jueves, 2 de julio de 2015

ESPAÑA: Izquierda Unida consigue en las municipales el segundo mejor resultado de su historia


GEMA DELGADO  22/06/2015

Aumentar letra Reducir letra
El pasado 8 de junio, el coordinador federal de IU rebatió, en una rueda de prensa, las falsas o erróneas informaciones repetidas de forma sistemática y malintencionada desde la misma noche electoral para hacer creer que IU cosechó unos malos resultados municipales. Con datos en la mano -que entregó a la prensa-, explicó que éstos han sido los mejores resultados de esta formación en unas elecciones municipales desde las celebradas en 1995, aunque lamentó los malos resultados obtenidos en las autonómicas. “Son unos resultados -resumió- sustancialmente mejores que en los comicios anteriores, esperamos que no nos lo sigan negando, aunque sí fueron perores en las autonómicas” donde ha salido del gobierno en la Comunidad valenciana, y madrileña, entre otras.

De hecho, Izquierda Unida se mantiene como la tercera fuerza política en el ámbito municipal, y ha subido un 40% respecto a las elecciones de 2011. Y todo esto en una campaña electoral realizada con un 50% menos de recursos, con la supresión de los tiempo de publicidad gratuitos en los medios públicos estatales y con una dispersión de nomenclaturas en muchas de las convergencias, que siendo positivas, han diluido la imagen corporativa.

Cayo Lara explicó que IU ha logrado con sus siglas 2.302 concejale/as (1.967 en 2011), a los que se suman 358 como Entesa en Cataluña (328 hace cuatro años), más los electos pertenecientes a esta formación englobados en los 3.220 ediles obtenidos en candidaturas de convergencia con participación de IU, que aún se están identificando. Esto significa un respaldo que casi duplica al 4% que le otorga el Ministerio de Interior.

El coordinador federal de IU expresó con rotundidad que su formación será “decisiva” para la formación de gobiernos en cerca de una decena de capitales de provincia, como Segovia, Cádiz, Valladolid, Huesca, Alicante, Huelva, Toledo, Córdoba, Sevilla y Ciudad Real, así como en centenares de ayuntamientos.

Además, IU ha duplicado sus representantes en las diputaciones provinciales, al pasar de 27 a 55. Por segunda vez en su historia tras Córdoba, un cargo de esta formación ocupará la alcaldía de una capital de provincia, en este caso de Zamora.

Otros datos menos conocidos: en Zaragoza, cinco de los nueve concejales de la candidatura Zaragoza en Común, pertenecen a IU, los otros cuatro son independientes. Ahora Madrid obtuvo 520.000 votos, un 90% más que los madrileños de la capital que respaldaron a Podemos para la Comunidad. El sector de Mauricio Valiente, logró colocar a 5 concejales (de 20) de su lista. En Barcelona la lista encabezada por Ada Colau ha conseguido diez sillones en el Ayuntamiento: cuatro son para ICV, socio de IU en Cataluña, otros tantos para Guanyem o independientes. En A Coruña y Santiago han triunfado las mareas, con concejales para la Anova de Beiras, EU-IU, independientes. Con estos datos, el Confidencial se preguntaba, “¿alguien puede decir que Podemos ha sido el vencedor de las elecciones y que IU se ha hundido?”

Apartar democráticamente al PP de las alcaldías

Cayo Lara también expuso las orientaciones fijadas por la Presidencia Federal, que han sido trasladadas a todas las federaciones de esta formación, de cara a la constitución de los gobiernos municipales en los ayuntamientos de todo el Estado el próximo sábado día 13. Lara destacó que, allí donde sea posible, IU tratará de “impedir” que el PP se haga con alcaldías sumando votos con otras formaciones, dada su “estrecha vinculación” con los múltiples casos de corrupción que salpican al partido de Mariano Rajoy y por las políticas que los ‘populares’ han impuesto contra los servicios públicos.

El máximo responsable de IU explicó que esta formación parte de la idea de que allí donde no es la fuerza más votada se situará a favor del candidato/a de la lista de izquierda o centro-izquierda más apoyada en cada localidad, con independencia de que después se den o no acuerdos de gobierno.

“No se pacta con el Partido Popular u otros grupos de derechas que tengan un claro programa neoliberal”, indicó, ya que es necesario “apartar democráticamente” al PP y a quienes compartan sus propuestas de derechas de los gobiernos para facilitar alcaldías que apliquen programas de izquierdas. Esto se podría llevar luego a la práctica a través de pactos de gobierno, acuerdos de legislatura o pactos puntuales sobre temas concretos.

Cayo Lara detalló, además, las prioridades políticas que marcará su formación en los ayuntamientos en los que tenga posibilidad para condicionar el “giro a la izquierda” de las correspondientes actuaciones municipales a lo largo de la legislatura, entre las que remarcó las “políticas de empleo y lucha contra la pobreza, lucha contra los desahucios y la elaboración de planes de emergencia contra las personas sin hogar, la defensa de los servicios públicos o poner el urbanismo al servicio del interés general".

Indicó también, tal y como se recoge en las líneas generales de actuación aprobadas la semana pasada por la Presidencia Federal, que se priorizará la puesta en marcha de “medidas para combatir la corrupción y garantizar la transparencia de las instituciones municipales”, haciendo “una norma” de la participación ciudadana.

Con todas estas propuestas, Izquierda Unida quiere marcar un “claro distanciamiento y una nítida oposición” a las reformas impuesta por el Partido Popular los últimos cuatro años “que tanto daño está haciendo a los municipios”, lamentó Lara.

Hacia la unidad popular

La Presidencia Federal de IU del 5 de junio aprobó el informe de Cayo Lara y el documento hacia la Unidad Popular de A. Garzón con el 91% de apoyo.

“La gente pide a la izquierda que nos entendamos, que trabajemos bien” y ese mensaje quedó claro en toda la organización, un “sumar para multiplicar”, como explicó Cayo Lara, que define la apuesta de IU por la unidad popular.

En el informe político presentado en la presidencia del 5 de junio se subrayó que la conclusión de los resultados del pasado 24M es que “nadie por si sólo es palanca de cambio”, que ninguna fuerza social o política actualmente existente podrá, en solitario garantizar un proceso de transformación social que revierta las políticas negativas ejecutadas por el bipartidismo. “Y afirmamos, en consecuencia, que será necesario extender el ejemplo de la convergencia al resto de procesos electorales para seguir avanzando y garantizar la transformación real en el país. Derrotar a la derecha y al conjunto de las políticas neoliberales requiere necesariamente la unidad de la izquierda social y política”.

Para caminar hacia esos objetivos, -narraba el informe- se necesitan tres cosas: Unidad interna, propuesta de gobierno y trabajar en la misma dirección.

La segunda cuestión, planteada en propuesta hacia la Unidad Popular, es que una fuerza política seria tiene que ser capaz de presentar un programa de gobierno fruto de la elaboración colectiva y de la aportación de los sectores sociales, sindicales y económicos, que dé garantías reales a la sociedad de que es posible un nuevo modelo de país en el que se garantice el pan, el techo, el trabajo digno y los servicios públicos de calidad como elementos centrales y posibles “y al mismo tiempo de tener un discurso claro que concrete nuestra propuesta política y también debemos trabajar en buscar un programa común para la convergencia. Tenemos el aval del trabajo y la solvencia probada que se encuentra en tantas iniciativas que hemos presentado en los Parlamentos y el Senado en estos años. Tenemos el aval de las luchas”.

Respecto a cómo han quedado otros partidos políticos, el informe presentado en la presidencia afirma que estos resultados electorales han puesto de manifiesto que se sigue agudizando el deterioro del bipartidismo, “especialmente del PP lastrado por la corrupción y sus políticas antisociales y represivas”. Han perdido 2,4 millones de votos y con ello los gobiernos de varias comunidades autónomas, algunas de ellas feudos tradicionales del PP como Galicia y el País Valenciano, además de perder grandes ciudades como Madrid, Valencia o Sevilla.

El PSOE, por su parte, aunque ha perdido 700.000 votos ha resistido mejor el proceso electoral, mientras Ciudadanos se convierte en la cuarta fuerza política, consiguiendo alcaldías y siendo la llave en la Comunidad de Madrid.

Podemos por su parte ha sumado un 14% de votos en las comunidades autónomas, pero acudiendo en solitario no ha podido superar al PP ni al PSOE, mientras que las candidaturas de unidad sí han sido capaces de situarse como alternativa al bipartidismo en Barcelona, Zaragoza, Santiago, Orense y Madrid, entre otros sitios.

Publicado en el Nº 285 de la edición impresa de Mundo Obrero junio 2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario