martes, 3 de marzo de 2015

La mayoría de los alemanes del este prefieren el socialismo al capitalismo

El veinte por ciento de los alemanes creen que sus condiciones de vida actuales no serán mejoradas por las reformas y sólo una revolución pueden remodelar la sociedad. Esto es lo que refleja un estudio publicado por la Universidad Libre de Berlín.
El estudio, titulado “Contra el Estado y el Capital – a la revolución” se centró en la oposición al capitalismo, el fascismo y el racismo, y concluyó que los alemanes son más de izquierda en sus actitudes  de lo que se pensaba. El desafío para los investigadores fue analizar las estructuras sociológicas fundamentales, las similitudes y diferencias entre derecha e izquierda, y el extremismo de derecha.
Veinticinco años después de la caída del muro de Berlín, la división ideológica entre la antigua Alemania del Este y el Oeste está todavía muy marcada: las ideas de izquierda consiguen más apoyo en el este de Alemania. Según el estudio, el 60 por ciento de los alemanes que vivían en el este considera el socialismo como una buena idea y opción mejor que el capitalismo, en comparación con sólo el 37 por ciento de los residentes en el oeste.
Casi el 50 por ciento dijo que había notado recientemente una mayor vigilancia de los disidentes de izquierda por la policía y el Estado, mientras que casi un tercio de los alemanes temen que por espiar a sus ciudadanos el país pueda estar deslizándose hacia una dictadura.
El proyecto de investigación de varios años de duración se llevó a cabo en el marco del programa federal “Fortalezas Iniciativa Democracia”. Para la encuesta representativa, casi 1.400 personas fueron encuestadas por la encuestadora Infratest Dimap.
El veinte por ciento de los encuestados dijo que ve el surgimiento del neofascismo en Alemania como un peligro real, mientras que el 48 por ciento creen que una xenofobia profundamente arraigada existe actualmente en Alemania.
Y la mayoría de los alemanes – 62 por ciento – dijo que la democracia alemana no es una verdadera democracia, porque responde a una economía impulsada por poderes ajenos a la ciudadanía.
Otra afirmación en el estudio, dirigido por el profesor Klaus Schroeder, era que había habido un aumento claro en la “violencia de izquierdas” en los últimos años, con la policía y los extremistas de derecha sus objetivos más comunes. Un ataque a una policía en la estación de Leipzig  en enero puede haber sido un ejemplo de esta protesta violenta de extrema izquierda, dijo Schroeder.
En el incidente 50 encapuchados atacaron una comisaría de policía de barrio, prendiendo fuego a un coche patrulla, lanzando piedras, botellas y bombas de pintura contra el cristal de seguridad. Según la policía, el ataque duró poco menos de un minuto, antes de que el grupo se dispersara aprovechando la oscuridad.
A principios de este mes, activistas de izquierda también parecían ser los principales sospechosos detrás de los actos vandalismo contra los carteles para las elecciones locales de Hamburgo, pertenecientes al partido de derecha AfD (Alternativa para Alemania).  Las consignas de ese partido en la cartelería fueron: “Detener islamistas “y” La inmigración necesita una reglamentación estricta “.


No hay comentarios:

Publicar un comentario