domingo, 16 de mayo de 2010

REPUBICA DEMOCRATICA ALEMANA, ESTADO Y DEMOCRACIA


Nuestro amigo Mario nos ha enviado este trabajo, el cual les dejo para que disfrunten de el.

RDA: Estado y democracia.

La RDA es un Estado socialista. La clase obrera, aliada con la clase de los campesinos cooperativistas y los demás trabajadores, ejerce en este Estado el poder político. Dicha alianza se debe a la coincidencia de intereses básicos que existe entre la clase obrera, los campesinos cooperativistas y los otros trabajadores. Habiendo asumido la dirección política de la sociedad, la clase obrera ha inclinado las relaciones de poder en el seno del Estado a favor del pueblo trabajador. Ella ha liberado a todos los trabajadores, forjando una nueva relación entre sociedad, Estado y sus ciudadanos. Quedó abolida para siempre la explotación del hombre por el hombre. El íntegro del poder está al servicio de los trabajadores, hecho que se basa en la propiedad socialista. El consenso de intereses básicos es la fuente que condiciona el éxito de la política de alianzas practicada por el Partido de la clase obrera con los demás partidos políticos y sectores sociales. La fuerza orientadora y directriz de la RDA es el Partido de la Clase Obrera: el Partido Socialista Unificado de Alemania. Con el auxilio del Estado lleva a efecto las transformaciones sociales y el perfeccionamiento de la sociedad socialista. De tal manera se garantiza el cumplimiento de las ambiciosas metas que se ha trazado el PSUA en aras del pueblo para los años 80.

Deberes y derechos fundamentales de la ciudadanía.
Todo ciudadano tiene garantizado en la Constitución el ejercicio de sus derechos y su gestión en el desarrollo de la sociedad. Todos los organismos estatales sectores sociales y ciudadanos están en el deber de respetar y proteger la libertad individual. Todos los ciudadanos son iguales ante la ley. La democracia socialista y el creciente potencial económico de la RDA son el aval para que se haga uso efectivo de esos derechos y libertades fundamentales del individuo.
La defensa de la paz y la defensa de la patria socialista constituyen un derecho fundamental y un deber honroso de todos y cada uno de los ciudadanos. El pueblo entero respalda los esfuerzos desplegados por el PSUA y por el gobierno de la RDA en pro de resguardar la paz y proteger el socialismo.
Con el fin de que el derecho a la cogestión y coparticipación pueda ser ejercido en cualquier momento por millones de ciudadanos en el quehacer social y estatal, el Estado ha creado las condiciones pertinentes. Esa actividad se rige por el principio: «Trabaja, planifica y gobierna con nosotros!». Los ciudadanos eligen en sufragio democrático a los órganos de poder popular y tienen participación activa en la labor de los mismos. Ellos debaten los planes del Estado y discuten en público los proyectos de leyes básicas o resoluciones de gran trascendencia. Las representaciones populares y sus diputados, lo mismo que los administradores de organismos estatales y económicos están en la obligación de rendir cuentas de exigirlo así la ciudadanía. El ciudadano tiene derecho a elevar memorias con solicitudes y sugerencias a los organismos estatales y económicos. Una persona puede votar o ser elegida a partir de los 18 años ara una representación popular.
El derecho al trabajo está garantizado como derecho fundamental que se define en el Código del Trabajo. Ello implica tener un empleo asegurado y la certeza de obtener uno acabada la formación profesional. Todo el mundo tiene derecho a ganar igual salario por igual trabajo. La propiedad socialista y la planificación y gestión estatales garantizan ocupación plena. Para cada ciudadano con aptitud laboral, el derecho laboral está aparejado al honroso deber de desarrollar una actividad socialmente provechosa.
El derecho a la educación significa que cada cual tiene abiertas las puertas de todos los planteles educativos del país. Un sistema educacional socialista unificado asegura a cada ciudadano una educación, formación y perfeccionamiento ininterrumpidos. Para los niños rige la escolaridad obligatoria de 10 grados. Aprender un oficio o profesión es el derecho y el deber de todo joven o adolescente.
Los derechos de la mujer están asegurados en todos los ámbitos del quehacer social, estatal y personal. La igualdad de derechos obliga a la sociedad entera a preocuparse por el estímulo de la mujer. Los organismos estatales están en la obligación de posibilitar que las mujeres se desempeñen en cualquier sector y que adquieran la capacitación necesaria para tal efecto. La organización femenina (DFD) está representada en la Cámara del Pueblo por 35 diputadas. El Código de la Familia garantiza a la mujer los mismos derechos en la vida matrimonial y familiar. Allí se estipula además que la educación de los hijos constituye un derecho y una obligación comunes a ambos progenitores.
Los derechos de la juventud a recibir incentivos especiales en su desarrollo social y profesional son un rasgo inherente a la política estatal de la RDA desde su misma fundación.
Los órganos de poder popular albergan a unos 30000 diputados jóvenes no mayores de 25 años que toman parte directa en la gestión estatal. En la Cámara del Pueblo tiene la FDJ una fracción parlamentaria de 40 diputados.
Todo ciudadano tiene derecho a la libre expresión de sus ideas. Puede vertir libre y públicamente sus opiniones sin que al hacerlo se vea perjudicado. El carácter humanista del sistema socialista implica que ese derecho a la libre expresión no sea aprovechado para hacer propaganda militarista y revanchista, para instigar a la guerra o para sembrar odio contra religiones, razas o pueblos. Está garantizada asimismo la libertad de prensa, de la radio y la televisión.
La Constitución asegura el derecho a la libertad de conciencia y de credo. Todo ciudadano de la RDA puede abrazar cualquier credo religioso y practicar los ritos correspondientes. Están separados el Estado de la Iglesia y la escuela de la Iglesia.

El régimen judicial.
El régimen judicial de la RDA está para preservar la legalidad socialista, proteger y desarrollar el poder obrero-campesino. Protege asimismo la libertad, la vida pacífica, los derechos y la dignidad de la persona humana.
Los juzgados de la RDA, el Tribunal Supremo, los juzgados provinciales y distritales, forman parte de un sistema unificado de organismos estatales. El Tribunal Supremo es el organismo máximo de la administración judicial. Está supeditado a la Cámara del Pueblo y –entre sesiones- al Consejo de Estado.
En la administración judicial participan desde años atrás, en los procesos judiciales, destacados obreros y obreras, campesinos cooperativistas y otros trabajadores en calidad de jueces legos con iguales derechos que los jueces profesionales. Ellos contribuyen a ventilar los juicios, ayudan en la educación colectiva de los infractores de la ley y apoyan las labores de los tribunales sociales.
Los tribunales sociales funcionan como comisiones de conflicto en los centros de trabajo y como comisiones de arbitraje en las zonas residenciales. Las comisiones de conflicto se ocupan sobre todo de litigios laborales, aunque también –igual que las comisiones de arbitraje- de delitos menores y litigios sencillos concernientes al Derecho Civil.
El Ministerio Público –dirigido por el Fiscal General- se encarga de velar por la observancia estricta y la correcta aplicación de la Ley con el fin de proteger el régimen social y estatal socialista y de salvaguardar los derechos ciudadanos.
La Policía Popular Alemana centra su actividad en la defensa del sistema estatal y socialista, en la protección de la vida pacífica y el trabajo creador de los individuos. Vela por el orden y la seguridad públicos. La Policía Popular Alemana está llamada a conjurar o alejar los peligros que amenacen la vida y la salud de la población o que amenacen la propiedad socialista y personal de los ciudadanos. Cuenta en su gestión con el concurso de decenas de miles de auxiliares voluntarios, de miembros del cuerpo de bomberos voluntarios, colectivos sociales encargados de la seguridad del tránsito y otras personas que trabajan a título honorario por mantener el orden y la seguridad.

El Ejército Popular Nacional.
El Ejército Popular Nacional (NVA) es el instrumento militar del poder obrero y campesino. Su misión política está dedicada por los intereses vitales del pueblo trabajador.
El cometido del NVA está claramente estipulado en la Constitución. El artículo 7 dice: “El Ejército Popular Nacional y los demás órganos de defensa del país protegen las conquistas socialistas del pueblo contra todo ataque del exterior. El Ejército Popular Nacional, en interés del mantenimiento de la paz y la salvaguardia del Estado socialista, cultiva una estrecha fraternidad de armas con los ejércitos de la Unión Soviética y otros Estados socialistas.”
Los comandos supremos de las fuerzas armadas están en manos de probados antifascistas que han demostrado su lealtad a la causa de la clase obrera y del pueblo trabajador en la lucha contra el fascismo y el militarismo, haciendo méritos además en el proceso de transformaciones sociales y en la edificación del socialismo. Ellos han ejercido marcada influencia en una nueva generación de oficiales que se desempeñan conforme a la tradición de la gesta antifascista y revolucionaria del pueblo.
Durante el año y medio de servicio militar básico, los soldados del Ejército Popular Nacional permanecen muy vinculados a sus centros de trabajo; ninguno pierde el empleo que tenía anteriormente. Todos conservan sus derechos o deberes cívicos, como el derecho a elegir y ser elegido, la militancia partidaria, etc.

Alianza de los partidos políticos y organizaciones de masas.
El sistema político de la RDA agrupa a todos los sectores en entidades orgánicas estatales y sociales y funciona con la participación democrática de la ciudadanía. Entre ellas figuran el PSUA, los partidos allegados a él y las organizaciones de masas.

Partido Socialista Unificado de Alemania.
En tanto partido marxista-leninista de combate, el PSUA representa la vanguardia de la clase obrera de la RDA. El Partido posee en el marxismo-leninismo una teoría relativa a la sociedad y su desarrollo, una teoría de basamento científico y consagrada por la praxis. El PSUA se apoya en la rica experiencia del Partido Comunista de la Unión Soviética y de los demás partidos comunistas y obreros. Lleva a efecto las tareas y objetivos que argumentaran Marx, Engels y Lenin en cuanto al desempeño de la clase obrera en la edificación del socialismo, y defiende los intereses de todos los trabajadores.
De ahí que el PSUA sea el núcleo reconocido por todos los sectores sociales de la organización política del socialismo. El Partido representa la continuidad de las tradiciones revolucionarias del movimiento obrero alemán. Lo que mejor revela el democratismo en la actuación del Partido es el hecho de debatir a fondo con el pueblo los objetivos clave para el desarrollo de la sociedad socialista y el bienestar popular, antes de aprobarlos, como ocurre, por ejemplo, durante la preparación de sus congresos partidarios.
En los estatutos del PSUA subyacen los principios orgánicos y normas partidarias leninistas. Conforme a los principios del centralismo democrático, la democracia interna del Partido garantiza una vida partidaria activa y creadora. Los militantes discuten acuciosamente antes de adoptar alguna decisión y luego la llevan a cumplimiento en el colectivo laboral, en las zonas residenciales, trabajando en las organizaciones de masas, en los organismos del poder popular y en otras entidades sociales.
Hay, pues, militantes del PSUA en la vanguardia de la emulación socialista, esforzándose por el progreso técnico-científico y la intensificación de la producción.
La gestión del PSUA apunta al ejercicio del poder estatal por parte del pueblo. Fomenta la autoridad de las representaciones populares electas y trabaja porque se extienden las bases democráticas del Estado socialista y del régimen judicial.
El PSUA agrupa a 2.200.000 militantes y aspirantes. El 57, 8% de los militantes y aspirantes son obreros, el 22,3% son intelectuales y un 5%, campesinos cooperativistas. Un tercio son mujeres y un cuarto, más o menos, no pasa de los 30 años.

El Partido Campesino Demócrata de Alemania.
Militan en él principalmente campesinos cooperativistas y los trabajadores cuya actividad guarda relación con el desarrollo socialista en el campo. Este partido ha coadyuvado en todo momento a afianzar la alianza entablada entre los obreros y los campesinos, ahondando además la amistad con la Unión Soviética. El DBD ejerce una marcada influencia en el desarrollo e intensificación ulteriores de la agricultura, ayudando activamente a materializar la política agraria del PSUA y del gobierno.
EL DBD fue fundado el 29 de Abril de 1948, contando con más de 100.000 militantes.

La Unión Cristiano-Demócrata de Alemania.
En torno suyo están congregados los ciudadanos de religión cristiana que ayudan a forjar la sociedad socialista, movidos por la responsabilidad que les dicta su credo. En la RDA ven ellos reivindicadas una serie de demandas fundamentales del cristianismo, como son el amor a la paz y al prójimo. La CDU recoge las tradiciones progresistas del humanismo cristiano y convive confiadamente con los marxistas. La CDU se fundó el 26 de Junio de 1945 y cuenta con más de 120.000 militantes.

El Partido Liberal-Demócrata de Alemania.
El LDPD reúne en sus filas sobre todo a artesanos, minoristas, intelectuales y empleados. Con su aporte activo al perfeccionamiento de la sociedad socialista avanzada, el partido sigue las tradiciones de la burguesía alemana progresista
El LDPD fue fundado el 5 de Julio de 1945 y posee más de 80.000 militantes.

El Partido Nacional Demócrata de Alemania.
En él se han dado cita en primer término los artesanos privados y cooperativistas, trabajadores de la cultura, intelectuales y empleados. El NDPD hace bastante por el desarrollo político-moral y socio-económico de esos sectores poblacionales de la RDA.
El NDPD se fundó el 25 de Mayo de 1948 y tiene más de 90.000 afiliados.

La Confederación de Sindicatos Libres Alemanes.
La FDGB es la organización sindical unitaria, libre e independiente. Es la organización clasista y de masas más abarcadora con que cuentan los trabajadores. En la FDGB figuran dieciséis federaciones con mas de nueve millones de afiliados, o sea mas del 97% de los trabajadores, exceptuando a los cooperativistas.
Bajo la dirección del PSUA, los sindicatos incorporan a millones de trabajadores de lleno en la gestión y planificación de los procesos socio-económicos. La FDGB organiza la emulación socialista en pro del cumplimiento de los planes. Hay leyes que comprometen a los órganos del poder popular y estatal a cooperar estrechamente con la FDGB.
Todas las decisiones tocantes al plan de la economía, a la protección sanitaria y del trabajo, al ambiente laboral, al derecho laboral, a la política salarial y de ingresos, al Seguro Social, así como a la programación vacacional y recreativa son deliberadas con los sindicatos y solo pueden adoptarse en consenso con ellos.
La FDGB se fundó el 15 de Junio de 1945. Desde el 1º de Enero de 1949 figura en la Federación Sindical Mundial y mantiene lazos con más de 100 organismos sindicales en más de 90 países.

La Juventud Libre Alemana.
La FDJ es la organización socialista unitaria de masas que agrupa a los jóvenes de la RDA. Ella permanece firme al lado del PSUA y se siente honradamente identificada con los objetivos y la política del partido de la clase obrera. La tarea primordial de la FDJ estriba en educar a la nueva generación, haciendo de ellos jóvenes socialistas.
Con sus acciones y planes, la FDJ lleva adelante las tradiciones legadas por quienes combatieron la guerra y el fascismo, por los activistas del primer instante y por los promotores de la emulación socialista.
La FDJ se creó el 7 de Marzo de 1946. Figuran en ella unos 2.300.000 jóvenes de ambos sexos de 14 años o más, provenientes de todas las clases sociales de la población. 1.600.000 escolares de 6 a 14 años son miembros de la organización pioneril “Ernst Thälman”, la organización juvenil de la FDJ.
La FDJ está afiliada, desde 1948, a la Federación Mundial de la Juventud Democrática y, desde 1950, a la Unión Internacional de Estudiantes.

La Unión Democrática de Mujeres de Alemania.
La DFD ha hecho grandes esfuerzos por ver materializada la igualdad de derechos entre el hombre y la mujer. La preocupación constante de la DFD consiste en crearle a la mujer condiciones laborales y de vida que la capaciten para cumplir con sus tareas profesionales, familiares y públicas.
La DFD se fundó el 8 de Marzo de 1947. Agrupa a más de 1.400.000 mujeres de todas las todas capas de la población.
Desde 1948, la DFD integra la Federación Democrática Internacional de Mujeres. Mantiene vínculos con 140 organizaciones femeninas de 90 países.

La Unión Cultural de la RDA.
La Unión Cultural es la organización socialista de masas adecuada a quienes cultivan o se deleitan con las manifestaciones culturales. Fomenta la cultura socialista nacional y la vida intelectual en el campo y la ciudad. La Unión Cultural cubre las diversas necesidades a través de sus Clubes de Intelectuales, sus agrupaciones locales y círculos de interés. Labora además en los campos de la historia regional, la conservación de monumentos y la protección ambiental.
La Unión Cultural se fundó el 3 de Julio de 1945 y agrupa a 245.000 afiliados.
Un papel relevante por su valor histórico recae en la RDA sobre el Bloque Democrático, al cual pertenecen todos los partidos y organizaciones representadas por una fracción parlamentaria en la Cámara del Pueblo.
En el Bloque Democrático han hallado una forma de concentrar sus fuerzas, bajo la conducción del PSUA, en la solución colectiva de los problemas políticos, económicos, sociales y culturales de la política del Estado.

El Frente Nacional.
En torno al Frente Nacional se han aglutinado los partidos políticos y organizaciones de masas, con gran número de ciudadanos sin partido, para formar un movimiento popular. Mediante variadas modalidades de cogestión democrática de carácter predominantemente municipal, el Frente Nacional llega a todas las capas de la población. En alrededor de 17.000 comités de que consta , se desempeñan a título honorario mas de 350.000 obreros, campesinos, intelectuales, artesanos y pequeños comerciantes, muchas mujeres y jóvenes. Este movimiento popular socialista involucra asimismo a gran cantidad de cristianos y dignatarios religiosos. Añádase a eso cientos de miles de auxiliares electorales, pues el Frente Nacional corre a cargo de las elecciones a todos los órganos del poder popular, desde la Cámara del Pueblo hasta las representaciones municipales. El Frente Nacional agrupa en una lista única a los candidatos de todos los partidos y de las grandes organizaciones de masas. Haciendo comparecer a los candidatos en asambleas vecinales y otros foros, el Frente Nacional lleva a efecto uno de sus máximos compromisos políticos: crear las condiciones para que los candidatos puedan deliberar regularmente con los electores.
En el seno del Frente Nacional participan cientos de miles de ciudadanos en una gran iniciativa cívica. Bajo el lema “Embellecer nuestras ciudades y aldeas, ¡colabora!”, se afanan por preservar y remozar viviendas, aulas escolares y otros locales públicos. Además crean zonas ajardinadas y parques, contribuyendo por si mismos en sus propias localidades al buen éxito del programa de construcción de viviendas.
La cooperación en el seno del Bloque Democrático y el Frente Nacional hace que converjan los conocimientos y la experiencia de todos los sectores de la sociedad. Las consultas regulares entre el Secretario General del CC del PSUA y Presidente del Consejo de Estado con los presidentes de los partidos políticos amigos son los foros adecuados al intercambio de pareceres en pro de resolver las tareas comunes.

Los órganos del poder popular.
Las representaciones populares electas son en la RDA los órganos del poder estatal que se encargan de estructurar a todos los demás órganos del Estado.
El principio básico del andamiaje estatal y de toda la gestión del Estado es el centralismo democrático. En su artículo 9, la Constitución dispone vincular la “dirección y planificación estatal central de los aspectos básicos del desarrollo social…a la responsabilidad propia de los órganos estatales locales y de las empresas y a la iniciativa de los trabajadores”.
Las representaciones populares u órganos del poder popular de la RDA son las siguientes:
- La Cámara del Pueblo,
- las asambleas provinciales y la asamblea municipal de Berlin, la capital,
- las asambleas distritales,
- las asambleas de concejales municipales, y de los distritos urbanos en ciudades y urbes,
- las asambleas de municipios rurales.
Todas ellas son elegidas por sufragio libre, universal, igualitario y secreto, para un período electoral de cinco años.
Las representaciones populares agrupan a obreros, campesinos cooperativistas, empleados, intelectuales, artesanos, pequeños comerciantes, mujeres, hombres, jóvenes de partidos políticos y organizaciones de masas. El derecho electoral estipula que todo candidato lanzado para un organismo del poder popular sea sometido a consideración en primer término por su colectivo laboral. Si ese sector del electorado lo rechaza, su partido u organización no puede incluirlo en la lista única del Frente Nacional. En cada sufragio se lanzan mas candidatos que mandatos hay para ocupar. El elector tiene la opción de tachar el día del sufragio a los candidatos del Frente Nacional que no contaran con su confianza.
En la RDA la campaña electoral es aprovechada de paso para sostener un amplio diálogo sobre los frutos y tareas tocantes a la gestión estatal. La ciudadanía se hace entonces unas ideas de la perspectiva global del desarrollo de la sociedad y de los proyectos atinentes a su ciudad, municipio rural o zona de residencia. Allí tienen también la oportunidad de aportar sugerencias y consejos, influyendo así en planes y decisiones estatales, como también en sus vías de ejecución.
El principio supremo de la gestión de un diputado de la RDA estriba en mantener en todo momento el más estrecho contacto con los trabajadores y acudir a ellos en pos de consejo. Cada diputado está en la obligación de rendir cuentas varias veces al año ante sus electores e involucrar a éstos en la preparación, ejecución y control de las decisiones del Estado, siempre al nivel correspondiente a su representación. Los métodos de que se vale un diputado en su gestión, comprenden horas regulares de consulta en los centros de trabajo y en las zonas residenciales de su circunscripción electoral. De infringir sus deberes, puede ser revocado por sus propios electores.
Los diputados de las representaciones populares de la RDA no son parlamentarios profesionales, sino trabajadores que se desempeñan en oficios o profesiones diversas y reciben licencia en sus empresas respectivas, en la medida requerida para cumplir sus atribuciones, sin dejar de percibir su salario o sueldo completo.
Las representaciones populares están autorizadas a decidir, entre otras cosas, sobre todos los asuntos fundamentales que afecten su territorio y a los pobladores del mismo. Tales son asimismo los derechos de un diputado. O sea que ellos pueden emplazar a los administradores de combinados industriales, empresas e instituciones, así como a las presidencias de cooperativas a contestar preguntas y esclarecer problemas. Están facultados además a someter proyectos y a proponer el debate de cuestiones concretas en el seno de la representación popular, del consejo y de las comisiones.

La Cámara del Pueblo.
La Cámara del Pueblo es el órgano supremo del poder popular de la RDA. En ella tienen sus bancadas el PSUA, el DBD, el NDPD, la CDU, el LDPD, la FDGB, la FDJ y la Unión Cultural de la RDA (con un total de 500 diputados). Preside la Cámara del Pueblo, Horst Sindermann, miembro del Buró Político del CC del PSUA.
La Cámara del Pueblo es el único órgano constituyente y legislativo de la RDA cuyos derechos nadie puede recortar.
En virtud del artículo 65 de la Constitución, gozan del derecho de someter a la Cámara del Pueblo proyectos de ley: los diputados de los partidos políticos y organizaciones de masas presentes en la Cámara del Pueblo, las comisiones de la Cámara del Pueblo, el Consejo de Estado, el Consejo de Ministros y los sindicatos. Los proyectos de ley de mucha trascendencia son sometidos a debate en el seno del Bloque Democrático antes de ventilarlos en la Cámara del Pueblo, o se debaten con toda la ciudadanía, como ocurrió en 1968 con la Constitución socialista y en 1977 con el Código Laboral. Las leyes que sanciona la Cámara del Pueblo son promulgadas en el término de un mes por el Presidente del Consejo de Estado. La radio, la televisión y los diarios de todos los partidos políticos y organizaciones de masas se encargan de dar información precisa e inmediata a la población en cuanto a las razones y el tenor de las leyes importantes.
La Cámara del Pueblo adopta decisiones trascendentes sobre la estructura y la gestión de los organismos centrales del Estado. Elige al Presidente y a los miembros del Consejo de Estado y de Ministros, al presidente del Consejo de Defensa Nacional, al presidente y a los jueces de la Corte Suprema, así como al Fiscal General de la RDA.
La Cámara del Pueblo decide sobre las cuestiones fundamentales que atañen a la paz y al socialismo y a la política exterior al servicio de la concordia entre los pueblos y de la seguridad. Ratifica los tratados estatales o decide sobre la renuncia a los mismos. Está facultada además para decidir sobre el estado de defensa y la realización de plebiscitos.
A fin de llevar a cabo sus tareas, la Cámara del Pueblo forma comisiones. Entre ellas figuran la comisión de relaciones exteriores, de industria, construcción civil y transportes, de trabajo y política social, de educación pública, cultura, de solicitudes elevadas por la ciudadanía, así como la comisión para asuntos juveniles. Estas debaten con el electorado los proyectos de ley y preparan esos documentos para ser tratados en la reunión plenaria de la Cámara del Pueblo.
Los diputados de la Cámara del Pueblo elegidos para el período legislativo 1981-1985 se hicieron depositarios de la confianza de 12.251.716 electores, en los sufragios del 14 de Junio de 1981. Ello equivale al 99,2% de los votos.
Los diputados a la Cámara del Pueblo gozan de inmunidad parlamentaria.
Todos los organismos del aparato estatal funcionan en base a las leyes de la Cámara del Pueblo o también –a nivel regional- en base a las resoluciones de los órganos locales de poder popular.

El Consejo de Estado.
En tanto órgano elegido por la Cámara del Pueblo, el Consejo de Estado ejerce la función de Jefe de Estado de la RDA. El Consejo de Estado consta del Presidente, siete vicepresidentes, dieciséis miembros y el secretario. El Presidente del Consejo de Estado es Erich Honecker, Secretario General del CC del PSUA. Miembros de dicho Consejo son los líderes de los cinco partidos democráticos y de las organizaciones de masas, como también figuras destacadas de todas las clases y capas del pueblo.
El Consejo de Estado representa a la RDA para los efectos del Derecho Internacional. Está facultado para ratificar tratados estatales o renunciar a los mismos. Con el concurso del Consejo de Defensa Nacional, el Consejo de Estado organiza la defensa del país, adoptando además resoluciones fundamentales tocantes a la seguridad.
Al Consejo de Estado le incumbe convocar a elecciones para la Cámara del Pueblo y para los órganos locales del poder popular, garantizando la preparación y realización democráticas de aquellas. Por mandato también de la Cámara del Pueblo está encargado de supervisar la labor de la Corte Suprema y del Fiscal General, y de ejercer además el derecho a conceder amnistía e indulto.
El Presidente del Consejo de Estado designa a los representantes de plenipotenciarios de la RDA en otros países y los revoca de sus cargos. Recibe las cartas credenciales u órdenes de traslado de los representantes de otros países acreditados en la RDA. Por ser la más numerosa, la fracción parlamentaria del PSUA presenta la candidatura a los diputados a la Cámara del Pueblo a la hora e elegir al Presidente del Consejo de Estado.

El Consejo de Ministros.
El Consejo de Ministros constituye el gobierno de la RDA. En su calidad de órgano de la Cámara del Pueblo conduce la ejecución de la política estatal y el cumplimiento de las tareas políticas, económicas, culturales, sociales y defensivas.
Su gestión se fundamenta en las leyes y resoluciones de la Cámara del Pueblo, ante la cual es responsable y está obligado a rendir cuentas de la totalidad de su labor. El Consejo de Ministros de la RDA garantiza la gestión y planificación centrales de la economía nacional y de todos los demás sectores públicos.
Asegura la cooperación con la URSS y los demás miembros del Consejo de Ayuda Mutua Económica, igual que con los países en desarrollo y países capitalistas. Del mismo modo discute y resuelve lo concerniente a los asuntos fundamentales financieros, monetarios, crediticios y de política de precios.
Los ministros están en la obligación de exponer las leyes y las resoluciones del Consejo de Ministros ante todos los órganos locales del poder popular, ante sus consejos y ante los trabajadores, y están en el deber asimismo de debatir con ellos las tareas a ejecutar. Los ministros son elegidos por la Cámara del Pueblo para períodos de cinco años. El Presidente del Consejo de Ministros es Willi Stoph, miembro del Buró Político del CC del PSUA. Los consejos provinciales, distritales, municipales y de los distritos urbanos son los órganos principales de las representaciones populares y por encargo de éstas ejecutan las tareas estatales, económicas, sociales y culturales que conciernen a su área de responsabilidades. Para llevar a cabo sus tareas, el consejo forma cuerpos especializados, supervisando la actividad de los mismos. Las ciudades y aldeas manejan bajo propia responsabilidad el grueso de la producción de bienes de consumo. Están supeditados a los órganos locales de Estado, por ejemplo, sectores determinados de la producción industrial y elementos importantes de la construcción civil.
Los consejos cuentan con el amplio concurso de la ciudadanía. Constituye un potencial decisivo el trabajo ad honorem que ejecutan unas 500.000 personas versadas de todas las clases y capas sociales, mano a mano con los 174.000 diputados, en las comisiones permanentes o activos de los consejos municipales o de distritos urbanos. Se consagran preferentemente a las tareas concernientes al abastecimiento del personal obrero, al transporte público, a las condiciones de vivienda, a la calidad de los servicios públicos y de reparaciones, a la atención médico-sanitaria, a los comedores escolares, a la recreación suburbana, a proyectos culturales y eventos deportivos de masas.

domingo, 9 de mayo de 2010

BALCANES TREINTA AÑOS SIN TITO



Había una vez un país llamado Yugoslavia... un país que miles se niegan a olvidar. El 4 de mayo se conmemoraron 30 años del fallecimiento de un carismático pero controvertido líder: Josip Broz, más conocido como Tito (1892-1980). Él gobernó esa nación que luego se convertiría en seis países distintos.

El martes pasado, miles de nostálgicos participaron en el “peregrinaje” en Belgrado hacia la tumba de Tito, jefe indiscutido de la Yugoslavia socialista durante 35 años. La Casa de las Flores fue el escenario de este masivo acto conmemorativo; la lujosa residencia del dirigente comunista se levanta en la exclusiva colina de Dedinje, en la que Tito vivió hasta su muerte, y ahora es un museo.

Admiradores de la ex Yugoslavia -que dominaba la zona de los Balcanes- llegaron a Belgrado desde Croacia, país natal deTito, Macedonia y Bosnia, además de otras regiones de Serbia y de Montenegro.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el mariscal Tito lideró la resistencia de los partisanos yugoslavos contra los nazis. Luego fue Primer Ministro, entre 1945 y 1953, y Presidente desde 1953 hasta 1980.

Actualmente, muchas personas mayores de 45 años en Eslovenia, Croacia, Bosnia-Herzegovina, Serbia, Montenegro y Macedonia sienten que la era de Tito fue la mejor parte de sus vidas.

Todos esos países se crearon tras las guerras de secesión de la ex Yugoslavia, en los años 90.

“Avanzábamos en cada aspecto desde 1945. Nuestros estándares de vida eran grandiosos en comparación con lo que tenemos ahora. Éramos bienvenidos en todos lados. Pero desde las guerras, los serbios se han vuelto parias y la pobreza llama constantemente a la puerta de la gente común”, asegura Tanja Dokmanovic, una maestra retirada de 75 años, radicada en Belgrado.

Para el profesor de historia Predrag Markovic, la historia de Tito tiene más matices: “Él fue un maestro del hechizo. Por un lado, hechizó a Occidente con su movimiento de liberación antifascista en la Segunda Guerra Mundial. Por el otro, hechizó a los países en desarrollo a comienzos de los años 60, creando el Movimiento de Países No Alineados”.

Para muchos, los yugoslavos llevaban una vida cómoda bajo una dictadura liberal, dado que el socialismo se ocupaba de todas sus necesidades' Por eso Markovic es enfático al decir que: “Cuando la gente dice que siente nostalgia por Tito, está diciendo que añora la seguridad del pasado”.

La socióloga Aleksa Djilas lee la actual nostalgia de la siguiente manera: “Tito también fue popular debido a su resistencia a (el ex dictador soviético Iósif) Stalin, ya que Yugoslavia nunca quedó bajo su órbita y la población vivía diferente a como se vivía en las naciones comunistas”.

Según Djilas, los logros del gobierno de Tito también tuvieron que ver con “la justicia social, la participación de los trabajadores en el proceso de producción, la distribución de la riqueza y un indudable antifascismo”.

Pero, por otro lado, reconoce que en la era de Tito no se valoró “el imperio de la ley ni hubo una sociedad que respete los derechos humanos”.

En cuanto a los disidentes, o bien fueron encarcelados durante varios años o expulsados de la escena política cuando se los consideró un peligro para la popularidad del régimen o cuando desafiaban públicamente las políticas oficiales del Partido Comunista.

En Croacia, hablar mal de Tito equivale a cometer una herejía, dado que la nación forjó su independencia en la guerra contra las fuerzas federales que llegaron desde Belgrado, la capital de Serbia (y de la ex Yugoslavia).

El nieto de Tito, Josip Broz, tiene actualmente 63 años. “Él (su abuelo) quería que todo fuera para su pueblo, para el Estado. Me gustaría que todo lo que Tito coleccionó o que le perteneció en vida fuera parte de una exhibición”, dice entusiasta.

Los más jóvenes saben poco sobre el fallecido gobernante que estuvo en boca de todos esta semana. La mención que hace cada libro de historia depende del grado de odio hacia él que profese el gobierno de turno.



http://www.elcomercio.com/2010-05-09/Noticias/Siete-Dias/Mas-Noticias/SD100509P5BALCANES.aspx