miércoles, 12 de julio de 2017

La importancia del XX Congreso del PCE por Gines Fernandez

El Partido tiene la responsabilidad de asumir el liderazgo en el proceso de ruptura con lo que hemos venido a llamar el régimen del 78, ante el incumplimiento del pacto constitucional.

Aumentar letra Reducir letra
Los días 24, 25 y 26 de noviembre celebraremos la segunda fase del XX Congreso del PCE en el que situaremos la política del partido en el contexto internacional y nacional para los próximos cuatro años. Es un tópico mencionar la importancia de todos los congresos y todos tienen su momento, este también, en él, las y los comunistas debemos acertar en los debates y las propuestas para posicionar al PCE en el camino del Socialismo en el Siglo XXI. De ahí la importancia de la forma y el fondo del debate. En el partido estamos intentando superar formas de debate que lo agarrotan y caminamos hacia un debate más amplio y más rico en forma de tesis que permite una mayor participación y comprensión de lo que aprobamos.

Los y las comunistas españoles debemos crear nuestro propio proyecto, que lejos de imitar a otros nos lleve a la construcción del referente comunista en España, hay que mirar a otros para tomar nota de lo positivo, sí, pero hay que tener en cuenta que las condiciones materiales en nuestro país no son iguales, aunque tengan parámetros comunes, que en otros países. En la primera fase del XX Congreso (9 de abril de 2016) el PCE actualizó su propuesta estratégica con las condiciones de ese momento, tras el cual han sucedido hechos extraordinarios que hay que abordar en noviembre, momento en el que se culmina el proceso de debate congresual.

¿En qué contexto celebramos la segunda fase del XX Congreso el PCE?

La primera consideración es histórica, es la conmemoración del Centenario de la Revolución Socialista de Octubre en Rusia, el hecho más importante del siglo XX y que cambio la configuración del modelo capitalista coetáneo y la historia de la humanidad. Nosotros y nosotras comunistas celebramos el centenario con el objetivo de aprender de aquel extraordinario hecho para aplicar esas enseñanzas al momento político actual. Decía Lenin: “O adaptamos los esquemas teóricos a la vida, modificándolos como exigen las circunstancias, o tratamos de modificar la vida a los esquemas dejando pasar toda posibilidad de acción”.

La Segunda consideración es la situación internacional en la que vamos a realizar nuestro debate congresual, el fracaso de las políticas de la UE, la llegada de Trump a la Casa Blanca, el aumento de las tensiones en Oriente y África, las agresiones a Venezuela, Cuba y los países del Alba, el Brexit, los cambios en los gobiernos de Europa, la lucha en el interior del capitalismo mundial por la globalización, los nuevos fascismos, el papel de los medios de comunicación en la construcción de un nuevo orden internacional, etc.

Y en nuestro país cuestiones como la perdida de la mayoría absoluta del PP en el congreso, estamos inmersos en el mayor escándalo de corrupción de la reciente etapa democrática, la aparición de Unidos Podemos, el proceso de ruptura o rebelión democrática, el debate sobre el nuevo sujeto político que sea capaz de construir una alternativa al capitalismo español. Estos son algunas de las cuestiones tras la celebración de la primera fase del congreso, a los que habría que añadir en el marco más interno el debate sobre el futuro de la izquierda, los conflictos emergentes y antiguos y qué papel puede jugar el partido, la construcción del Bloque Social y Político, el modelo de partido, cómo afrontamos el debate sobre el leninismo, el feminismo revolucionario. Son muchos los temas, nos dejaremos algunos sin mencionar, sirvan estos ejemplos para escenificar lo que queremos decir sobre un debate vivo.

Por tanto, esta segunda fase no puede ser estática sobre los acuerdos alcanzados en la primera, tiene que ser una parte viva, con un debate actual en tiempo real, si no es así será difícil situarse en el contexto actual para poder actuar de forma eficaz en la defensa de los intereses de la clase trabajadora.

El partido tiene la responsabilidad de asumir el liderazgo en el proceso de ruptura con lo que hemos venido a llamar el régimen del 78, ante el incumpliendo del pacto constitucional y el manoseo de la Constitución para seguir con el robo a la clase trabajadora y la acumulación por parte de una minoría al amparo del régimen monárquico y construir la alternativa republicana. Esa responsabilidad tiene que completarse con la praxis, con la acción, superando el trecho que hay entre lo que se dice y se aprueba y lo que se hace.

Nuestro compromiso está con la clase trabajadora y la mayoría social, con su lucha por la recuperación de los derechos robados y la consecución de nuevos derechos, con el reparto de la riqueza, por la igualdad y contra los asesinatos machistas, con la III República, contra el imperialismo y la agresión a los pueblos del mundo, por la paz y la solidaridad internacional con los pueblos oprimidos, con la construcción de una alternativa al capitalismo español, etc. Como también en la construcción del partido capaz de actuar en este contexto y en esta situación, actualizarnos y reforzarnos como organización, adecuar nuestra estructura organizativa para ser eficaces en la ejecución de las políticas aprobadas y en la consecución de los objetivos estratégicos que colectivamente nos marcamos.

En la guerra de clases en la que nos encontramos trabajar para edificar el Socialismo en el Siglo XXI.

Los textos del congreso están publicados en la web del partido (www.pce.es), a la vez en MO digital (http://www.mundoobrero.es/pl.php?id=7179) hemos abierto un foro de debate para que la militancia pueda participar en un debate amplio y con la máxima pluralidad. Desde la dirección del partido se han puesto todos los medios necesarios para la realización de un debate plural, amplio y constructivo con el objetivo de conseguir los mejores resultados en este XX Congreso del PCE.

Ginés Fernández González, Director de Mundo Obrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario