miércoles, 7 de septiembre de 2016

Gerry Spence



Mientras conducimos en las autopistas, vemos las propagandas de los coches nuevos, pero no los préstamos bancarios que acarrea el nuevo coche y esclavizan a sus conductores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario