jueves, 14 de junio de 2018

Catalunya. El caso de El Palau y la tormenta perfecta




Sobre el Instituto El Palau de Sant Andreu de la Barca han confluido dos poderosas fuerzas. Una proviene del estado, de la necesidad de transformar el relato -que dio la vuelta el mundo- de las cargas brutales de la policía y la Guardia Civil el 1 de octubre. Desde entonces se ha puesto en marcha un operativo destinado a reconstruir la historia: se trata de presentar como víctimas oprimidas estas fuerzas policiales y como agresores aquellos que parecían pacíficos e inofensivos. El recurso es la denuncia por incitación al odio. Una medida concebida para defender las minorías, hoy se ha convertido en el instrumento preferido por el estado para criminalizar las muestras de rechazo contra la represión: un mecánico, un payaso, bomberos, vecinos y vecinas que protestaban contra la presencia policial, concejales y alcaldes que se han posicionado por los derechos y las libertades ... En este marco, se ha construido el relato sobre El Palau: que incluso los hijos e hijas de la Guardia Civil son objeto de trato humillante por parte del profesorado.

La segunda fuerza viene desde más lejos. Los partidos que han sido pilar de las instituciones desde la Transición deben explicar al resto del estado como es posible que un sector tan significativo del pueblo de Catalunya y con tanta determinación, quiera romper. Y la respuesta que construyen es que no se trata de una convicción libre -derivada de la quiebra del régimen del 78- sino el resultado de la manipulación de masas: la enseñanza que adoctrina y hace de los niños potenciales independentistas. Como harían los medios de comunicación públicos con el conjunto de la población. Así pues, habría que purgar y reformar estos dos «instrumentos de adoctrinamiento del independentismo», para que los catalanes vivan en armonía con la Monarquía borbónica. La acusación gratuita de que la enseñanza catalana adoctrina se repite sistemáticamente en las intervenciones de PP, C‘s y PSOE y en los medios políticos que influyen.

Estos dos movimientos estratégicos para la derecha española y para el propio estado, han confluido después del 1 de octubre y han caído sobre el instituto El Palau de Sant Andreu de la Barca provocando una tormenta perfecta de unas consecuencias tan imprevisibles como devastadoras, y no sólo para las personas directamente implicadas. Por eso si es importante la discusión sobre los hechos que se imputan al profesorado (que el profesorado y buena parte del alumnado en las aulas aseguran que no se produjeron), lo es más aún la instrumentalización política que se ha hecho del caso. Sólo con estos elementos podemos explicar el enorme vuelo que le han dado y como lo han convertido en una cuestión de Estado.

Una cuestión de Estado tratada como tal. Con la intervención de la fiscalía que pone en contexto las declaraciones en estos marcos de victimización de la policía española y la Guardia Civil y que aviva el fuego, identificando ante la prensa al profesorado y también a los alumnos, mecanismo que dispara la vergonzosa portada de El Mundo con nombres y apellidos y fotos de los docentes, y el altavoz de Albert Rivera lleva a las pintadas en las paredes del instituto. Pero, y no menos grave, la denuncia de Fiscalía identificando los alumnos abre inmediatamente la puerta para que el resto de la clase se sienta que también puede dar su opinión. La consecuencia, un aumento de la tensión.

Y al ser un tema recurrente en boca de dirigentes del PP y C‘s tanto en el Parlament catalán como en las Cortes españolas, el Gobierno envía dos secretarios de Estado, el de Seguridad y Educación a Barcelona. Los envía sólo a reunirse con las familias denunciantes y darles todo el apoyo. Ni pisan el instituto, ni el Departament d’Ensenyament, ni siquiera el Ayuntamiento. Probablemente sea el primer caso en que el Gobierno en pleno se pone a disposición de una acusación contra sus funcionarios, pues el profesorado lo somos. Si hay dos versiones de los hechos, ¿no sería obvio, querer escuchar lo que dice el instituto y el profesorado? Pero no, no necesitan escuchar nada porque su versión, la que les interesa, sólo es una. Y ponen a su servicio los recursos del estado.

Algunos elementos cuestionan la acusación contra el profesorado. Lo normal es que una familia que recibe una queja de sus hijos, lo primero que haga sea ir a exigir explicaciones en el instituto o en inspección antes de llevarlo directamente a la prensa. ¿Es normal que a las pocas horas numerosas televisiones se plantaran a las puertas del centro a la espera de airear la noticia? Meses después todavía no se ha presentado ninguna queja de ninguna familia ni en el centro ni en el Departamento de Educación. Es difícil entender que las familias implicadas no se presentan a ninguno de los intentos de mediación que hacen el Consejo Escolar, el Departament o el Ayuntamiento, cuando sus hijos continúan estudiando en el centro. El conflicto se mantiene abierto y se alimenta política y mediáticamente a lo largo de todos estos meses.

El Palau es la puerta de entrada de un operativo de largo alcance contra la enseñanza en Catalunya, que más tarde se extenderá al resto del estado. Para ponerlo en contexto, el Delegado del Gobierno en Catalunya, Enric Millo, habla de reabrir 135 expedientes que se cerraron y podrían afectar hasta 500 docentes. Esto tomaría la dimensión de una purga, idea que nos transporta inevitablemente a nuestros docentes de la república. De momento el caso de El Palau es una advertencia a todo el profesorado: ¡alerta lo que decís en clase! Y ya no sólo estamos hablando de temas relacionados con la relación de Catalunya y el Estado, estamos hablando de cerrar la puerta a las cuestiones de la actualidad que generan inquietudes a nuestras alumnos, que siempre han tenido un espacio para expresarlas ... porque toda reflexión crítica puede ser considera elemento de adoctrinamiento.

Ahora el objetivo es la escuela en Catalunya, pero el gobierno español prepara una «ley mordaza» también para la enseñanza en todo el estado. Partido Popular y Ciudadanos protagonizan una carrera para culpabilizar a la enseñanza pública en Catalunya y a los docentes, para sacar rédito electoral en el resto del estado. Por eso son tan importantes los comunicados de apoyo con los docentes de El Palau que se han empezado a recibir de Sevilla, Ávila o Valladolid, porque la cosa va más allá del debate sobre la independencia o no de Catalunya.

Y esta dimensión de la operación da vértigo. Pero no está escrito que se salgan. De nuestra parte está la gente, una gran mayoría: de profesorado que está al lado de los compañeros y compañeras, porque saben que les podría haber tocado a ellos, que llevan prácticamente todo el curso sufriendo esta situación muy difícil de gestionar en el día a día del centro. Durante meses, políticos y algunos medios han hecho escarnio público, y el ambiente se volvía infernal. Pero hemos dicho basta. A nuestro lado también están las familias porque conocen la labor que ha hecho el profesorado, porque no quieren que sus hijos e hijas tengan que vivir un clima enrarecido por tantas acusaciones perturbadoras, porque no permitirán que impongan una fractura entre los alumnos que nunca ha existido. A nuestro lado están muchos y muchas antiguas alumnas que quieren defender un instituto que ha sido un referente en sus vidas, porque puede ser también referente de sus hijos o hijas. Y gran parte de la comunidad educativa catalana que ve que lo ocurrido en El Palau podía haber pasado en cualquier otro lugar.
Organizar esta mayoría que sabemos que existe es la tarea, sin dejarnos a nadie que quiera estar. Han sido fundamentales las asambleas regulares del profesorado, de las familias, su coordinación con antiguos alumnos y con fuerzas políticas, sindicatos y movimientos de Sant Andreu de la Barca, que nos encontramos en la Plataforma de apoyo a los 9 del Palau. La primera movilización fue iniciativa de los antiguos alumnos y reunió mil personas a la puerta del Ayuntamiento. La segunda acción con mucha repercusión fue la presentación del comunicado de las familias que leyeron una veintena de madres y padres. El profesorado también hacía un llamamiento a la solidaridad. Han llegado comunicados de apoyo a las familias y al profesorado de toda Catalunya, de muchos lugares del resto del estado español y también internacionales. Se han presentado mociones en todos los ayuntamientos de Catalunya y en el Parlament. Ahora se prepara una movilización en solidaridad con el Palau y la enseñanza pública en Sant Andreu bajo el lema «Educamos en libertad» para el 3 de junio y una gran manifestación en Barcelona para el 10 de junio, impulsada por toda la comunidad educativa.

Josep Lluís del Alcázar
Miembro de Lucha Internacionalista


martes, 12 de junio de 2018

Colombia: elecciones del 17 de junio. Un voto crítico por Gustavo Petro para enfrentar a los partidos de la derecha


Terremoto político en Colombia

Un poderoso terremoto político se hizo sentir el pasado 20 de mayo durante la primera vuelta de las elecciones presidenciales realizadas en Colombia. Más de diez millones de sufragantes –cifra superior al 50% de quienes participaron-, utilizaron las candidaturas de Gustavo Petro, de Sergio Fajardo, el voto en Blanco y en menor medida hasta la candidatura testimonial de Humberto de La Calle, como herramientas para expresar su descontento con el establecimiento político forjado a sangre y fuego por los partidos políticos tradicionales de la derecha. El 17 de junio se realiza la segunda vuelta electoral entre el uribista Ivan Duque y Gustavo Petro, candidato de centroizquierda.

Asfixiados política, económica y socialmente millones de colombianos dieron una patada al tablero político. No alcanzaron las amenazas, el chantaje político, el clientelismo y hasta perversos hechos fraudulentos en la contabilidad de los votos, para torcer la decisión irreversible del pueblo para decir basta a las familias de la oligarquía, empresarios y terratenientes que han controlado el país a su antojo.

De este balance de fondo poco se quiere hablar. Es más, las cúpulas de los partidos políticos, los poderosos medios de comunicación e innumerables columnistas de diarios y revistas, pretenden encubrir esta realidad. Incluso algunos llegan al cinismo de querer demostrar que quienes votaron por Fajardo detestan a Petro y viceversa, cuando lo cierto es que ambas candidaturas fueron identificadas y utilizadas por los votantes, como mecanismo para rechazar en forma vehemente la enfermiza ambición de Álvaro Uribe de hacerse al control del aparato de gobierno a través de su titere Iván Duque.

Pero por más que lo intentan no logran invisibilizar este profundo fenómeno de rebeldía contra las estructras políticas actuales. Fenomeno político que es necesario catalogar como genuino, positivo, progresivo y urgente potenciar, para que en su desarrollo se incube una verdadera opción, consecuente, que presente salidas de fondo y responda a los grandes reclamos que hoy levantan los más humildes, los despojados, los explotados y los más oprimidos en el país.

Este poderoso movimiento sísmico en el ámbito político no finalizó el 20 de mayo. Quince días después, el Senado de la República, "cueva de corruptos", presionado por la opinión pública y los resultados de la primera vuelta, hubo de votar por "unanimidad"la convocatoria de una Consulta popular. En los próximos meses para los electores se deberán pronunciar sobre siete temas específicos:
1.- Reducción del salario de los parlamentarios.
2.- Ningún beneficio en materia de reclusión que gozan los condenados por corrupción.
3.- Procesos de licitacion pública mediante pliegos en todas las instancias de la adminsitración pública.
4.- Obligación de parlamentarios a presentar cuentas de su gestión, además de revelar sus declaraciones de renta.
5.- Sanción con extinción de dominio a quienes se apropien de los recursos públicos; y
6. Hacer públicas las propiedades e ingresos injustificados de los políticos y extinguirles el dominio.
7.- Fijar en tres el número máximo de periodos para los que pueden ser elegidos los miembros de corporaciones públicas.

Por su parte el Consejo Nacional Electoral, blindado por los partidos de la derecha, que en un principio desestimó las denuncias previas a la primera vuelta sobre las posibilidades de fraude y posteriormente argumento que algunas inconsistencias en los datos eran "normales" por comprensibles errores humanos, se ha visto forzado a tener que dar respuesta al reclamo de los apoderados de la campaña de Petro que han logrado demostrar que se presentaron groseras diferencias entre las Actas de Escrutinio y las de las Comisiones Escrutadoras en al menos 1.706 mesas que ponen en entredicho cerca de 600 mil votos.

Si a lo anterior se suma que los dirigentes de los partidos Liberal, Conservador, Cambio Radical, Partido de la U y de varias Iglesias han olvidado sus rencillas con Uribe para acompañar en la segunda vuelta al candidato Iván Duque en un desesperado intento por cerrarle el paso a Gustavo Petro, ello es la demostración palpable del tembladeral que hoy se vive en las estructuras de poder. Lastimosamente hasta el propio Sergio Fajardo, De La Calle y algunos dirigentes de la vieja izquierda nucleada alrededor del Polo Democrático, hoy contribuyen en esa causa, llamando a votar en blanco, porque temen que efectivamente el país "se les pueda salir de las manos". Ese es el gran temor, esa es la gran expetativa que cruza la realización de la segunda vuelta prevista para el próximo 17 de junio.

Curiosamente, como si no pasara nada, el saliente Presidente Juan Manuel Santos, posterior a la primera vuelta realizó una gira por Europa para materializar el ingreso de Colombia en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y la adhesión a la Organización del Tratado de Atlántico Norte (OTAN), que además de reflejar una clara política de sumisión a dos poderosos organismos al servicio de los países imperialistas, tiene la intencionalidad de darle un mensaje al mundo que en Colombia no está sucediendo nada extraordinario. Vano esfuerzo, porque ya el propio directorio del FMI ha encendido las alarmas, sobre los riesgos que suponen los resultados de la segunda vuelta presidencial.

Prevalece la incertidumbre para la segunda vuelta

A menos de dos semanas para la segunda vuelta, los partidos de la derecha se dan por seguros ganadores. Los encuestadores anuncian a diario que crece la intención de voto por Duque y en contrapartida sostienen que nuevamente el voto en blanco se expresará en forma contundente, todo ello con la firme intención de desviar la atención de los electores. Pero tampoco ocultan sus temores. Todo es muy frágil y no saben en verdad cómo respondera el electorado en esta ocasión. Máxime si se tiene en cuenta que la diferencia de dos millones de Duque sobre Petro en la primera vuelta tiene mucha inconsistencia. Al hacer un estudio detallado, se puede apreciar que, por ejemplo en el departamento de Antioquia, bastión del paramilitarismo, de las bandas criminales legitimadas bajo la gestión de Álvaro Uribe, de los grandes terratenentes, donde más desplazamiento de población se produjo y mayores cantidades de tierras fueron usurpadas a las familias campesinas pobres, el candidato de la ultraderecha distanció por un millón cien mil votos a Petro. Esto refleja a las claras que allí operó una enorme presión, basada en amenazas directas a la población para que respaldaran a Iván Duque. Ahora, conocidos los resultados de la priemra vuelta, no sería nada extraña que los votantes de este departamentos se sumen al torrente político de la candidatura de Gustavo Petro.

Voto crítico por Gustavo Petro

Justo es reconocer que el interesante fenómeno político que hoy se despliega en Colombia no se puede catalogar como un giro a la izquierda, ni mucho menos es indicativo de una tendencia revolucionaria y socialista entre la población. Esencialmente es un acto de rebeldía política, democrático, contra la exclusión, contra todos los vicios que la política de empresarios y terratenientes ha engendrado, tales como la corrupción, la impunidad, el saqueo, el despojo, la degradación ambiental; y por sobre todo, un clamoroso rechazo al peligro de retorno a la violencia que un gobierno de ultraderecha como el uribismo pueda repotenciar en el país.

Puede decirse que Gustavo Petro, con su programa por "Una Colombia Humana" refleja muchos de estos deseos, pero no desde una perspectiva que elimine de raíz las causas que generan la inequidad económica, social y política. Su programa es un propósito de buenos deseos de "humanizar" el modelo económico capitalista, cuando lo que se trata es de subvertirlo, si es que de verdad se quieren salidas estables y duraderas, que sólo serán posible alcanzar de la mano de un gobierno de los trabajadores y el pueblo, que apoyado en la movilización permanente de la población edifique un régimen auténticamente obrero, popular, democrático, al servicio de las grandes mayorías y soberano que rompa las ligaduras que atan a la nación a las potencias extranjeras.

Los integrantes de la Unidad Internacional de los Trabajadores (UIT-CI) constatamos esta enorme deficiencia del programa y de perspectivas que posee la candidatura de Petro y su movimiento. Por tal motivo lo menos que debemos hacer es advertirlo, de tal forma que en el futuro la clase trabajadora y los sectores populares no sientan una gran frustración al constatar que Petro no está dispuesto a traspasar los límites que le fija el modelo de desarrollo capitalista.

Pero también estamos en la obligación de reconocer la realidad y actuar activamente en este fenómeno genuino, positivo y progresivo que hoy se desarrolla a lo largo y ancho del país. No hay mejor forma de hacerlo que acompañando a la población rebelde y combativa en esta experiencia electoral, jugándonos a fondo para que los trabajadores de la ciudad y el campo, las comunidades indígenas, los jóvenes, los más humildes, las mujeres oprimidas y en general todos los excluidos, apoyen en forma crítica la candidatura de Gustavo Petro. Asi darle continuidad a la batalla contra la otra orilla en la cual se ha ubicado la ultraderecha con Ivan Duque y Álvaro Uribe como capitanes de campo del Centro Democrático, del Partido Liberal, del Partido Conservador, del Partido de la U, de Cambio Radical, de los grandes medios de comunicación, de las multinacionales y obviamente de los gobiernos de las potencias económicas y del región que no desean que en Colombia se desencadene un proceso de cambios y transformaciones profundas.

No hay tarea más importante en la presente coyuntura que llamar a depositar un voto crítico por Petro, sabiendo las limitaciones de su programa y siendo conscientes que hay que demandar salidas de fondo. Tarea que no finaliza el próximo 17 de junio, sino que debe proyectarse hacia el futuro, para que se traduzca en un gran saldo político y organizativo.

Hay que salir a convencer a los indecisos o a los que piensan depositar su voto en Blanco, que el hecho electoral tendrá mayor efectividad política si el 17 de junio se respalda la candidatura de Gustavo Petro. Al tiempo que se cumple esa tarea, hay que promover los espacios de debate donde se discuta cuáles son las salidades de fondo, cuál es el programa que hay que enarbolar, que tipo de organizaciones y dirigentes se requieren, así como las tareas de lucha y movilización directa en esta nueva etapa de la vida política nacional, para que esta gran ilusión de los trabajadores, la juventud y los sectores populares no se frustre en el corto plazo.

De tal modo proponemos el siguiente programa para el país y para luchar por una Colombia libre, soberana e independiente de todo yugo extranjero.
  • No a la bases norteamericanas y la adhesión a la OTAN.
  • Cárcel, expropiación de sus bienes y repatriación de capitales a todos los corruptos, de tal forma que dichos recursos sean utilizados para solventar las necesidades de la población.
  • Repudiamos la entrega de los recursos naturales y rechazar la economía extractiva que dilapida el patrimonio de la nación y provoca verdaderos desastres ecológicos como los que hoy se evidencian en la emergencia que se vive por la construcción de la presa Hidroituango.
  • Decimos No al pago de la fraudulenta deuda externa.
  • Aumento general de sueldos y salarios que alcance para cubrir el costo de la Canasta Familiar.
  • Empleos dignos mediante conratos a término indefinido.
  • No a la tercerización.
  • Plenos derechos de organización sindical para los trabajadores, de negociación colectiva y de huelga.
  • Por una profunda y radical reforma agraria que empiece por restituir la propiedad sobre la tierra a las familias campesinas que fueron desplazadas mediante la violencia y despojados de sus fincas.
  • Por la reestatización de empresas que fueron entregadas a multinacionales, especialmente las de servicios públicos.
  • Por educación gratuita en todos los niveles hasta la universidad.
  • Eliminar las leyes retrógradas que hicieron de la salud un botín para los empresarios, lo mismo que recupear los fondos de pensiones hoy en manos de los buitres financieros.
  • No más impunidad, castigo a los promotores de la violencia y el asesinato, empezando por Álvaro Uribe y su entorno familiar sobre quienes pesan más de 250 causas judiciales.

Estas son entre otras, consignas básicas que formulamos los militantes de la Unidad Internacional de los Trabajadores y proponemos sean impulsadas simultánemaente con la campaña electoral:
¡¡Gustavo Petro Presidente!!

Al margen de los resultados electorales, lo que queda claro es que se abren unas inmensas perspectivas para que lucha y la movilización directa se haga camino. Los docentes, los trabajadores de la rama judicial, las comunidades campesinas y populares, los transportistas que han sido la vangurdia de las luchas directas en el último período tendrán mejores condiciones para que sus luchas se potencien y obtengan triunfos. Confiamos que superado el obstáculo, que por su política y métodos ajenos al movimiento de masas representaba la existencia de las organizaciones guerilleras en el país en tanto distorsionaban la lucha de clases, el pueblo colombiano pueda dar un salto de calidad y sumarse al torrente de naciones y pueblos que luchan contra el modelo económico capitalista y abracen la causa del verdadero socialismo revolucionario con plena democracia obrera.

8 de junio de 2018
Rubén Osorio
Miembro de la Unidad Internacional de los Trabajadores – Cuarta Internacional (UIT-CI) Colombia




jueves, 7 de junio de 2018

Turquía y las elecciones del 24 de junio: El gobierno de Erdogan arrastra al país al desastre ¡La única salida es la movilización!


Después de arduas negociaciones, primó la posición del gobierno de "elecciones rápidas", que se realizarán el 24 de junio en un contexto en el que dos campos burgueses principales están en disputa. Por un lado, hay una "Alianza Pública" que intenta garantizar el régimen bajo el liderazgo de Erdogan. Y, por otro lado, está la "Alianza Nacional" que apunta al retorno al sistema parlamentario.

Además de estos dos campos principales, el HDP (Partido Democrático del Pueblo), alianza política pro kurda, aspira a superar el 10% del umbral electoral para poder participar en las elecciones parlamentarias. Para las elecciones presidenciales, el HDP postula al dirigente kurdo Selahattin Demirtaş como candidato, quién ha estado en prisión durante 15 años.

El objetivo principal de la "Alianza Pública", del reaccionario Erdogan, fue restablecer rápidamente las elecciones para tomar a la oposición por sorpresa, antes de que se acercara la crisis económica y para ganar tiempo para mantener su poder en decadencia. Sin embargo, el adelantamiento (se debían realizar en el 2019) de las elecciones no parece resolver los problemas de Erdogan. La dinámica de la crisis económica también se adelantó y este resultado se ha reflejado en la depreciación extraordinaria de la lira turca frente a las monedas extranjeras. Dada la deuda externa total de 400.000 millones de dólares y el déficit de comercio exterior de 50.000 millones de dólares, esta devaluación drástica de las moneda inevitablemente significará quiebras de empresas y bancos, lo que implicarà el camino para una ola de despidos y recortes del sector público. Ahora es bastante obvio que las políticas económicas de 16 años de Erdogan y AKP (Partido de Justicia y Desarrollo) han arrastrado al país a un desastre económico.

Sabiendo esta situación, los partidarios del gobierno están tratando de mantener el reaccionario régimen opresivo y antiobrero, concentrando todos los poderes en manos del Presidente Erdogan. Por otro lado, las partidos que componen la "Alianza Nacional" están haciendo generosas promesas de derechos democráticos y económicos, al mismo tiempo que intentan asegurar al capital nacional e internacional que garantizarán una "transición ordenada" después de Erdogan. Sin embargo, la crisis económica no permite tales "generosidades". El nuevo gobierno después de las elecciones, tendrá que optar por aplicar las políticas de austeridad del FMI o adoptar medidas económicas urgentes a favor de los trabajadores haciendo que el capital, el verdadero responsable de la crisis, pague por ello. Pero, nosotros tenemos claro en que tanto la "Alianza Pública" como la "Alianza Nacional" aplicarán las medidas de ajuste del FMI sobre las espaldas de los trabajadores y de los sectores populares y que ninguna de estas variantes representa una salida ante la crisis.

Por esto, el principal problema es que, en estas elecciones, no hay una opción para los trabajadores que sea independiente del capital y aborde nuestras demandas democráticas y sociales. Los líderes sindicales y los movimientos de se autoproclaman como de "izquierdas" y "socialistas", prefieren hacer política con los partidos de la oposición patronal, en lugar de construir una alternativa política de nuestra clase. Esta situación obstaculiza la visibilidad de una alternativa de ruptura con el régimen de Erdogan y arrastra a la clase trabajadora a un nuevo desastre económico y social.

Por otro lado, HDP, la alianza pro kurda, carece de una perspectiva de clase y está muy lejos de cerrar esta brecha debido a su actitud distante de la movilización de clase de las masas obreras. Sin embargo, pese a la ausencia de una alianza electoral de los trabajadores, es importante apoyar electoralmente a HDP y su candidato Demirtaş en las elecciones para detener el régimen reaccionario actual y hacer visibles las demandas democráticas de los kurdos.

Independientemente de los resultados de las elecciones, el nuevo gobierno que se formará bajo las actuales condiciones de crisis económica y política será un gobierno débil e inestable. Deberemos estar preparados para las movilizaciones para defender nuestros derechos democráticos y económicos contra las políticas opresoras y antiobreras del régimen.

Partido por la Democracia Obrera (IDP) de Turquía, sección de la UIT-CI





lunes, 21 de mayo de 2018

Nicaragua: ¡Que se vaya Daniel!


Este es el reclamo de miles de campesinos y estudiantes que desde fines de abril no dejan de movilizarse en las calles de Managua y toda Nicaragua. Que se vaya Daniel Ortega, su señora Rosa Murillo y todo el gobierno. Pese a que Ortega cedió en su plan de reforma a las jubilaciones, el pueblo nicaragüense  no ha dejado de movilizarse. Está en curso un proceso revolucionario que puede terminar con la caída del régimen represivo.

El pueblo nicaragüense grita en las calles “Ortega, Somoza son la misma cosa”. Este es el final de quienes hace casi 40 años habían encabezado una revolución para derribar al dictador Somoza. En Masaya, Matagalpa, León, Estelí y en todas las ciudades que fueron la base social del sandinismo se han producido bloqueos de ruta o se levantan barricadas.  En las universidades también sucede lo mismo. Miles de campesinos marcharon a Managua donde se produjo una marcha que fue una marea humana. La policía y los grupos armados del orteguismo no cesaron de reprimir y matar. Se calculaba en mediados de mayo 53 muertes, centenares de heridos y algunos desparecidos.

Los estudiantes son una vanguardia clara. Hasta ahora no surge una nueva dirección política y ni nuevos organizaciones. Pero el proceso puede dar lugar al surgimiento de lo nuevo. Mientras tanto hay un desborde de masas.  La burguesía nica, la Iglesia y el ejercito están preocupados de que se profundice la movilización y caiga Ortega en medio de una revolución que no controlen. Que se produzca algo semejante a lo que fue el fin de Kadaffi en Libia y otras dictaduras seudo populares en el norte de Africa en el 2011.

Por eso la Iglesia Católica y su Conferencia Episcopal  de Nicaragua (CEN), vieja aliada de Ortega, busca con una “Mesa de Dialogo” buscando salvar al régimen o dar una salida pactada que evite la continuidad de la movilización revolucionaria. Algo parecido a lo hicieron el Vaticano y personajes como el socialdemócrata español José Luis Zapatero en Venezuela. Mesas de “dialogo” que contribuyeron a salvar a Maduro de su caída. Las propias Fuerzas Armadas tomaron distancia de Ortega reclamando no entrar en la represión y exigiendo dialogo. Es sintomático que el ex comandante y ex jefe del ejercito Humberto Ortega, hermano de Daniel y hace años retirado de la política, haya alertado sobre el peligro de un “colapso”.  Se dice que Humberto “que ha criticado en varias ocasiones al Gobierno de su hermano, envió días atrás una carta al Comando Sur de Estados Unidos, al Departamento de Estado y a los jefes de Defensa de Centroamérica, en la que advertía el peligro de un “colapso” en el país y la necesidad “de que el Ejército de Nicaragua siga firme en su carácter profesional no partidista y patriótico” (reproducido de Clarin, Argentina, 14/5).

Los estudiantes y amplios sectores populares tienen una lógica desconfianza del resultado de este dialogo. Muchos han señalado su oposición, incluso  en las calles con pancartas que dicen: “No hay dialogo sin justicia”. Desde ya se trata de una maniobra para desmovilizar y buscar un nuevo pacto con Ortega o un recambio para salvarlo de sus crímenes y seguir con una Nicaragua al servicio de los de arriba. El camino es seguir la movilización revolucionaria popular, repudiando el dialogo tramposo, hasta derribar al régimen patronal y represivo de Ortega y luchar por lograr un gobierno de los de abajo, de la clase trabajadora, de los campesinos y la juventud.

Miguel Sorans

Integrante de la Brigada de combatientes latinoamericanos Simón Bolívar que combatió en en 1979 contra la dictadura de Somoza. Dirigente de Izquierda Socialista/FIT de Argentina y de  la UIT-CI.




miércoles, 16 de mayo de 2018

Alto a la masacre del pueblo Palestino! ¡Repudiemos a Trump y al estado genocida de Israel!


El ejército sionista de Israel reprimió criminalmente lo que se conoce como la Gran Marcha del Retorno que es una manifestación pacífica del pueblo palestino, en la Franja de Gaza. El mundo repudia la masacre que ya lleva más de 60 muertos, entre ellos niños, y más de 2 mil heridos. El ejército Israel disparó y ametralló a miles de palestinos desarmados.

Durante seis semanas hasta el Día de la Nakba (catástrofe en árabe), la fecha de la ocupación israelí en 1948, se vino organizando esta movilización palestina. Una marcha pacífica que repudia la provocativa instalación de la embajada yanqui en Jerusalén y que exige el derecho al retorno de todos aquellos refugiados que deseen regresar a sus hogares.

El martes 15 en todas las ciudades de Cisjordania, en el este de la Palestina ocupada, y la Franja de Gaza están llevando a cabo una huelga general para denunciar el genocidio de Israel avalado por Trump y los EE.UU. En todo el mundo crece el repudio a esta nueva acción criminal del sionismo avalada por el imperialismo y Donald Trump. Hasta la Unión Europea se tuvo que pronunciar en contra de esa masacre, aunque no hayan  movido un dedo para evitarla.

Desde la UIT-CI nos sumamos al repudio internacional y llamamos a realizar acciones unitarias de repudio a estos crímenes de estado sionista y racista de Israel. Que los gobiernos del mundo rompan relaciones con Israel.

¡Alto a la masacre en Gaza!! Basta de represión criminal al pueblo palestino!¡Libertad a todos los presos palestinos! ¡Basta del estado de Apartheid de Israel! Solo con un Estado único, laico, democrático y no racista en Palestina podrá haber paz en la región. ¡Fuera el imperialismo de
Palestina y todo Medio Oriente!

¡Apoyo incondicional a la resistencia del pueblo palestino!
Unidad Internacional de los Trabajadores-Cuarta Internacional (UIT-CI)
15 de mayo de 2018



viernes, 4 de mayo de 2018

Estado español. La sentencia de la manada: otra evidencia de la justicia patriarcal i de un régimen heredero del franquismo

El pasado 26 de abril se daba a conocer la sentencia judicial del caso de "La Manada", un grupo de cinco hombres (dos de ellos miembros de cuerpos de seguridad del Estado) que violaron y agredieron sexualmente a una chica de 18 años durante los San Fermines de 2016. Con un juicio marcado por la permanente revictimización y humillación a la mujer (que incluye la contratación de un detective para controlar a la denunciante) la sentencia ha sido vergonzosa: 9 años de condena por el delito de abuso sexual. Es decir, no hay reconocimiento por parte los jueces de violencia por parte de los agresores y, por ende, no hay violación.

La cuestión empeora aún más cuando se argumenta la supuesta "falta de violencia e intimidación" por parte de los violadores: en vez de basarse en las actitudes y acciones de los agresores (plenas de evidencias) todo el eje de la sentencia se basa en las reacciones de la mujer y su "falta de resistencia". Un argumento totalmente machista y patriarcal. La rabia ante la sentencia aún aumenta más con la justificación de uno de los jueces, Ricardo González, para pedir la absolución de los violadores, donde dice ver "expresiones incluso de placer a la mujer". Hay que añadir que el Guardia Civil y el militar miembros de "La Manada" todavía continúan cobrando el 75% de su sueldo.

La reacción popular ante la sentencia no se ha hecho esperar. Durante toda la tarde del mismo 26 a ciudades y pueblos de todo el Estado se realizaron concentraciones y manifestaciones espontáneas muy masivas que ratificaron la existencia de un movimiento feminista que hace poco tiempo protagonizó una histórica jornada de huelga general. Los gritos principales eran: "no es abuso, es violación", "basta de justicia patriarcal", y "hermana yo sí te creo, aquí está tu manada".

Ante esta situación, los diferentes partidos se han pronunciado. Destacables en particular las declaraciones de los dirigentes del Partido Popular y Ciudadanos que, con la excusa de "respetar las decisiones judiciales", no rechazan explícitamente la sentencia. No es de extrañar esta reacción por parte de partidos políticos que gobiernan al servicio del capitalismo patriarcal y que son responsables de la situación de la mayoría de las mujeres, entre otros, con los recortes en políticas de género y programas sociales a los Presupuestos Generales del Estado. Como hicieron con el "Pacto Nacional para la Violencia de Género" (en acuerdo con PSOE y Podemos), ahora pretenden hacernos creer que la solución pasa por la modificación del Código Penal. Cuestión que no resolverá el problema, pues, mientras la justicia y el conjunto de las instituciones del Estado continúen con su carácter capitalista patriarcal, continuará defendiendo los violentos, a los corruptos, a los especuladores, etc. Más aún, un reforzamiento de políticas punitivas muchas veces termina siendo utilizado en contra nuestra, como ocurre con la categoría de "delitos de odio"; hoy utilizada por Plataforma per Cataluña contra el Espacio Antirracista de Salt y Girona o la Fiscalía contra el profesorado de la escuela pública catalana. Porque a pesar de cualquier modificación legislativa, es determinante al servicio de quién está la institución.

Esta vergonzosa y escandalosa sentencia no es un caso aislado, ni un problema de determinados jueces, es la expresión de todo un aparato judicial, que defiende a los violentos y culpabiliza a las víctimas. Una justicia que da un mensaje de impunidad ante la violencia de género. Por eso la mayoría de las violaciones no son denunciadas, porque la mujer que llega a hacerlo sabe que después se verá sometida a todo tipo de acusaciones y cuestionamientos.

El problema de la justicia no es sólo su carácter patriarcal. El mismo día que se daba a conocer la sentencia en La Manada, se mantenía la acusación de terrorismo contra los jóvenes de Altsasu. La misma justicia que no condena por violación a la Manada es la que condena raperos y twitteros por cuestionar a la corona y deja libres a los agresores de la Blanquerna de la Falange y Alianza Nacional. Es la misma justicia que está al servicio de la represión y persecución a cualquiera que cuestione el orden, la impunidad del fascismo, o los ataques al conjunto de la clase trabajadora. Hablamos de un aparato judicial heredero del franquismo, con una Audiencia Nacional que antes era el Tribunal de Orden Público y plena de juzgados que nunca han sido depurados. Por eso afirmamos que la lucha feminista está totalmente ligada a la lucha contra el Régimen del 78. Un Régimen que refuerza cada vez más su carácter reaccionario.

Debemos impulsar la movilización y la organización en todo el Estado - empezando para que sea reconocida la violación a la sentencia contra "La Manada" – con nuestras reivindicaciones más urgentes y que ya visibilizamos el pasado 8M: para que se destine el dinero necesario para ayudar a las mujeres en situación de violencia, por protocolos efectivos y comisiones investigadoras independientes a los centros de estudio y trabajo, por planes de estudio con perspectivas de género, para campañas de prevención, por la elección los jueces y por la revocabilidad de los cargos, por la asistencia jurídica gratuita, contra la precariedad y por la recuperación de los servicios públicos, entre otros. Pero somos conscientes que no hay posibilidad de terminar de fondo con la violencia machista, de sentirnos libres en la calle o al volver a casa, ni de disfrutar libremente de nuestros cuerpos y nuestra sexualidad, sobre la base del nacional-catolicismo del Estado monárquico. Romper con ello es hoy una tarea fundamental. Y para hacerlo posible, debemos unificar la lucha feminista, a la lucha de los pensionistas en defensa de un sistema público de pensiones dignas, a la del movimiento estudiantil por una educación pública gratuita y feminista, a la del pueblo de Cataluña en su lucha por la República Catalana, y la del conjunto de la clase trabajadora. Es una necesidad profundizar la lucha para tumbar al Régimen del 78 por conseguir nuestros derechos y libertades con la perspectiva de acabar con el capitalismo patriarcal. Porque, como gritamos y afirmamos cada vez que salimos a la calle: patriarcado y capital, alianza criminal.



30 de Abril 2018

Lucha Internacionalista, sección de la UIT-CI en el Estado español

 







miércoles, 18 de abril de 2018

Repudiamos la actual masacre en Gaza contra el pueblo palestino


Desde el viernes 30 de marzo las fuerzas de ocupación de Israel han asesinado a 16 jóvenes palestinos y herido a más de 1400, algunos de extrema gravedad, usando artillería, francotiradores y hasta aviones.


Reprimieron criminalmente lo que se conoce como la Gran Marcha del Retorno que es una manifestación pacífica del pueblo palestino, en la Franja de Gaza, exigiendo la implementación del párrafo 11 de la resolución 194 de la ONU que resuelve el derecho al retorno de todos aquellos refugiados que deseen regresar a sus hogares, así lo hagan lo antes posible. Durante seis semanas hasta el Día de la Nakba (Catástrofe ), la fecha de la ocupación israelí en 1948, están programadas numerosas marchas para el retorno de los refugiados palestinos


El viernes 30 las fuerzas militares sionistas atacaron y dispararon a mansalva contra miles de palestinos que marchaban con sus familias.


Todas las ciudades de Cisjordania, en el este de la Palestina ocupada, y la Franja de Gaza están llevando a cabo una huelga general para denunciar la tiranía del régimen israelí que recurrió al uso de fuerza para reprimir brutalmente la pacífica Marcha del Retorno en Gaza.


El Centro de Información Palestina ha informado que el sábado 31 están paralizadas todas las actividades cotidianas en la zona: no hay tránsito de coches en las calles y los centros educativos, las universidades y las tiendas están cerrados. Activistas pro derechos humanos han convocado una marcha para el mediodía en la ciudad de Nablus, en el norte de la ocupada Cisjordania.


En todo el mundo crece el repudio a esta nueva acción criminal del sionismo avalada por el imperialismo y Donald Trump.
¡Basta de agresiones al pueblo palestino! ¡Abajo el Muro racista y represor de Cisjordania! ¡Libertad a todos los presos palestinos! ¡Basta del estado de Apartheid de Israel! Solo con un Estado único, laico, democrático y no racista en Palestina podrá haber paz en la región. Un Estado con igualdad de derechos y libertades para todos sus ciudadanos incluidos los judíos que acepten este Estado. ¡Fuera el imperialismo de Palestina y todo Medio Oriente!


Desde la UIT-CI nos sumamos al repudio internacional y llamamos a realizar acciones unitarias de repudio a estos crímenes.


¡Basta de represión a la marcha del retorno!
¡Apoyo incondicional a la resistencia del pueblo palestino!


Unidad Internacional de los Trabajadores-Cuarta Internacional (UIT-CI)
31 de marzo de 2018


jueves, 12 de abril de 2018

Sobre los procesos y la detención de Lula





1- El STF negó a Habeas Corpus al ex presidente Lula el día 04/05. Hoy el juez Sergio Moro decretó la detención del ex presidente Lula y determinó que se presente hasta el final de la tarde del viernes en Curitiba. A diferencia de lo que dice el PT, PCdoB y los Lulistas no estamos en un "estado de excepción", "golpe de la derecha" u ofensiva fascista. Lula fue condenado por corrupción, dentro de las instituciones de la democracia burguesa que tanto defendió. Perdió la votación en el STF cuya composición es de mayoría de ministros puestos por sus gobiernos "democráticos y populares".



2- En los últimos años, en las palabras del propio Lula, el PT llegó a un "punto muerto". Y eso ocurrió al gobernar con los mismos esquemas corruptos de Sarney, FHC, Collor y PSDB, al servicio de los banqueros, industriales y el agronegocio. Al aliarse estratégicamente al PMDB, PR, PP, oligarquías como la de Renán y otras siglas de la derecha conservadora, el PT se atascó en el pantano de la corrupción. En el congreso nacional apostó en el mostrador de negocios de los picaretas, gestando el mensualón (escándalo de corrupción por el pago mensual en negro a diputados) para aprobar medidas contra los trabajadores, como por ejemplo de la reforma de la previsión. Por medio de la "gobernabilidad fisiológica", favoreció a contratistas y amplió esquemas ilícitos que ya existían desde la dictadura militar y los gobiernos Collor y FHC, lo que es evidente en Petrobras. En las elecciones se embarcó en la financiación empresarial de campañas electorales, la mayoría millonarias. Así, el PT cambió de lado y varios de sus dirigentes se enriquecieron a través de la corrupción, lo que antes sólo ocurría con la vieja derecha (en los años 1990 el PT se decía el partido de la "ética en la política"). Recientemente varios dirigentes del PT fueron juzgados y condenados, por dirigir esquemas de corrupción. La quiebra del PT es tal, que Lula defendió a Temer y éste le retribuyó el gesto defendiendo a Lula, en una mutua protección contra las denuncias de corrupción que afectan a ambos. Lula defendió además a Delfín Neto (ex ministro de la dictadura) y Sergio Cabral (ex gobernador de Río con quien el PT gobernó). Por eso entendemos como un error que sectores de la izquierda, como el PSOL y el MTST que, con el pretexto de "defender la democracia", participen en actos políticos-electorales en defensa de Lula. Actos que nosotros ni convocamos ni compareceremos.



3- Combatimos el carácter selectivo de la operación Lava Jato y del juez Sergio Moro, pues Michel Temer sigue gobernando el país, Aécio, Juca y los amigos del presidente continúan libres, y sus ministros mafiosos impunes. Selectividad que alivia al grupo de Maluf, Gerdau, Picciani, etc. Repudiamos que el STF quiera derogar las sentencias de prisiones en segunda instancia, para liberar a los políticos y empresarios corruptos, camuflando esa estrategia utilizando la dramática situación de los jóvenes negros y pobres que están encerrados en las mazmorras brasileñas. Estamos en contra de que empresas y empresarios mafiosos se beneficien con una lentitud en determinar las penas y acuerdos que disminuyen sus condenas.



4 - Denunciamos la hipocresía de Bolsonaro, del MBL, del Vem Pra Rúa, del general del ejército, de Dória y del diario "Estadão" . Este sector patronal no tiene moral para hablar nada, ya que la raíz de la corrupción son los negocios capitalistas que ellos defienden. Apoyan al gobierno corrupto de Temer, blindan la corrupción del PSDB, defienden las mafias como la de Aécio Neves. Repudiamos que los militares hablen de "defensa de la constitución" e "impunidad", cuando después del golpe de estado de 1964 y la dictadura ninguno de los militares corruptos o torturadores fueron responsabilizados por sus crímenes, garantizando su impunidad con la ley de la amnistía.



5- Sólo habrá justicia con el castigo de todos los corruptos, políticos y empresarios, sean ellos del PMDB, PSDB, DEM, PP o PT. Esto no ocurrirá con los actuales gobernantes, parlamentarios o jueces. Sólo ocurrirá si millones vuelven a las calles, como en junio de 2013 o en la huelga general de 2017, exigiendo prisión y confiscación de bienes de los políticos y empresarios corruptos, la estatización de las empresas involucradas en esquemas mafiosos. Si existe movilización efectiva por el Fuera Temer y todos los corruptos. Una lucha que debe combinarse con la movilización por mejores salarios, condiciones de trabajo, educación, salud, el apoyo a las huelgas, a las campañas salariales. Necesitamos retomar la lucha unificada en las calles por Marielli y Anderson, para exigir investigación profunda, juicio y condena de los asesinos. Entendemos que ese debería ser el papel de los partidos de izquierda, como el PSOL, de los sindicatos y centrales sindicales, del movimiento estudiantil y popular.



04.05.18
Corriente Socialista de los Trabajadores (UIT-CI)- Tendencia fundadora del PSOL

domingo, 1 de abril de 2018

FORO DE ACCION COMUNISTA . NOVEDADES, 30 DE MARZO 2018

Los temas más activos


Trabajadores del mundo.
Trabajadores del mundo.
En 1937, como parte de la ayuda que le brindó Hitler a Franco para vencer al bando de los republicanos, socialistas y anarquistas durante la Guerra Civil Española, la temible aviación alemana...
Ver más →


[Movimiento por la Reconstitución] Acto de homenaje por el centenario de la Gran Revolución Socialista de Octubre
[Movimiento por la Reconstitución] Acto de homenaje por el centenario de la Gran Revolución Socialista de Octubre
Recientemente han aparecido en la web de Línea Proletaria (www.reconstitucion.net) unas imágenes correspondientes al acto de homenaje por el centenario de la Gran Revolución Socialista de Octubre...
Ver más →


La inmoralidad del sistema y la integridad moral del individuo
La inmoralidad del sistema y la integridad moral del individuo Cuando yo era adolescente cayo a mis manos un libro que tuvo un gran impacto en mi. El libro se llama "el guardian entre el...
Ver más →


"Armas que nadie más tiene": Putin presenta los innovadores avances del ejército ruso
1 mar 2018 El presidente de Rusia confía en que el poderío militar de su país contribuya a "garantizar la paz en nuestro planeta" y a consolidar "un equilibrio estratégico de fuerzas". El...
Ver más →


[PCPE] Aniversario de la Revolución de Octubre
Sobre la Revolución Soviética se han escrito infinidad de libros, algunos contados por sus dirigentes y detractores más directos, otros décadas más tarde con mejor o peor intención y con más o menos...
Ver más →

sábado, 31 de marzo de 2018

Catalunya. Paremos la represión: Necesitamos un plan de lucha y una nueva huelga general


Declaración de Lucha Internacionalista ante los últimos encarcelamientos


Con el retorno a la prisión de más consejeros/as, la ex-presidenta del Parlamento y la activación de las órdenes internacionales de extradición contra Puigdemont y contra los y las consejeras que están en el exilio, el Estado ha subido un escalón más en la escalada represiva. Esta ofensiva, contra los dirigentes independentistas, es la punta del iceberg del macro proceso contra bomberos, profesorado, payasos, mecánicos, concejales... Es el aparato del Estado que se ensaña contra todo el pueblo que se rebeló el 1 y el 3 de octubre. Al mismo tiempo, el Estado ha suspendido la ley catalana de la sanidad universal, que daba una mínima cobertura sanitaria a los sin papeles. La ofensiva se da en todos los frentes.

La colaboración de la Unión Europea (UE) y sus estados con la represión demuestra un vez más que es un club de estados y de multinacionales y que los pueblos y la clase trabajadora no pueden esperar nada, más allá de las contradicciones que podamos generar entre unos y otros. Los mismos que hunden en la miseria al pueblo griego son quienes niegan el derecho del pueblo catalán a su autodeterminación nacional.

Con esta situación, es un error creer que el problema es constituir un Gobierno, aunque sea autonomista, para frenar el 155. Porque el problema no se limita al 155: el Estado ha creado los instrumentos para tener atadas las instituciones, con la intervención de las finanzas y la amenaza permanente del golpe policial y judicial. Las autonomías tal como las hemos conocido son cosa del pasado. El Estado Autonómico de la constitución del 78 ha entrado definitivamente en quiebra y se profundiza la crisis de la Monarquía.

Apoyamos la posición manifestada por la CUP-CC de investir Puigdemont, que fue el presidente cesado por el 155, porque supone un acto de soberanía ante las prohibiciones del Estado que niegan los resultados de las elecciones del 21 de diciembre. Esta decisión no tiene que implicar ningún compromiso con la política que pueda desarrollar el Gobierno catalán ni tiene que condicionar la nuestra. Se tiene que seguir denunciando públicamente la dilación y los reiterados acatamientos a la legalidad del Estado de JxC y ERC.

Cada paso atrás no frena la escalada represiva, al contrario lo estimula porque el Estado no busca un acuerdo sino una derrota histórica del independentismo para salvar la Monarquía, y a la vez, completar un largo proceso de recentralización que empezó en 1982 con la LOAPA aprobada por UCD y el PSOE y continuó con Aznar. Por eso son nefastas las continúas vacilaciones y dudas que ha generado la dirección política de PDeCAT (o JXC) y ERC. Lo fueron cuando no se proclamó la República el 3 de octubre, en el mejor de los escenarios posibles, la huelga general. Lo fueron el 10 de octubre con la proclamación suspendida, y lo fueron después del 27 de octubre con lo entrega de las instituciones al 155 sin resistencia y sin llamamiento a la movilización. Lo fueron con las declaraciones ante el juez negando la efectividad de la proclamación de la república catalana... renuncias que no han servido para sacarlos de la prisión, pero que han provocado desconcierto, desgaste y decepción.

La clave de la situación pasa por recuperar la movilización contra la represión y por la República catalana. Nos hace falta un plan de lucha con nuevas convocatorias de huelga general, un plan debatido desde abajo. Y para hacerlo posible hemos de impulsar, desde los Comités en Defensa de la República y desde la plataforma del sindicalismo alternativo y de las organizaciones políticas que convocaron la huelga general del 3 de octubre, una asamblea amplia de los dos organismos para aprobar el plan y la huelga general.

Necesitamos convocatorias para impulsar la participación amplia y masiva, no acciones de unos pocos que alejen a la mayoría. Hay que ensanchar la base, pero no retrocediendo hacia un autonomismo inexistente, sino conectando la ruptura republicana con la satisfacción de las necesidades sociales de una mayoría obrera. La lucha por la República la ganaremos si la identificamos con unas pensiones dignas o con las reivindicaciones del día de la mujer trabajadora, contra los recortes y la precariedad, contra los despidos y en defensa de las condiciones de trabajo... porque es por eso que también queremos República. Hay que estar junto a los y de las trabajadoras de la restauración, del Lote 22, que luchan en huelga indefinida en el aeropuerto de Barcelona contra el desmantelamiento de las conquistas que quiere imponer AENA, como hay que estar con los y las trabajadoras de las Càrnies en lluita en Vic (Barcelona). Pero este compromiso hacia la clase obrera no lo puede hacer quién ha gobernado Cataluña con recortes en la escuela y la sanidad pública de los gobiernos de CiU o JXS con ERC. Hay que hacerlo desde la izquierda independentista y la izquierda revolucionaria, desde la CUP-CC. Necesitamos construir un sólido referente de izquierdas por la República Catalana, desde el internacionalismo y la solidaridad de clase.

Con esta actitud comprometida con las clases populares, hay que denunciar Ciutadans en el cinturón industrial ante un sector de la clase obrera que los votó, porque detrás de la bandera monárquica quieren ocultar que son un instrumento del Ibex 35 y de las políticas para atacar las clases populares, que son también las del PP, como el incremento del 0’25% de las pensiones. Son quienes ha pactado con el PP unos presupuestos para imponer nuevos recortes: reducir por debajo del 4% del PIB el dinero por educación y del 6% los de sanidad, todo un récord. Con el 155 en activo, se han blindado los más de 1.000 millones en los conciertos educativos, pero no se hace ninguna inversión para mejorar la enseñanza pública.

La lucha por la República la ganaremos si intentamos por todos los medios que no quede aislada y si hacemos de la solidaridad con el resto de pueblos del Estado e internacional una constante. Ha habido movilizaciones de apoyo en las Baleares, el País Valenciano, el País Vasco, Galicia, Madrid y en muchos países. Hay que ampliar la campaña de solidaridad a todo el estado y a nivel internacional: desde With Catalonia se hace un llamamiento a la movilización el fin de semana del 14 y 15 de abril. Es responsabilidad de Podemos, que se escandaliza de lo que hacen los jueces y el gobierno del PP, hacer un llamamiento a llevarla solidaridad a la calle. Como lo es también de las direcciones de CCOO y UGT que tienen en sus manos la posibilidad de frenar la represión del estado si hicieran un llamamiento en solidaridad con el pueblo y los y las trabajadoras catalanas. Por eso hay que seguir trabajando en el marco de las Marchas de la Dignidad, que nacieron para defender “pan, trabajo y dignidad” y que han defendido el derecho de autodeterminación y el referéndum del 1 de octubre. La lucha por la República Catalana es la lucha contra el régimen del 78 que oprime todos los pueblos y trabajadores/as del estado.

Lucha Internacionalista

30 de marzo del 2018

   




domingo, 18 de marzo de 2018

Siria: guerra contra los pueblos en todos los frentes. Solidaridad con Afrin y Guta



Cuando parecía que la guerra de Siria ya no podía ser peor para una población exhausta, las masacres se están intensificando en todos los frentes. Todas las fuerzas reaccionarias se esfuerzan por destruir cualquier opción de los pueblos a vivir libres del yugo de la dictadura y a ahogar en sangre el sueño de libertad y justicia social que estalló en la revolución de 2011. Con el régimen de Bashar Al Assad restituido y blanqueado gracias al apoyo de sus aliados, Rusia e Irán, y después de haber utilizado los kurdos como fuerza de choque contra Daech, muestran descaradamente su objetivo: liquidar esta experiencia revolucionaria

Al norte, hace un mes que Turquía ataca el cantón kurdo de Afrin, ante el silencio cómplice de Rusia, que tiene presencia militar en el enclave y veía con malos ojos el apoyo de Estados Unidos a los kurdos. Tampoco Irán ni Estados Unidos - ni las potencias de la UE supuestamente aliados de los kurdos han pasado de pedir al socio de la OTAN «contención». La ofensiva turca se hace con tanques Leopard de fabricación alemana. Poco importa ahora que las milicias kurdas se dejaran la piel en la lucha contra el Estado Islámico, ahora muy debilitado militarmente, como tampoco importó que los kurdos iraquíes combatieran a los yihadistas en Mosul: tampoco se les recompensó por el sacrificio cuando en septiembre de 2017 votaron mayoritariamente por su independencia en referéndum, un resultado que nadie reconoció.

A diferencia de lo que ocurrió con la batalla de Kobane el 2014-2015 cuando era el Estado Islámico quien atacaba la ciudad kurda, ahora todo el mundo calla ante la nueva masacre. A Afrin han muerto ya cientos de civiles y combatientes kurdos, y hay que recordar que en la región y viven entre 400.000 y 500.000 sirios desplazados por la guerra. Afrin -bajo control del Partido de la Unión Democrática (PYD) kurdo y sus milicias, las Unidades de Protección Popular (YPG) – fue el primer cantón kurdo donde se organizó un autogobierno desde que las tropas de El Asad se retiraron en 2012 para combatir la revolución. Es también la única zona industrial bajo dominio kurdo. La Coalición Nacional Siria de fuerzas opositoras (conocida como Etilaf), formada principalmente por grupos islamistas, apoya la ofensiva turca en continuidad con sus posiciones chovinistas contra los kurdos. 

¿Qué pretende el presidente turco, Recep Tayip Erdogan con el ataque a Afrin? En primer lugar una nueva guerra que desvíe la atención de los problemas internos: los continuos escándalos de corrupción, la inflación y el paro, las críticas a su política de acaparamiento del poder tras el golpe fallido de 2016 (hay que recordar que ganó el referéndum de reforma constitucional del año pasado con sólo el 51.4% de los votos). Los islamistas de su partido AKP, han tenido que aliarse con los ultranacionalistas del MHP. Asimismo la ofensiva ha sido el pretexto para mantener el estado de emergencia, vigente desde el intento de golpe y ha criminalizado toda la oposición como «traidora»: ya son 800 los detenidos dentro de Turquía para protestar contra los ataques contra Afrin. Con la guerra, Erdogan aglutina apoyos (desde la patronal hasta la mayoría de partidos) y con él a la política de concentración del poder en un solo hombre al más puro estilo bonapartista.
La utilización por los turcos de unidades del Ejército Sirio Libre (ESL) profundizará la brecha mortal entre los kurdos y la rebelión popular contra Asad. La política de la dirección del ESL buscando un aliado exterior -en este caso Turquía- como protección, paga el alto precio de destruir la base de unidad de los dos factores revolucionarios de todo el proceso. Las potencias y el régimen han utilizado a kurdos y rebeldes los unos contra los otros, sabiendo que de esta lucha fratricida ambos serían derrotados. Por su parte la dirección del PYD pide al régimen que detenga el ataque turco en defensa ... ¡de la integridad territorial siria! Es decir del estado que les ha oprimido y marginado durante décadas. Al cerrar este artículo, el régimen sirio mostraba imágenes de varias unidades militares de «fuerzas populares» pro Al Asad entrando en Afrin, pretendidamente para combatir la invasión turca. ¿Alguien duda de que estas armas acabarán girando contra los Kurdos?

La situación en Afrin muestra el error de la política del PYD, basada en el pragmatismo y en la confianza que Rusia y Estados Unidos los separarían del destino del resto de pueblos de Siria. Pero lo que ha ocurrido es que una vez la revolución ha sido ahogada por las potencias internacionales, regionales, el régimen de Asad y las direcciones islamistas reaccionarias, ahora Putin y Trump los abandonan ante la agresión turca. Y ahora todo lo que los kurdos han conseguido está amenazado.

Guta, masacrada 

Asimismo, el régimen emprende una brutal ofensiva sobre Idlib y las posiciones que aún no controla en las proximidades de Damasco: Duma y los barrios de Guta Este, sometidos a un asedio feroz desde 2013 y a intensos bombardeos diarios que caen sobre una población exhausta, además del poder totalitario de grupos salafistas como Hay’at Tahir al-sham y Jaish al Islam, que han asesinado y secuestrado cientos de activistas revolucionarios. El régimen y sus aliados bombardean hospitales y en lo que va de año se han registrado ya al menos tres ataques con cloro, cuando se suponía que Al Asad había entregado todo su arsenal químico. Desde mediados de noviembre las 400.000 personas que viven en Guta han sido bombardeadas por tierra y aire diariamente por el régimen y sus aliados. En Idlib y las zonas rurales de Hamma 200.000 civiles han sido desplazados sólo durante el mes de enero. El 20 de febrero se produjo la peor masacre en un bombardeo de Al Asad, con más de un centenar de muertos en un solo día. Y tanto Turquía como Estados Unidos callan sobre las masacres del régimen. Intercambio de cromos entre Turquía y Al-Assad, como ya ocurrió con la caída de Alepo: ahora, Turquía tiene manos libres en el norte para atacar a los kurdos, mientras el régimen -con Rusia y Irán- las tiene para acabar con la resistencia .

Al igual que condenamos la invasión turca en Afrin, condenamos los ataques régimen a Guta y Idlib, que supuestamente eran zonas de «des-escalada» según los acuerdos de Astaná, patrocinados por Rusia, Irán y Turquía, que ahora callan sobre las agresiones. Hay un consenso de todos los poderes regionales e internacionales para liquidar el movimiento popular revolucionario y estabilizar el régimen de Damasco con Al Asad al frente a nombre de la «guerra contra el terror». Al Asad también tiene carta blanca para sus crímenes.

El hecho es que una alianza entre los kurdos y los rebeldes sirios pudo cambiar el destino de la guerra. El 2012-13 el régimen parecía acorralado, no tenía ni siquiera capacidad para convencer a su gente a enrolarse en el ejército, que se desangraba con deserciones. Por ello recurrió a vender el país a Irán y Rusia, que entraron en la guerra a su lado siguiendo cálculos de interés geopolítico propio. Pero las fuerzas rebeldes antepusieron la alianza con Turquía y nunca reconocieron la realidad nacional kurda. Y a política de la dirección kurda buscó alianzas con Rusia, Estados Unidos, que ahora lo abandonan, e incluso el propio régimen, que sólo espera su momento para volver a poner los kurdos bajo la bota.

Con este mar de fondo, Israel ataca posiciones del régimen e iraníes, tras la excusa del dron iraní en su espacio aéreo. Un ataque informado y negociado con Rusia -que no utilizó sus baterías antiaéreas- y Estados Unidos, aliados incondicionales del sionismo. Hay quien ve contradicciones. Explicando la realidad en un análisis de bloques y superestructural, es imposible entender lo que ocurre. Por el contrario si utilizamos la lucha de clases y los intereses estratégicamente irreconciliables como explicación, todo cuadra: La ofensiva de todos los poderes regionales tiene por objetivo principal acabar de destruir los factores progresivos de la situación: la resistencia al régimen y el pueblo kurdo. En este marco pueden volver a reaparecer los intereses estratégicos por el imperialismo: los del estado de Israel, que exige también la subordinación de Siria a su dictado en un intento de impedir que crezca la influencia iraní.

Ante este consenso contrarrevolucionario es necesario articular la solidaridad de todos los revolucionarios sirios, sean árabes, kurdos o de cualquier otro grupo, que están contra el régimen de Asad y las potencias regionales e internacionales en apoyo a la lucha por las libertades, la justicia social y los derechos de las minorías oprimidas.

11 de marzo de 2018

Layla Nassar

(Miembro de Lucha Internacionalista)