domingo, 28 de junio de 2015

ESPAÑA: CCOO y UGT, accionistas de los fondos privados de pensiones

EL MILITANTE

Otra atadura al gran capital
En los últimos años estamos asistiendo a una ofensiva constante por parte de la patronal y los distintos gobiernos del PSOE y del PP contra el sistema público de pensiones, con el objetivo poco disimulado de degradarlo y potenciar de esta forma los fondos de pensiones privados, un jugoso negocio. De palabra, las direcciones de CCOO y UGT defienden el modelo público de pensiones, por eso resulta totalmente incongruente que a su vez participen en la gestión de fondos privados. Difícilmente se podrá defender el sistema público cuando se es directivo y accionista de las gestoras privadas.
En estas indeseables circunstancias se encuentran actualmente tanto CCOO como UGT, que son accionistas de referencia (que cuentan con un número de acciones suficiente como para intervenir o influir en la gestión de la compañía) nada más y nada menos que en dos de las más importantes gestoras de fondos que operan en el país: Gestión de Previsión y Pensiones SA, del BBVA, donde cada uno de los sindicatos dispone de un 20% de participaciones, y Fonditel, perteneciente a Telefónica, donde controlan un 15% del accionariado, cada uno. Estas participaciones proceden, en ambos casos, de la época en la que tanto Argentaria (banco posteriormente integrado en el BBVA) como Telefónica eran empresas públicas y que al ser privatizadas dieron cabida en su capital a ambos sindicatos.
Además de participar en los consejos de administración de estas gestoras, tanto Comisiones como UGT, tienen representantes en los consejos de empresas ligadas a las anteriores. Desde la creación de Fonditel tanto CCOO como UGT han ingresado cerca de 11 millones de euros por reparto de dividendos, y disponen de más de 12 millones en capital social y reservas. Sólo en la Comisión de Control, en la que participan junto a Telefónica, se imputan anualmente unos gastos de 350.000 euros. De la gestora del BBVA los dos sindicatos obtuvieron, sólo en 2013, unos dividendos de 2,34 millones de euros.
Colaborar con los empresarios en la gestión del gran capital y hacer que parte de la financiación de los sindicatos dependa de dicha colaboración y de los resultados económicos de la misma es una auténtica aberración y lleva directamente a la política de pacto social y colaboración de clases.
Desde GanemosCCOO seguiremos insistiendo en que nuestro sindicato debe abandonar fulminantemente todo este tipo de prácticas, incluyendo la participación en consejos de administración. Buscamos la absoluta independencia económica, tanto de la patronal como de las instituciones del Estado. Lo que los trabajadores necesitamos para nuestros sindicatos son unas finanzas basadas en el apoyo de los afiliados y de toda nuestra clase. Ese es el camino para recuperar las tradiciones combativas e históricas de CCOO y que el sindicato pueda volver a ser la herramienta que fue para la lucha en defensa de los intereses de la clase obrera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario