sábado, 29 de octubre de 2016

Gramsci y el bloque histórico


Los últimos datos de la encuesta de población activa (EPA) del cuarto trimestre de 2012 dan para mucho, pero quédense con un dato: 5.965.400 parados. Y si esa cifra resulta escalofriante aún hay otras, tal como nos explican los compañero de Kaos en la Red en su artículo Las diez cifras más inquietantes de la EPA. Quédense también con las declaraciones el mismo día de la publicación de la EPA del ministro Agricultura, Medio Ambiente y Alucinación (así, como si fuera un miembro del gabinete de La Bruja Averia),Arias Cañete“la reforma laboral “está empezando a dar sus frutos”. ¡Qué va a decir un mamporrero del capital -miembro del Gobierno con mayor patrimonio-!. Lucha de clases en estado puro.
gramsci-22 (Rough Sketch)Pues bien, para desalojar a tan innobles gobernantes de la poltrona, los que nos consideramos alternativa (que no alternancia) deberemos convencer a muchos, muchísimos más para que se adhieran voluntariamente a las fuerzas del cambio, ¡vamos, conquistar la hegemonía!. ¿Y quién sino que Antonio Gramsci para ilustranos en estas lides?. Como continuación a las anteriores entradas hoy nos centraremos en el concepto de bloque histórico -estrechamente relacionado con la hegemoníala crisis orgánica o los intelectuales– y como en anteriores ocasiones nos apoyamos en Mabel Thwaites Rey (GRAMSCI MIRANDO AL SUR. SOBRE LA HEGEMONIA EN LOS 90, K&ai Editor, Colección Teoría Crítica, Buenos Aires, 1994) por un lado, Daniel Campione por otro, y con la batidora de Marx desde Cero. ¡A por ellos, oé, oé, oé!

No hay comentarios:

Publicar un comentario