viernes, 5 de junio de 2015

UNA DE PATRIOTAS (de pacotilla)


@lecorbusier2



Lo que mueve el furgol (como dice el presi de la federación de eso). Han tenido que juntarse el Barcelona y el Bilbao en una final de la copa del ciudadano Felipe Sexto para darse cuenta que a una parte no muy importante la verdad, de ciudadanos el modelo territorial no les gusta porque piensan engañados que les oprimimos o les robamos, como si a los demás trabajadores de aquí no nos pasara lo mismo.
Ante la pitada monumental seguramente yo también hubiera colaborado y no precisamente porque no me sienta español sino porque lo soy  y por esta razón los patriotas han salido de su redil y blasfemando han iniciado una cruzada en defensa de los símbolos patrios, es decir, del folclore. Esto a los medios les ha venido genial porque llevamos hablando una semana del tema y aparcando temas de mayor calado como puede ser un desahucio (cualquiera) el cual sí que es un verdadero drama social y humano.
Yo soy de los que piensan (mal) y creo que si a un ciudadano (cualquiera, es decir a fulano o mengano) no les gusta que piten a su bandera, sea esta de Racing de Santander, de la peña los torreznos o de una comunidad autónoma cualquiera, lo que tiene que hacer es respetar a los que si consideran y tienen en un altar los símbolos patrios como si fueran una religión. Es cierto que hay gente que sí se siente muy española y que no respeta los símbolos actuales porque huelen a naftalina, como es mi caso, pero también me daría un poco igual que se pitara al tricolor, al presidente de la república o al himno de riego la verdad. Los símbolos deben de ser para eso, para amarlos o pitarlos, sin dramas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario