jueves, 4 de febrero de 2016

#PCPE: Entrevista a Elena, represaliada en el asalto al C.S. 13 Rosas (I parte)


  • PDF
Usar puntuación: / 3
MaloBueno 
Con motivo del segundo aniversario del asalto policial al Centro Social 13 Rosas, situado en la madrileña ciudad de Alcalá de Henares, entrevistamos a Elena, joven activista que fue represaliada junto a su compañero Jesús. El presente artículo comprende la primera parte de la entrevista, la segunda saldrá publicada la semana que viene.
TR: Lo primero de todo ¿puedes relatarnos brevemente cómo fue el asalto policial al CS 13 Rosas y vuestra detención?
Los hechos ocurrieron el 15 febrero 2014 en torno a las 3 de la madrugada. Nos encontrábamos en el Centro Social 13 Rosas de Alcalá de Henares realizando una fiesta de financiación para un caso represivo que había sucedido en esa época (caza de brujas) después de realizar un acto sobre la ya aprobada Ley Mordaza.
Encontrándonos en el local unas 15 personas aproximadamente, la policía llamó a la puerta y empezaron a aparecer patrullas de policía nacional y local de forma totalmente exagerada.
A pesar de estar el C.S. en una galería comercial donde hay varios bares y no hay viviendas encima del local (las viviendas más cercanas están a 50 metros aproximadamente) y encontrarnos en el local a puerta cerrada (es decir, que no había nadie fuera del mismo armando jaleo), la policía justificó su presencia por una denuncia telefónica de unos vecinos que se quejaban del ruido. Sin embargo, ya habíamos bajado la música, pero la quitamos para evitar confrontaciones absurdas.
Varios policías intentaron acceder al local y un par de compañeros nuestros (entre ellos Jesús, el otro detenido) salieron del local para decirle a la policía que no podían acceder al local sin una orden judicial. La policía exigió a nuestros compañeros que se identificaran, y cuando fueron a entrar al local a por su documentación, uno de los policías le dio una patada a la puerta y accedieron al local una treintena de policías aproximadamente. Detuvieron a Jesús, y como es evidente nos pusimos de los nervios ya que estábamos en un local de 20 metros cuadrados rodeados de policías hostiles y agresivos.
La policía, que desde el primer momento apareció con actitudes prepotentes, agresivas y muy hostiles, aumentó notablemente su nivel de violencia. Empezaron a empujar a la gente, a tirarla al suelo... Y en ese momento de tensión se produjo la primera carga policial (repito, en un espacio muy reducido con un número de personas muy inferior al de policías). A mí me detuvieron en ese momento y como resultado de esas cargas (que se repitieron) 5 compañeras tuvieron que ser atendidas en el Hospital Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares por las lesiones producidas por la policía (porrazos en la cabeza y en la espalda, arañazos en el cuello...) y se dieron algunas crisis de ansiedad en el grupo.

Después de las cargas, con mi compañero Jesús y yo ya detenidos y las cargas policiales ya finalizadas, aparecieron las cámaras del programa de la Sexta "Policías en Acción". Que grabaron el registro ilegal del C. S. que realizó la policía sin orden judicial y en el que se intentaron registrar el ordenador y los papeles que allí se guardan. Estas cámaras no grabaron las agresiones ni las detenciones, pero grabaron como digo el registro ilegal y a un policía diciéndole a un compañero que recriminaba su actuación: "esto os pasa por vuestra ideología".
TR: ¿Crees que el asalto policial estaba justificado o por el contrario existe alguna motivación política?
Entendemos que hay una clara intencionalidad política detrás de estas actuaciones. La represión, de por sí, es utilizada con el objetivo de implantar el miedo a través de medidas ejemplarizantes o de cabezas de turco, pretende generar desmovilización a través del miedo, y en el contexto de auge de la movilización social en el que nos movíamos era un objetivo muy importante.
Se sigue el método de crear una prevención general, que consiste en ejercer la represión a cabezas de turco, siguiendo la lógica de que no es necesario reprimir a todo el mundo sino crear ejemplo a través de casos particulares con medidas represivas ejemplares (el fin es que se vea que quien se mueve y protesta es reprimido). Esto es lo que se intentó hacer con el asalto policial al C.S. 13 Rosas o serían los casos de Alfon, Isma, los antifascistas de Zaragoza, Carmen y Miguel, los 5 de Barcelona, estudiantes del rectorado de la UCM, las compañeras del 4F, Nahuel, los 8 de Airbus, los mineros de Zarréu... e infinidad de casos represivos más.
Este miedo que causa la represión no es solo paralizante, sino también condicionante. Pretende determinar las formas de movimiento y organización de la población. La represión introduce en la sociedad conductas previsibles determinando el modo en el cual se lleva a cabo la acción política. El estado consigue que la movilización social articule respuestas políticas en torno al "no hago esto por miedo a", introduciendo un elemento coercitivo de prevención. Por eso se ataca el lugar donde los movimientos sociales de Alcalá articulan su movimiento político, a fin de hacer ver que la consecuencia de atacar al sistema capitalista puede ser respondida con insultos, agresiones y detenciones que podrían acabar en penas de cárcel simplemente por "nuestra ideología".
Entendemos que para responder a esta pregunta es fundamental entender el lugar hacia donde se dirigió este asalto policial. El C. S. 13 Rosas es la sede del PCE en Alcalá y era el lugar de encuentro y reunión de muchos colectivos sociales de Alcalá como la PAH, la Asamblea Antifascista de Alcalá, las marchas de la dignidad, sanidad 100% pública... era el lugar donde nos reuníamos, hacíamos actos, guardábamos nuestros materiales... En definitiva, funcionaba en ese momento como el epicentro de la gran mayoría de la actividad política de Alcalá de Henares. El asalto al C. S. 13 Rosas constituyó un ataque al conjunto de los movimientos sociales de Alcalá de Henares.
TR: ¿Cuáles son los cargos que os imputan a Jesús y a ti?
Ahora nos encontramos a la espera de juicio y nos acusan de desobediencia, resistencia y atentado contra la autoridad.
TR: ¿En qué situación judicial os encontráis ahora? ¿Os ha impuesto el juez alguna medida cautelar?
Aunque la fiscalía no se ha pronunciado todavía, todo esto podría suponer hasta 4 años de prisión. De momento, mientras esperamos la fecha del juicio, estamos con medidas cautelares, teniendo que ir al juzgado a firmar los días 1 y 15 de cada mes. Consideramos esta medida totalmente desproporcionada para dos estudiantes y, por ello, desde la Plataforma de Absolución C. S. 13 Rosas, hemos decidido concentrarnos los días 15 de cada mes frente a los juzgados para ejercer presión y exigir la retirada de esta medida.
TR: Tanto Jesús como tú sois dos jóvenes estudiantes y trabajadores, ¿cómo afectan las medidas cautelares y el proceso judicial a vuestro día a día?
Lo más visible son las medidas cautelares. El ir a firmar cada 15 días durante 2 años nos condiciona totalmente la planificación de nuestra vida. Es muy frustrante ver cómo tu compañero y tú (y activistas de otros colectivos) tenemos que ir al juzgado a firmar cada 15 días por ser antifascistas, anticapitalistas, por luchar por los derechos de la clase trabajadora y gente como Rodrigo Rato tenga que ir al juzgado una única vez al mes cuando debería estar en prisión sin fianza o que asesinos como los de Jimmy estén aun campando a sus anchas por nuestras calles.
Continuará...

No hay comentarios:

Publicar un comentario