domingo, 21 de junio de 2015

GREENPEACE-ACCIÓN en Huelva: Denunciamos la ría más contaminada del mundo


Este correo es seguro.
Ayúdanos a seguir denunciando la contaminación

Si recibiéramos subvenciones del Gobierno no podríamos denunciar sus malas actuaciones como la de la ría de Huelva. ¡Sólo con tu ayuda podemos seguir siendo independientes!
Actúa!
El estuario de Huelva es el más contaminado de Europa. Nuestro barco Arctic Sunrise lo ha visitado para comprobar su situación de primera mano y pedirle al Ministerio de Medio Ambiente su descontaminación total. Además, los activistas a bordo del barco han mostrado pancartas en las que se leía “Herencia tóxica”.
Herencia tóxica. Eso es lo que reciben los habitantes de Huelva: a 500 metros de la ciudad se encuentran más 120 millones de toneladas de residuos tóxicos y radioactivos, que se han ido vertiendo desde hace más de 50 años por la empresa Fertiberia y que ocupan una superficie mayor que la propia ciudad. Gracias a la presión de Greenpeace y otros colectivos se logró que los vertidos cesaran en 2010. Y ahora el Ministerio de Medio Ambiente está a punto de autorizar a Fertiberia a enterrar los vertidos en lugar de proceder a su descontaminación. La última persona que deberá autorizar semejante despropósito es la ministra de Medio Ambiente, que precisamente en su etapa anterior ha sido un alto cargo en Fertiberia.
Navegando por la ría de Huelva descubrimos, además de las balsas de fosfoyesos, que toda su orilla está repleta de industrias contaminantes: refinerías, plantas químicas, depósitos de gas, etc. Estas industrias llegan desde la ciudad de Huelva hasta Mazagón, justo antes del Parque Nacional de Doñana, y a pesar de haber sido denunciadas repetidas veces por Greenpeace, vierten constantemente al agua metales pesados, hasta convertirla en la marisma más contaminada del mundo, y a la ciudad de Huelva en la de mayor tasa de mortalidad por cáncer de España. A su orilla también nos recibe la central térmica de Cristóbal Colón (toma su nombre porque de aquí partió el navegante), un ejemplo sintomático de la burbuja inmobiliaria: esta central, como otras muchas en España, se construyó durante la década pasada y apenas han entrado en funcionamiento. Su sobrecoste lo pagamos entre todos en la factura de la luz.
El Arctic Sunrise llegará mañana por la mañana a Sevilla, donde estará abierto a visitas y donde mantendremos reuniones con políticos para exigirles soluciones a los problemas medioambientales, que son también sociales. Porque #ElMedioAmbienteImporta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario