lunes, 27 de marzo de 2017

#Estibadores, la burda criminalización

El pasado 16 de marzo fue un día histórico para la política española. El Real Decreto Ley del Gobierno para reformar el sector de la estiba portuaria fue rechazado por el Pleno en el Congreso, con 174 votos en contra, 141 a favor y 33 abstenciones, con lo que se convierte en el tercero de la Democracia en ser tumbado por no obtener la mayoría de votos a favor del Congreso de los Diputados.
Esto no habría sido posible sin la presión que han ejercido los sindicatos de los estibadores, a través de sus protestas, movilizaciones y huelgas, demostrándonos a todos los trabajadores españoles cómo la lucha sindical y obrera puede llegar a ser un arma efectiva de presión sobre el gobierno como forma de defender tus derechos. Y todo esto lo han conseguido a pesar de la continua criminalización que los medios de comunicación han llevado a cabo contra este sector laboral, mediante mitos que han ido difundiendo, unos manipulados, otros exagerados y otros completamente inventados. Mitos que el espectador medio asume como verdaderos al no buscar una fuente alternativa de información y creyendo que el de la estiba es un sector “privilegiado” que no merece tener todo lo que exige puesto que el resto de los trabajadores están mucho peor. Este es el objetivo final de toda esta campaña de criminalización contra el sector de la estiba, que los trabajadores que están en situación de precariedad les critiquen al verles como “privilegiados” en vez de tomar ejemplo de su lucha y hacer lo mismo en sus respectivos trabajos.

Los mitos de la estiba

No son pocos los mitos que se han creado sobre este sector, siendo promovidos sobre todo por los medios de comunicación afines al Partido Popular, el principal interesado en la liberalización de la estiba portuaria. A continuación pasaré desmentir y explicar cada uno de los mitos que se han ido difundiendo sobre la estiba portuaria:
- Los estibadores cobran mucho:
Esta es una de las principales armas que usan los medios de comunicación para desprestigiar a este colectivo. Desde el Ministerio de Fomento (principal precursor de la ley para liberalizar la estiba) se dio la cifra de 60.000€ anuales, cifra que ha ido subiendo día a día en los distintos medios de comunicación llegando hasta la cifra de 100.000€ al año [1]. Por su parte, el principal sindicato de los estibadores, la Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar establece este salario entre los 30.000€ y 40.000€ brutos de media al año. En realidad no existe un salario fijo, puesto que los sueldos van ligados a la productividad. Cada estibador tiene un salario base, que varía según el convenio de cada puerto, que está entre los 1.000 y los 2.000 euros al mes. El resto del salario va en función de la productividad, las horas de nocturnidad, horas extras, etc.
Independientemente de si se considere que un estibador cobra mucho o poco hay que tener en cuenta que si reciben ese dinero es porque lo generan, ya que al aumentar la productividad de un puerto, aumentan los beneficios de las empresas que operan en él, que son las que pagan el salario a los estibadores. Ahí reside la doble moral de aquellos que critican el sueldo de los estibadores alegando que “cobran demasiado”, pero no parecen igualmente escandalizados por los beneficios de los empresarios de la estiba, ni por todo el beneficio económico que sacarían si recortasen un 60% de sueldo a los estibadores como pretendían hacer [2].
-La estiba es una mafia que sólo contrata familiares:
Este es uno de los mitos más extendidos sobre la estiba portuaria en España, el supuesto carácter cerrado de los estibadores, donde si no eres familiar de estibador no puedes trabajar de ello, o donde si lo eres ya tienes el puesto asegurado sin ningún tipo de requisito. Es por ello que los medios de comunicación que han extendido este mito justifican la liberalización de la estiba para que pueda trabajar todo el mundo y no sólo familiares de estibadores. Este es uno de los puntos principales del Real Decreto Ley impulsado por el Ministerio de Fomento, la forma de contratación.
Actualmente toda empresa estibadora que quiera operar en un puerto debe obligatoriamente formar parte de una SAGEP (Sociedad Anónima de Gestión de Estibadores Portuarios). Las SAGEP son las que se encargan de la contratación de los estibadores, de la convocatoria de las plazas, los requisitos para poder optar a ellas, así como de la continua formación de los estibadores a lo largo de su vida laboral.
Con la reforma que el gobierno pretendía llevar a cabo, se quería acabar con las SAGEP y sustituirlas por Empresas de Trabajo Temporal, con la precarización del trabajo que ello supone, poniendo en peligro los puestos fijos de más de 6.000 estibadores en toda España, cuya liquidación por despido pretendían que fuera pagada con fondos públicos y no por las propias empresas.
Cabe decir que después de semanas de repetir continuamente que sólo los familiares de los estibadores pueden serlo, aún no ha aparecido ningún medio de comunicación que haya mostrado una convocatoria para ser estibador donde aparezca como requisito el ser familiar de estibador.
-La estiba es un sector machista:
Otra mentira difundida, aunque en menor medida es la de que este sector es machista al no permitir el acceso a mujeres a los puestos de estibadores. Para ello han difundido un vídeo de 2014 en el que un estibador del puerto de Algeciras manda “a fregar” a un grupo de mujeres que protestaban pidiendo la admisión de mujeres en el puerto [3] (hay que tener en cuenta que en este puerto no se convocan plazas de estibadores desde 2013). Así, utilizan el comentario machista de un estibador en concreto para criminalizar a todo un sector que cuenta con más de 6.000 trabajadores.
Actualmente el 6% de los trabajadores de la estiba portuaria son mujeres, siendo el puerto de Valencia donde más mujeres hay con más del 20% del total y el siguiente el de Barcelona con casi un 10%. El hecho de que el porcentaje de mujeres sea tan bajo no se debe a que se les restrinja la entrada, si no a que cuando había más convocatorias (antes de la crisis económica) se presentaban menos mujeres. En el caso de Valencia y  Barcelona ha habido contrataciones más recientes debido al crecimiento que han tenido estos puertos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario