jueves, 3 de agosto de 2017

#Venezuela: Para derrotar a la contrarrevolución y acabar con el capitalismo y la burocracia, todo el poder a los trabajadores





La situación en Venezuela ha entrado en una espiral que puede decidir el futuro inmediato del país en los próximos días. El Ministro del Interior, Néstor Reverol, anunciaba la prohibición de cualquier manifestación que pueda alterar la celebración de las elecciones a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), previstas para este domingo 30 de Julio. Los dirigentes contrarrevolucionarios de la MUD (coalición que agrupa a la derecha y extrema derecha venezolana) han desafiado abiertamente esta prohibición convocando a sus partidarios a ocupar las calles todo el fin de semana y seguir con sus acciones violentas con el objetivo de impedir la elección de la Constituyente.
El Departamento de Estado estadounidense ha pedido a sus ciudadanos que no viajen a Venezuela y ordenado abandonar el país a las familias de su personal diplomático. “La situación política y de seguridad en Venezuela es impredecible y puede cambiar rápidamente”, dice el comunicado. Se trata del mismo lenguaje cínico y calculado que ha precedido otras acciones golpistas y violentas auspiciadas por el imperialismo en diferentes momentos y lugares.
Las concesiones del gobierno envalentonan a los fascistas
La agudización de la ofensiva contrarrevolucionaria es la respuesta de los dirigentes de la MUD y el imperialismo estadounidense a las vacilaciones y llamamientos a la reconciliación y la negociación realizados por el Gobierno Bolivariano durante los últimos días: desde la excarcelación (rechazada por las bases chavistas) del dirigente fascista Leopoldo López, responsable de 43 muertes en la guarimba de 2014, hasta la sugerencia por parte de la rectora del CNE Socorro Hernández y el propio Presidente Maduro de que el proyecto de la ANC podría reconsiderarse si la MUD aceptaba el diálogo. En la marcha de apoyo al Gobierno del jueves 27 de Julio Maduro (para sorpresa de sus propios partidarios) reiteraba esta idea, llamando a los dirigentes de la MUD a la reconciliación nacional y ofreciéndoles abrir una negociación antes de instalar la Constituyente.
Una vez más, como ha ocurrido con todos los llamamientos al diálogo y concesiones anteriores, la respuesta de la MUD ha sido intensificar la vía insurreccional y recrudecer la violencia y acciones terroristas en la calle. La debilidad invita a la agresión. Es una vieja ley que hemos visto funcionar en todas las revoluciones y Venezuela no es una excepción.
La incapacidad de la MUD para conseguir que la huelga general de 48 horas que convocaron el martes 26 y jueves 27 fuese seguida en las grandes y medianas empresas y en zonas como el centro y oeste de Caracas y otras zonas populares de las principales ciudades demuestra que siguen teniendo enormes problemas para sintonizar con amplios sectores de las masas. Aunque descontentos con la grave situación económica y las políticas que está aplicando el gobierno, millones de jóvenes, trabajadores y campesinos desconfían instintivamente de la derecha. Esto demuestra que si se estuviesen aplicando medidas socialistas y el poder estuviese en manos de los trabajadores y el pueblo sería posible derrotar la ofensiva golpista de la derecha.
Derrotar a la contrarrevolución exige medidas socialistas, no capitalistas
Como explicábamos en artículos anteriores: “Sólo hay un modo de evitar la derrota de la revolución bolivariana. Que la economía y el Estado pasen a estar controlados efectivamente por los trabajadores y no por los capitalistas y los burócratas, como ocurre actualmente. La solución es que la clase obrera, al frente de las capas oprimidas de Venezuela, tomen todo el poder político y económico y lleven a cabo medidas socialistas enérgicas, nacionalizando la banca, la tierra y las principales empresas bajo su control democrático para planificar y utilizar los recursos de la economía en función de las necesidades sociales. De esta manera, con un Estado basado en la democracia obrera y en órganos reales de poder de los trabajadores, elegidos y revocables democráticamente, se podría luchar inmediatamente y de manera eficaz contra la inflación, el desabastecimiento, la corrupción burocrática y el sabotaje capitalista. ¡Hay que derrocar de una vez por todas al capitalismo, expropiar a la burguesía y acabar con la quinta-columna burocrática!
Miles de jóvenes y trabajadores están dispuestos a seguir este camino. Cuando se convocó la Constituyente, muchos de ellos intentaron convertir ésta en un instrumento para luchar tanto contra el parlamento burgués (Asamblea nacional) controlado por la MUD como contra la burocracia que se dedica a socavar las conquistas sociales alcanzadas durante los últimos años y sabotea e incluso reprime la lucha de los trabajadores y el pueblo. Algunos grupos y candidatos que se presentan a las elecciones del 30J siguen planteando que la ANC debe servir para discutir como expropiar a la burguesía y construir un verdadero estado revolucionario.
Sin embargo, lo que está haciendo el gobierno es exactamente lo contrario de lo que sería necesario para fortalecer una resistencia de masas contra el golpe y la insurrección contrarrevolucionaria en marcha. Aunque ha anunciado medidas como la inclusión de las Misiones (planes educativos, pensiones, etc.) en las modificaciones constitucionales que discuta la ANC, el grueso de medidas planteadas supone un desmantelamiento de las actuaciones más a la izquierda aplicadas por Chávez intentando responder a las masas.
Distintas organizaciones y grupos de activistas chavistas de base han planteado durante la campaña y en los últimos meses críticas a la política gubernamental de buscar una alianza con la burguesía y gestionar la crisis aplicando políticas capitalistas como pagar puntualmente la deuda externa mientras se recorta el dinero público destinado a importar alimentos para enfrentar el desabastecimiento, aceptar las constantes subidas de precios exigidas por los empresarios, paralizar las expropiaciones y el control obrero o acometer despidos masivos en empresas e instituciones del estado.
¡Ninguna concesión a los empresarios!
Desde que convocó las elecciones a la ANC el gobierno bolivariano ha dado un protagonismo cada vez mayor a los escasos sectores empresariales que han decidido apoyar la Constituyente. Algunos de esos empresarios no han dudado en aprovechar esta oportunidad para presentar sus propios candidatos y demandar que uno de los objetivos de la Constituyente sea aplicar toda una serie de medidas que viene exigiendo desde hace tiempo la burguesía, incluidos los sectores más abiertamente comprometidos con la estrategia golpista y violenta de la MUD.
La agenda de los empresarios no puede ser más clara: nuevas y más amplias subidas de precios, reversión de las expropiaciones y entrega de toda una serie de empresas a sus antiguos propietarios, freno al desarrollo del control obrero o de experiencias de sindicalismo combativo y revolucionario que desafíen sus intereses de clase, extensión de las zonas especiales y las empresas mixtas y ampliación de experiencias como el Arco Minero que abren los recursos minerales y naturales de Venezuela a la explotación salvaje por parte de las multinacionales y las empresas privadas
Diferentes dirigentes del PSUV han celebrado esta participación empresarial en la ANC y mostrado su voluntad de ceder a varias de esas propuestas. Por otra parte, muchos de los candidatos a la ANC son esos mismos dirigentes que sectores de las masas ven cada vez con más desconfianza después de años al frente de instituciones del estado (gobernaciones, alcaldías, ministerios…) durante los cuales han frenado todos los intentos de las bases revolucionarias de acabar con el estado capitalista y construir un verdadero estado revolucionario dirigido por los trabajadores y el pueblo.
Este hecho, junto a la aplicación de políticas capitalistas que están cargando el peso de la crisis sobre el pueblo, ha sido una de las causas fundamentales del debilitamiento del apoyo al PSUV y el aumento de la desmoralización y el escepticismo entre las masas durante el último período. Seguir por ese camino sólo facilita los planes de la derecha.
Aunque a corto plazo determinados empresarios se pongan el disfraz de amigos y acudan a las reuniones con el gobierno (¿por qué no hacerlo si esas reuniones terminan con concesiones de divisas a precios preferenciales que les permiten hacer jugosos negocios?) o hagan declaraciones a favor de la paz, la reconciliación nacional y el diálogo, sólo es cuestión de tiempo (cada vez de menos tiempo) que se sumen al coro reaccionario que llama al derrocamiento del gobierno. Sólo están esperando el momento más propicio para hacerlo, cuando la decepción de las bases chavistas con las vacilaciones y giro a la derecha del gobierno alcance un punto de no retorno y el plan golpísta de la MUD tenga mayores garantías de éxito.
Sólo la movilización de la clase obrera con un programa verdaderamente socialista puede derrotar a la derecha
Hasta el momento el factor fundamental que ha impedido a la derecha tomar el poder es que, pese a la profundidad del colapso económico y la brutal campaña de violencia y terrorismo que han desatado (más de 104 muertos en 115 días de violencia callejera, atentados terroristas y acciones fascistas como linchar y quemar vivos a varios militantes chavistas de base) no han conseguido abrir una brecha en la alta oficialidad del ejército que les permita dar un golpe, derribar al gobierno y lanzar el asalto final a Miraflores.
El gobierno está convencido de que la política de basarse en ascensos y concesiones a los altos oficiales mientras llama a los soldados y sus familias (la clase obrera y el pueblo) a resistir, apretarse el cinturón, etc., basta para garantizar la unidad de la Fuerza Armada frente a la ofensiva contrarrevolucionaria. ¡Nada más lejos de la realidad!
Todas las contradicciones que existen en la sociedad venezolana: el colapso económico (desabastecimiento, inflación, lucha por la supervivencia, corrupción, etc.), la desigual distribución de la riqueza, la erosión del apoyo al gobierno con motivo de que estas lacras no son resueltas y la política cada vez más errática y vacilante por parte de éste, no pueden dejar de afectar al propio ejército. Por sus propias características la cúpula militar tiende a parecer monolítica durante un tiempo. Sin embargo, cuando la crisis y la polarización política y social llegan a un punto crítico (como está ocurriendo ya hoy en Venezuela) todas las contradicciones acumuladas en su seno tienden a estallar bruscamente. La aparente unanimidad se rompe y aparecen divisiones abiertas, como vimos en abril de 2002. Este peligro es cada vez mayor en un contexto como el que vive Venezuela. La posibilidad de un golpe, que en un primer momento incluso se declare bolivariano y utilice una retórica parecida a la que ya está empleando la Fiscal General del Estado (aliada en la práctica a la MUD pero que se sigue declarando chavista) para plantear algún tipo de “transición” o “gobierno de unidad nacional”, es una amenaza muy real.
El único modo de impedir que, si se producen esas divisiones en el mando militar se imponga la derecha, es conquistar el apoyo masivo de la tropa, los millares de obreros y campesinos de uniforme que componen la base del ejército. Pero sólo hay un modo de conseguir esto: con medidas socialistas, revolucionarias, y el desarrollo de un verdadero estado revolucionario dirigido por los trabajadores y el pueblo.
Como hemos repetido hasta la saciedad: sólo el pueblo salva al pueblo. Los jóvenes, trabajadores, campesinos y soldados revolucionarios debemos organizarnos en nuestros centros de trabajo, barrios y cuarteles, en primer lugar para resistir y derrotar la acometida fascista y los planes golpistas de la MUD y el imperialismo estadounidense. Pero al mismo tiempo para reagruparnos bajo una bandera clara, con un programa que unifique todas las reivindicaciones obreras y populares. Un programa que plantee un programa verdaderamente revolucionario, que acabe de una vez por todas con el poder de los capitalistas y burócratas y ponga la dirección de la economía y el Estado en manos de la clase obrera y el pueblo pobre.
Este programa, entre otros puntos, debería incluir los siguientes:
-No al gobierno reaccionario y planes golpistas que intenta imponer la MUD
- Asambleas en cada centro de trabajo y cada barrio para discutir cómo enfrentar la estrategia golpista de la MUD y formar comités de acción para organizar la defensa de las conquistas y reivindicaciones obreras y populares
-Lucha por el control obrero y la gestión directa de las empresas mediante consejos de trabajadores para acabar con la corrupción y agresión contra los trabajadores y el pueblo, derrotando tanto la contrarrevolución burguesa como la reacción burocrática
-Ninguna concesión ni pacto con la burguesía. Nacionalización de la banca, la tierra y las grandes empresas bajo el control y la gestión directa, y democrática, de los trabajadores y el pueblo.
  • Frente a la especulación y la inflación: formación de comités populares de acción directa, democráticamente controlados, para garantizar el abastecimiento e imponer precios accesibles para el pueblo.
  • Ningún retroceso en las condiciones de vida, salarios y derechos de los trabajadores. Subidas salariales por encima de la inflación manteniendo el poder adquisitivo de los trabajadores.
  • Ninguna destrucción de empleo en empresas publicas ni privadas. Reenganche inmediato de todos los trabajadores que de manera arbitraria e injustificada han sido despedidos.
  • Apertura de los libros de cuentas e inventarios de todas las empresas públicas y privadas a la inspección de los trabajadores y de comités de vecinos. Cese inmediato de todos los burócratas corruptos que han robado al pueblo.
  • Que todos los cargos y representantes públicos cobren el salario de un trabajador calificado.
  • Elegibilidad y revocabilidad de todos los cargos y que rindan cuentas periódicamente ante las asambleas de trabajadores y vecinos de su gestión.
  • No a la impunidad para los golpistas y asesinos del pueblo. Juicio, investigación y castigo de todos los implicados en acciones violentas contra los trabajadores.
  • Monopolio estatal del comercio exterior bajo gestión directa obrera y popular para garantizar que hay alimentos suficientes y a precios accesibles para el conjunto de la población
  • Unidad en la lucha con nuestros hermanos de clase en Bolivia, Ecuador, Cuba, Brasil, Argentina.... El socialismo solo puede ser internacional: Por la Federación Socialista de América Latina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario