martes, 29 de septiembre de 2015

Entrevista a Carmelo Suárez, Secretario General del PCPE

UyL: Hola, Carmelo. Comienza un nuevo curso político marcado por la cercanía de las elecciones catalanas y de las Generales, ¿cómo contempláis en el PCPE lo que puede deparar este escenario político?
En este nuevo curso político esas dos convocatorias van a expresar los intereses en juego de ciertos grupos, y la correlación de fuerzas entre ellos, en su disputa por tratar de asignarse un espacio en la gestión del sistema capitalista. En cierta medida pondrán de manifiesto el grado de estabilidad del sistema, y sus mayores o menores necesidades de renovación dentro de los límites de la dominación capitalista, así como la entidad de los sujetos que se prestan a ello.

En este escenario, el Partido Comunista se desmarca de ese juego y presentará una propuesta política propia que hace un llamamiento nítido a la organización y a la lucha de la clase obrera, sin prestarse a ese juego democrático-burgués.
Pero el curso político estará determinado, en lo fundamental, por la continuidad de la crisis capitalista, por las enormes dificultades que está teniendo el capital para recomponer su tasa de ganancia. Y, lógicamente, por las consecuencias que ello tiene para las condiciones de vida de la clase obrera y de amplios sectores populares.
El escenario internacional es de paralización de la actividad económica. Se reduce el precio de las materias primas, caen los intercambios comerciales, el FMI y el BM están teniendo que corregir a la baja ciertas previsiones económicas que habían publicado en estos últimos meses. Les afectó un cierto optimismo por algunos datos que interpretaron de forma subjetiva. No aprecian de forma correcta la lógica de esta crisis capitalista. En 2008 dijeron que les había sorprendido la rapidez del contagio de la crisis a nivel mundial, pero parece que se siguen sorprendiendo, porque no son capaces de entender la dimensión del necesario proceso de destrucción de capital sobreacumulado, y de la misma dimensión del salto en el proceso de concentración del capital, que el capitalismo necesita para remontar esta crisis.
UyL: ¿Cuáles van a ser vuestras propuestas y la forma de participar en estos comicios electorales?
El PCPE sigue enfrentando las citas electorales con una estrategia centrada en aprovechar esas ocasiones para difundir nuestra propuesta para la clase obrera.
En el caso de las elecciones catalanas, el PCPC ha optado por no concurrir a la convocatoria del 27S. Ahí se hará un trabajo de explicación de nuestra propuesta, de nuestra concepción del derecho de autodeterminación, de algo que hemos dicho en nuestras tesis congresuales y que no ha cambiado: “no habrá autodeterminación de los pueblos en el marco de la monarquía parlamentaria española”. Llamamos a la clase obrera catalana a seguir su propio camino. El PCPE tiene un gran respeto con respecto a los sentimientos nacionales de una parte importante de la clase obrera catalana, y no damos ninguna credibilidad a las coordenadas políticas de esas elecciones, donde una parte de la burguesía catalana trata, una vez más, de poner detrás de sí a los trabajadores y trabajadoras de Catalunya, con la voluntad de obviar posicionamientos clasistas. Después del 27S en Catalunya hay un largo recorrido para nuestras propuestas políticas.
En las Elecciones Generales presentaremos nuestra propuesta en todo el Estado, haremos un gran esfuerzo por presentarnos en el máximo de circunscripciones. Son unas elecciones favorables para el PCPE, para explicar nuestras propuestas para la clase obrera, combatir los engaños sobre el desarrollo de la crisis y sobre la capacidad del sistema capitalista para salir de ella. Es una ocasión de valor especial para confrontar con las fuerzas reformistas que acuden, una vez más, al socorro de las clases dominantes y de su sistema parasitario, engañando a la clase obrera con sus mensajes edulcorados que ocultan el carácter de clase del Estado.
UyL: El Gobierno se parapeta en datos macroeconómicos burdamente tramposos y los partidos de la nueva socialdemocracia, como Podemos y sus plataformas afines, no parecen saber o querer desenmascarar el discurso oficial. ¿Cómo interpretas esta casi unificación del discurso entre todas las fuerzas con opciones de conseguir representación parlamentaria, reducidas a una mera competición de marketing por presentarse como los representantes "más honestos"?
Los datos macroeconómicos del Gobierno son pura ingeniería estadística, ingeniería que busca ocultar la realidad y disfrazarla.
Decir que una trabajadora, con un contrato de dos horas a la semana, no es una trabajadora en paro es una burda mentira. Es cierto que se le saca de las estadísticas de la población activa sin trabajo, es cierto que contabiliza como un incremento de cotizantes a la Seguridad Social, pero también es cierto que es una persona que no tiene un trabajo que le permita vivir cubriendo sus necesidades más básicas, y que pasa el 95% de su tiempo en paro.
Las sucesivas contrarreformas laborales han sido terribles para la clase obrera. Las condiciones del empleo han sufrido un altísimo deterioro en España. Se ha producido un alto incremento de la productividad en el trabajo, al tiempo que se ha producido una bajada brutal del precio de la fuerza de trabajo, especialmente de aquella que cobra salarios más reducidos. Y eso va a seguir así hasta que la clase obrera se organice para revertir la situación.
La evolución del precio del petróleo es otro factor que permite un resultado más favorable de la balanza comercial, pero eso no tiene nada que ver con las políticas del Gobierno. Es algo que no está bajo el control del Gobierno, que tenga algo que ver con su gestión. Sí ha habido una evolución favorable de las exportaciones —en parte por la reducción de los salarios— pero parece que eso no se va a mantener, que se está agotando como consecuencia de la misma situación mundial.
El problema más grave, en toda esta situación, es la falta de respuesta de la clase obrera de una forma generalizada. Existe una cantidad de luchas concretas muy importantes, que están significando un inmenso aporte en esta situación. Pero las cosas están muy mal para la clase obrera y los sectores populares y no se da una respuesta al contraataque como sería necesario. El movimiento sindical está siendo absolutamente incapaz de dar la respuesta necesaria, cuando no adopta una posición de simple colaboración de clases, que viene muy bien al capital y muy mal a los trabajadores y trabajadoras.

UyL: ¿Qué nos enseña la actual situación de Grecia y la definitiva caída del disfraz progresista de Syriza? 
Syriza ha demostrado, con su práctica política, que es una fuerza homologada del sistema de dominación capitalista. No es una fuerza antisistema, como pretendieron presentarla algunos.
Hay que decir que ni tan siquiera fueron capaces de amagar con cierta fuerza cuando el imperialismo europeo —y el griego— les dejó claros los límites del juego democrático burgués. Ha sido un proceso extraordinariamente rápido.
Quizás esa es una de las características más significativas de la actual fase de la dominación capitalista, el rápido agotamiento de las sucesivas artimañas que desarrolla el sistema para tratar de recomponer su dominación.
Quienes hicieron de comparsa y se sumaron a la campaña contra el Partido Comunista de Grecia, acusándolos de sectarios, han quedado en evidencia en el corto espacio de unas pocas semanas.
La propuesta de la salida del euro y de la UE se demuestra como la posición política más acertada para que Grecia pueda recorrer un camino distinto, haciendo políticas que, dentro de la UE, sencillamente son imposibles; pero que Syriza y Tsipras vendieron como sus grandes promesas electorales, que les dieron un gran resultado electoral. Puro engaño.
El símil con España es inmediato. Aquí estamos viendo a los partidos engañaobreros prometer la reforma de la UE y del mismo FMI. La práctica, en Grecia, desmiente que ese camino exista. Es un camino sin salida, es un camino que solo lleva a la clase obrera a perder el tiempo. Un tiempo precioso que las trabajadoras y los trabajadores necesitamos para enrumbar el camino de la revolución socialista, con urgencia.
Ahora, con la nueva convocatoria electoral, la burguesía griega busca estabilizar su dominación con nuevos consensos sociales legitimados por Syriza. Un tiempo de respiro para esa burguesía, si consiguen perpetuar el engaño. Pero la misma fracción que ha roto con Syriza vuelve a ser una maniobra contra el KKE, tratando de confundir y ocupar parte de su terreno. Pero esa fracción no está carente de culpa. Ellos también tiene las mismas responsabilidades en la aceptación del tercer rescate, aunque mantuvieran una posición crítica en algún momento, eran parte del gobierno que aceptó el nuevo memorándum.
El PCPE va a continuar con el apoyo al KKE, que representa la vía de futuro para la clase obrera griega en las condiciones actuales.
UyL: Para la próxima primavera, en 2016, habéis anunciado el X Congreso del PCPE. ¿En qué contexto llega el Partido a esta cita y con qué perspectivas?
Todo congreso de un Partido Comunista es importante, pero hay factores que hacen del X Congreso un episodio extraordinario en nuestra historia.
Por un lado, están los factores derivados del desarrollo mismo del Partido, de los logros alcanzados y de los objetivos nuevos que nos planteamos. El PCPE ha tenido avances significativos en su capacidad de interlocución con la clase obrera, somos hoy su destacamento más reconocido en las luchas obreras principales. Y es ese desarrollo el que nos obliga a multiplicar nuestras capacidades.
Necesitamos fortalecernos como Partido, mejorar las características de nuestra militancia, mejorar la centralidad del proyecto, mejorar nuestros métodos de trabajo y nuestros recursos materiales para la intervención política. Todo eso estará en el X Congreso como elementos centrales de las Tesis y de los debates. Habrá un plazo no inferior a cuatro meses para debatir las Tesis y hacer enmiendas, también para debatir la composición del nuevo Comité Central, que tendrá una responsabilidad muy alta en el desarrollo de las conclusiones del Congreso.
Pero, por otra parte, confluye un acelerado desarrollo de las contradicciones en el interior del capitalismo español, que se traslada directamente a una intensificación de la lucha de clases. En un momento así, el Partido tiene que debatir a fondo las características del capitalismo español, sus dificultades, sus estrategias futuras, para organizar el combate con acierto, definir la táctica y el proceso de acumulación de fuerzas, empezar a convertir en realidad nuestra propuesta del Frente Obrero y Popular por el Socialismo.
Es un momento duro, como siempre en la lucha revolucionaria, pero es también un momento favorable para el desarrollo del Partido. Hoy tenemos un importante desarrollo de los CJC, que están nutriendo al Partido de una militancia joven con un especial nivel de preparación, y nuestra política de cuadros se verá fortalecida con ello, mejorando nuestras capacidades de una forma general.
Trabajamos intensamente desde hace un año para que el X Congreso merezca pasar a la historia del comunismo español como un episodio histórico. Tenemos confianza en ello.
El Comité Central del PCPE aprobará las Tesis de convocatoria en el mes de enero y celebrará el X Congreso antes del verano de 2016.
UyL: Por último, ¿qué mensaje mandarías a los lectores del UyL de cara a enfrentar los tiempos que vienen?
Hoy necesitamos tener muy clara la necesidad de la lucha revolucionaria, su urgencia. El capitalismo desarrolla una lógica bárbara, que tomará formas más violentas en el próximo futuro. La dictadura del capital se expresa en toda su barbarie ante su imparable agotamiento como formación sociohistórica.
La guerra imperialista se va extendiendo por todo el planeta, bajo diversas formas, como parte inherente al sistema.
En octubre se desarrollarán en España las mayores maniobras de la OTAN en las últimas décadas. Hay que levantar una gran campaña de masas contra esas maniobras, que no son otra cosa que el preludio de nuevos escenarios de guerra.
Las nuevas leyes represivas castigarán duramente la lucha revolucionaria, pero será esa misma lucha revolucionaria la que derrotará a la Ley Mordaza y a todos los instrumentos de represión del capitalismo. El PCPE y los CJC estaremos a la cabeza de esas luchas.
El fortalecimiento del Partido Comunista y de la Juventud Comunista es el factor determinante del desarrollo de la lucha de clases, y de un futuro más favorable para la clase obrera y los sectores populares. Hay que trabajar todos los días para hacer crecer al Partido y a la Juventud.
Hay que llamar a los sectores más conscientes de la clase obrera a sumarse al Partido y a la Juventud, a luchar y combatir al sistema capitalista con la determinación firme de su destrucción completa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario