lunes, 24 de octubre de 2016

Los éxitos de la RDA

La historia del fútbol alemán está repleta de conquistas: el milagro de Berna en 1954, los triunfos en los Mundiales en 1974, 1990 y 2014 y sus tres títulos continentales son de sobra conocidos en el mundo entero. La mayoría fueron conquistados en tiempos de una Alemania dividida y llevan al sello de la RFA. 
Los logros de la selección de la República Democrática Alemana son menos conocidos y, aunque no ganara ninguna Copa Mundial, sí cosechó algunos éxitos destacados. En la celebración del Día de la Unidad Alemana, FIFA.com quiere recuperar esa parte de la historia. 
Fue en los Juegos Olímpicos donde Alemania del Este obtuvo mejores resultados que su vecina del oeste. De hecho, la RDA tiene en su haber una medalla de oro, algo que jamás logró la RFA, además de una plata y un bronce. Una de las claves de la fortaleza de su combinado olímpico era que estaba compuesto fundamentalmente por jugadores de la selección absoluta. Mientras que los países occidentales no podían convocar a futbolistas profesionales, todos los jugadores del este estaban considerados semiprofesionales, por lo que sí eran elegibles para los equipos olímpicos.
La RDA también completó buenas actuaciones en categoría juvenil, aunque solamente participó en la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA de 1987 y en la de 1989. En la edición de Chile 1987, el equipo liderado por Dirk Schuster, Dariusz Wosz y Uwe Jaehnig cayó por la mínima en semifinales ante Yugoslavia (2-1), pero se impuso en penales a los anfitriones en el partido por el tercer puesto.
Todavía hoy se sigue considerando a la selección de la RFA de la década de 1970 —que se alzó con la Eurocopa de 1972 y el Mundial de 1974— la mejor de la historia de Alemania Occidental. Y lo mismo podría decirse también del combinado nacional de la RDA, que vivió sus mejores años en aquel decenio.
Los Juegos Olímpicos de Múnich 1972 fueron una buena muestra. La selección de la RDA se enfrentó a la RFA, en la que militaba un tal Uli Hoeness, por un puesto en la final de consolación. Alemania del Este ganó 3-2 este partido y, posteriormente, acabó colgándose el bronce.
El gran golpe, no obstante, llegó cuatro años después en Montreal, y eso que la RDA no empezó con buen pie el torneo. El 0-0 inicial contra Brasil molestó muchísimo a la dirección deportiva alemana, que incluso llegó a sopesar, supuestamente, la posibilidad de retirar a la selección del torneo. De haber sido así, el fútbol de la RDA se habría quedado sin el mayor éxito de su historia. "Tampoco fue tan grave, pero sí que es verdad que nos cantaron las cuarenta. Y dio resultado", puntualizó más tarde el jugador Konrad Weise.
El duelo de cuartos de final se saldó con victoria por 4-0 sobre la Francia de Michel Platini, mientras que, en semifinales, la RDA venció 1-2 a la Unión Soviética. Polonia, que había sido tercera en la Copa Mundial dos años antes, fue su rival en la instancia decisiva. Hartmut Schade, Martin Hoffmann y Reinhard Haefner anotaron los goles del triunfo por 3-1 de la RDA, que consiguió así su único gran título.
Enfrentamiento directo
La selección de Alemania Oriental completó su colección de medallas con la plata olímpica en Moscú 1980. Su resultado más impactante, sin embargo, llegó en el gran escenario de la Copa Mundial de la FIFA 1974, celebrado en la vecina República Federal de Alemania. La suerte quiso que las dos Alemanias se enfrentaran en la fase de grupos, y la RFA, gran favorita, cayó 0-1, con gol de Juergen Sparwasser.

El único enfrentamiento en categoría absoluta entre Alemania Occidental y Alemania Oriental desató un verdadero huracán en el seno de la RFA. "¿Es esto lo que queríais cuando teníais diez o doce años y soñabais con ser futbolistas? ¿Es esto? Me habéis decepcionado profundamente", dijo tras el partido a sus jugadores el seleccionador Helmut Schoen, nacido precisamente en Dresde, ciudad de la RDA. "Cuando me muera, bastará con poner “Hamburgo, 1974” en mi lápida. Todos sabrán quién está en la caja", declaró exultante Sparwasser, goleador aquel día.
Ironías del destino, aquel triunfo tan sonado hizo que su gran rival occidental tuviera un grupo más asequible en la segunda ronda del torneo, y evitara así a Brasil, Argentina y Países Bajos. La RFA acabó llegando a la final, donde ganó 1-2 a Países Bajos y se ciñó su segunda corona mundial.
"Desempolvamos las virtudes alemanas", explicó Guenter Netzer sobre la reacción del combinado alemán occidental tras la derrota a manos de la RDA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario