus tareas, el consejo forma cuerpos especializados, supervisando la actividad de los mismos. Las ciudades y aldeas manejan bajo propia responsabilidad el grueso de la producción de bienes de consumo. Están supeditados a los órganos locales de Estado, por ejemplo, sectores determinados de la producción industrial y elementos importantes de la construcción civil.
Los consejos cuentan con el amplio concurso de la ciudadanía. Constituye un potencial decisivo el trabajo ad honorem que ejecutan unas 500.000 personas versadas de todas las clases y capas sociales, mano a mano con los 174.000 diputados, en las comisiones permanentes o activos de los consejos municipales o de distritos urbanos. Se consagran preferentemente a las tareas concernientes al abastecimiento del personal obrero, al transporte público, a las condiciones de vivienda, a la calidad de los servicios públicos y de reparaciones, a la atención médico-sanitaria, a los comedores escolares, a la recreación suburbana, a proyectos culturales y eventos deportivos de masas.

domingo, 9 de mayo de 2010

BALCANES TREINTA AÑOS SIN TITO



Había una vez un país llamado Yugoslavia... un país que miles se niegan a olvidar. El 4 de mayo se conmemoraron 30 años del fallecimiento de un carismático pero controvertido líder: Josip Broz, más conocido como Tito (1892-1980). Él gobernó esa nación que luego se convertiría en seis países distintos.

El martes pasado, miles de nostálgicos participaron en el “peregrinaje” en Belgrado hacia la tumba de Tito, jefe indiscutido de la Yugoslavia socialista durante 35 años. La Casa de las Flores fue el escenario de este masivo acto conmemorativo; la lujosa residencia del dirigente comunista se levanta en la exclusiva colina de Dedinje, en la que Tito vivió hasta su muerte, y ahora es un museo.

Admiradores de la ex Yugoslavia -que dominaba la zona de los Balcanes- llegaron a Belgrado desde Croacia, país natal deTito, Macedonia y Bosnia, además de otras regiones de Serbia y de Montenegro.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el mariscal Tito lideró la resistencia de los partisanos yugoslavos contra los nazis. Luego fue Primer Ministro, entre 1945 y 1953, y Presidente desde 1953 hasta 1980.

Actualmente, muchas personas mayores de 45 años en Eslovenia, Croacia, Bosnia-Herzegovina, Serbia, Montenegro y Macedonia sienten que la era de Tito fue la mejor parte de sus vidas.

Todos esos países se crearon tras las guerras de secesión de la ex Yugoslavia, en los años 90.

“Avanzábamos en cada aspecto desde 1945. Nuestros estándares de vida eran grandiosos en comparación con lo que tenemos ahora. Éramos bienvenidos en todos lados. Pero desde las guerras, los serbios se han vuelto parias y la pobreza llama constantemente a la puerta de la gente común”, asegura Tanja Dokmanovic, una maestra retirada de 75 años, radicada en Belgrado.

Para el profesor de historia Predrag Markovic, la historia de Tito tiene más matices: “Él fue un maestro del hechizo. Por un lado, hechizó a Occidente con su movimiento de liberación antifascista en la Segunda Guerra Mundial. Por el otro, hechizó a los países en desarrollo a comienzos de los años 60, creando el Movimiento de Países No Alineados”.

Para muchos, los yugoslavos llevaban una vida cómoda bajo una dictadura liberal, dado que el socialismo se ocupaba de todas sus necesidades' Por eso Markovic es enfático al decir que: “Cuando la gente dice que siente nostalgia por Tito, está diciendo que añora la seguridad del pasado”.

La socióloga Aleksa Djilas lee la actual nostalgia de la siguiente manera: “Tito también fue popular debido a su resistencia a (el ex dictador soviético Iósif) Stalin, ya que Yugoslavia nunca quedó bajo su órbita y la población vivía diferente a como se vivía en las naciones comunistas”.

Según Djilas, los logros del gobierno de Tito también tuvieron que ver con “la justicia social, la participación de los trabajadores en el proceso de producción, la distribución de la riqueza y un indudable antifascismo”.

Pero, por otro lado, reconoce que en la era de Tito no se valoró “el imperio de la ley ni hubo una sociedad que respete los derechos humanos”.

En cuanto a los disidentes, o bien fueron encarcelados durante varios años o expulsados de la escena política cuando se los consideró un peligro para la popularidad del régimen o cuando desafiaban públicamente las políticas oficiales del Partido Comunista.

En Croacia, hablar mal de Tito equivale a cometer una herejía, dado que la nación forjó su independencia en la guerra contra las fuerzas federales que llegaron desde Belgrado, la capital de Serbia (y de la ex Yugoslavia).

El nieto de Tito, Josip Broz, tiene actualmente 63 años. “Él (su abuelo) quería que todo fuera para su pueblo, para el Estado. Me gustaría que todo lo que Tito coleccionó o que le perteneció en vida fuera parte de una exhibición”, dice entusiasta.

Los más jóvenes saben poco sobre el fallecido gobernante que estuvo en boca de todos esta semana. La mención que hace cada libro de historia depende del grado de odio hacia él que profese el gobierno de turno.



http://www.elcomercio.com/2010-05-09/Noticias/Siete-Dias/Mas-Noticias/SD100509P5BALCANES.aspx



viernes, 9 de abril de 2010

EN ALEMANIA EL DEBATE DE LA REUNIFICACION APENAS COMIENZA

RAFAEL POCH - LA VANGUARDIA

Una entrevista con el escritor alemán oriental Ingo Schulze, autor de "Nueva Vida" y "Adam y Evelyn"
El debate alemán que no tuvo lugar en 1989 y 1990, con motivo de la caída del Muro y la reunificación nacional, se está abriendo paso hoy en Alemania. Su eje es la elemental idea de la interrelación entre las realidades de los dos bloques. Sin Oeste, no había Este, muy poco de la RFA y de Europa Occidental podía explicarse sin atender a lo que ocurría en el otro lado, y viceversa. Contra esa idea, contra la concepción histórica de una responsabilidad compartida en la guerra fría, lo que parecía una evidencia en la Europa de los años setenta y ochenta, el "establishment" alemán resucita ahora un discurso de los años cincuenta, que acuña, por ejemplo, el concepto de "dos dictaduras alemanas", un discurso que equipara a la RDA con el nazismo, tal como hacían los ex nazis de la República de Bonn hace sesenta años.

Una vigorosa nueva literatura alemana del Este, post reunificación se encarga de la operación de regreso a la realidad, desde las fantasías del fin de la historia. De la mano de escritores como; Wolfgang Hilbig (Provisorium), Monika Funke (Endmoräne), Katjia Lange-Müller (Böse Schafe), Thomas Brussig (Helden wie Wir), Jeny Erpenbeck (Heimsuchung) y Ingo Schulze (Nueva Vida), de la que Destino acaba de publicar una divertida novela que lleva por título "Adam y Evelyn", aparece mucho de lo que no se dijo hace veinte años.

Schulze, nacido en Dresde en 1962, es un tipo afable de habla pausada. Su novela "Adam y Evelyn" es una divertida narración de las insólitas vacaciones en Hungría de una pareja de germano orientales en el verano de 1989. Sobre la marcha, la pareja improvisa su huida a Occidente por el primer agujero en el Muro que los húngaros abrieron en su frontera con Austria, a cambio de mil millones de marcos de Helmuth Kohl y de la promesa de los alemanes de que apoyarían su gobierno postcomunista en Europa. La leyenda presenta todo aquello como un puro resultado de la "espontaneidad" de los sufridos alemanes del Este que como Adam y Evelyn, estaban de vacaciones en Hungría, pero detrás también hubo mucha organización, cuya historia está por hacer.

Las actas de la reunión del 25 de agosto en el castillo renano de Gymnich, cuando el primer ministro húngaro Miklos Nemeth y el ministro de exteriores Gyula Horn pactaron el asunto con Helmuth Kohl y Hans Dietrich Gensher, parece que no existen. Las memorias de los burócratas que participaron en aquella transacción comercial, no sueltan prenda. Los informes de los agentes del servicio secreto alemán occidental (BND) sobre las actividades por ellos desarrolladas aquel verano entre los veraneantes de la RDA que acampaban en el Lago Balatón y su participación en el llamado "picnic paneuropeo" de la localidad de Sopron, tampoco son accesibles. Y lo mismo ocurre, según informó el Sudddeutsche Zeitung, con lo que la Stasi, la policía de Estado de la RDA, elaboró sobre todo aquel capítulo húngaro de aquel verano en el que transcurre la novela de Schulze. Los archivos de la Stasi están abiertos al público, pero no en lo referente a lo que la Stasi generó sobre lo que hacían sus adversarios del BND...

Schulze dice que le encantaría ver esa documentación. "Seguro que el BND también reúne mucho material sobre los escritores alemanes. Si hasta el escritor Max Frisch descubrió que los servicios secretos habían reunido doce mil folios sobre su persona, ¡en Suiza!, lo que no tendrán aquí", dice.

Lo más divertido de la novela de Schultze es la complicada y ambigua adaptación de Adam, el sastre del Este, a la vida en el "mundo libre" y sus cachivaches. El cubo de basura situado bajo el fregadero de la cocina con apertura automática de la tapa, merece el comentario, "!que bonito¡, es como si el cubo se sacara el sombrero para saludarte"."La gente de aquí ya no sabe ni lo que es un sastre", dice Adam cuando intenta buscar trabajo en un Munich que viste "pret à porter", alojado en casa de un pariente que al principio le recibe muy bien y luego se revela como un pelmazo, un "fanático de la justicia, es decir, que piensa que quienes trabajan menos que él también deben ganar menos". Y, ¿qué decir del resto, de las luces del Oeste?. Para Adam, "hay demasiado de todo; demasiadas palabras, demasiados vestidos, demasiados pantalones, demasiado chocolate, demasiados coches; una inflación que sepulta las cosas de verdad, lo auténtico...".

Schulze niega que haya una "literatura del Este" en Alemania., pero lo que sí hay son diversas "percepciones". Por ejemplo, esas consideraciones sobre el Oeste, que sólo los del Este pueden hacer, por razones estrictamente biográficas, por haber conocido otras lógicas y maneras de funcionar.

Schulze causó sensación cuando, en 2007, al ser galardonado con el premio de literatura de Turingia, en Weimar, arremetió contra la "tendencia a la refeudalización de la Cultura, que va de la mano de la privatización y economización de todos los ámbitos de la vida; desde la sanidad hasta el deporte, el sistema de tráfico y hasta la seguridad, con empresas privadas que asumen funciones de policía". Lo dijo en el contexto del premio que le daban, 6000 euros, patrocinado por el consorcio energético E.ON. "Me molesta que me fotografíen con el logo de "E.ON Thüringer Energie", dijo, "que me conviertan en agente publicitario por 6000 euros, me pregunto si Goethe aceptaría tal premio y la evidencia de tal refeudalización como algo normal", dijo, antes de anunciar que donaba el dinero a cualquier proyecto cultural no feudalizado.

¿Cómo recibió ese discurso el público de Weimar?
Con el público no hubo problema, aplaudieron un buen rato. Los de E.ON estuvieron muy discretos, "comprendemos sus críticas", dijeron. Lo más interesante fue que el Secretario del Estado de Turingia me aleccionó, así con el dedo delante de las cámaras de televisión, preguntándome si quería volver a la RDA, como si fuera un jovencito gamberro. Luego el discurso se publicó en el "Sudddeutsche Zeitung" y hubo otro tipo de comentarios. El semanario "Die Zeit", por ejemplo, reaccionó loando la "noble labor de patrocinio" cultural de las empresas, e incluso se habló de llevarme a juicio, pero lo interesante fue que se creó una nueva beca literaria anual dotada con 12.000 euros. Como yo ofrecí los 6000 euros que me dieron a algo así, pago 2000 euros de esa beca en los primeros tres años. El discurso no sirvió para nada, naturalmente, pero bueno...

Parece que todos estos años, mientras la política, y la filosofía, giraban a la derecha, la consciencia social se movió un poco hacia la izquierda en Alemania, ¿Qué papel pinta la difunta RDA en todo esto?
La caída del bloque del Este hizo a Occidente más antisocial. Había una competición entre los dos sistemas y con el hundimiento de uno, el otro se quedó sin alternativa. Se disolvió en toda Europa la conexión entre libertad y justicia social. Cuando algo no tiene alternativa es siempre problemático.

Muchos españoles conocen la RDA por la estupenda película, "La vida de los otros". ¿Cree que ofrece una imagen real y plausible de la RDA?
No, en absoluto. Había un 2% que de una u otra forma había trabajado o colaborado con la Stasi. Lo policial debía tenerse en cuenta, pero reducir la RDA solo a eso, es bastante irritante. Había muchos agujeros y espacios en aquella sociedad. Lo más interesante es lo que la película no muestra: el cambio de dependencia. Es verdad que pasamos de la dictadura a la libertad, pero también lo es que nuestra dependencia, hacia el Estado cambió en una dependencia hacia el "mercado". Ese es el cambio que a mi me interesa como escritor.

¿Qué opina sobre el término y el discurso de "las dos dictaduras alemanas"?
Son cosas completamente diferentes que hoy se sacan a colación por razones que no tienen nada que ver con algunos efectos comparables que pudiera haber en ambas dictaduras. Veamos, la RDA era una dictadura que se dejó desmantelar sin derramamiento de sangre, no hizo guerra ni llevó a cabo ningún genocidio contra nadie. Claro, hay que distinguir periodos; hasta la muerte de Stalin fue tremendo, pero nada se comprende sin las relaciones de la guerra fría. Supongo que en España, Grecia, Turquía o América Latina, eso se comprende mucho mejor... Estoy contento de que la RDA se acabara. Estoy muy contento de que el Muro cayera, pero habría preferido que el gobierno de la RDA hubiera lanzado reformas que desembocaran en una verdadera reunificación y no en una absorción.

Cómo se explica el giro radical de la opinión en la RDA entre noviembre de 1989 y Marzo de 1990, es decir entre aquel orgullo cívico tejido sobre un programa difuso socializante y verde de la oposición disidente, y las elecciones de marzo de 1990, cuando la gente opta por realizar el sueño histórico de la derecha de Bonn, es decir: la disolución y absorción incondicional de la RDA por la RFA.
Organizaciones de 1989 como el "Neues Forum" decían, "queremos la reunificación pero llevará tiempo". Entonces apareció Kohl. La propuesta de una rápida reunificación y las promesas de una nueva y mejor vida inmediata llegaron juntas. A principios de febrero de 1990, de Maziere, el hombre de la CDU de Kohl en la RDA, había dicho "queremos un socialismo cálido", y la gente se quedó con que si votaba a la CDU habría reunificación y rápida realización de aquellas promesas. Ningún movimiento fue capaz de contrarrestar aquello, porque la oferta maravillosa se sobreponía a cualquier consideración crítica y todo pasaba muy rápido. La gente no podía sospechar que la introducción del marco germano-oriental fuera a ser un desastre, por no hablar de la desindustrialización, el paro y la emigración masiva que siguió. Si todo se hubiera hecho más despacio habríamos podido reflexionar más e incluso cambiar nosotros mismos en el proceso, pero todo fue como una avalancha....

¿...y en esa avalancha se mezclaron elementos de engaño y de fe en Disneylandia?
Si, la mayoría vio en Kohl una especie de Papa Noel. Había una expectativa completamente irrealista y acrítica sobre lo que significaba una rápida reunificación. La gente que en septiembre y octubre de 1989 salió a la calle diciendo, "el pueblo somos nosotros", no es que no quisiera la unificación, sino que también quería cambiar el Oeste. Aquello expresaba un impulso de democratización muy positivo. También había un hartazgo sobre objetivos a largo plazo. Se quería algo, ya.

Veinte años después de la caída del muro ¿porqué aumenta el miedo del "establishment" político/mediático de la RFA a una memoria sobria y realista de la RDA?
Es una buena pregunta. Estoy asombrado de la cruda y dura lucha que se libra contra el pasado. Hace diez años todo era mucho más suave. Eso tiene que ver con que la crisis genera cierta inseguridad en el establishment. Mi problema no es la desaparición del Este, sino la desaparición de un Oeste con cierto rostro humano. Para alguien que vivió la RDA, es chocante ver cómo la negativa a encarar la realidad conduce a un discurso vacío: sobre el "crecimiento" y la "eficiencia". Estamos en una sociedad que ha olvidado que no hay libertad sin justicia social. Cuando expresas estas dudas siempre hay alguien que te sale con el reproche, "!ah¡, ¿entonces usted quiere regresar a la RDA....?". Naturalmente que aquel sistema no interesa, pero había elementos muy buenos que habrían contribuido a una economía social de mercado muy bien; en materia de sanidad, educación, agricultura, derecho laboral y de familia, el sistema de seguros, muchas cosas aceptables...

...aceptables para la ciudadanía y el interés social, pero no para Springer, AEG, Bosch, Siemens o los consorcios energéticos, ¿no?
Claro, esos tenían intereses económicos muy fuertes, no sólo en la RDA, sino en el conjunto de la Europa del Este. Querían acabar con posibles competidores y ocupar los espacios, beneficiándose de paso de las subvenciones del gobierno pagadas con dinero de los contribuyentes.

domingo, 14 de marzo de 2010

EN EL ESTE DE EUROPA, LA GENTE SUSPIRA POR EL SOCIALISMO




En los densos bosques de la idílica isla Persin sobre el Danubio, hogar del águila marina y el cormorán pigmeo en riesgo de extinción, se encuentran los espantosos restos de un campo de exterminio de la era comunista.

Cientos de "enemigos del régimen" perecieron a causa de las palizas, la desnutrición y el cansancio entre 1949 y 1959 en el campo de concentración de Belene en Bulgaria, donde a los cerdos se les daba de comer cadáveres.

Veinte años después de la caída del comunismo, Belene quedó casi olvidado, sólo una pequeña placa de mármol cuenta su horripilante historia. Y la nostalgia por el pasado está creciendo en este pequeño país de los Balcanes y por todo el ex bloque soviético.

El fracaso del capitalismo a la hora de mejorar los niveles de vida, imponer el Estado de derecho y domar la corrupción y el nepotismo han dado lugar a cálidos recuerdos de los tiempos en que los que el índice de paro era cero, la comida era barata y la seguridad estaba garantizada.

"Lo malo ha quedado en el olvido", dijo Rumen Petkov de 42 años, un ex guardia y ahora empleado de la única prisión que todavía funciona en la isla de Persin.

"La nostalgia es palpable, particularmente entre los ancianos", dijo, frente a los escombros de otra cárcel abierta en el lugar después de que el campo fuera cerrado en 1959. Los comunistas encarcelaron a decenas de turcos en la década de 1980 cuando se negaron a cambiar sus nombres al búlgaro.

Algunos jóvenes de la empobrecida ciudad de Belene, conectada a la isla mediante un puente, también recuerdan: "Vivíamos mejor en el pasado", dijo Anelia Beeva, de 31 años.

"Nos fuimos de vacaciones a la costa y a las montañas, había abundante vestimenta, calzado, alimento. Y ahora la parte más grande de nuestros ingresos se gasta en alimentos. La gente que tiene títulos universitarios está desempleada y muchos se van al exterior", agregó.

En los últimos años han abierto en Rusia varios restaurantes ambientados en la era soviética: algunos organizan noches nostálgicas donde los jóvenes se visten como pioneros -la versión soviética a los scouts- y bailan al son de clásicos soviéticos.

El champán soviético y los chocolates Octubre Rojo siguen siendo favoritos en las celebraciones de cumpleaños. En verano pueden verse camisetas de la "USSR" y gorras de béisbol por todo el país.

Si bien hay pocos deseos reales de que se reestablezcan antiguos regímenes, los analistas dicen que la apatía es un resultado clave.

"El gran daño de la nostalgia es que agota la energía para el cambio significativo", escribió el sociólogo búlgaro Vladimir Shopov en el portal virtual BG History.

Las esperanzas de alcanzar a los adinerados vecinos occidentales han sido reemplazadas por la sensación de injusticia, debido a una brecha cada vez más amplia entre ricos y pobres.

En Hungría, uno de los países más golpeados por la recesión económica, un 70 por ciento de los que ya eran adultos en 1989 dicen estar decepcionados con los resultados del cambio de régimen, según un estudio de la empresa de encuestas Szonda Ipsos.

La gente en los ex países yugoslavos, marcados por las guerras étnicas de los 90 y aún fuera de la UE, muestran nostalgia por la era socialista de Josip Broz Tito cuando, a diferencia de ahora, viajaban por Europa sin necesidad de visa.

"Todo era mejor entonces. No había crimen en las calles, los empleos eran seguros y los salarios alcanzaban para llevar una vida decente. Hoy casi no puedo sobrevivir con mi jubilación de 250 euros (370 dólares) al mes", dijo Koviljka Markovic, de 70 años.

ERA DORADA

En Bulgaria, los 33 años de régimen dictatorial de Todor Zhivkov comienzan a parecer una era de oro para algunos, comparado con la furiosa corrupción y crimen que siguieron a su derrocamiento.

Más de un 60 por ciento dice que vivía mejor en el pasado, aunque las filas para hacer compras eran comunes, los contactos eran la única forma para conseguir artículos de valor, los vaqueros y la Coca-Cola estaban prohibidos y comprar un auto tenía 10 años de espera.

"Para una parte de los búlgaros la seguridad social resultó ser más preciada que la libertad", escribieron los historiadores Andrei Pantev y Bozhidar Gavrilov en un libro sobre las 100 personas más influyentes de la historia del país.

Casi tres años después de haber entrado a la UE, el salario medio de Bulgaria es de 300 euros y la jubilación de unos 80 euros sigue siendo la más baja del bloque. Los ingresos en países más influentes como Polonia y República Checa, que ingresaron al bloque en el año 2004, aún son una fracción de los de Europa occidental.

Un sondeo global de 2008 realizado por Gallup colocó a Bulgaria, Serbia y Rumania entre los 10 países más descontentos del mundo.

"La generación de nuestros padres estaba mucho más satisfecha con lo que tenía. Todo el mundo quiere más de todo estos días", dijo Zsofia Kis, una estudiante de 23 años en Budapest, refiriéndose al modo en que los regímenes comunistas mantenían bajo el desempleo de forma artificial.

domingo, 7 de marzo de 2010

ESCOMBRO COMUNISTA

PACO DÉNIZ


El muro de Berlín cayó para el Este, pero los escombros se vendieron en el Oeste. El negocio se quedó donde mismo. Desde entonces se ha puesto todo a la venta, y ha habido progres de oferta. El gran supermercado occidental deslumbró a los habitantes de la RDA y a los polacos. El mundo capitalista se aceleró por esas fechas, el 11-S fue sólo una estación de espera, un peaje necesario. La radicalización del capital ya venía desde los ochenta, y si hoy andamos como andamos y hemos llegado a donde hemos llegado es debido a que, tras la caída del muro, el mundo quedó descompensado. Nos quedamos sin contrapeso y la balanza terminó de escorarse radicalmente hacia la derecha. No sólo los prosoviéticos salieron dañados del asunto, toda la izquierda mundial salió salpicada y todavía anda con las heridas abiertas y un fuerte dolor de cabeza. El capitalismo se desbocó eufórico y Occidente se cebó especialmente en la antigua Yugoeslavia con el fin de que esa propuesta de socialismo democrático no levante cabeza más nunca. La venganza ha sido terrible, los defensores del capital siguen de celebraciones. Sobre todo siguen celebrando el derrumbe del marxismo, aunque yo diría que celebran el derrumbe de muchos marxistas, que no es lo mismo, porque, no nos engañemos, el análisis marxista se antoja hoy más necesario que nunca. No hay sino que echar un vistazo alrededor. La miseria no cesa, la explotación se ha vuelto más alucinante, la inseguridad es omnipresente y la incertidumbre nos hace andar en penumbras hacia no se sabe dónde. Por eso, digo yo que el gran capital bien se merece una alternativa comunista, aunque sólo sea por contrapesar tanto despropósito y tanto facherío.

Sucede que la única utilidad que pudieran tener aquellos escombros sería para mandárselo a la cabeza de algún financiero o constructor corruptor. Literal. Evidentemente, la mezcla y los materiales deben ser otros y tener otra disposición. La experiencia antiglobalización y el socialismo del siglo XXI, la ecología política y las luchas democráticas por la soberanía nacional no serían un mal comienzo, pero sobre todo, el nuevo material debe ser profundamente anticapitalista. Pues el capitalismo nos indica diariamente el camino de la barbarie, y la socialdemocracia ha demostrado que sólo sirve para gestionar el trayecto. La corrupción del sistema democrático tiene su razón de ser en las plusvalías enormes de quienes están bien situados, y ello bien merece otra toma del palacio de invierno. El problema es que el muro de ese palacio no se tira con martillos y escoplos, es un poquito más compacto. Tampoco se tira resucitando siglas ni dinosaurios. Los comunistas no pueden seguir empeñándose en ser rarezas sociológicas, ni iluminados con mal carácter, ni en inventarse consignas para regocijo de cuatro flotantes, es hora de normalizarse y entender que es la gente la que, en todo caso, tiene que derrumbar el poder del capital. No queda otra que limpiar todo esto de escombros y asociarse en frentes políticos que piensen en el poder político. Lo demás son boberías.



http://www.laopinion.es/firmas/2009/11/15/escombro-comunista/255166.html

miércoles, 24 de febrero de 2010

JAVIER SOLANA: EL APACIBLE GUERRERO ATLANTISTA


Higinio Polo
Rebelión


A principios de los años ochenta del siglo pasado, cuando el PSOE consiguió acceder al gobierno español con Felipe González, y el país creyó que llegaban tiempos de cambio, Javier Solana, compañero suyo en la dirección del partido y en el gobierno socialista, parecía, aún, un joven rebelde, barbado, casi contracultural, alejado de los fastos del poder, cercano a los ciudadanos, cabalgando a veces en una motocicleta el Madrid que todavía recordaba las noches de miedo del franquismo. Era un tipo que parecía dispuesto a cambiar el rostro de España.
En su juventud, becado por esas fundaciones norteamericanas que preparan a los jóvenes lobos de países menores que después servirán con fervor a Washington, aprendió el idioma del imperio en Estados Unidos, donde vivió durante varios años, y se convirtió después en un sencillo profesor socialista. Participó en el congreso del PSOE en Suresnes, en la periferia de París, en 1974, donde se ejecutó la operación política (organizada y supervisada por los servicios secretos alemanes y norteamericanos) que apartó de la dirección socialista a los viejos dirigentes de la guerra civil, como Rodolfo Llopis (quien había colaborado con Negrín), y eligió a los jóvenes leones de Felipe González, un socialista sevillano que había llegado a París con un pasaporte facilitado por los servicios de inteligencia que había creado el almirante Carrero Blanco. Solana, elevado a la dirección del PSOE, participó en muchas de las negociaciones de la transición y fue elegido diputado en las primeras elecciones de 1977. Cinco años después, estaba en el gobierno.

Ese joven de 1982 (aunque tuviese ya cuarenta años), que todavía conservaba el aspecto y el lenguaje de un hombre de izquierda, fue adoptando con cautela otra piel, o tal vez, de forma más sencilla, reveló su verdadero carácter. Es probable que él mismo no imaginase su destino cuando, junto a González, empezó a sucumbir ante las hipotecas del poder. Solana pasó de escribir folletos contra la entrada de España en la OTAN a defender la permanencia en la agresiva alianza militar dirigida por Estados Unidos. Ahora sabemos que aquellas palabras eran tan hipócritas como lo fueron en su día las proclamas republicanas del PSOE en los primeros años del nuevo monarca impuesto. Él fue, como portavoz del gobierno, uno de los protagonistas de la gran estafa en ese referéndum sobre la OTAN en 1986, cuya manipulación desde los medios de comunicación fue una de las mayores vergüenzas de la joven y tutelada democracia española. González, Solana y sus compañeros de gobierno ni siquiera cumplirían después las condiciones que ellos mismos habían decidido para defender la permanencia de España en la OTAN. Fue un vergonzoso fraude, pero Solana, como González, se enorgullece de su gesto. Consiguió ser ministro de Cultura, de Educación, y, finalmente, de Asuntos Exteriores. Seguía hablando de paz, pero ya transitaba el camino de la guerra. Cuando abandonó el gobierno español en 1995 (apenas cinco meses antes de que González y el PSOE perdieran las elecciones), estaba preparado para dar el salto a las instituciones internacionales: Washington premiaría su aplicación guerrera y atlantista aceptando que fuera nombrado secretario general de la OTAN ese mismo año: pasó de ser ministro de Asuntos Exteriores a hombre de confianza del Pentágono y de la Casa Blanca. Aquel joven que, según gusta recordar, protestaba en los años sesenta contra la infame guerra de Vietnam, se encontraba en ese momento en el corazón de los guerreros del imperio, dispuesto ahora a defender la bondad de los soldados de Washington.

En esas oficinas de la OTAN se fue convirtiendo en un torvo funcionario que, pese a mantener ante la prensa internacional, con consumada hipocresía, la ficción de una cercana calidez, era capaz de defender el bombardeo de poblaciones civiles mientras escenificaba la utilidad de la muerte ante los micrófonos, de defender las matanzas más ignominiosas en nombre de la libertad y de la democracia. Fueron los mismos años en que Yeltsin dirigió la criminal implantación del capitalismo en la antigua URSS, que ha causado la muerte de millones de personas, pero Solana, en sus contactos con el gobierno ruso del alcohólico Yeltsin, siempre mantuvo el apoyo a una desastrosa política que sembró la desesperación y la miseria en las antiguas repúblicas soviéticas. Mantuvo ese cargo de secretario de la OTAN durante cuatro años: cuando lo abandonó había dejado listo el asunto de Kosovo y la definitiva desmembración de Yugoslavia.

En 1999, aplicando las decisiones de Estados Unidos, dirigió la agresión contra Yugoslavia, ignorando a la ONU, violando los tratados internacionales y las convenciones de Ginebra. La OTAN atacó durante cuatro meses multitud de objetivos sobre ciudades y bombardeó a la población civil serbia, causando miles de muertos y llegando a bombardear Belgrado, como en los días de la Segunda Guerra Mundial. Tenían preparado el pretexto: hablaron al mundo de “limpieza étnica”, que, supuestamente, estaba siendo impulsada por el gobierno serbio. Mientras, Estados Unidos y la OTAN armaban a las milicias terroristas del UÇK, creadas por la CIA alrededor del traficante de drogas Hashim Thaçi, un asesino tan feroz que sus propios compañeros apodaron como la serpiente.

Washington y Solana conocían perfectamente las actividades de Thaçi y del UÇK, y sabían que estaban apoyando a desalmados traficantes de drogas y asesinos, pero Solana no tuvo reparos morales en defender públicamente que la guerra de la OTAN contra aquella empequeñecida y débil Yugoslavia era una “guerra humanitaria”. Después, Solana, ya como Alto Representante de la Unión Europea para la Política Exterior no tuvo tampoco empacho en apoyar al mismo mafioso Thaçi para presidir el Kosovo que se había convertido en un protectorado de Estados Unidos. Se culminaba así la destrucción de la antigua Yugoslavia socialista y se doblaba el espinazo a Serbia, el último aliado de Moscú en la zona.

No debe creer el lector que estas palabras son una exageración: la propia prensa norteamericana informó en su día de las actividades de la mafia albanokosovar y de los beneficios que conseguían de la droga, la prostitución, el tráfico de órganos y los asesinatos por encargo de los que se nutrieron Thaçi y el UÇK: el relato de sus actividades es mucho más tenebroso y feroz, como recuerda la espantosa “casa amarilla” de la ciudad albanesa de Burel, donde fueron trasladadas por el UÇK centenares de personas para extraerles sus órganos, venderlos después, y asesinarlos finalmente. Washington siempre ha trabajado con mercenarios y asesinos como Thaçi, y Solana lo sabía, pero no tuvo nada que decir cuando Thaçi se convirtió en primer ministro de Kosovo y proclamó la independencia en febrero de 2008, reconocida de inmediato por Estados Unidos, aun sabiendo que violaba, otra vez, el derecho internacional.

Javier Solana no tuvo reparos morales en ser protagonista, y después cómplice, de quienes pisoteaban la Carta de las Naciones Unidos, violaban el Derecho Internacional e ignoraban las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU. Esa trocha de guerreros infames sería recorrida después por Bush y sus neocons en Afganistán, Iraq y en otros frentes menores donde mostraban el músculo de Washington, pero antes Solana ya había cometido la indignidad de hablar de “guerras humanitarias”. Desde la secretaría general de la OTAN pasó a asumir la responsabilidad de convertirse en el Alto Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, durante diez años: hasta ahora mismo, cuando, a finales de 2009, fue sustituido en ese puesto por una baronesa, Catherine Ashton.

Ese hombre es Javier Solana. Es curioso comprobar cómo, a lo largo de esa transformación, de esa metamorfosis casi kafkiana, Solana iba recortando su barba, dejando apenas una sombra, recordatoria de su pasado de joven rebelde. Ahora, casi a punto de alcanzar los setenta años, Solana, convertido en una caricatura de sí mismo, ha pasado a ser asesor para “asuntos internacionales” del grupo Acciona, del empresario José Manuel Entrecanales, vástago de una familia que medró económicamente con la dictadura franquista. Pero los años no pasan en vano, y el endurecido Solana, a quien no tembló el pulso durante los días de los infames bombardeos sobre la población civil en Yugoslavia, se emocionaba recientemente ante los halagos que le prodigaban quienes frecuentan los salones del poder, cuando Juan Carlos de Borbón le otorgaba el collar de la Orden del Toisón de Oro por los servicios prestados, mientras espera que el gobierno de Rodríguez Zapatero le organice el merecido homenaje por su trayectoria. Dicen quienes le conocen que Solana es un hombre apacible, cercano, educado, agradable en el trato, cuyas maneras se han suavizado con los años

La vida nos enseñó a todos hace tiempo que los suaves comportamientos de hombres como él son apenas un disfraz, que les ayuda a soportar la vergüenza. Solana, viviendo en la mentira, acompañando la hipocresía de los poderosos, compartiendo la infamia de la guerra, se muestra hoy como un veterano apacible, un soldado atlantista amante de la paz que se vio envuelto en las guerras por el destino caprichoso. Es probable que ahora le asalte alguna vez el recuerdo de aquel joven barbado que cabalgaba una motocicleta en el Madrid del último franquismo, cuando pensaba que corría hacia el futuro, sin sospechar que se dirigía hacia un destino gris de funcionario, de compañero del imperio, de partícipe intelectual en todas las matanzas que han jalonado este inicio del siglo XXI, de veterano dinosaurio a quien todos recuerdan aprobando todas las guerras de los últimos veinte años.

domingo, 14 de febrero de 2010

CAIDA DEL MURO DE BERLIN: EMPUJE DE LA DOMINANCIA IMPERIALISTA ALEMANA





Escrito por Eduardo Monzon

¡ACTHUNG!

Entre 1945 y 1946 Alemania tomo una de las más grandes devastaciones jamás administradas a una nación. Todas las ciudades de más de 50.000 habitantes fueron dejadas en una ruma de escombros. Una de cada cuatro casas fue destruida. La mayoría de las ciudades fueron 80% aplastadas. Colonia y Hessen fueron 90% destruidas. Todos los puentes sobre el Rhin echados abajo. Cientos de miles de personas hambrientas y sin hogar arrastrando sus pies en caminos y carreteras, otros miles tropezándose en los campos y durmiendo en trincheras. Los alemanes habían perdido. Esta vez la guerra convirtió la “Padre Patria” en un montón de cenizas. Pero eso fue en 1945 ¿Qué ahora?

La pequeña Angela Kasner (ahora Merkel), hija de un pastor luterano en la Alemania Oriental dominada por Rusia, tenia solo dos años cuando Herbert Armstrong publicaba lo séte: “El camino se prepara para una colosal tercera fuerza en la política del mundo; Una Federación de Naciones Europeas mas poderosa que Rusia o USA….

Hemos mostrado con años de anticipación que pasara con el enfermizo imperio de Europa Oriental” (Plain Truth, December 1956, p. 3). En la revista Good News la misma persona publicaba:” Rusia podría entregar Alemania Oriental a los alemanes y será forzada a rendir el control de Hungría, Checoslovakia, y algo de Austria para completar la unión de 10 naciones” (April 1952, p. 16).

Con una nación salida como perdedora de la más sangrienta guerra de la historia y convertida en un montón de hierros retorcidos y una economía en total ruina ¿Quién le iba a creer a Armstrong? Con esa perspectiva, la joven Ángela no tenia dudas en creer que su nación seguiría siendo dominada por los triunfantes rusos y ser parte de una expansión global del comunismo. Cuando Ángela tenia 7 años, 3.5 millones de personas arrancaron a Alemania Federal. Para detener la fuga de cerebros, los oficiales comunistas decidieron, en agosto de 1961, construir una muralla que separa Berlín.

Ese fue el mundo donde Ángela creció. Una estudiante brillante de química quántica convertida a política. La “Frau” de Hierro llego a ser la canciller de la nueva Alemania que la semana pasada advirtió al senado norteamericano:”Si hay una lección que el mundo aprendió de la crisis financiera del año pasado, es que no hay alternativa para una economía globalizada… hay otra muralla ahora que derribar- una muralla que esta en el camino de un verdadero orden económico global”.

Ahora los alemanes quieren destruir la muralla de soberanía nacional. ¿Quién podrá defendernos? De la misma manera que quizás nadie le creía a Armstrong, a lo mejor Ud. no creerá que se formara una nueva fuerza global militar europea. Una fuerza que lo controlara a Ud. ¿Cree Ud que son solo rumores que la ETA entrenaba a mapuches? ¿Será verdad que generales alemanes eran los cerebros detrás de las revoluciones bolivianas? ¿No estará en el mejor interés de los europeos que vivamos en estado constante de caos? La comunidad europea podrá imponer por ley marcial una religión imperial gobernada desde Roma. ¿Se acuerda que los españoles entrenaban chilenos, los disfrazaban de militares para matar chilenos que eran en contra del imperio español? ¿No es acaso la Operación Salitre lo mismo pero con distintos nombres? La nueva constitución europea también llama por la instalación de un cuerpo diplomático universal europeo, donde controlaran su vida diaria. Será como vivir en los tiempos coloniales de nuevo.

La pequeña nación de Alemania estuvo a casi 3 meses de dominar el mundo entero en la Segunda Guerra. Los alemanes son guerreros fieros, sus tácticas son rápidas y mortíferas como el trueno, ellos son muy inteligentes, gracias a ellos Europa será una bestia política que asombrara al mundo entero. Por un tiempo la Unión Europea y Alemania tendrán un gran auge de crecimiento económico como beneficio de su unión. Hay fuerza en la unión, por eso nos tiene divididos aquí, en tierras ricas en minerales, peleando entre vecinos, creando ficticias invasiones para irritar a países limítrofes y crear separaciones. Este colosal super estado, con su gran poderio military se ira en contra de Israel.

Israel bíblico es USA, Inglaterra, Canadá, Australia, Sur Africa y otras naciones. Ellos poseían las siete puertas de los mares del mundo. Las única puertas que quedan son el Estrecho de Gibraltar y el de las Islas Malvinas, dominadas por Inglaterra. La última puerta en caer fue el Canal de Panamá controlada por USA. Su futuro entero ahora esta siendo influenciado por fuerzas fuera de su control.

Las profecías bíblicas jamás fallan. El dólar esta en caída libre y quizás ya no se recupere. Fue profetizado mucho tiempo atrás, no importando cual sea su creencia religiosa. El imperio Israelí (Inglaterra), el mas grande imperio en la historia del mundo, esta cayendo delante de nuestros ojos. Es el plan de Dios, no hay vuelta que darle. El hombre trajo su propia destrucción. Nuestros lideres trayendo inmoralidades en sus leyes a favor de abortos, incremento de vocabulario blasfemo y vulgar en TV y radio, esto y mucho mas en una sociedad que decae vigorosamente. La caída del dólar trajo desprestigio económico para USA.

La manera de vida de los descendientes de Israel, los anglos de habla inglesa, parese irse guarda abajo. Esto será aprovechado por los enemigos de las profecías bíblicas y los europeos para controlar el mundo. Solo la venida de Jesús evitara un cataclismo global. Vendrá una gran catástrofe en los próximos años, pero una gran sociedad emergerá, un sistema perfecto. Lea su Biblia y obedezca los mandamientos.


http://www.elmorrocotudo.cl/admin/render/noticia/23463

martes, 2 de febrero de 2010

EL COMUNISMO HA DERRIBADO EL MURO DE BERLIN



John Brown
Viento Sur/Rebelión







"No os dejéis seducir:
no hay retorno alguno.
El día está a las puertas,
hay ya viento nocturno:
no vendrá otra mañana.
No os dejéis engañar
con que la vida es poco.
Bebedla a grandes tragos
porque no os bastará
cuando hayáis de perderla.
No os dejéis consolar.
Vuestro tiempo no es mucho.
El lodo, a los podridos.
La vida es lo más grande:
perderla es perder todo."
Bertolt Brecht

Cuentan que hace veinte años cayó un muro infame que separaba las dos partes de un país. Cuentan que ese muro fue erigido por los defensores de una idea totalitaria que llamaban "comunismo". Cuentan que el muro servía para que la población no se escapara al otro lado, a la Alemania capitalista donde imperaban la democracia representativa y una economía social de mercado. Y, sin embargo, lo que había del lado socialista no era sino un reflejo degradado del capitalismo: una sociedad de consumo algo cochambrosa donde había supermercados, pero no siempre había gran cosa, circulaban automóviles por las calles, pero su motor era de motocicleta y sus carrocerías de algo que no se parecía demasiado al metal. El gobierno era tan democrático que se identificaba automáticamente y a priori con las mayorías sociales. Todo eso funcionaba bajo la dirección autoritaria y paternalista de un Partido Socialista Unificado que alguna vez en los años 50, según nos cuenta Bertolt Brecht, tuvo la tentación de disolver al pueblo antes que disolver su gobierno. El poder de ese partido y de su régimen, al igual que el del PCUS en la URSS se basaba en un pretendido saber sobre la historia y sobre la realidad. Jacques Lacan reconocía en este poder que pretende ser enteramente un saber el pedante "discurso de la universidad". El partido como "intelectual colectivo" sabía la verdad de un presente que la población se limitaba a vivir o sufrir. Die Partei hat es immer Recht. El Partido siempre tiene razón, porque es quien representa la avanzadilla extrema del progreso histórico al ser la vanguardia del proletariado. El socialismo se impone así a la población con la evidencia que, según los fisiócratas, debería guiar todos los actos del soberano. Más que como una opción política, se presenta como una verdad científica. Quien no esté de acuerdo se equivoca o se engaña o engaña a los demás y se convierte en un enemigo objetivo del Estado de los trabajadores. Como todo dispositivo experimental el socialismo de Europa del Este requería aislarse del entorno. El muro fue parte del mecanismo de producción de verdad propio del socialismo. Como en un laboratorio o en una clínica, era prioritario impedir la contaminación.

El muro del socialismo es así lo contrario del comunismo, de ese "fantasma que recorre Europa" del que nos hablaban Marx y Engels y que causaba legítimo espanto a burguesías, tronos y gobiernos. En la República Democrática Alemana y en la Europa del Este quien tenía miedo era fundamentalmente el régimen que gobernaba en nombre de los trabajadores, expropiándolos en su propio nombre de su capacidad de decisión y de sus medios de producción, expropiándolos de su riqueza y mermando su capacidad productiva. El socialismo con su propiedad estatal es tan expropiador de los bienes colectivos como el propio liberalismo con su propiedad privada obligatoria. Los poderes del capital pusieron siempre barreras contra el comunismo, pues lo veían como una indomable fuerza de libertad capaz de difundirse por doquier, pues el comunismo no es sino la fuerza de lo común. El poder que levantó el muro de Berlín, nada tiene que ver con el comunismo. Ese poder del socialismo de Estado tenía que protegerse: tenía miedo, tanto miedo que fichó a casi toda la población e instauró un régimen universal de delación. Tanto miedo que sólo supo imitar al Estado y al capitalismo.

Hace veinte años que desapareció el muro bajo el impulso de una población que ya no creía en el poder de la pequeña burguesía inculta y autoritaria del Partido. Una pequeña burguesía cuya mediocridad sólo es comparable a la del franquismo. "Gestión autoritaria de la vida cotidiana" es lo que vió Rossana Rossanda en el franquismo; es también lo que había en la República Democrática Alemana. Un régimen de orden que tenía miedo a su propia población y al mundo exterior.

La caída del muro se ha convertido, sin embargo en una fecha emblemática de un pretendido fin del comunismo. Con el muro se habría acabado toda alternativa al capitalismo. Y, sin embargo, por mucho que los dirigentes occidentales y los "nuevos" dirigentes de la Europa del Este celebren juntos la caída del muro, son ellos ahora quienes tienen miedo. Ha desaparecido un muro y son ahora los pretendidos vencedores del comunismo quienes de Palestina a Ceuta, de la frontera sur de los Estados Unidos al Sáhara Occidental, y en cualquier barrio periférico de las grandes ciudades elevan muros sin cuento. Muros de piedra o de cemento, muros electrónicos, muros de papeles o incluso flotas enteras para impedir el libre movimiento de individuos y poblaciones, muros legales que son las leyes de excepción permanente. Ya no basta un sólo muro. Para defender el capital se han alzado y siguen alzándose cada día muros de todo tipo.

Pero a pesar de los muros, como en la muralla china de Kafka, mucho antes de que termine la improbable construcción del muro definitivo contra los bárbaros, los bárbaros ya acampan en el centro de Pequín. El fantasma ya no está encerrado en su ruinosa fortaleza "socialista", el comunismo está hoy libre y recorre zonas importantes del mundo. Es incluso la base de la producción capitalista: la cooperación directa entre los trabajadores, su capacidad de comunicación y autoorganización son el fundamento de la productividad y de la riqueza. Hoy ni el capital ni el Estado son capaces de organizar la producción. Sólo el comunismo puede hacerlo. Producir hoy es construir los medios productivos comunes y poder acceder libremente a ellos. La explotación capitalista desprovista de cualquier función organizativa vuelve así al modelo feudal: el capital ya no organiza la producción y se apropia del plusvalor, no ya como beneficio sino como renta (financiera). El capitalismo es ya "Ancien régime", antiguo régimen que convive con el nuevo tercer estado.

El comunismo no está fuera del capitalismo, sino en su propio interior. Las imágenes del socialismo y de la Guerra Fría que presentaban el comunismo como algo exterior y ajeno al capitalismo servían de bálsamo para las angustias de todas las burguesías. El comunismo estaba allá, detrás del muro, se decían. Y, sin embargo, del otro lado no había sino el fantasma del fantasma: una ridícula parodia del capitalismo orquestada por un Estado despótico. El comunismo, como fuerza productiva estaba desplegándose potentemente en el Oeste...y en el Este, desde los años 60 (Praga, Varsovia, antes Budapest, luego París, Europa occidental, los Estados Unidos...) siendo la fecha emblemática el mayo del 68 que Sarkozy se ha prometido enterrar. Un comunismo insospechado, sin banderas rojas ni cánticos, sin partido, pero capaz de reconocerse con bastante facilidad en la tradición revolucionaria, un comunismo de los comunes, de las externalidades sociales indispensables a la producción en el postfordismo. Un comunismo que ha derribado el muro de Berlín y promete derribar todos los demás.

Blog del autor:http://iohannesmaurus.blogspot.com/2009/11/el-comunismo-ha-derribado-el-muro-de.html

jueves, 21 de enero de 2010

LA STASI



Mikel Arizaleta
Estos días que se habla del Sitel democrático y del muro de Berlín de la DDR resulta iluminador y esclarecedor hablar de la Stasi de la República Democrática Alemana. Stasi es el acrónimo de Ministerium für Staatssicherheit, que era el Ministerio para la Seguridad del Estado, la organización principal de policía secreta e inteligencia de la República Democrática Alemana (DDR) y fue creada el 8 de febrero de 1950.

Hoy sus informes, estimados en 33 millones de páginas y de acuerdo con una orden de publicación de archivos secretos impuesta por el gobierno de la Alemania reunificada en 1992, están a disposición del público, incluyendo las fichas con datos personales. Así, por ejemplo, Timothy Garton Ash escribió The File: A personal History (El archivo: una historia personal) tras ver lo que la Stasi recogió sobre él. Y son muchos los alemanes, que han ojeado sus informes. Quienquiera puede saber cuándo, cómo y por quién fue espiado en la DDR, y eso tan sólo a los pocos años del hecho, a lo sumo a los cuarenta años de su puesta en práctica, porque el servicio de información está disponible desde los años 90.

Algo que en el estado español, que chorrea democracia por todas partes, no existe 74 años después de la implantación del terror y 34 años después de la muerte del dictador Francisco Franco. Y no existe porque los archivos han seguido estando bajo los mismos servidores de la dictadura. Y la policía, guardia civil, funcionarios del interior, gobernadores civiles, jueces…, el aparato represivo en general continuó desempeñando su cargo de dictadura. Es lo que se conoce con el nombre de transición o no poner en claro el pasado. O dicho de otro modo: impunidad. En palabra progre: ¡Hay que mirar al futuro! Claro, esto lo dice sobre todo quien tiene un pasado enmierdado y que destila pus.

Transición que les ha servido, como al falangista Martín Villa, para destruir su huella represiva y su compromiso de chivateo, espionaje y tortura y para que se desconozcan las manos causantes de semejante violación. De lo contrario y en un país de cierta decencia muchos de los jueces, escritores, funcionarios y políticos de la democracia a la española deberían haber sido condenados en tribunales con un mínimo poso de derecho humano. No en balde el gobierno español sigue, como en la dictadura, siendo denunciado como violador sistemático de los derechos de los detenidos: tanto en sus zulos y mazmorras como ante su silencio frente a denuncias en sede judicial.

"El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero utiliza desde 2004 un software fabricado por Ericsson capaz de pinchar todos los teléfonos de España al mismo tiempo. El programa permite a la Policía rastrear a una velocidad inédita hasta ahora todo tipo de llamadas. Los agentes tienen acceso a las conversaciones en tiempo real, pero también a datos tan sensibles como la identidad de los comunicantes, el lugar desde donde llaman, la operadora que utiliza e incluso el tipo de contrato que tienen." Herencia y legado de una dictadura, presente hoy en nuestro país.

El sistema Integral de Interceptación de Comunicaciones Electrónicas (Sitel), elaborado por Ericsson para el Gobierno de Aznar durante el año 2000 se ha revelado como una suerte de fruto del paraíso para cualquier espía. Una tecnología que permite al Gobierno, nada más y nada menos, que pinchar todos los teléfonos de España al mismo tiempo y conocer, además de las conversaciones, la identidad del sujeto, su operador telefónico, el punto geográfico exacto en el que se encuentra e incluso el tipo de contrato que tienen.

Con el sofisticado software desarrollado, los Agentes pinchan directamente los teléfonos sin tener que contar con las operadoras telefónicas y tienen acceso tanto a las conversaciones como a la identidad de los comunicantes, el lugar desde donde están hablando, el operador telefónico e incluso el contrato de servicio suscrito con ese operador. Y todo eso en tiempo real. El software se implanta en las operadores de telecomunicaciones y de ahí se dirige la información a los centros de interceptación de las comunicaciones dependientes del Ministerio del Interior y del CSI que a su vez los distribuye a la red SITEL.

Práctica que viola su mismo entramado legal y del que son conscientes el fiscal general, el secretario general de seguridad y el PSOE, pero como todo es lo mismo o muy parecido nadie es llevado ante el tribunal por violar los derechos de las personas sino que, por en contrario, el Tribunal Constitucional en sentencia del 5 de febrero de 2008 se escabulle ante esta práctica de la que hace gala el viejo aparato de dictadura.

Sólo el PP ha levantado la voz y denunciado y quizá los jueces lo atiendan. Y ha denunciado cuando el instrumento malévolo y violador ideado para los "malos" ha sido empleado y aplicado por el PSOE también a los "buenos", para demostrar la corrupción y malas prácticas que ellos atesoran en su filas. A aquellos que otrora decían: ¿Por qué temen su plicación? ¡Algo habrán hecho!

La RFA se movió porque se trataba del pasado de otro gobierno y otro régimen considerado enemigo, el de la DDR. La democracia española no ha abierto sus expedientes y archivos secretos porque su aparato represivo tiene sabor y huella de dictadura y su presente se asienta en el olvido y en la impunidad de su pasado. ¡Clama la desvergüenza con la que escritores españoles critican la colaboración de escritores alemanes con la Stasi y callan y enmascaran la suya, siendo entre nosotros legión los amanuenses sumisos a los aparatos represivos y a la mano del poderl!

Mikel Arizaleta, 17 827 048


http://www.kaosenlared.net/noticia/107490/la-stasi

domingo, 17 de enero de 2010

LO QUE EL MURO SE LLEVO



Bernardo Díaz Nosty

Con la caída del Muro de Berlín se derrumbó, por lo que sabemos ahora, mucho más que los bloques de hormigón que estos días demuele la simplicidad narrativa de la televisión. Cayó la historia misma, de la que sobreviven las anécdotas. El choque de dos concepciones sociales y políticas -la dialéctica que argumentó la Guerra Fría- se esfuma en la escritura mediática de las conmemoraciones.

¿Qué ingredientes construirán el imaginario de los jóvenes, que ven pasar por la historia-pantalla retazos visuales de la Segunda Guerra Mundial, Mayo del 68, el Muro de Berlín o la Guerra Civil, en mercaderías que presentan los grandes hitos como sucesos desposeídos de su naturaleza ideológica, política y cultural…?

En este país donde se reivindica la memoria histórica, recientes procesos de exhumación de cadáveres de la Guerra Civil han sido instrumentalizados como litigios de la actualidad. Se desvirtúa con ello el sentido último de la iniciativa o se cultivan protagonismos que, despojados de toda ética por quienes les ponen foco, se convierten en narraciones sensacionalistas.

De esta despolitización de la memoria, por emplear el término de Kristin Ross, y de la autoesterilización ideológica de la izquierda nace esa imagen complaciente del pasado que anula la capacidad pedagógica de la historia. Despolitizar la memoria supone, asimismo, despolitizar el presente, en beneficio de los usufructuarios directos de la acción política despolitizada…

Contribuye a este paisajismo de lo pasado y a las pinceladas del paisanaje de ocasión -gente que pasaba por donde estaba la cámara- una labor previa de la sociología más conservadora, que simplifica lo complejo en estándares, patrones, modas… En fenómenos sociológicos que igual nos explican el botellón que la protesta estudiantil frente a Bolonia, con un sentido homeostático que reconduce el conflicto a los marcos de una pretendida normalidad social…, a mercancía empaquetable en papel de celofán. No hay movimiento tectónico en la superficie de la historia que se resista al reciclado que sirve de base a la historia-pantalla de las conmemoraciones mediáticas. Una nueva forma de desinformación que permite vender espectáculo gran-público.

Cuando al desprestigio de los políticos sigue dramáticamente el de la política, difícilmente puede reivindicarse esa dimensión política de la memoria como arsenal de ideas, utopías y fracasos en la construcción de una sociedad mejor. ¿Deberemos, entonces, conformarnos con la imagen de que la caída del Muro de Berlín supuso para los alemanes del Este poder cambiar sus viejos Trabant por flamantes Volkswagen...?


http://www.diariodesevilla.es/article/opinion/562394/lo/muro/se/llevo.html

domingo, 3 de enero de 2010

GORLITZ, UNA CIUDAD DE LA EX-RDA, BUSCA REPOBLARSE CON VACACIONES PAGADAS A QUIERES HUYERON TRAS CAER EL MURO





• La localidad ha perdido a 30.000 habitantes en dos décadas


PFEILFRANÇOIS BECKER
GÖRLITZ
Vivir una semana de forma gratuíta en la antigua Alemania del Este, en un apartamento que parece que acaba de salir de un catálogo de muebles. Eso es lo que propone Görlitz, ciudad que se intenta repoblar tras la marcha de 30.000 de sus habitantes después de la caída del Muro.
En la calle de las Flores, en pleno centro de la ciudad, donde se encuentra el apartamento propuesto «para ser probado», varios edificios están abandonados, ennegrecidos de roña, y con los vidrios quebrados, al igual que 4.500 inmuebles de Görlitz calificados de insalubres.
El inmueble escogido para el programa de repoblamiento, en cambio, está enteramente renovado, la fachada es de un blanco reluciente y las escaleras enceradas. «Ha sido, a la vez, una experiencia de vida y una semana de vacaciones», recuerda Hans-Aloys, un hombre ya en la cuarentena que vive en la otra esquina del país, en una población cercana a la frontera holandesa.

Junto con su madre, que creció en la Hungría comunista, oyeron hablar del programa para repoblar en un noticiario televisado, y se instalaron, durante la última primavera, en un piso de tres habitaciones de Görlitz por un periodo de una semana.
Dos pufs y una mesa baja de Ikea, la marca sueca a la que pertenecen todos los muebles del apartamento, junto con algunos toques clásicos, intentan dar un poco de alma a estos lugares.
Aparte de «la falta de ventanas en el baño», Hans-Aloys no ve «ningún inconveniente a vivir en la ex-RDA». «Nos hemos reencontrado con la mentalidad de Europa del Este, que todavía está presente, con un montón de gente interesada en la cultura», dice satisfecho. «Hemos establecido contacto con la gente muy fácilmente, en el café o en el restaurante, lo que, en general no es posible en el oeste», subraya.
«Hay muy pocos alemanes del Oeste dispuestos a instalarse en la ex-RDA», explica Anne Pfeil, una investigadora que se encuentra en el origen del proyecto.
Desiertos durante el régimen comunista, que prefería desarrollar las periferias de las ciudades, los centros de las ciudades del este alemán recibieron la estocada final después de 1989, cuando todo aquel que podía se iba al oeste. Sobre 87.000 habitantes que tenía Görlitz en 1970, ya no quedan hoy en día más que 57.000.
«Hay muchos prejuicios sobre los apartamentos de las ciudades del este. Son húmedos, con los sanitarios en el descansillo; sin agua caliente», recuerda la señora Pfeil. Entre los primeros en participar en el programa figura la familia Schubert, originaria de Görlitz pero instalada desde hace dos decenios en una pequeña localidad de los alrededores.
Apariencia burguesa
Los Schubert se han trasladado al centro de la ciudad, a un apartamento de 160 metros cuadrados de un inmueble de apariencia burguesa que acaba de ser renovado, donde un apartamento de cada cuatro busca aún un comprador. «He crecido en el otro lado de la calle; antes, había numerosas escuelas, hoy en día todas están cerradas», recuerda Wolfram Schubert. «La gente del pueblo se pregunta aún porqué hemos preferido ir a la ciudad», aseguró.
Situada en el extremo este de la ex-RDA, lejos de los grandes ejes de comunicación, Görlitz tiene aún dificultades para atraer a gente, pese a una oferta cultural que se amplía y un barrio medieval tomado por los turistas. «Es un poco difícil encontrar trabajo», reconoce la pareja. La tasa de desempleo es del 15% de la población activa.
Sin embargo, Göritz mira hacia el este, hacia el otro lado del río Oder, hacia la ciudad polaca de Zgorzelec, de la que ya no hay nada que la separe de su gemela alemana tras la suspensión de los controles fronterizos. Zgorzelec tiene un grave problema de alojamiento. «Antes, los polacos de Zgorzelec querían encontrar trabajo en Alemania; hoy, algunos se instalan en Görlitz y van a trabajar a Polonia», revela la señora Pfeil.