miércoles, 5 de junio de 2019

Sudán: ¡Repudio a la criminal represión en Sudán! Apoyo a la huelga general hasta la caída de la Junta Militar!


En Sudán se ha producido una brutal represión por parte de los militares gobernantes sobre un acampe popular que reclamaba el fin de la junta militar y elecciones libres. Las denuncias hablan de un mínimo de 13 manifestantes muertos. El Comité Central de Médicos, un sindicato opositor, anunció que podría aumentar la cifra de mártires de la matanza frente a la comandancia general (del Ejército) perpetrada por la junta militar.

En Sudán existe un proceso revolucionario desde hace meses, que se inició en diciembre de 2018 con una revuelta por el aumento en el precio del pan pero que continuó reclamando el fin de la dictadura de Omar al-Bashir que llevaba 30 años en el poder. Finalmente las movilizaciones terminaron con la renuncia de al-Bashir. Pero asumió una Junta Militar que busca desviar y derrotar a la revolución. Los militares intentan quedarse en el poder por dos o tres años más en una “transición”. Pero las protestas no cesaron reclamando la retirada de los militares y que el pueblo pueda decidir su destino libremente. La semana pasada hubo una huelga general.

Ante la brutal represión la oposición sudanesa, la Alianza o Fuerzas por la Libertad y el Cambio, está convocando a la "desobediencia civil" y a una huelga hasta la caída del régimen militar. Esta alianza nuclea a varios partidos burgueses de oposición, sindicatos y otros movimientos. Se produce un cambio ya que hasta el momento intentaron negociar con la Junta Militar lugares de poder en el futuro gobierno. En vez de darle continuidad a la movilización popular. La huelga general de la semana pasada fue otro punto de inflexión que llevó a un mayor enfrentamiento generalizado contra la junta militar que rompió las negociaciones y lanzó esta represión sangrienta.

Desde la UIT-CI, sin sentar confianza política en la alianza opositora, llamamos a apoyar la convocatoria a la huelga general contra la Junta Militar en Sudán. Convocamos a la más amplia solidaridad internacional con la movilización y huelga general de los trabajadores y el pueblo de Sudán.

¡Abajo la Junta Militar de Sudán!

¡Viva la huelga general hasta su caída!

Unidad Internacional de Trabajadoras y Trabajadores - Cuarta Internacional (UIT-CI)
3 de junio de 2019

Anexo:


Declaración de las Fuerzas de la Libertad y el Cambio.

Cese de las negociaciones con la Junta Militar y convocatoria de desobediencia civil.

Las Fuerzas de la Libertad y el Cambio, con un espíritu unido y unificado más que nunca, llaman a seguir los acontecimientos relacionados con el crimen de la masacre en la sentada [frente al Comando General Militar en Jartum]. En este sentido, declaramos que, según los datos preliminares, perdimos al menos 13 mártires por las balas del traicionero Consejo de Estado, cientos de heridos. Afirmamos lo siguiente:

Primero, la Junta Militar asume la responsabilidad total de este crimen, y confirmamos que planeó llevar a cabo este crimen en Jartum y otras ciudades, incluida la ciudad de al-Nahud, donde varias fuerzas de Apoyo Rápido, el ejército, la policía, las brigadas y milicias dispersaron la sentada pacífica. Y confirmamos que el área del Comando [General Militar] solo contiene los cuerpos de nuestros mártires, a los que aún no hemos podido evacuar.

Segundo, declaramos el cese de todo contacto político con la Junta Militar y el fin de las negociaciones. Declaramos que la junta ya no está calificada para negociar con el pueblo sudanés, y que sus líderes y miembros tienen la responsabilidad penal por la sangre que se ha derramado desde el 11 de abril de 2019. Nos esforzaremos por llevarlos a juicios justos ante un poder judicial justo e imparcial, en el inevitable Sudán de la Revolución.

En tercer lugar, en las Fuerzas de la Libertad y el Cambio anunciamos una huelga política y una desobediencia civil completa y abierta a partir de hoy, 3 de junio de 2019, hasta el derrocamiento del régimen.

Cuarto: Las Fuerzas de la Libertad y el Cambio llaman a aquellos con integridad en las fuerzas armadas y en la policía que cumplan con el deber de proteger al pueblo sudanés de las milicias de la junta militar y sus bandas de sombra, y que se pongan del lado de la decisión del pueblo de derrocar al régimen y establecer una autoridad civil de transición completa.

Quinto: hacemos un llamamiento a la comunidad regional e internacional para que no reconozca el golpe y se alíe con las alternativas de la revolución del pueblo sudanés.

Las Fuerzas de la Libertad y el Cambio.
3 de junio de 2019





domingo, 19 de mayo de 2019

Barcelona. Con la CUP-Capgirem Barcelona fortalecemos un voto rupturista al servicio de la clase trabajadora



Durante todos estos años, el gobierno de Barcelona En comú-Podem en el Ayuntamiento de Barcelona, ha evidenciado estar lejos de ser una opción para hacer de Barcelona una ciudad al servicio y para la clase trabajadora. Los «Ayuntamientos del cambio» no han roto con la lógica de privatización y precariedad y han continuado con una política económica al servicio de los bancos, las empresas y de acatamiento a las órdenes del Estado, la Unión Europea y los organismos financieros internacionales.

El mapa de las externalizaciones en Barcelona es alarmante, pues, según el mismo informe del Ayuntamiento, 250 servicios se encuentran en esta situación, de los cuales el 55% corresponden a servicios que se prestan a la ciudadanía y el 45% a servicios necesarios para el funcionamiento del Ayuntamiento. Todo esto ocupa en total 14.800 trabajadoras y significa más de 582 millones de euros anuales*. Y hay que aclarar que gran parte de las externalizaciones corresponden a derechos sociales. Millones de dineros público que se destinan a empresas e iniciativas privadas, empeoramiento de la calidad del servicio, y precariedad laboral son algunas de las consecuencias de esta política.

Durante todos estos años la vivienda se ha convertido en el principal problema de la ciudad. La burbuja inmobiliaria y la subida exorbitante del precio de alquiler ha ido acompañada de una falta de políticas públicas de vivienda y alquiler social y de una cantidad de desahucios (muchos de los cuales son abiertos, es decir, sin especificar una fecha) que llegan aproximadamente a 40 semanales. Es evidente que no solo el turismo es el culpable de la expulsión de las vecinas de los barrios o de que los fondos de inversión especulen con edificios enteros, y que la falta de políticas públicas allana el camino y reproduce esta situación.

El reciente anuncio de la falsa disolución de los antidisturbios de la Guardia Urbana (UPS), pues, serán incorporados a una nueva unidad UREP (Unidad de Refuerzo de Emergencias y Proximidad) y el aumento de la presencia policial en los barrios es una muestra de que se sigue haciendo frente a la inseguridad con políticas represivas que tan solo empeoran la situación. Pero además, los cuerpos de seguridad del ayuntamiento, han continuado con su racismo institucional, con las redadas a los manteros,intentando generar un enfrentamiento entre vendedores ambulantes con el pequeño comercio haciendo creer que son responsables de su crisis, cuando los responsables son las grandes multinacionales y las politicas que las benefician. 

Pero además Barcelona ha estado protagonista estos últimos años de un proceso de movilización popular por la autodeterminación con hechos históricos como el referéndum del 1-0 y la huelga general del 3-0. Esto ha sido un antes y un después en la conciencia de millones que han demostrado a lo que se puede llegar con la fuerza de la organización popular y de clase y que han evidenciado el verdadero carácter de este Régimen heredero del franquismo. Pero estos hechos también han mostrado la adaptación de En comú-Podem al Régimen y sus instituciones y que se apoya la autodeterminación hasta que la ejercemos.

Los recientes resultados electorales en las elecciones estatales, evidencian lo que puede pasar cuando no se plantean verdaderas soluciones a las necesidades sociales y cuando lo que había nacido para presentarse como una alternativa a este Régimen acaba convirtiéndose en su «pata izquierda» y en furgón de cola del PSOE. Esto ratifica todavía más, la necesidad de una verdadera alternativa de izquierdas que plantee la doble ruptura: con el capitalismo y con la monarquía. Y en este sentido seguimos considerando un grave error la decision de la CUP no haber encabezado una alternativa estatal, (Ver pág. Centrales con análisis generales). Su presencia, además, podría haber dejado este espacio en mejores condiciones de cara a las del 26M. A pesar de ello, desde Lucha Internacionalista creemos que es la candidatura de CUP-Capgirem Barcelona quien mejor representa esta alternativa a nivel municipal y por eso hemos decidido formar parte de la misma, incorporando además a dos de nuestras compañeras en las listas: Marga Olalla como número 3 y Anna Lletjós como Concejal de Distrito por Sarrià-Sant Gervasi. Ello a pesar de mantener nuestras crí- ticas, principalmente en cuando a cuestiones metodológicas y de funcionamiento.

En conclusión, a las elecciones municipales de Barcelona hacemos un llamamiento a votar por esta candidatura. Y como siempre, lo hacemos para hacer de nuestros cargos electos un altavoz de las luchas en las instituciones. Y lo hacemos conscientes que nuestro programa -por la internalización y gestión pública directa de los servicios públicos; contra la precariedad y por una jornada laboral de 30h; por una vivienda digna, la expropiación de los pisos vacíos y contra el desahucios; por la socialización de los cuidados y el aumento urgente de presupuesto para políticas de prevención y eliminación de las violencias de género; por la acogida de las personas refugiadas y por los derechos y acceso a los recursos municipales de todas las personas migradas; por el fin de la represión; contra la contaminación, por la eliminación del amianto y la expulsión de las empresas contaminantes; por el cupo laboral para las personas trans; entre otros - tan solo es posible mediante la movilización y la ruptura con las políticas neoliberales y el Régimen del 78.

Rosario Mendieta
Lucha Internacionalista

Nota: * Informe Ayuntamiento Barcelona 2016



miércoles, 1 de mayo de 2019

Venezuela: ¡Repudiamos el intento de golpe militar!



Está en curso un intento de golpe militar, convocado por Guaidó, los partidos patronales de la Asamblea Nacional, y auspiciado por Donald Trump y Estados Unidos.

Un sector militar ha liberado a Leopoldo López, quien se encontraba en arresto domiciliario, y se han apostado frente a la base aérea de la Carlota en Caracas. Desde allí están convocando a que la gente salga a la calle, y exhortando a otros sectores militares a pronunciarse contra Maduro.

Desde el Partido Socialismo y Libertad rechazamos este intento golpista que, aprovechando el rechazo popular al gobierno hambreador y represivo de Maduro, pretende instalar un gobierno proimperialista que le devuelva el poder a la vieja oligarquía del país. Esto no traerá ninguna solución a los graves problemas sociales que viven el pueblo trabajador y los sectores populares.

Nuestro claro repudio al golpe militar de Guaidó no significa darle respaldo político al gobierno de Nicolás Maduro. El PSL viene repudiando la política hambreadora y represiva del gobierno, no obstante consideramos que debe ser el pueblo movilizado en forma independiente el que saque a Maduro y no un golpe militar auspiciado por Trump.

Estamos por un cambio de fondo, pero creemos que este debe ser impuesto por el pueblo y los trabajadores movilizados en las calles del país.

Estamos por un gobierno de trabajadores que impulse un plan económico popular de emergencia, que contemple un aumento de los salarios igual a la cesta básica, por petróleo 100 % estatal, sin multinacionales ni empresas mixtas, y por la suspensión de  los pagos de la deuda externa. Pero no por eso avalamos un golpe militar.

Desde el Partido Socialismo y Libertad llamamos a repudiar el intento de golpe militar proyanqui, y a no brindar ningún apoyo a una nueva injerencia imperialista en nuestro país.

30/4/19

Partido Socialismo y Libertad (PSL), sección de la UIT-CI





jueves, 25 de abril de 2019

Declaración de Lucha Internacionalista ante el voto en las elecciones del 28A


Los diferentes debates electorales han ratificado que nos encontramos ante unas elecciones carentes de alternativas para los y las trabajadoras. El Partido Popular y el PSOE disputándose quién ha recortado y aplicado más y mejor los planes de austeridad y los mandatos de la UE, Ciudadanos exigiendo más políticas y reformas neoliberales, y Podemos paseándose con la Constitución del 78 en la mano, ya ni siquiera pidiendo su reforma sino conformándose con su cumplimiento. La permanente referencia a Catalunya y las políticas represivas, el ataque a la lengua, la reforma de la ley de partidos, la criminalización al movimiento en defensa de una vivienda digna o la demanda de aumento de las fuerzas represivas contra la inmigración, han garantizado en parte la presencia de la agenda de VOX. Las tibias reivindicaciones de Pedro Sánchez sobre sus políticas de maquillaje de estos meses, y el seguidismo de Pablo Iglesias, evidencian que no hay ninguna propuesta que responda verdaderamente a las necesidades sociales de la clase trabajadora.
Como organización que defiende que los cambios que hacen falta no pasan por las actuales instituciones burguesas, desde Lucha Internacionalista creemos que las elecciones tendrían que estar al servicio de una política revolucionaria y de construir una alternativa de lucha, para que cualquier electo/a pueda ser un altavoz y una denuncia permanente del régimen y el sistema. Europeas y generales podrían haber servido para construir un frente estatal contra la monarquía y el capitalismo, como lo fue Iniciativa Internacionalista en las europeas del 2009.
El momento actual, con el enorme vacío que deja Podemos a la izquierda y con el vacío que dejan ERC y PDeCAT para el movimiento independentista en Catalunya después de sus constantes reculadas y anunciando que están dispuestos a investir Pedro Sánchez como “mal menor” (a pesar de haber sido parte del 155) frente a la derecha, hacía más necesario todavía ofrecer una alternativa que llenara estos dos grandes espacios.
Lo hemos propuesto los últimos meses desde Lucha Internacionalista, pero la CUP no lo ha querido llevar a cabo, mientras Sortu, enmarcado en un giro a la derecha dentro de Bildu, se presenta con ERC y BNG. Como mínimo, la presentación de la CUP-CC a las circunscripciones catalanas tenía que servir para no abandonar el espacio político en clave de la doble ruptura en Catalunya, abriendo el espacio a nuevas fuerzas. Pero, con el liderazgo de Endavant, la CUP ha decidido no presentarse al 28A. En un último intento, impulsamos una reunión en la cual se discutió un preacuerdo con Constituents per la Ruptura, Poble Lliure, Som Alternativa y Piratas, y con presencia de Procés Constituent. Pero sin aviso Poble Lliure, Som Alternativa y Piratas rompían el acuerdo y hacían pública la formación del Front Republicà que se firmó con maniobras burocráticas desde su inicio, desdibujando la opción de clase, con un claro giro hacia la derecha de lo que supone la CUP-CC. No nos sorprende viniendo de Poble Lliure, organización que, entre otras cuestiones, ha defendido la investidura de Artur Mas.
En resumen, no se ha conseguido configurar un espacio a la izquierda de la coalición Unidas Podemos en clave de ruptura con el régimen Monárquico, por el derecho de autodeterminación de los pueblos y a la vez ruptura con el capitalismo y por un plan económico de emergencia al servicio de los y las trabajadoras. Un espacio que aprovechando el escaparate electoral, fuera un paso adelante en la vital reorganización de fuerzas de la izquierda.
No defendemos la abstención. Alejar a trabajadores/as y jóvenes de la pugna política no es ningún avance, mientras que lamentablemente el rechazo a partidos que lleva a la abstención no se identifica con un rechazo contra las instituciones monárquicas, lo que llevaría al boicot activo. Más en estas elecciones, en las cuales sin haberse producido este proceso de ruptura con el régimen y sus instituciones, la población trabajadora siente la amenaza del acceso al Gobierno de la extrema derecha franquista (PP, C’s, Vox). La abstención no sería más que un regalo para las derechas y el PSOE como antídoto y “voto útil” para que no conformen mayoría.
Entonces nos queda utilizar el voto como expresión de voluntad de ruptura. A las últimas elecciones generales pedimos un voto crítico a Podemos y sus confluencias, sin ninguna ilusión por nuestra parte pero dispuestos a hacer un balance común con miles de trabajadores/as y jóvenes que creían en su discurso contra la casta, por el derecho a decidir y participaban en los círculos. Pero con hechos determinantes como la represión en Catalunya, Podemos e IU no han convocado al resto del estado a ninguna movilización en solidaridad, ni siquiera el 16 de marzo participaron en la manifestación en Madrid. Y desde el punto de vista de clase, los últimos presupuestos y la demanda de participar en un futuro gobierno con el PSOE son pruebas más que definitivas que no son alternativa de ruptura con el régimen, ni con el capitalismo. Por estos motivos Unidas Podemos aparecen como pata izquierda del régimen y del sistema.
Por eso, frente a las próximas elecciones del 28 de abril hacemos un llamamiento al voto crítico a las candidaturas que se sitúan a la izquierda de Unidos Podemos. En Catalunya una expresión de este voto sería el Front Republicà, a pesar de que las carencias mencionadas tanto en método como en programa de clase, tampoco nos permiten depositarles ningún tipo de confianza.
Como Lucha Internacionalista, seguimos y seguiremos trabajando para construir un frente por el derecho de autodeterminación de los pueblos, contra la Monarquía y desde la izquierda, es decir, desde la defensa de la clase obrera, contra el capitalismo. Un frente que no solo tiene que tener una expresión electoral sino que sobre todo tiene que ser una herramienta para fortalecer y unir las luchas, y que se pueda construir conjuntamente con el sindicalismo alternativo, los movimientos sociales, el movimiento feminista y plataformas de lucha. Ayúdanos a construir Lucha Internacionalista como motor de esta política.

Lucha Internacionalista, 24 de abril de 2019


miércoles, 10 de abril de 2019

Argelia: ¡Régimen! ¡mantén tus manos lejos del movimiento Popular!


Estamos al lado de las clases populares en su deseo de decidir sobre sus propios asuntos y de que no puede haber verdadera democracia sino se tiene en cuenta aspiraciones específicas.

El levantamiento popular del 22 de febrero de 2019 ha significado un masivo movimiento para recuperar la dignidad. Representa una ruptura importante tanto en la historia de este país como en la del Magreb. Se ha expresado enérgicamente en las calles a favor de un cambio radical y ha hecho tambalear al régimen. El movimiento ha conseguido un triunfo y ha delimitado su territorio de manera radical. La dimisión de Bouteflika confirma este nuevo equilibrio de poder. No obstante es una semivictoria que debe ser preservada y consolidada. Para la gran mayoría de la población, la búsqueda de la libertad es inseparable de la búsqueda de la igualdad.

¡
El movimiento del 22 de febrero de 2019 debe devolver a las clases populares los instrumentos políticos para desarrollar la verdadera democracia!

El movimiento popular ha cuestionado tanto los objetivos como las estructuras del sistema político. Denunció la realidad de los centros de poder, de las reglas antidemocráticas de la vida política y de la toma de decisiones. En si mismo,
este movimiento plantea la cuestión de la representación política de los explotados y oprimidos. Exige un proyecto de sociedad que corresponda al nivel de las luchas sociales, de los trabajadores, estudiantes y jóvenes desempleados, que se han ido produciendo a lo largo de los años. En las movilizaciones cotidianas de hoy, el movimiento busca una nueva identidad colectiva que plantea la necesidad de un programa político claro. La tarea prioritaria es aprender de la intifada del 5 de octubre de 1988, cuando la confiscación de la soberanía del movimiento popular fue la base de la forma actual de la opresión del poder. El sistema vive una profunda crisis con enfrentamientos internos que intenta resolver engañando al movimiento popular y buscando imponer una transición que salve al viejo régimen y restaure sus prácticas (corrupción, clientelismo, depredación, etc.). La democracia para las clases populares no es la búsqueda del consenso, que es el estandarte de todos los que cortejaron ayer al régimen para ocupar un escaño en las asambleas elegidas. Aún hoy, el consenso es el grito de guerra de todas las clases dominantes. La exigencia de relaciones igualitarias, ancladas en el inconsciente colectivo, es la base del sueño de la fraternidad, el "¡Todos somos hermanos! "de la lucha de liberación nacional. Para dar sentido a este impulso de fraternidad que reivindica el lema "¡Todos somos iguales! "es necesario acabar con la unanimidad de fachada que impide la implicación de las fuerzas reales del movimiento y trabajar en la reagrupamiento de las fuerzas populares.

El poder con tintes monárquicos ha caído y debemos luchar contra todas las tentaciones despóticas dondequiera que vengan reafirmando las aspiraciones de las clases populares y, en su seno, de las mujeres y los jóvenes que están en el centro de la actual dinámica de cambio. Debemos trabajar por la autonomía organizativa de estas fuerzas sociales, es decir, de los trabajadores, las mujeres, los jóvenes y los desempleados.

La consigna de la huelga general, que ya ha sido levantada por los sindicatos autónomos, da a las clases populares una perspectiva para organizarse como una fuerza independiente.

Los partidos de oposición, que siempre han estado integrados en la política del gobierno, están tratando de imponer su proyecto neoliberal a los trabajadores y a las clases populares. Los hombres de negocios reconocen las nuevas circunstancias y quieren defender sus privilegios uniéndose al movimiento. Estos empresarios de la importación-importación
1, que despilfarraron recursos nacionales y financiaron el tercer y cuarto mandatos con miles de millones y que se movilizaron para financiar el quinto mandato, ahora prefieren no llamar la atención. Debemos estar atentos. La coartada de la amenaza externa, para imponer la gran hermandad, es un señuelo. La crisis enfrenta a fuerzas sociales y políticas locales con la sociedad argelina. Ante estas maniobras, los trabajadores, los desempleados y los pobres deben afirmar sus propios objetivos.

¡
Por la auto-organización de los trabajadores!

Los trabajadores, las mujeres, los jóvenes desempleados y los jóvenes deben organizarse en asambleas en los barrios, aldeas y ciudades para discutir cómo abordar todos los aspectos de la vida cotidiana independientemente del poder del Estado y de los profesionales de la representación política. Esta dinámica de autoorganización debe permitir cuestionar el orden injusto y la camisa de fuerza impuesta a la sociedad y recuperar juntos el espacio público. Es el único camino hacia la emancipación social. El camino es largo pero seguro, para lograr la liberación de cada uno por todos.

¡
Viva los trabajadores!

¡Viva el movimiento popular del 22 de febrero de 2019!

Coordinación Nacional Provisional de Acción de Izquierda Popular
Bejaia, 8 de abril de 2019.
1El término importación-importación se refiere en Argelia al hecho de que los patrones solo importan. No exportan nada, así que sobrefacturan para obtener beneficios a través del banco argelino. Es la verdadera mafia en el poder.

viernes, 15 de marzo de 2019

Catalunya: Ante la presentación de la candidatura "Front Republicà"

El pasado 22 de febrero hicimos un llamamiento público a formar un frente de izquierdas de los pueblos y trabajadores/as, ante la gravedad de la situación que padecemos tanto en el ámbito de las condiciones de vida de las clases populares como del ejercicio del derecho a la autodeterminación y aplicación del mandato del 1-O. Lo decíamos porque tanto las políticas que se aplican desde el Gobierno (incluida la crisis de su muleta Podemos) como la incapacidad y traiciones del Gobierno catalán (ERC y JXC) para plantar cara, generaban un desencanto que empujaba a la abstención y que esta, así como en Andalucía había abierto la puerta a VOX, aquí "podría beneficiar más concretamente al tripartito del 155 que no oculta sino aumenta cada día sus planes de incrementar la represión en Cataluña (y a cualquiera que cuestione el Estado Monárquico) pero que tampoco esconde su voluntad de reducir los derechos de las mujeres, las personas migradas y, en definitiva, de aumentar aún más la miseria y la opresión sobre el conjunto de la clase trabajadora de todo del Estado. "

Decíamos también en el comunicado que la CUP-CC debía encabezar este llamamiento a nivel estatal. La CUP resolvió sola - sin las organizaciones que formamos parte de CUP-CC – el 10 de marzo que no se presentaba. Creemos que es un grave error. El día 11 nos reuníamos todas las organizaciones que formamos parte de la CUP-CC y Lucha Internacionalista volvió a proponer el llamamiento a formar un frente con las organizaciones presentes que compartieran esa necesidad. El día 13 convocamos a todos las organizaciones que habían expresado la voluntad de presentarse: Piratas, Poble Lliure, Som Alternativa, Procés Constituient y Constituients per la Ruptura. En esta reunión cinco organizaciones (Procés Constituient dice que tiene que ratificar si participaría, aunque ya anuncia no pondría la legalidad por la coalición) llegamos a un principio de acuerdo que se debía concretar por escrito el día siguiente: posibles nombres, funcionamiento, posición ante las probables investiduras ... Pero solo unas horas después Poble Lliure, Som Alternativa y Piratas cerraban un acuerdo que hacían público la misma tarde, sin ni siquiera comunicarlo a las otras organizaciones y el jueves 14 por la mañana, obviamente llaman para comunicarlo y anuncian que no vendrán a la reunión de la tarde.

Ante todo ello, queremos dejar patente que tenemos dudas que este Frente a tres responda a las necesidades objetivas que señalábamos el 22 de febrero. Lo dudamos tanto a nivel político como metodológico. A nivel político, porque creemos esenciales los referentes de clase y el miércoles ponían dificultades cuando los planteábamos. Un ejemplo es el propio nombre "Frente Republicano" que no hace referencia a ningún planteamiento ni de izquierdas ni de clase y que no se distingue de los otros agrupamientos políticos que justamente no han sido capaces ni de hacer efectiva la Ruptura con el Estado ni de mejorar las condiciones de vida de la gente trabajadora. Nosotros planteábamos Frente de Izquierdas por la Ruptura. Y a nivel metodológico, porque ha habido un incumplimiento del primer y más elemental de los acuerdos que habíamos tomado juntos: vernos al día siguiente y presentar las legalidades de las cinco organizaciones para la coalición.

Esto no significa que no sigamos intentando avanzar cuando nos convoquen, y de hecho esperamos que este encuentro se pueda materializar lo antes posible, tal y como se nos ha expresado. Porque realmente estamos convencidos de que hay una alternativa, aunque sea más débil que la que proponíamos con la CUP-CC, por la doble ruptura: tanto democrática con el Régimen del 78 para garantizar el derecho a la autodeterminación, como anticapitalista para responder las necesidades de los y las trabajadoras. Pero, si finalmente no es posible rehacer el acuerdo y finalmente nuestros temores de que el acuerdo deje de lado el aspecto de la lucha social como trabajadoras, limitándose a un frente patriótico, Lucha Internacionalista hará todo lo posible para que haya una candidatura de clase reivindicando la república. Por lo que os invitamos a ayudarnos a recoger firmas para la candidatura de Lucha Internacionalista.

Lucha Internacionalista, 15 de marzo del 2019


domingo, 10 de marzo de 2019

Solidaridad con el pueblo argelino! Fuera Bouteflika!

El pasado domingo 3 de marzo, el presidente argelino Abdelaziz Bouteflika ha presentado su candidatura para las elecciones del 18 de abril, con la promesa de no acabar su mandato, de emprender reformas políticas y convocar nuevas elecciones en el plazo de un año. Esta ha sido la respuesta del régimen a las multitudinarias manifestaciones que ha habido en toda Argelia desde el el pasado 22 de febrero, pero esta respuesta agrava aún más la crisis del régimen que alarga un año más su agonía para tener tiempo a encontrar un candidato de la oligarquía que manda en el país.
Bouteflika de 82 años está gravemente enfermo y se encuentra ingresado en un hospital suizo por razones que no se han explicado. No aparece en público desde 2014 y en las anteriores elecciones de 2015 no apareció en ningún mitin debido a su estado de salud.
Bouteflika será el candidato del Frente de Liberación Nacional, partido que dirigió la guerra de liberación y que gobierna el país desde su independencia en 1962 y es la cara visible de la oligarquía burocrática que dirige Argelia mediante la corrupción y el autoritarismo. Con la excusa de la guerra civil que vivió este país en los años noventa en la que perdieron la vida entre 150.000 y 200.000 personas, el régimen argelino ha mantenido un estado autoritario y paternalista maquillado con limitadas libertades democráticas como elecciones y legalización de partidos y dirigido por una oligarquía que se ha enriquecido con los ingresos del petróleo que representan el 97 % de las exportaciones. Sin embargo, con la caída de los precios del petróleo y la elevada inflación, durante los últimos años se han producido importantes movilizaciones populares contra la política del gobierno pero ha sido el anuncio que hizo Bouteflika el 10 de febrero de que se presentaba a un quinto mandato, la gota que ha rebasado el vaso.
Desde el pasado 22 de febrero, centenares de miles de argelinos y argelinas se han manifestado en todo el país en Tizi Ouzou, Bejaia, Oran, Annaba, Constantine et Sétif y especialmente en Argel donde está prohibido manifestarse desde 2001. Durante la siguiente semana han continuado las movilizaciones como los de los abogados, periodistas, sectores populares y, en particular, los jóvenes y los estudiantes de tal manera que el primer ministro declaró que “Los ciudadanos ofrecen rosas a los policías, y es bonito. Pero recuerdo que Siria empezó también con rosas". Estas declaraciones solo consiguieron que las manifestaciones del viernes 1 de marzo fuesen más masivas porque también han recordado que la primavera árabe trajo consigo la caída de varios regímenes dictatoriales como los de Túnez, Libia y Egipto y actualmente mantiene en jaque al régimen sudanés. Las movilizaciones, que inicialmente fueron espontáneas, han recibido el apoyo de toda la oposición pero la UGTA (Unión General de Trabajadores de Argelia), dirigida por una burocracia sindical ligada al régimen continúa dando todo su apoyo a Bouteflika. Cuando la central sindical junto a los sindicatos deberían convocar a una huelga general para terminar con este régimen hambreador y represor.
El régimen sirve para asegurar la hegemonía de un clan que ha acaparado todas las riquezas del país y la permitido la cristalización de una burguesía rentista sometida al dictado del imperialismo y las multinacionales, una burguesía que ha se ha enriquecido gracias a la depredador de las rentas petrolíficas y explotando al pueblo trabajador. Los jóvenes, con una tasa de paro del 30% , se encuentran con la disyuntiva de quedarse en un país sin trabajo para ellos o salir de él en pateras hacia España. Este clan parasitario fue bautizado como "la oligarquía financiera". Es la base social del sistema Bouteflika. Esta oligarquía financió todas las campañas anteriores.
Las protestas muestran el enorme rechazo al régimen argelino, cuyos máximos pilares son el ejército y las fuerzas de seguridad, y al oscurantismo de la oligarquía que domina el país. Aunque formalmente hay elecciones democráticas y los partidos políticos están legalizados, el Frente de Liberación Nacional se ha mantenido en el poder desde 1962 de forma ininterrumpida manteniendo restringidos el derecho de expresión y de manifestación y controlando férreamente los medios de comunicación tanto públicos como privados.
Los manifestantes populares no solo muestran su rechazo al régimen y a su sometimiento al imperialismo sino que han gritado consignas de justicia social, democracia, libertad y igualdad. Los eslóganes más coreados han sido “Bouteflika vete ya”, “Poder asesino”, “El pueblo quiere la caída del régimen”, “No nos vamos a detener”. La reacción del gobierno ha sido por una parte amenazar a la población pero por otra no se ha atrevido a reprimir masivamente las movilizaciones. Incluso, a pesar de las prohibiciones, los medios de comunicación tanto la televisión como la agencia de prensa oficial han tenido que hacerse eco de las protestas contra el quinto mandato de Bouteflika. Estas reacciones muestran las dudas y la división dentro del régimen. Pero una cosa es segura, que habrá un antes y un después de estas manifestaciones y movilizaciones contra el 5º mandato.
Desde la Unidad Internacional de los Trabajadores – Cuarta Internacional (UIT-CI), saludamos el camino emprendido por el pueblo argelino que sigue la estela de la primavera árabe y damos todo nuestro apoyo a su lucha y a sus reivindicaciones democráticas y sociales. Llamamos a la más amplia solidaridad internacional para que triunfe la movilización popular echando a Bouteflikla y a su régimen, por libertades plenas para el pueblo, por elecciones libres y democráticas, por el derecho de autodeterminación para la región de Cabilia y para seguir la lucha por lograr que las enormes riquezas del país estén al servicio de la clase trabajadora y del pueblo.


Unidad Internacional de los Trabajadores – Cuarta internacional (UIT-CI)
8 de marzo de 2019


jueves, 7 de marzo de 2019

8M- Día internacional de las mujeres trabajadoras: Que la tierra tiemble con la #HuelgaFeminista

En muchos países del mundo desde el movimiento feminista estamos organizando un nuevo paro internacional por nuestros derechos. Con encuentros, asambleas y reuniones nos preparamos para impulsar una nueva jornada de lucha y movilización internacionalista, antipatriarcal y anticapitalista por nuestros reclamos.

Pasaron casi 110 años desde que Clara Zetkin propuso, en la Segunda Conferencia de Mujeres Socialistas en 1910, que el 8 de marzo se convirtiera en el día internacional de las mujeres trabajadoras, para reivindicar la lucha de las obreras que pelearon por la jornada laboral de 8 horas, por mejores condiciones laborales, por el derecho al voto, entre otras luchas. Hoy tenemos el desafío de organizar una gran #HuelgaFeminista para que la crisis no la paguemos las trabajadoras.
Sin dudas, estamos viviendo la cuarta oleada mundial de las luchas feministas en todo el mundo.

Desde las Woman's March en los Estados Unidos contra Trump, las palestinas que resisten a los ataques del estado sionista de Israel, pasando por las mujeres en Corea del Sur contra los abusos sexuales, hasta las movilizaciones en Latinoamérica contra los femicidios y por el derecho al aborto, se confirma con creces que el movimiento feminista se encuentra en pie de lucha. Durante el segundo paro internacional de mujeres del año pasado, millones de personas salieron a las calles para denunciar la desigualdad salarial entre hombres y mujeres, que en el mundo llega al 23%. Con movilizaciones, acciones callejeras y paros efectivos el 8M fue una contundente jornada internacional de lucha.

Durante el 2018 salimos a enfrentar los ajustes de los gobiernos capitalistas, el FMI y la UE que buscan descargar la crisis sobre las y los trabajadores y el pueblo con despidos, suspensiones, mayor explotación y aumento en la edad jubilatoria. También para enfrentar las leyes antimigratorias y xenofóbicas y en solidaridad con los derechos de las y los refugiados y migrantes en todo el mundo. Las mujeres estuvimos en las calles en la resistencia contra los planes de ajuste que nos afectan particularmente, ya que somos las peores pagas, las más precarizadas y las jefas de los hogares más pobres, fenómeno conocido como feminización de la pobreza. Es que el sistema capitalista patriarcal utiliza la opresión milenaria de las mujeres para superexplotarnos y obtener mayores ganancias. Por eso luchamos para que el capitalismo y el patriarcado caigan juntos.

En Brasil el movimiento feminista encabeza la resistencia #EleÑao contra el neofacista de Bolsonaro. Las francesas son parte de los "chalecos amarrillos" contra el plan de austeridad del conservador gobierno de Macron. En Bangladesh las mujeres de la industria textil pelean contra los salarios miserables y la superexlotación de la segunda industria textil más grande del mundo, dónde las multinacionales obtienen superganancias millonarias a costa de trabajo semiesclavo. En América Latina las mujeres de los pueblos originarios luchan contra las megamineras y el saqueo de las multinacionales.

La marea verde de Argentina continúa por el derecho a decidir y se expande por toda América Latina, siendo la región del mundo que concentra las legislaciones más restrictivas en materia del aborto, negado por los gobiernos capitalistas en acuerdo con la iglesia católica y las evangélicas. Con la lucha, se logró conquistar en derecho al aborto en Irlanda y pusimos al descubierto el rol reaccionario de la iglesia católica, atravesada por los escándalos de pedofilia en todo el mundo.
La rebelión contra la violencia sexual y el movimiento #MeToo pegó un salto y de Hollywood se expandió rápidamente por el mundo. Se abrió la caja de Pandora, con miles de denuncias. En el Estado Español millones se movilizaron contra el fallo de la justicia patriarcal en el caso de la Manada. En Chile se desarrolló el mayo feminista, con decenas de universidades y escuelas tomadas contra el acoso y la violencia sexual. Y miles de denuncias en Argentina surgieron bajo el lema #MiraComoNosPonemos.

El movimiento feminista salió a las calles para decir #NiUnaMenos #VivasNosQueremos contra los de crímenes de odio. Es que según el Observatorio de Igualdad de Género de América Latina y el Caribe en base a la información de 16 países de la región y España, muestra un total de 2.554 mujeres víctimas de femicidio en 2017. Pocos días atrás las mexicanas organizaron una gran jornada de lucha contra los secuestros con fines de trata y los femicidios, en un país donde ocurren 9 femicidios por semana y con grandes índices de violencia machista. Destacamos que la trata de personas es el segundo negocio ilícito más rentable, hay 21 millones de personas que son víctimas de este delito, siendo el 70% mujeres y niñas, utilizadas para la explotación sexual y laboral, esto gracias a la impunidad que ofrecen los gobiernos a las redes de trata.

Este 8M tenemos que volver a impulsar movilizaciones en todo el mundo y una huelga general feminista contra los femicidios y la violencia de género, por igual trabajo igual salario, por el aborto legal, contra la trata con fines de explotación sexual y contra los planes de ajuste en todo el mundo. Los gobiernos capitalistas y las iglesias son responsables. Desde la Unidad Internacional de las y los Trabajadores-Cuarta Internacional llamamos a que este 8M sea un día de lucha que haga sentir los reclamos del movimiento feminista, en la perspectiva de construir un movimiento que pelee junto con el resto de los sectores oprimidos y los trabajadores para terminar con el capitalismo patriarcal y por una sociedad sin opresión ni explotación y por un sistema socialista dónde seamos socialmente iguales, humanamente distintos y totalmente libres.

Unidad Internacional de las y los Trabajadores-Cuarta Internacional


lunes, 25 de febrero de 2019

Llamamiento a construir un Frente de Izquierdas por la ruptura para las elecciones generales del 28 de abril

La convocatoria precipitada de Pedro Sánchez a las elecciones generales del próximo 28 de abril, después de ser aprobada la enmienda a la totalidad a sus presupuestos, constata algunas cuestiones relevantes y que debemos tener presentes a la hora de encarar el actual momento político a nivel estatal. En primer lugar, se corrobora que la moción de censura a Rajoy no fue un giro orquestado de la burguesía del Estado para dar una salida negociada al conflicto de Catalunya con un lavado de cara al Régimen del 78. De hecho, como vemos tanto con la carrera a la derecha de PP y C 's como con la irrupción de VOX, la mayor parte de la burguesía apuesta ahora por endurecer aún más la respuesta a la disidencia en Catalunya y aplastar el movimiento independentista por la vía de un 155 perpetuo y los encarcelamientos que sean necesarios. Dentro del mismo PSOE ha habido presiones para romper cualquier tipo de conversación con el Govern de la Generalitat, a pesar de saber que las últimas semanas JxCat y ERC pedían sólo "gestos" para seguir negociando presupuestos y tener alguna opción de que se aprobaran también los de Catalunya porque saben que, sin éstos, su gobierno también está pendiente de un hilo. Por ello Sánchez sale del paso de la manifestación de la derecha y la ultraderecha en Colón recordando que ellos también fueron parte del 155 y levantándose de la mesa de diálogo con el Govern de Catalunya.
Han caído dos Gobiernos del Estado en menos de un año. El de Rajoy tras la sentencia del caso Gürtel y el de Sánchez por falta de apoyo a los presupuestos, pero ambos con el conflicto catalán de fondo. Se evidencia por tanto, que la crisis del Régimen Monárquico se sigue profundizando y que Catalunya es la grieta que puede acabar rompiéndolo. El PSOE sabe que en estas elecciones, en pleno juicio a los y a las presas políticas, se puede polarizar el voto y que eso le juega en contra. Pero las convoca ahora porque también sabe que no tiene espacio entre el tripartito de Plaza Colón de un lado y el movimiento en Cataluña que vuelve a movilizarse con fuerza, del otro. Y sabe también que esta polarización probablemente crecerá aún más en los próximos meses. Curiosamente, la polarización hacia la derecha de todos los partidos del Régimen contrasta con las recientes encuestas que dicen que más de la mitad de la población del Estado prefiere una salida dialogada y pactada con Catalunya a la mano dura y el 155.
En este contexto, Podemos podría haber jugado un papel muy importante si hubiera tenido una política diferenciada del PSOE y decidida, tanto sobre la autodeterminación y por la República, como en lo referente a políticas sociales para los y las trabajadoras. El proyecto que comenzó planteando el fin del Régimen del 78 y el no pago de la deuda, entre otras medidas, hace ahora de pata izquierda del mismo Régimen y se agrieta con él. Pablo Iglesias intentó hasta el último momento que JXC y ERC no votaran a favor de la enmienda a la totalidad de los presupuestos de Sánchez y, no sólo no lo logró sino que le desobedecieron incluso diputados/as de sus propios grupos parlamentarios votando a favor de tumbarlos. Podemos, que también le hizo un 155 a su secretario general en Catalunya, Albano Dante, se cae a pedazos. Poco queda de sus círculos de base después de ver que lo que se decidía desde abajo era ignorado sistemáticamente por su dirección. También se alejan y buscan otros reagrupamientos y fórmulas sectores que formaban parte del proyecto en diferentes territorios y se rompe incluso por arriba con la marcha de Errejón con Carmena que además no parece responder a diferencias políticas sustanciales sino que son otra expresión de su crisis.
El giro a la derecha del conjunto de los partidos de masas deja un enorme vacío en la izquierda en las próximas elecciones generales del 28 de abril. Y como ocurre con demasiada frecuencia, los agujeros que deja la izquierda los puede acabar ocupando la derecha o la ultraderecha. La historia ha dejado claro que, cuando las y los trabajadores en situación de miseria no ven propuestas claras y contundentes que les permitan mejorar sus condiciones de vida por la izquierda, muchos/as acaban por saltar a las opciones de derecha o extrema-derecha y compran el discurso de que el problema son las personas migradas o, en la actual situación en el Estado, las "separatistas". Y la historia también nos dice que cuando estos frentes para "salvar la democracia" los ha liderado la socialdemocracia no han parado a la extrema derecha ni al fascismo. Al contrario, les han aplanado el camino al mostrarse incapaces de mejorar las condiciones de vida de la gente trabajadora en nombre de la "izquierda". Pero además, las próximas elecciones estatales también tienen, hoy por hoy, un importante vacío en cuanto al movimiento independentista en Catalunya. Mucha gente ha hecho el balance de las traiciones por plazos de ERC y JxCat tras las elecciones del 21D y más ante un "gobierno efectivo" que ha hecho poco más que enviar a los Mossos a reprimir y detener al movimiento que dice representar. ERC ha jugado en momentos puntuales un buen papel en Madrid con Rufián y Tardà, pero absolutamente incoherente con su política como parte del Govern en Catalunya, incapaz no sólo de hacer efectiva la República sino también de revertir los recortes y de llevar a cabo unas mínimas políticas sociales. Este desencanto puede llevar a un crecimiento de la abstención que beneficiaría a los partidos del Régimen y que, concentrado en Catalunya, podría beneficiar más concretamente al tripartito del 155 que no oculta, sino que va haciendo crecer por días, sus planes de ascenso represivo para Catalunya (y cualquiera que cuestione el Estado Monárquico) pero que tampoco esconde su voluntad de hacer retroceder los derechos de las mujeres, las personas migradas y, en definitiva, de hacer crecer aún más la miseria y la opresión sobre el conjunto de la clase trabajadora de todo el Estado.
Por ello, es urgente que la CUP-CC, de la cual Lucha Internacionalista formamos parte, llame al resto de organizaciones a la izquierda de Podemos de todo el Estado, empezando por las organizaciones que han dado apoyo a la autodeterminación del pueblo de Catalunya y que se posicionan claramente para acabar con el Régimen Monárquico heredero del franquismo como son el SAT en Andalucía, Bildu en Euskal Herria, Anova en Galiza e Izquierda Castellana, entre otras, a una candidatura conjunta a las elecciones del 28 de abril. A este frente es posible que se integraran sectores que han roto con Podemos por la izquierda como Som Alternativa, otras organizaciones anticapitalistas como las que ya nos han apoyado en las jornadas de With Catalonia y de la Plataforma 3 de octubre, o los colectivos que han estado organizando los referéndums de Monarquía-República en diferentes territorios del Estado. Somos muchas las organizaciones que podemos compartir un programa de doble ruptura: por un lado, ruptura con el Régimen del 78, con la autodeterminación real y efectiva de los pueblos del Estado y referéndum para abolir la Monarquía y, por otro, ruptura con el capitalismo y la Unión Europea del capital con el no pago de la deuda con el fin llevar a cabo un plan de choque para atender las necesidades de la gente trabajadora. Seguramente son más los puntos en que llegaremos a acuerdos ... si lo intentamos.
En anteriores elecciones la CUP-CC decidió no presentarse a las elecciones estatales al considerar que el Congreso de los Diputados de Madrid no es una institución nuestra. Es cierto y evidente. Pero ésto también se dijo en su momento sobre el Parlament de Catalunya, que también es una institución burguesa y hecha a medida de los intereses de los capitalistas y el Régimen Monárquico. Por eso, cuando decidimos presentarnos por primera vez como CUP-AE a las elecciones al Parlament dijimos claramente que queríamos ser el "caballo de Troya" de las luchas obreras y populares y utilizar la institución ajena de altavoz de éstas. Ahora, la situación actual requiere de un caballo de Troya contra la represión, por la ruptura con el Estado Monárquico y para poner las necesidades de la clase trabajadora por encima de grandes empresas y bancos en el mismo corazón de la bestia. Una especie de continuidad de lo que fue en su momento Iniciativa Internacionalista.
Es evidente que la clave, tanto para detener la represión y a la ultraderecha, como para tumbar al Régimen y hacer efectiva la República Catalana será la organización y la movilización de los y las trabajadoras. Pero para todos estos objetivos necesitamos que esta movilización sea a nivel de todo el Estado y que vaya acompañada de un programa político rupturista. Por eso, llamamos a construir esta candidatura que debe tener el objetivo principal de organizar y hacer de altavoz amplificador de estas movilizaciones y luchas. En este sentido, el próximo 16 de marzo, la manifestación prevista en Madrid contra la represión y por la autodeterminación puede ser un lugar de encuentro para avanzar en este proyecto que, desde Lucha Internacionalista, consideramos necesario y urgente.


Lucha Internacionalista (LI), 22 de febrero de 2019


sábado, 16 de febrero de 2019

¡Solidaridad con el levantamiento revolucionario del pueblo haitiano!

Coincidiendo con el aniversario de la caída del dictador Duvalier y los dos años del inicio del gobierno del empresario Jovenel Moïse, del partido derechista PHTK, a partir del 7 de febrero se ha desatado una masiva rebelión popular en Haití. Coreando consignas contra la corrupción en el manejo del fondo de Petrocaribe, exigiendo la caída del gobierno y reivindicando el derecho a vivir dignamente, cientos de miles han llenado las calles de Puerto Príncipe, Cabo Haitiano y las principales ciudades del país.

Dando muestras de una gran combatividad, los manifestantes no han retrocedido ante la represión del régimen, que ha cobrado más de 15 víctimas fatales y cientos de heridos. Por el contrario, la violencia del gobierno ha vertido más combustible a las llamas revolucionarias.

Desde hace una semana hay en los hechos una huelga general, con los bancos, escuelas, gasolineras y casi todo el comercio cerrados. Un gran número de manifestantes ha apedreado la residencia presidencial, en varios lugares han puesto en fuga a los cuerpos represivos e incluso ha habido una fuga de decenas de detenidos en una cárcel en las afueras de Puerto Príncipe.

La reciente declaratoria de urgencia económica por parte del gobierno claramente no convenció a casi nadie de que exista la menor intención de enfrentar la creciente inflación, que se aproxima al 20% anualizado, parar la devaluación que ha llevado la tasa de cambio a más de 85 gourdes por dólar, ni hacer justicia ante los escándalos de corrupción. Recientemente se reveló la implicación directa de una empresa del presidente en la corrupción de Petrocaribe. La crisis política, que aqueja al gobierno desde su elección fraudulenta en 2017, se agravó en enero cuando el parlamento no aprobó el presupuesto de 1650 millones de dólares.

El primer estallido que abrió esta nueva situación política fue el de las jornadas de julio del año pasado, en las que el pueblo derrotó el intento del gobierno de aplicar un aumento despiadado de los combustibles, logrando además la renuncia del primer ministro. El gran movimiento por el esclarecimiento del destino de los dineros del fondo de Petrocaribe y por llevar a la justicia a los corruptos, ha jugado un papel muy importante en el ascenso de las luchas, a partir de agosto del año pasado, especialmente en las grandes movilizaciones de octubre y noviembre.

El desfalco al fondo de Petrocaribe se estima en alrededor de dos mil millones de dólares, un monto mayor al presupuesto anual del Estado haitiano. Senadores y diputados opositores también aparecen señalados en los informes parlamentarios sobre la corrupción de Petrocaribe, por lo cual gran parte del movimiento que lucha contra el gobierno no tiene ninguna confianza en el parlamento de mayoría opositora ni en sus partidos. El gobierno venezolano, a través de su embajador en Haití y voceros de la petrolera estatal PDVSA, ha defendido la gestión de los recursos por parte del gobierno haitiano, demostrando su complicidad y probable involucramiento en la corrupción. Lamentablemente el programa de Petrocaribe, cuya implementación se logró superando las maniobras y obstáculos interpuestos por el gobierno de EEUU, terminó siendo una fuente de corrupción desmedida y escasamente benefició al pueblo haitiano.

Los esfuerzos del imperialismo por sostener al gobierno y propiciar acuerdos con la oposición han fracasado. El repudio popular se extiende, en consecuencia, también a la injerencia del Core Group, instancia multilateral que incluye a representantes de la misión de ocupación militar-policial de la ONU, la Minujusth, así como de la OEA y de los gobiernos de Alemania, Brasil, Canadá, Estado español y EEUU. El Core Group emitió una declaración injerencista criticando a las protestas populares y elogiando el "profesionalismo" de los cuerpos policiales haitianos, precisamente mientras llevaban a cabo asesinatos y violaciones a los DDHH en las calles.

Apoyamos las exigencias centrales de la declaración del Reagrupamiento para la Acción Revolucionaria en Haití (RARA), partido socialista haitiano que participa en el proceso de lucha y exige la renuncia incondicional de Jovenel Moïse y el gabinete encabezado por el primer ministro Jean H. Ceant, el castigo a los corruptos de Petrocaribe, y la disolución del grupo policial de operaciones especiales BOID, responsable de muchos de los crímenes represivos de la última semana, mientras que repudia la injerencia del Core Group.

¡Abajo el gobierno corrupto de Jovenel Moïse y el PHTK! ¡Viva la rebelión haitiana! ¡Fuera la Minujusth! ¡Por un gobierno de las organizaciones obreras y populares, que deje de pagar la deuda externa y recupere los recursos robados para ponerlos al servicio de las necesidades del pueblo!

Unidad Internacional de los Trabajadores-Cuarta Internacional (UIT-CI)

15 de febrero de 2019



viernes, 1 de febrero de 2019

Venezuela: ¡Ninguna legitimidad a las amenazas del Gobierno de Sánchez!

Pedro Sánchez encabezaba el ultimátum de la Unión Europea para que el Gobierno Maduro convocara elecciones en 8 días o reconocería el Gobierno autoproclamado de Guaidó, siguiendo los pasos de Trump y los países del bloque de Lima. Rechazamos la intervención del imperialismo, de los gobiernos de Trump y la Unión Europea que quieren dictar y controlar la salida política a la extrema situación que vive Venezuela. El Gobierno del estado español, que participó directamente en el fracasado golpe de estado de 2002, no tiene ninguna legitimidad para dictar el futuro a Venezuela.

Combatimos el Gobierno de hambre y represión de Maduro, que lejos de avanzar hacia ningún socialismo, ha hundido en la miseria el pueblo venezolano y amordazada la protesta. Rechazamos que la salida al corrupto gobierno de Maduro sea el autoproclamado de Guaidó, títere del imperialismo.

La salida a la situación en favor de la clase obrera y el pueblo, por la que luchan nuestros compañeros y compañeras del Partido Socialismo y Libertad (PSL) no puede venir más que de la movilización obrera y popular, de la construcción de una alternativa de los y las trabajadoras, apoyada en el movimiento sindical emergente, en la recién constituida Intersectorial Sindical, en los sectores en lucha como docentes, y los sectores que vienen rompiendo por la izquierda con el chavismo. Por un gobierno de los y las trabajadoras.


30 de enero de 2019

Lucha Internacionalista


jueves, 24 de enero de 2019

Venezuela: No avalamos el intervencionismo de Trump, Macri y Bolsonaro. Ni reconocemos el autogobierno proyanky de Guaidó. Pero no le damos ningún apoyo político al hambreador gobierno cívico-militar de Maduro



No avalamos el intervencionismo de Trump, Macri y Bolsonaro. Ni reconocemos el autogobierno proyanky de Guaidó. Pero no le damos ningún apoyo político al hambreador gobierno cívico-militar de Maduro

Como socialistas internacionalistas somos categóricos en rechazar el intervencionismo político del imperialismo en Venezuela, por via del ultra reaccionario de Trump, que reconoce al autodeclarado presidente Juan Guaidó. Como así también rechazamos el mismo reconocimiento de los gobiernos capitalistas de Bolsonaro, Macri, Piñera y otros.

No son ellos los llamados a hablar de “democracia” y “derechos humanos”. Los gobiernos de los Estados Unidos desde siempre han avalado todo tipo de intervención militar y política contra los pueblos del mundo. Tampoco pueden hablar de derechos “sociales” gobiernos como los de Bolsonaro, Macri o Piñera que ajustan y explotan a sus pueblos de la mano del FMI y las multinacionales. Por eso tampoco reconocemos el autoproclamado “gobierno” de Guaidó, que es un politico venezolano representante de la vieja política patronal y pro yanqui de Venezuela.

Dicho todo esto, también decimos que esto no significa darle ningún aval y apoyo político al régimen dictatorial de Nicolás Maduro. Menos reconocemos que sea un gobierno “socialista” y de “izquierda”. Es Maduro y su falso “socialismo del Siglo XXI” el responsable del hambre que vive el pueblo venezolano. Como también es responsable por la gran confusión que ha creado en el pueblo trabajador venezolano y del mundo entero. Ha sido su política patronal hambreadora y represiva la que ha llevado a que miles y miles de venezolanos caigan en la confusión de creer que políticos de derecha y proyanquis los pueden sacar de esa grave crisis social y humanitaria.

Maduro anunció la ruptura de relaciones con los EE.UU. e hizo un nuevo discurso “antiimperialista”. Pero no ha tomado ni toma ninguna medida con las multinacionales del petróleo a los que están asociado con PDVSA, como la norteamericana Chevron o la Total, Shell, Repsol o Lukoil. Tampoco deja de pagar la deuda externa ni rompe con la banca extranjera y con otras multinacionales mineras. Nicolás Maduro, Diosdado Cabello, unidos a las FFAA Bolivarianas, constituyen un gobierno capitalista cívico-militar que ha llevado el salario a 6 dólares y provocado una catástrofe social y millones de refugiados. Gobiernan pactando con las multinacionales (empresas mixtas en petróleo y minería) y a favor de los grandes empresarios nacionales y de la llamada “boliburguesía” militar y civil. Esta es la verdad que nadie que se diga de izquierda puede seguir negando. Por eso en el 2018 lo que crecieron fueron las huelgas de trabajadores de la salud, de la educación, del cemento, petroleros y empleados públicos reclamando por un salario digno y por comida.

Pero no por eso podemos avalar ninguna intervención ni injerencia imperialista en Venezuela. Ni ningún intento de golpe militar. Sabemos que el imperialismo y los sectores de la derecha proyanqui venezolana quiere aprovechar el odio popular que ha generado el régimen de Maduro para buscar de volver al poder y para ser ellos los que primen en los negocios capitalistas. Con el autoproclamado “gobierno” de Guaidó buscan dividir a las fuerzas armadas que hoy mayoritariamente apoyan al régimen de Maduro, ya que gran parte de su alta oficialidad participa de los negociados.

Nuestro partido hermano de Venezuela, el PSL, ha señalado claro un camino independiente y de clase: “Debemos decir que no es cierto que el 23 de enero se abrirá un cambio político a favor de los trabajadores y el pueblo. No podemos crearnos falsas expectativas (…)  La única manera de derrotar el paquetazo de ajuste del gobierno, y lograr una salida a la crisis al servicio de los trabajadores es con la movilización y la lucha obrera y popular. No es con negociaciones a espaldas del pueblo trabajador ni con la injerencia del imperialismo y sus gobiernos aliados de la región, que se resolverá la tragedia económica y social que padece el pueblo venezolano. Una intervención yanqui no traería nada bueno para el pueblo, y condenamos a quienes irresponsablemente la invocan.(…) solo con la movilización unitaria, autónoma e independiente de las trabajadoras, los trabajadores y el pueblo, que marque distancia de los partidos representados en la AN (Asamblea Nacional) y en el Gran Polo Patriótico-Psuv, podremos derrotar al gobierno y su paquetazo de ajuste antiobrero y antipopular. Debemos confiar en nuestras propias fuerzas organizadas y movilizadas en las calles del país” (declaración del PSL, sección UIT-CI,  19/1/2019 www.laclase.info)

Desde la UIT-CI seguimos apoyando la movilización obrera y popular independiente del pueblo venezolano para lograr una salida obrera y popular a la crisis que, con otro gobierno de los de abajo, imponga medidas de emergencia para lograr un salario igual a la canasta básica indexado mensualmente, un plan de importación de alimentos y medicinas, el no pago de la deuda externa, que el petróleo sea 100% estatal sin empresas mixtas ni transnacionales, que todos esos recursos se utilicen para salud, educación, salarios, jubilaciones. Como también luchamos por las plenas libertades democráticas, para protestar, hacer huelgas y sin presos políticos y sindicales.

En ese marco reiteramos llamado a no reconocer al autogobierno de Guaidó y a repudiar toda injerencia imperialista como cualquier intento golpista en Venezuela.


23 de enero de 2019

Unidad Internacional de los Trabajadores-Cuarta Internacional (UIT-CI)