jueves, 25 de abril de 2019

Declaración de Lucha Internacionalista ante el voto en las elecciones del 28A


Los diferentes debates electorales han ratificado que nos encontramos ante unas elecciones carentes de alternativas para los y las trabajadoras. El Partido Popular y el PSOE disputándose quién ha recortado y aplicado más y mejor los planes de austeridad y los mandatos de la UE, Ciudadanos exigiendo más políticas y reformas neoliberales, y Podemos paseándose con la Constitución del 78 en la mano, ya ni siquiera pidiendo su reforma sino conformándose con su cumplimiento. La permanente referencia a Catalunya y las políticas represivas, el ataque a la lengua, la reforma de la ley de partidos, la criminalización al movimiento en defensa de una vivienda digna o la demanda de aumento de las fuerzas represivas contra la inmigración, han garantizado en parte la presencia de la agenda de VOX. Las tibias reivindicaciones de Pedro Sánchez sobre sus políticas de maquillaje de estos meses, y el seguidismo de Pablo Iglesias, evidencian que no hay ninguna propuesta que responda verdaderamente a las necesidades sociales de la clase trabajadora.
Como organización que defiende que los cambios que hacen falta no pasan por las actuales instituciones burguesas, desde Lucha Internacionalista creemos que las elecciones tendrían que estar al servicio de una política revolucionaria y de construir una alternativa de lucha, para que cualquier electo/a pueda ser un altavoz y una denuncia permanente del régimen y el sistema. Europeas y generales podrían haber servido para construir un frente estatal contra la monarquía y el capitalismo, como lo fue Iniciativa Internacionalista en las europeas del 2009.
El momento actual, con el enorme vacío que deja Podemos a la izquierda y con el vacío que dejan ERC y PDeCAT para el movimiento independentista en Catalunya después de sus constantes reculadas y anunciando que están dispuestos a investir Pedro Sánchez como “mal menor” (a pesar de haber sido parte del 155) frente a la derecha, hacía más necesario todavía ofrecer una alternativa que llenara estos dos grandes espacios.
Lo hemos propuesto los últimos meses desde Lucha Internacionalista, pero la CUP no lo ha querido llevar a cabo, mientras Sortu, enmarcado en un giro a la derecha dentro de Bildu, se presenta con ERC y BNG. Como mínimo, la presentación de la CUP-CC a las circunscripciones catalanas tenía que servir para no abandonar el espacio político en clave de la doble ruptura en Catalunya, abriendo el espacio a nuevas fuerzas. Pero, con el liderazgo de Endavant, la CUP ha decidido no presentarse al 28A. En un último intento, impulsamos una reunión en la cual se discutió un preacuerdo con Constituents per la Ruptura, Poble Lliure, Som Alternativa y Piratas, y con presencia de Procés Constituent. Pero sin aviso Poble Lliure, Som Alternativa y Piratas rompían el acuerdo y hacían pública la formación del Front Republicà que se firmó con maniobras burocráticas desde su inicio, desdibujando la opción de clase, con un claro giro hacia la derecha de lo que supone la CUP-CC. No nos sorprende viniendo de Poble Lliure, organización que, entre otras cuestiones, ha defendido la investidura de Artur Mas.
En resumen, no se ha conseguido configurar un espacio a la izquierda de la coalición Unidas Podemos en clave de ruptura con el régimen Monárquico, por el derecho de autodeterminación de los pueblos y a la vez ruptura con el capitalismo y por un plan económico de emergencia al servicio de los y las trabajadoras. Un espacio que aprovechando el escaparate electoral, fuera un paso adelante en la vital reorganización de fuerzas de la izquierda.
No defendemos la abstención. Alejar a trabajadores/as y jóvenes de la pugna política no es ningún avance, mientras que lamentablemente el rechazo a partidos que lleva a la abstención no se identifica con un rechazo contra las instituciones monárquicas, lo que llevaría al boicot activo. Más en estas elecciones, en las cuales sin haberse producido este proceso de ruptura con el régimen y sus instituciones, la población trabajadora siente la amenaza del acceso al Gobierno de la extrema derecha franquista (PP, C’s, Vox). La abstención no sería más que un regalo para las derechas y el PSOE como antídoto y “voto útil” para que no conformen mayoría.
Entonces nos queda utilizar el voto como expresión de voluntad de ruptura. A las últimas elecciones generales pedimos un voto crítico a Podemos y sus confluencias, sin ninguna ilusión por nuestra parte pero dispuestos a hacer un balance común con miles de trabajadores/as y jóvenes que creían en su discurso contra la casta, por el derecho a decidir y participaban en los círculos. Pero con hechos determinantes como la represión en Catalunya, Podemos e IU no han convocado al resto del estado a ninguna movilización en solidaridad, ni siquiera el 16 de marzo participaron en la manifestación en Madrid. Y desde el punto de vista de clase, los últimos presupuestos y la demanda de participar en un futuro gobierno con el PSOE son pruebas más que definitivas que no son alternativa de ruptura con el régimen, ni con el capitalismo. Por estos motivos Unidas Podemos aparecen como pata izquierda del régimen y del sistema.
Por eso, frente a las próximas elecciones del 28 de abril hacemos un llamamiento al voto crítico a las candidaturas que se sitúan a la izquierda de Unidos Podemos. En Catalunya una expresión de este voto sería el Front Republicà, a pesar de que las carencias mencionadas tanto en método como en programa de clase, tampoco nos permiten depositarles ningún tipo de confianza.
Como Lucha Internacionalista, seguimos y seguiremos trabajando para construir un frente por el derecho de autodeterminación de los pueblos, contra la Monarquía y desde la izquierda, es decir, desde la defensa de la clase obrera, contra el capitalismo. Un frente que no solo tiene que tener una expresión electoral sino que sobre todo tiene que ser una herramienta para fortalecer y unir las luchas, y que se pueda construir conjuntamente con el sindicalismo alternativo, los movimientos sociales, el movimiento feminista y plataformas de lucha. Ayúdanos a construir Lucha Internacionalista como motor de esta política.

Lucha Internacionalista, 24 de abril de 2019


miércoles, 10 de abril de 2019

Argelia: ¡Régimen! ¡mantén tus manos lejos del movimiento Popular!


Estamos al lado de las clases populares en su deseo de decidir sobre sus propios asuntos y de que no puede haber verdadera democracia sino se tiene en cuenta aspiraciones específicas.

El levantamiento popular del 22 de febrero de 2019 ha significado un masivo movimiento para recuperar la dignidad. Representa una ruptura importante tanto en la historia de este país como en la del Magreb. Se ha expresado enérgicamente en las calles a favor de un cambio radical y ha hecho tambalear al régimen. El movimiento ha conseguido un triunfo y ha delimitado su territorio de manera radical. La dimisión de Bouteflika confirma este nuevo equilibrio de poder. No obstante es una semivictoria que debe ser preservada y consolidada. Para la gran mayoría de la población, la búsqueda de la libertad es inseparable de la búsqueda de la igualdad.

¡
El movimiento del 22 de febrero de 2019 debe devolver a las clases populares los instrumentos políticos para desarrollar la verdadera democracia!

El movimiento popular ha cuestionado tanto los objetivos como las estructuras del sistema político. Denunció la realidad de los centros de poder, de las reglas antidemocráticas de la vida política y de la toma de decisiones. En si mismo,
este movimiento plantea la cuestión de la representación política de los explotados y oprimidos. Exige un proyecto de sociedad que corresponda al nivel de las luchas sociales, de los trabajadores, estudiantes y jóvenes desempleados, que se han ido produciendo a lo largo de los años. En las movilizaciones cotidianas de hoy, el movimiento busca una nueva identidad colectiva que plantea la necesidad de un programa político claro. La tarea prioritaria es aprender de la intifada del 5 de octubre de 1988, cuando la confiscación de la soberanía del movimiento popular fue la base de la forma actual de la opresión del poder. El sistema vive una profunda crisis con enfrentamientos internos que intenta resolver engañando al movimiento popular y buscando imponer una transición que salve al viejo régimen y restaure sus prácticas (corrupción, clientelismo, depredación, etc.). La democracia para las clases populares no es la búsqueda del consenso, que es el estandarte de todos los que cortejaron ayer al régimen para ocupar un escaño en las asambleas elegidas. Aún hoy, el consenso es el grito de guerra de todas las clases dominantes. La exigencia de relaciones igualitarias, ancladas en el inconsciente colectivo, es la base del sueño de la fraternidad, el "¡Todos somos hermanos! "de la lucha de liberación nacional. Para dar sentido a este impulso de fraternidad que reivindica el lema "¡Todos somos iguales! "es necesario acabar con la unanimidad de fachada que impide la implicación de las fuerzas reales del movimiento y trabajar en la reagrupamiento de las fuerzas populares.

El poder con tintes monárquicos ha caído y debemos luchar contra todas las tentaciones despóticas dondequiera que vengan reafirmando las aspiraciones de las clases populares y, en su seno, de las mujeres y los jóvenes que están en el centro de la actual dinámica de cambio. Debemos trabajar por la autonomía organizativa de estas fuerzas sociales, es decir, de los trabajadores, las mujeres, los jóvenes y los desempleados.

La consigna de la huelga general, que ya ha sido levantada por los sindicatos autónomos, da a las clases populares una perspectiva para organizarse como una fuerza independiente.

Los partidos de oposición, que siempre han estado integrados en la política del gobierno, están tratando de imponer su proyecto neoliberal a los trabajadores y a las clases populares. Los hombres de negocios reconocen las nuevas circunstancias y quieren defender sus privilegios uniéndose al movimiento. Estos empresarios de la importación-importación
1, que despilfarraron recursos nacionales y financiaron el tercer y cuarto mandatos con miles de millones y que se movilizaron para financiar el quinto mandato, ahora prefieren no llamar la atención. Debemos estar atentos. La coartada de la amenaza externa, para imponer la gran hermandad, es un señuelo. La crisis enfrenta a fuerzas sociales y políticas locales con la sociedad argelina. Ante estas maniobras, los trabajadores, los desempleados y los pobres deben afirmar sus propios objetivos.

¡
Por la auto-organización de los trabajadores!

Los trabajadores, las mujeres, los jóvenes desempleados y los jóvenes deben organizarse en asambleas en los barrios, aldeas y ciudades para discutir cómo abordar todos los aspectos de la vida cotidiana independientemente del poder del Estado y de los profesionales de la representación política. Esta dinámica de autoorganización debe permitir cuestionar el orden injusto y la camisa de fuerza impuesta a la sociedad y recuperar juntos el espacio público. Es el único camino hacia la emancipación social. El camino es largo pero seguro, para lograr la liberación de cada uno por todos.

¡
Viva los trabajadores!

¡Viva el movimiento popular del 22 de febrero de 2019!

Coordinación Nacional Provisional de Acción de Izquierda Popular
Bejaia, 8 de abril de 2019.
1El término importación-importación se refiere en Argelia al hecho de que los patrones solo importan. No exportan nada, así que sobrefacturan para obtener beneficios a través del banco argelino. Es la verdadera mafia en el poder.