lunes, 28 de septiembre de 2015

Articulo del Secretario General dela UIS Metal: ¿Qué pasa en Brasil?


A pocos días de la celebración de los 70 años de la Federación Sindical Mundial (FSM), en una actividad que se realizará en la ciudad de São Paulo, una pregunta se ha hecho a menudo por los delegados internacionales que formarán parte del evento: “¿qué pasa en Brasil?”
Esa pregunta tiene todo sentido. Al fin y al cabo, durante los últimos años, la prensa internacional ha retratado Brasil como el país escogido, el país que casi no había sentido los efectos de la crisis económica internacional, la nación que pasó a priorizar lo social y logró sacar de la miseria millones de habitantes, el anfitrión de los más grandes eventos deportivos del planeta (la Copa del Mundo de Fútbol en 2014 y los Juegos Olímpicos en 2016).
Sin embargo, desde el fin del año pasado esa imagen próspera fue sustituida sin explicaciones razonables para el público internacional. En su lugar, surgieron las crisis política y económica, elevadas a una condición de catástrofe sin precedentes. De repente, bajo la lente de la prensa internacional (a quien los principales grupos mediáticos en Brasil están alineados ideológicamente), todos los avances obtenidos durante los últimos 12 años desaparecieron. “¿Qué ocurrió en los últimos meses?”, preguntan griegos, chinos, cubanos, portugueses, egipcios, chilenos, indios y otros camaradas que estarán en suelo brasileño entre los días 1 y 3 de octubre.
Es justo que las delegaciones que vendrán a Brasil reciban un análisis con un diferente punto de vista respeto a nuestra actual coyuntura. Abajo siguen cinco hechos importantes para que se comprenda la disputa ocurrida en el país los últimos meses:

  1. Dilma reelegida
La reelección de la presidenta Dilma Rousseff no fue bien aceptada por la élite económica de Brasil. Desde el día siguiente a la oficialización de la victoria, se inició en el país un movimiento que se convirtió en una “tercera etapa” del pleito, cuyo resultado final todavía está lejos de terminar. Prensa, entidades empresariales, parte del sindicalismo y sectores de extrema derecha se articularon con eficiencia, logrando movilizar millones de personas en manifestaciones con el objetivo de destituir del poder la presidenta. El gobierno, con dificultades y basado en el apoyo de las fuerzas populares, pudo posicionarse contra el golpe y   hacia la democracia.
  1. Errores del gobierno
Hay un movimiento golpista en el país, pero no se puede negar que el gobierno liderado por Dilma Rousseff ha cometido equívocos. Hubo decisiones erróneas en la conducción de la política económica, con resultados negativos que afectan sobre todo la clase obrera (un ejemplo es la tasa de interés, ampliada siete veces consecutivas entre 2014 y 2015).  Si en el inicio de la crisis internacional, en 2008, el país fue capaz de driblar sus efectos, ahora resulta imposible mantenerse ajeno a los resultados desfavorables de la Unión Europea, de los Estados Unidos e incluso de China.
  1. Crisis política
A pesar de los problemas económicos, la dimensión de la crisis en que Brasil se encuentra solo puede explicarse totalmente desde el punto de vista político. Con la reelección de la presidenta Dilma, la derecha brasileña decidió alterar su estrategia y pasó a ejercer una oposición con características irresponsables y golpistas, fortalecida por la formación del Congreso Nacional más conservador de las últimas décadas. La salida de Dilma Rousseff se convirtió en la principal bandera de lucha de los sectores más reaccionarios. Su objetivo, además de reasumir inmediatamente el poder, es atingir a toda la base de apoyo del actual gobierno, intentando impedir que el proyecto democrático-popular iniciado por Lula en el 2003 obtenga nueva victoria en el 2018.
  1. Importancia del pré-sal
Debe destacarse también el contexto geopolítico en el cual Brasil se insiere.  . Con la revelación del pré-sal, que hoy es una realidad (492 mil barriles de petróleo por día), Lula y Dilma reforzaron el papel estratégico de la Petrobras, contrariando los objetivos de las grandes corporaciones del ramo de la energía y de naciones como los Estados Unidos. La oposición en Brasil ya ha manifestado sin secretos que, bajo su influencia, la explotación de tan gran riqueza se haría desde un modelo diferente.
  1. El papel de Brasil en el mundo
Desde la llegada de Lula a la Presidencia de la República, Brasil ha superado su tradicional política de sumisión a los intereses del imperialismo estadunidense. En los últimos 12 años, el país lideró el proceso de integración latinoamericano y profundizó sus relaciones con China y el continente africano, estableciendo las bases de la llamada política “Sur-Sur”, además de crear las condiciones para la formación del BRICS (bloque formado por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica). La oposición en Brasil, alineada a los intereses de los Estados Unidos, actúa en el sentido de poner fin a esos avances y restablecer las condiciones previas del ajedrez geopolítico mundial.  Una vez hechas estas aclaraciones, es momento de tirar la alfombra roja para recibir a todas las delegaciones que participarán del Simposio de los 70 años de FSM. ¡Larga vida a nuestra Federación! ¡Qué todos sean bienvenidos a Brasil!
Francisco Sousa es secretario-general de la Unión Internacional Sindical del Metal y la Minería (UIS MM) y secretario de Relaciones Internacionales de la Federación Interdepartamental de Metalúrgicos y Metalúrgicas de Brasil (Fitmetal).

No hay comentarios:

Publicar un comentario