jueves, 8 de septiembre de 2016

#PCPE: En defensa de la #minería




EL PLAN DEL CARBÓN 2013 – 2018 ES PAPEL MOJADO.

El 1 de octubre de 2013, tras un periodo de intensas movilizaciones mineras, el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, la patronal minera CARBUNIÓN y los sindicatos UGT, CCOO y USO, firmaban el Marco de actuación para la minería del carbón y las comarcas mineras en el periodo 2013 – 2018, popularmente conocido como Plan del Carbón. 

El acuerdo pretendía regular la industria extractiva del carbón, diferenciando entre explotaciones competitivas y no competitivas. Las explotaciones consideradas competitivas serían las encargadas de producir carbón finalizado el año 2018, mientras que para las denominadas no competitivas se establecían una serie de ayudas al cierre, debiendo devolver las ayudas percibidas aquellas empresas que no hubiesen cesado a explotación el 31 de diciembre de 2018.

Hasta el 1 de enero de 2015 la participación del carbón nacional en el mix energético estuvo ordenada por la Resolución por Restricciones de Garantías de Suministro. A partir de esa fecha, el Gobierno del Partido Popular decide no poner en marcha los mecanismos legales que permitieran garantizar la compra de carbón nacional por parte de las compañías eléctricas, incumpliendo por tanto los compromisos establecidos en su día, profundizando la crisis del sector y condenando a numerosas empresas al cierre. 

LA ALTERNATIVA ES LA NACIONALIZACIÓN.

En el año 2014 varias empresas mineras comienzan a encontrarse en serias dificultades, motivadas por el retraso en el pago de las ayudas acordadas y en la resistencia de las compañías eléctricas a adquirir y quemar carbón nacional. Se generalizan os Expedientes de Regulación de Empleo, tanto en las empresas principales como en las subcontratas, y se generaliza el impago de salarios en la mayor parte de la minería privada, con una fuerte repercusión económica y social para las cuencas mineras. 

El movimiento sindical enfrentó la situación denunciando, con toda la razón, los incumplimientos del Gobierno del PP y exigiendo el cumplimiento de los acuerdos contemplados en el Marco de actuación para la minería del carbón y las comarcas mineras en el periodo 2013 – 2018. Pero tal exigencia no vino acompañada de una movilización, lo suficientemente general y contundente, como para obligar al Gobierno a cumplir con lo pactado. Empresas como la Hullera Vasco – Leonesa, entre otras, entraron en concurso de acreedores a lo largo de 2015 y, posteriormente, en liquidación, y la Compañía Minera Astur – Leonesa comenzó a verse seriamente afectada.

A día de hoy resulta evidente que ni las compañías eléctricas ni el Gobierno van cumplir con lo acordado en su día. Por tanto, el Marco de Actuación 2013 – 2018 se ha convertido en papel mojado y se procede a marchas forzadas a la liquidación de la minería. Esta es la realidad que enfrentamos y a la que el movimiento obrero y sindical debe responder situando nuevos objetivos que garanticen el futuro del sector, el mantenimiento de los puestos de trabajo, el futuro de las comarcas mineras y la soberanía energética de nuestro país. De exigir el cumplimiento del Plan del Carbón debemos pasar a exigir la completa nacionalización del sector.

INTEGRACIÓN DE LA COMPAÑÍA MINERA ASTUR – LEONESA EN LA SEPI.

En estos momentos la Compañía Minera Astur – Leonesa ha cesado toda actividad, la totalidad de la platilla, tanto de la empresa como de sus contratas, tiene suspendidos sus contratos por un Expediente Temporal de Regulación de Empleo, y sus instalaciones se ven seriamente amenazas por un corte del suministro eléctrico que conlleva la inundación de la explotación de Cerredo/Zarréu y la aboca al cierre definitivo. No sólo están en juego cientos de puestos de trabajo, sino el futuro del Concejo de Degaña y del propio sector de la minería, porque, en gran medida, en la lucha que hoy se libra en la Astur – Leonesa está en juego el futuro de toda la minería.

Conviene señalar que, fruto de las importantes movilizaciones obreras y de la presión popular, en el mes de octubre de 2013, la Junta General del Principado de Asturias aprobó por unanimidad la gestión pública de la explotación minera de Cerredo/Zarréu, en caso de que no finalizase con éxito el proceso concursal de la compañía. Una posibilidad que incluso se hizo figurar el Plan de Liquidación presentado por la Administración Concursal y aprobado por el Juzgado de lo Mercantil. Como precedente directo de este tipo de medidas, conviene recordar que en el año 1997 la empresa Minas de Figaredo fue adquirida por la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) y se integró en HUNOSA. 

Tomando en cuenta todo lo expuesto, el Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE), que participa activamente en la lucha por los derechos de los trabajadores mineros, por el futuro del carbón nacional y por la soberanía energética de nuestro país, propone orientar la lucha hacia la conquista del siguiente objetivo:

Nacionalización de la Compañía Minera Astur – Leonesa mediante su adquisición por parte de la SEPI, en el marco del proceso concursal en curso, e integración de todos sus activos en HUNOSA.

Subrogación de toda la plantilla de la Compañía Minera Astur – Leonesa y de la plantilla de la contrata (en situación flagrante cesión ilegal de trabajadores) en HUNOSA. 

Inmediato restablecimiento del suministro eléctrico y empleo de un contingente de trabajadores suficiente para garantizar el futuro de la explotación en condiciones de seguridad. 

UNIDAD Y LUCHA OBRERA HASTA LA VICTORIA

Durante los últimos años hemos presenciado el progresivo cierre de empresas, la drástica pérdida de puestos de trabajo y la generalización de la crisis de las cuencas mineras y del conjunto del sector. Muchas han sido las voces que se han levantado interesadamente en contra de la minería y de los trabajadores mineros y muchos los intentos de división.

Los mineros del sector privado y del sector público deben luchar con una sola voz, golpeando como un solo puño bajo la bandera de la nacionalización completa de la minería y de la soberanía energética de nuestro país. Como se ha dicho, el Marco de actuación para la minería del carbón y las comarcas mineras en el periodo 2013 – 2018 ha sido convertido en papel mojado por los monopolios eléctricos y el Gobierno a su servicio, mientras aumenta la quema de carbón de importación, de carbón manchado con la sangre de trabajadores de otros países obligados a trabajar en condiciones infrahumanas. HUNOSA tiene su propio Plan de Empresa que, si no hay lucha, si no hay victoria en el sector de la minería privada, será convertido también en papel mojado. Las últimas medidas de la dirección de HUNOSA lo dejan ya bien claro.

Por tanto, la lucha debe unir al conjunto de los trabajadores mineros, al conjunto de los sectores populares de las zonas afectadas y a toda la clase obrera asturiana.

Por todo ello, hacemos un llamamiento a la unidad, a la convocatoria inmediata de huelga en el sector, a la convocatoria de un calendario de movilizaciones en las cuencas mineras y manifestaciones bajo el lema de la nacionalización de la Compañía Minera Astur-Leonesa. Solidaridad máxima con los trabajadores en lucha, y especialmente con los desalojados de la Junta General del Principado de Asturias.

POR EL FUTURO DEL SECTOR, NACIONALIZACIÓN ¡¡YA!!

POR EL FUTURO DE LA MINERÍA EN CERREDO

SOLIDARIDAD CON LA PLANTILLA DE COMPAÑÍA MINERA ASTUR – LEONESA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario