martes, 20 de enero de 2015

EL ISLAM NO ES EL PROBLEMA



@lecorbusier2



Podría llegar a decir: el Islam es un problema igual que lo puede llegar a ser una litrona (botella cervecera de tradición española). ¿Por qué digo esto? pues porque una botella de cristal en unas manos inadecuadas puede ser una arma mortal, pero en una persona normal no deja de ser una botella; al igual que el Islam no deja de ser una religión como otra cualquiera en tanto en cuanto para un descerebrado es la justificación para matar.
Dicho esto tengo que decir que lo leído estos días en la prensa española y concretamente en el diario ABC (ustedes se preguntarán cómo sigo leyendo semejante libero, pero como ya les comente me va muy bien en mi visitas al baño ya que me regula el tránsito intestinal más que el Micralax) para mí raya en muchos casos el delito. Considero que para escribir, dirigir, opinar en un medio de comunicación o en un blog (como puede ser este) debería de pasar un examen psicotécnico  por lo menos porque cualquiera no puede juntar letras para decir gilipolleces que puede ser la justificación que para otro sin cerebro pueda utilizar para otras cosas peores.
Hoy resalto dos de las más blanditas pero que no dejan de asombrarme; una el del director de ABC (¿Qué piden para ser director de ABC?) que dice hablando sobre el tema de moda (y ya que el Pisuerga pasa por Valladolid): “En España el espectáculo cainita de una izquierda insolidaria y oportunista – amplificado por sus terminales mediáticas – durante el 11 de marzo de 2004 y posteriores jornadas, nos sonrojará durante décadas”. Nada habla de las mentiras gloriosas de un gobierno que se ha demostrado a la fecha que era un “gobierno de chorizos” que no solo sonrojaban a media Europa, sino también a la misma población porcina que existe en la granjas extremeñas, y que pasará a la triste historia de este país como algo insólito realizado por un partido político. Amén claro de las críticas recibidas al director de la época de su periódico que no comulgaba con las trolas del los Acebes de turno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario