martes, 21 de febrero de 2017

#opinión : caso #noos





Pues nada ya tenemos resuelto el culebrón de los últimos tiempos de la mano de la justicia. Y no hay nada que nos resuelva el amor, o se haga por amor, incluso el delito. Ya me imaginaba que todo esto terminaría como ha terminado porque el sistema en el que vivimos está diseñado para los delincuentes con dinero, ahora bien, no se le ocurra robar a usted una gallina. Todo era sencillo porque el diseño judicial ya está hecho; por un lado condenas irrisorias a toda la trama, y mas condena claro está al socio de Inaki Urdangarin, Diego Torres, el cual tenía menos delitos que el anterior. Para ellas, absueltas porque no se puede condenar a la mujer de Diego Torres y no a la infanta ya sería la leche aunque el cotarro este del sistema tiene tanta cara y está tan podrido que lo hubiera hecho sin problema. En teoría pero solo en teoría Urdangarin tiene que ir a la cárcel pero como se puede recurrir la sentencia se la bajarán y no hará falta, todo esta pensado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario