domingo, 13 de septiembre de 2015

11 de Septiembre. Diada el 27-S. Ruptura con el Estado, ruptura con el sistema capitalista




Este 11 de setiembre se inicia la campaña electoral por el 27-S. Las elecciones tienen que marcar un punto de inflexión. El 23 de enero de 2013 el Parlamento de Cataluña aprobó la Declaración de soberanía y por el derecho a decidir por 85 votos a favor, 41 en contra y 2 abstenciones. El Estado español y sus tribunales han dicho por activa y por pasiva que el pueblo catalán no ejercerá el derecho a la autodeterminación y han  iniciado un procedimiento judicial contra Artur Mas, Ortega y Rigau por la consulta, que estaba lejos de ser un referéndum, del 9-N. El Gobierno catalán ha ido retrasando una declaración de soberanía nacional sea para convocar un referéndum vinculante, sea para decidir una declaración unilateral de independencia para constituir la República catalana.

La candidatura de Artur Mas–Junqueras Junts pel si vuelve a poner un plazo, ahora de 18 meses, para dar un paso más que sería para convocar unas nuevas elecciones para iniciar un proceso constituyente. ¿Qué sentido tiene este periodo transitorio? ¿Esperamos dar más tiempo al Estado para actuar? ¿Cuál es entonces el sentido plebiscitari que se quiere dar al 27S? Si este fuera el sentido, caso de salir una mayoría de votos a favor de las candidaturas que están por la independencia, lo que hay que hacer es proclamar la República catalana y declarar el Parlamento como Asamblea constituyente para dotar a la república de una constitución que sí se tendría que poner a referéndum.

A lo largo de cinco años manifestaciones masivas han movilizado reivindicando la voluntad de romper con el estado español. Tantas demoras hacen que no nos fiemos de Mas y de la patronal catalana para que no repitan el camino de Cambó y la Liga y finalmente todo quede con un Pacto fiscal. El catalanismo se le acabó cuando le tambalearon los intereses de clase y entonces, como burguesía, no dudó en alinearse con la monarquía. El Gobierno de Mas –con el apoyo de ERC- ha sido ya el de los recortes contra los derechos del pueblo trabajador catalán.

También son absurdas las falsas esperanzas en la “Europa democrática”. También en este tema la experiencia de Syriza nos da las claves. Europa defiende los intereses de las multinacionales y de los Estados, no la voz de los pueblos, ni de los trabajadores/as. Merkel y Cameron ya se han pronunciado a petición de Rajoy. ¿No hemos visto como esta UE miraba hacia otro lado cuando Putin masacraba el pueblo checheno porque la UE quería el gas ruso? Europa es un club de estados y multinacionales, no tenemos que esperar nada de esta Unión Europea. Queremos por una Europa de los trabajadores/as y de los pueblos, una Europa Unida y socialista, pero ésta no puede salir de la reforma de la actual UE. Buscamos la unidad de los y de las trabajadoras y los pueblos, desde el respecto a su voluntad libremente expresada, con el resto de territorios de habla catalana, con los pueblos del estado, en Federaciones de Repúblicas.

Nos quieren dividir en dos ejes: el nacional y como trabajadores/as

Si Juntos por el sí, dice que lo primero que se tiene que ver en clave nacional, Catalunya si que es pot hace referencia a las necesidades sociales del pueblo trabajador. Pero del mismo modo que la libertad como pueblo no la conseguiremos si los y las trabajador/as no encabezan la lucha, es vender humo decir que se puede avanzar como trabajadores/as si seguimos bajo este estado opresor. No se pueden separar y vendrán de la mano: ruptura con el Estado y ruptura con el sistema capitalista. Por eso, si es denunciable la ambigüedad de Cataluña si que es pot con los derechos nacionales (ver Barcelona en Común y el debate sobre el AMI), el programa social está pleno también de renuncias y inconcrecions: un «rescate ciudadano» calcado del programa de Syriza, que no se pronuncia por el no pago de la deuda, se limita a auditarlo y crear dos bancos públicos, y un plan de medidas de urgencia social por la vivienda y contra la pobreza energética a partir de desobedecer el tope de déficit, es decir endeudándonos más y suponiendo que los prestatarios estatales –con el FLA- nos siguen dando dinero a pesar de desobedecerlos. Es muy significativo que las dos direcciones políticas IC-EUIA y Podemos que forman Catalunya sí es pot dieran todo el apoyo a Tsipras al frente de Syriza con el giro cabe el nuevo memorando y la austeridad, «porque no lo dejaban hacer una otro cosa».

Con unos u otros podemos votar medidas concretas pero sin falsas ilusiones: ni unos garantizan la independencia ni los otros el plan de medidas sociales. Los dos van de la mano y exigen rupturas. Por eso participamos dentro de la candidatura CUP-AE en 2012 y ahora volvemos a hacerlo con CUP-Crida-Constituient. Pero también sabemos que se vote el que se vote en el Parlamento, la única clave para resolver la situación a favor del pueblo de Cataluña y de los y de las trabajadoras, es la movilización en la calle y en los puestos de trabajo y estudio, tanto ahora como partir del 28-S. 

República catalana y Asamblea Constituyente. 


Lucha Internacionalista

No hay comentarios:

Publicar un comentario