viernes, 30 de octubre de 2009

POLITICA SOCIAL DE LA REPUBLICA DEMOCRATICA ALEMANA



1. EMPLEO Y PRESTACIONES SOCIALES I
 Introducción.
 ¿Es que la racionalización persistente, el empleo de la microelectrónica y los robots no
irán a rebajar la demanda de fuerza laboral y a crear desempleo?
 ¿En qué se basa la estabilidad de la seguridad social?
1. Introducción.
Los derechos y seguridades sociales de la ciudadanía, la política social de los gobiernos y partidos respectivos son
en muchos países motivo de abundantes y encendidos debates por tratarse de las necesidades vitales básicas de
cada ser humano y el despliegue de su personalidad.
La sociedad socialista de la República Democrática Alemana se ha trazado metas bien ambiciosas en ese mismo
terreno, pues la razón de ser del socialismo implica una existencia asegurada y digna en términos sociales para
cada uno de los ciudadanos. Las realizaciones económicas están por lo tanto supeditadas al bienestar humano y
sirven para mejorar gradualmente su nivel de vida tanto en lo material como en lo cultural. E/ ritmo y la magnitud
de dicho proceso están en función de los avances y los resultados económicos.
Es mucho lo que se ha obtenido hasta la fecha, y ese conjunto de logros y prestaciones sociales configura uno de
los elementos inalienables de la vida en la RDA. Entre ellos tenemos, por ejemplo, un empleo seguro, ingresos en
aumento permanente, una profusa atención médica gratuita y un sistema educativo gratuito también, incluyendo
además la seguridad material en la vejez y en caso de enfermedad.
Por cierto que no faltan los problemas para cuya solución definitiva hoy todavía no alcanzan los recursos. Quedan
aún por mejorar las condiciones de vivienda de mucha gente; queda por ensanchar la infraestructura del tiempo
libre y de la vida cultural, adecuándola a las crecientes necesidades; queda por incrementar la atención social y
material de los jubilados. Se está desplegando grandes esfuerzos por crear las condiciones económicas para el
efecto, para mantener y desarrollar con eficacia la concertación orgánica de las políticas económica y social.
Nuestros visitantes y los lectores de países capitalistas preguntan con insistencia hasta qué punto existen
realmente las mismas chances y derechos sociales para todo el pueblo, si éstos quedarán asegurados para el
futuro y de dónde proceden los recursos para garantizarlos. El presente folleto aspira a contestar algunas de esas
preguntas.

2. ¿Es que la racionalización persistente, el empleo de la microelectrónica y los robots no irán a
rebajar la demanda de fuerza laboral y a crear desempleo?
En la RDA no hay ni habrá desempleados pese a que la racionalización lleva años de avanzar intensamente. Las
fábricas propiedad del pueblo utilizan cada vez más la microelectrónica, sobre todo los microprocesadores hechos
por ellas mismas. La ciencia y la técnica incrementan la productividad del trabajo en un cinco por ciento anual por
término medio. Sin embargo, la experiencia acumulada hasta el momento revela que ni la racionalización ni los
cambios económicos estructurales han sido causa de inestabilidad social. El derecho realizado a un puesto de
trabajo es una de las conquistas fundamentales del socialismo que nunca fue ni será cuestionada.
Izda.: Producción de placas con circuitos impresos en la fábrica de semi-conductores de Frankfurt (Odra). Dcha.: Formación de
aprendices en la construcción tradicional de instrumentos musicales, Markneukirchen.
Por ejemplo: pese a que el número de ocupados en la agricultura bajó de dos millones en 1950 a 842.000 en la
actualidad, nadie quedó sin trabajo. La extracción de hulla fue cancelada en los años setenta al agotarse las
reservas sin generar desempleo alguno. El crecimiento demográfico hizo aumentar en 1.300.000 el número de
trabajadores en los últimos tres decenios, a tiempo que se triplicaba la productividad de cada obrero o empleado,
y, sin embargo, no hubo desempleados y no los hay.
Una de las razones estriba en que la estructura de la economía se va desarrollando en forma planificada y a largo
plazo, teniendo en cuenta hasta las alteraciones demográficas previsibles. Sabemos por tanto que la economía de
la RDA tendrá en el futuro menos fuerza laboral disponible, la que deberá afrontar una producción en continuo
aumento.
O sea que cada empresa de cierta envergadura se ve en la necesidad de liberar o trasladar mano de obra para sus
propias tareas en aumento, para el trabajo en varios turnos de las secciones industriales automáticas o en la
maquinaria de gran rendimiento.
Pero nadie se ve de pronto sin trabajo cuando su puesto laboral es suprimido a causa de la racionalización. El
derecho consagrado al trabajo para todos —hombres o mujeres— brinda de hecho a cada trabajador la garantía

constitucional de un empleo seguro, incluyendo una protección general contra el despido. Ello significa que
ningún jefe de empresa está autorizado a despedir a un trabajador a menos que éste viole en la forma más
flagrante la disciplina laboral, y aún así, la empresa debe ayudarle a conseguir un nuevo empleo.
En cuanto a la observancia de las normas del Código Laboral, los sindicatos de cada empresa tienen un amplio
derecho a la cogestión. Frente a cada medida racionalizadora en la empresa, ellos ponen cuidado en que la misma
sea preparada a largo plazo con los trabajadores y que todas las cuestiones de ahí derivadas se resuelvan con
criterio social. La capacitación necesaria, el eventual cambio domiciliario o de centro laboral, todo ello es
preparado con antelación y se lleva a cabo sin que el trabajador afronte desembolsos, pérdidas salariales o
perjuicios sociales de cualquier género.
Actualmente la fuerza laboral liberada es requerida sobre todo por las nuevas ramas industriales, como la
microelectrónica, o por las ramas que son objeto de ampliación, como la fabricación de dispositivos
racionalizadores, o la industria de bienes de consumo.
También crece la demanda de fuerza laboral allí donde el trabajo no es automatizable. Por ejemplo, en el sector
de la salud y asistencia social, en los servicios públicos, el comercio y la gastronomía, sectores importantes para la
mejora sostenida del nivel de vida del pueblo en general.
Grado de automatización de las plantas industriales (en porcentaje)
1970 1976 1980 1983
33 42 49 51
Ahorro de horas laborales por influencia de la ciencia y la técnica (en
millones de horas)
1975 1980 1984
188 422 620
(620 millones de horas = capacidad laboral de 340.000 trabajadores)
3. ¿En qué se basa la estabilidad de la seguridad social?
El factor clave son los fundamentos del sistema socialista, es decir, la propiedad social sobre los medios de
producción y la hegemonía política de la clase obrera, la economía planificada socialista y la organicidad real y
concreta entre las políticas económica y social.
La propiedad del pueblo en las empresas y la propiedad cooperativa en la agricultura sientan las bases
económicas para mejorar en forma continua el nivel de vida del pueblo en general. A través de la Renta Nacional,
las utilidades de las empresas son distribuidas en beneficio de la ciudadanía en pleno. Las inversiones, por
ejemplo, no están sujetas al capricho de tal o cual empresa, sino que se aplican planificadamente al desarrollo de
la industria, la ciencia y la técnica y de las demás ramas económicas, como también a la generación de más
empleo.

Construcción Avenida Stalin, 1950.
La economía socialista planificada ha forjado un sistema eficaz de dirección, planificación y contabilidad que
abarca la economía en su totalidad. Sobre la base de programas científicamente argumentados para el desarrollo
social, se confecciona planes quinquenales sucesivos de los cuales se desprenden anualmente los planes
económicos anuales. Ellos tienen fuerza de ley para el desarrollo económico y contienen las normativas básicas
para elevar la producción, promover la ciencia y técnica, las inversiones, la demanda ocupacional, etc. Además se
fijan datos importantes para el desarrollo del nivel material y las prestaciones sociales, de la educación y salud, la
cultura y el deporte. La planificación de la economía deja dos cosas aseguradas: 1. un desarrollo económico
sostenido poco influenciable por intereses mercantiles casuales y efímeros y 2. suficiente flexibilidad como para
adecuarse a los cambios imprevistos.
De cara al futuro se presupone que la RDA no ha de conocer ni el estancamiento ni la crisis, sino un crecimiento
dinámico y sostenido de la economía. Esa certidumbre se debe en gran parte a la voluntad laboral de los
trabajadores, la cual no deja de aumentar gracias a una política económica puesta en función de la política social.
La certeza de que el buen trabajo redunda en beneficio personal, de que las altas utilidades económicas
benefician al pueblo en forma directa motivan a obreros, técnicos y científicos a buscar nuevas ideas, a
desempeñarse con criterio creativo. Las demás garantías radican en el alto nivel tecnológico ya alcanzado en la
producción, el rápido desarrollo de la ciencia y la técnica, el empleo eficaz de los recursos intelectuales y
materiales disponibles. Revisten importancia para el crecimiento y la estabilidad económicas las sólidas relaciones
económicas y tecnocientíficas con la Unión Soviética y los demás países socialistas en el marco del Consejo de
Ayuda Mutua Económica, incluyendo la concertación perspectiva de sus planes económicos y un comercio
abundante y seguro con dichos países.
Los indicadores económicos estables y en aumento planificado, más el aumento continuo de la Renta Nacional
(producto social bruto) traen por consecuencia el afianzamiento de la seguridad social, la mejora persistente del
nivel material y cultural de las masas. He ahí la política que el Estado socialista ha proclamado y demostrado en
tantas oportunidades.
Renta Nacional (en miles de millones de marcos)
1970 1975 1980 1984
153 177 187 222


2. EMPLEO Y PRESTACIONES SOCIALES II
 ¿Hay proyectos de reducir el horario laboral?
 ¿La racionalización y la automatización progresivas podrían repercutir en la actividad
ocupacional de la mujer?
 ¿Las crisis económicas de las naciones capitalistas perturban la continuidad del desarrollo
económico de la RDA? ¿Incide ese factor en las prestaciones sociales?
1. ¿Hay proyectos de reducir el horario laboral?
De haberlos, los hay, sólo que su implementación dependerá de otro aumento considerable de la productividad
del trabajo. Las reducciones ya verificadas a 40 o 42 horas semanales para un 40 por ciento de los trabajadores
(para los demás rige la semana de 43 horas y tres cuartos) se basaron en lo sustancial en dos criterios: primero, el
trabajo en dos o tres turnos y segundo, las mujeres con hijos.
La semana de 40 horas fue decretada para todas las madres que, trabajando a tiempo completo, tienen más de
un hijo o un hijo minusválido. Cabe pensar en nuevos pasos por esa misma dirección, lo cual estaría relacionado
con la valoración social que merece la madre trabajadora y el trabajo en turnos. En líneas generales se puede
afirmar que de seguir mejorando la productividad será factible reducir el horario laboral, seguramente
ateniéndose en gran parte a las distintas categorías ocupacionales.

2. ¿La racionalización y la automatización progresivas podrían repercutir en la actividad ocupacional
de la mujer?
Si la pregunta presupone que el progreso técnico pudiera desplazar a la mujer de la vida laboral, la respuesta es
tajante: ¡no! La actividad laboral de la mujer configura la base socioeconómica de su emancipación y resulta
imprescindible para el sitial de respeto que ocupa en el seno de la sociedad para el desarrollo integral de su
personalidad. Es por eso que en la RDA desde hace tiempo está vinculado laboralmente el 90 por ciento de las
mujeres en edad de trabajar. Prácticamente toda joven, que egresa de la escuela, aprende un oficio o pasa a
cursar estudios superiores. Ese es y seguirá siendo un hecho perfectamente natural.
La mujer está presente en casi todos los oficios o profesiones, aunque predomina en una serie de ramos
ocupacionales como en el comercio, en la medicina o la educación pública. El derecho al trabajo está estipulado
en el Código Laboral y se cumple por igual para hombres y mujeres.
Pero la racionalización progresiva surte efectos positivos por el hecho de ir mejorando las condiciones laborales
de la mujer, aliviándola precisamente de las faenas pesadas, monótonas o nocivas. El empleo de las nuevas
tecnologías tiene por objetivo general no sólo elevar la productividad sino facilitar también el trabajo.
En todo lugar donde el progreso tecnológico modifica el proceso laboral, la mujer ha sabido responder en todo
momento a las nuevas y acrecentadas exigencias, apelando a sus conocimientos (las mujeres que hoy tienen de
35 a 40 años poseen la misma escolaridad y preparación profesional que los hombres), a ciclos de
perfeccionamiento, demostrando seguridad en sí mismas y valor para los cambios. Sirva de ejemplo la industria
electrotécnica, donde decenas de miles de mujeres han superado brillantemente la transición de los productos
convencionales a la fabricación y el manejo de módulos microelectrónicos.
3. ¿Las crisis económicas de las naciones capitalistas perturban la continuidad del desarrollo
económico de la RDA? ¿Incide ese factor en las prestaciones sociales?
La RDA mantiene una gran variedad de relaciones económicas con los países capitalistas y por consiguiente no es
totalmente inmune a las crisis que se producen en los mismos. Las exportaciones a dichos países se ven
dificultadas, primeramente porque en ellos disminuyen las inversiones, y luego porque baja el poder adquisitivo
de los trabajadores a raíz del desempleo permanente y la inflación. Además, en el curso de una crisis económica
aguda, los gobiernos capitalistas tienden a redoblar sus medidas proteccionistas, hecho que perjudica, como es
natural, las relaciones económicas. Dado que la RDA realiza un 35 por ciento de su movimiento comercial con el
exterior (exportaciones e importaciones) con naciones del área no socialista, resultan obvios los efectos negativos
de los factores mencionados. Las empresas industriales y de comercio exterior están redoblando esfuerzos con el
propósito de mitigar y conjurar en lo posible los daños y perjuicios de ahí derivados.


Dcha.: Jardín de infancia, 1973. Izda.: veraneantes en las orillas del lago de Senftenberg, antiguamente una mina a cielo
abierto.
Eso no obstante, la política económica de la RDA apunta en primer término a agotar hasta lo último sus propias
potencialidades a fin de asegurar la estabilidad y el crecimiento ininterrumpido. La intensificación universal de la
producción con el auxilio de la ciencia y las tecnologías, el manejo ahorrativo y eficaz de las materias primas, la
energía y el material, sumado a la mejora incesante de la productividad hacen menos vulnerable a la economía. Y
además tenemos otro importante factor de estabilidad, como son las relaciones económicas confiables y a largo
plazo con los países socialistas (65 por ciento del comercio exterior).

3. PRECIOS Y SALARIOS
 ¿La política de estabilidad de precios es sostenible por mucho tiempo más?
 ¿Cómo han evolucionado los salarios en los diez años últimos? ¿Cómo está estructurado un
presupuesto familiar promedio?
 ¿Reciben asignaciones especiales los grupos ocupacionales de bajos ingresos?
1. ¿La política de estabilidad de precios es sostenible por mucho tiempo más?
Se trata de un elemento importante de la política económica y social de la RDA: hace 30 años que permanecen
fijos los precios de los productos de primera necesidad como el pan, la carne, las papas, el arroz o la leche; los
alquileres no varían desde hace décadas, ni tampoco el costo de la cale-facción, la energía eléctrica, los
transportes y otros servicios públicos. Cabe señalar que se trata de los precios al consumidor, que reciben
subvenciones provenientes del presupuesto nacional.
Los artículos recién lanzados al mercado como, por ejemplo, un moderno radiocassette o una bicicleta último
modelo o un nuevo producto químico para la limpieza del hogar, es decir, artículos que llenan las crecientes
necesidades del público consumidor y poseen mejores cualidades son tasados nuevamente en función de su
nueva calidad. La Oficina de Precios examina y fija cada nuevo precio, excluyendo así carestías injustificadas o
arbitrarias.
A medida que asciende el nivel de vida y el consumo, a medida que mejoran las condiciones de vida y de vivienda
van subiendo las asignaciones públicas destinadas a estabilizar los precios, los alquileres y las tarifas. Eso se nota
analizando el presupuesto nacional. Y esa política es factible de mantener, pues también siguen en aumento las
aportaciones de la economía, sobre todo de la industria. Así es posible financiar las subvenciones a base de las
crecientes utilidades que percibe la industria propiedad del pueblo.
2. ¿Cómo han evolucionado los salarios en los diez años últimos? ¿Cómo está estructurado un
presupuesto familiar promedio?
Los ingresos laborales (sueldos y salarios) de obreros y empleados han crecido en general en un 27,9 por ciento
de 1974 a 1984. En ese mismo lapso, los salarios de los obreros de la producción subieron en el 29,4 por ciento.
Computado desde 1970, el aumento resulta aún más impresionante: para los obreros industriales y para obreros
y empleados en general representa un 45 por ciento. Y, como queda dicho, sin alterar los alquileres, las tarifas
para energía eléctrica y transporte, manteniendo fijos los precios de los productos de primera necesidad.


Izda..: centro comercial reconstruido de Halle. Dcha.: Avenida Unter den Linden de Berlín con el puente Marx-Engels
El presupuesto de una familia en que trabajen ambos cónyuges cubre por término medio 1.800 marcos netos
(1984), es decir, los ingresos una vez descontados los impuestos sobre el salario que ascienden a un 20 por ciento
como máximo y el seguro social y de jubilación que no pasa de 120 marcos para los dos. De esos 1.800 marcos, un
promedio de 50 marcos se destina a los alquileres y 30 marcos al fluido eléctrico, el gas y la calefacción. En
impuestos y seguros para el auto o la moto, en seguros de vida o de menaje, contribuciones y lotería se
consumen por lo general otros 150 marcos. En la Caja de Ahorros se deposita un promedio de 180 marcos
(incluyendo la amortización de empréstitos). De los 1.390 marcos restantes se gastan unos 500 marcos en
comestibles, incluido el almuerzo en el centro laboral más la comida y la leche para el hijo (este cómputo se basa
en una familia con un solo hijo) en el jardín infantil o en la escuela. En tabaco, alcohol, café o golosinas se gastan
unos 180 marcos. Otro rubro considerable con 580 marcos es el del vestido y los artículos de consumo duradero.
Noventa marcos se reparten en gastos para fines culturales, como son la compra de libros y discos, idas al teatro,
al cine, a los restaurantes o clubes nocturnos, y para recreación. Los 40 marcos restantes se van en pasajes,
composturas y similares.
Los aumentos de sueldo o de salario sirven principalmente para facilitar la compra de artículos de consumo
duradero. La proporción de hogares dotados de lavadoras, refrigeradoras o televisores alcanza hoy poco menos
del ciento por ciento. El 44 por ciento de los hogares poseen un auto.

Ingresos mensuales promedio en los hogares de obreros y
empleados
(en marcos)
Nº de personas 1970 1975 1980 1983
1 persona 535 713 778 881
2 personas 928 1.194 1.340 1.482
3 personas 1.121 1.442 1.589 1.768
4 personas 1.209 1.556 1.720 1.913
5 personas 1.287 1.746 1.968 2.205
3. ¿Reciben asignaciones especiales los grupos ocupacionales de bajos ingresos?
Tocante a los trabajadores que perciben una remuneración inferior al promedio salarial presente de obreros y
empleados (1984 = 1.100 marcos), ellos no reciben ayudas especiales. Los alquileres bajos (del tres al cinco por
ciento de los ingresos familiares por término medio), los bajos precios de los productos de primera necesidad y de
las tarifas garantizan una existencia normal aún a quienes ganan menos. (Añádase a ello que los ingresos bajos no
están sujetos a impuestos o lo están en grado ínfimo.)
Izda.: Estación de servicio, gasolinera MINOL. Dcha.: Tráfico Berlín.
Las familias de prole numerosa y las madres solas reciben ciertas ayudas suplementarias que las alivia en lo
financiero (sin contar que toda viuda recibe una pensión de orfandad por cada hijo y toda divorciada recibe
alimentos del padre de sus hijos en función de sus ingresos). Esas ayudas comprenden, por ejemplo, comida
escolar gratis para los niños, lavado gratuito de ropa blanca y asignaciones para la compra de ropa infantil. A eso
se viene a sumar una serie de prestaciones especiales de las empresas y del sindicato, como plazas vacacionales
gratuitas en las casas de descanso, curas de reposo y en ciertos casos asignaciones en efectivo provenientes del
sindicato. Esos beneficios no son auxilios de emergencia, pues nadie los necesita, toda vez que percibe ingresos


regulares por su labor. Ellos vienen a reflejar más bien el respeto y el reconocimiento que siente la sociedad hacia
dichas familias. Ese respeto se traduce además en el hecho de que esas familias tienen la preferencia a la hora de
repartir las viviendas más confortables y espaciosas, de las cuales nadie puede o quiere desalojarlas, incluso por
consideración a los niños.
Otras ayudas especiales van destinadas a los jubilados, quienes figuran entre los grupos de bajos ingresos a pesar
del aumento reiterado de sus pensiones en los años recientes. Ellos no pagan impuestos y están asegurados
gratuitamente contra enfermedades. A ellos no les cobran impuestos por la radio o la televisión, pueden viajar
con pasajes rebajados, si lo necesitan reciben atención gratuita a domicilio y un almuerzo barato de parte de la
«Volkssolidaritát» («Solidaridad del Pueblo», una organización especial para gente de edad avanzada). La plaza en
un hogar de ancianos o de cuidados intensivos resulta baratísima; incluyendo alojamiento, comida y atención
médico-sanitaria no pasa del 30 por ciento de la pensión actual de vejez.
4. IGUALDAD SOCIAL
 ¿Hay gente en la miseria que vive por debajo del mínimo existencial?
 ¿Qué desniveles acusa el nivel de vida de obreros, agricultores, intelectuales y artesanos?
1. ¿Hay gente en la miseria que vive por debajo del mínimo existencial?
En la RDA no hay gente desamparada, nadie pasa frío, hambre y otro género de privaciones. Los ingresos mínimos
que prescribe la ley y las pensiones mínimas (para todos los ex trabajadores), igual que la pensión social (para
quienes jamás estuvieron vinculados laboralmente) permiten a todo el mundo comer hasta saciarse, vestirse
decentemente y pagar el alquiler, la calefacción, el fluido eléctrico y el gas. Esos ingresos permiten asimismo
hacer modestas adquisiciones. En caso de enfermedad prolongada, nadie tiene que pasar angustias, pues todo
trabajador recibe un subsidio de enfermedad que basta para su manutención y para la de su familia. El y su
familia reciben gratis todos los tratamientos médicos y los fármacos requeridos.

2. ¿Qué desniveles acusa el nivel de vida de obreros, agricultores, intelectuales y artesanos?
Las diferencias no son chocantes en modo alguno, pues no se ve al banquero por un lado y al empleado por el
otro, no se ve al dueño de una corporación y al simple trabajador. El nivel de vida de cada cual depende en lo
sustancial de sus propios ingresos, y en ese punto sí que hay diferencias, ya que el socialismo no es una sociedad
igualitarista. La retribución funciona según el conocido principio de «De cada cual, según su capacidad, a cada
cual, según su trabajo».
Un campesino cooperativista (en la RDA lo son casi todos los campesinos) gana más o menos lo mismo que un
obrero industrial calificado, pero gracias a su parcela propia y a sus animales de corral gasta menos en
alimentación que un trabajador urbano.
Izda.: Cosecha en el campo, 1953. Dcha.: Casa de cura en Gottleuba.
Los ingresos de un maestro artesano dueño de su propio negocio (por ejemplo, una carnicería atendida por dos
ayudantes y por la familia) son relativamente altos, igualando por lo menos lo que gana el jefe de una empresa
industrial mediana. Los maestros artesanos que trabajan solos, como los zapateros o sastres, ganan lo mismo que
un obrero altamente especializado.
Los hombres de ciencia, los artistas o escritores obtienen ingresos muy diversos según su capacitación, talento,
rendimiento y renombre. Hay artistas jóvenes que muchas veces ganan menos que un obrero. Sin embargo, ahí
están las asociaciones de artistas que les facilitan estipendios estatales para que no pasen necesidades. Los que
ganan muy bien son los cantantes de éxito, los actores más solicitados y los escritores de mayor fama.
La generalidad de la gente invierte buenas sumas en el mobiliario hogareño. Tampoco escatiman dinero en
comida y bebida, es cosa corriente un viaje anual de vacaciones. Los jóvenes se gastan la mayor parte del dinero
en ropa de moda. Son cada vez más las familias dueñas de un auto y de una casa de campo.
Son mayores los desniveles entre dichos grupos y en el seno de cada grupo en términos culturales, pues en ese
aspecto es aún muy disparejo el desarrollo de las necesidades y las aspiraciones. En general hay mucha afición a
la música y al teatro, mucha afición a la lectura y un marcado interés por la vida cultural, aunque muchos se
limitan a disfrutarla por televisión.


5. JÓVENES
 ¿Puede un joven aprender el oficio de su predilección? ¿Consigue empleo permanente al
concluir su aprendizaje o los estudios superiores?
 ¿Tienen todos los jóvenes las mismas posibilidades de educación?
 ¿Aprecian los jóvenes la seguridad social que reciben?
1. ¿Puede un joven aprender el oficio de su predilección? ¿Consigue empleo permanente al concluir
su aprendizaje o los estudios superiores?
Todo egresado de la escuela recibe sin excepción un puesto de aprendizaje que por lo general le permite recibirse
de obrero calificado o semi-calificado, esto último en caso de haber tenido muy mal aprovechamiento escolar. Los
aprendices tienen unos 300 oficios a su disposición. Teóricamente, cada cual puede escoger uno de esos oficios,
aunque en la práctica semejante posibilidad se ve restringida por las necesidades macroeconómicas y por factores
de índole local. Se garantiza a cada obrero especializado un puesto de trabajo acorde a su formación. Cada año se
pone a disposición sólo el número de puestos de aprendizaje correspondiente a la demanda, es decir, no se forma
una cantidad ilimitada de peluqueras o criadores de caballos, que luego no son necesarios. En las pequeñas
ciudades no hay muchas empresas que forman a los aprendices. Por eso las grandes empresas disponen de
residencias en las que viven los aprendices que vienen de otros pueblos o ciudades.
Círculo escolar de trabajo "Química Orgánica".
No siempre puede encontrarse la profesión u oficio soñados, pero cada uno puede escoger de una variada oferta.
Algunos años antes de culminar la escuela politécnica de enseñanza general de diez grados se empieza con la
orientación vocacional. De ese modo, alumnos y padres pueden formarse un cuadro realista antes de presentar
en el 9° grado una solicitud de aprendizaje en una empresa, una cooperativa de producción o a un maestro


artesano. En caso de una negativa por parte de la empresa (que debe realizarse en el plazo de tres semanas) el escolar tiene tiempo de presentar una segunda e incluso una tercera solicitud a otra empresa. Hay 219 centros de
orientación vocacional, adjuntos a los consejos de distritos (los órganos de administración territoriales de la RDA), que prestan su apoyo en la búsqueda del oficio apropiado. Las empresas tienen la obligación de firmar un contrato laboral con los aprendices seis meses antes de que
terminen su formación y de emplearles. Lo mismo ocurre con los egresados de las escuelas superiores, escuelas técnicas o universidades. Por lo menos un año antes de culminar sus estudios, el centro de formación les ofrece
puestos de trabajo y ellos firman un contrato provisorio con la empresa en la que van a trabajar.
2. ¿Tienen todos los jóvenes las mismas posibilidades de educación?
Para todos los niños de la RDA es la enseñanza de diez años obligatoria, la cual imparte a todos la misma
educación general y sienta los cimientos para la educación posterior. Depende de los deseos, facultades y resultados de cada uno si se formará como obrero especializado, asistirá a la escuela preuniversitaria (11° y 12°
grado con bachillerato) o a una escuela técnica (después de haber terminado el 10° grado de la escuela politécnica de enseñanza general para determinados oficios técnicos, médicos y pedagógicos). Para acceder a estudios superiores se requieren muy buenos resultados en todas las asignaturas. Los bachilleres con resultados mediocres tienen menores probabilidades de recibir la plaza de estudios deseada.
En ningún caso influyen el dinero de los padres, la posición social o la religión sobre las posibilidades de educación de los jóvenes. La asistencia a todos los centros de formación es gratuita; además los estudiantes reciben una beca estatal; los escolares del 11° y 12° grado y los aprendices, una remuneración mensual.
Después de haber terminado la formación existen muchas posibilidades de capacitación de adultos.En las universidades populares hay cursos para el bachillerato y de idiomas, las empresas disponen de centros de formación para maestros industriales o para recibir una formación adicional. Las empresas pueden delegar a obreros especializados capaces de cursar estudios superiores, después de haber
recibido el título de bachiller por la vía de una instrucción especial. Para quien tenga el interés y las facultades necesarias existe la posibilidad de adquirir una educación y calificación más altas. Nadie encuentra obstáculos
insuperables o falta de posibilidades.
Estructura de la calificación de los trabajadores en la economía nacional
1970 1984
Maestros industriales y obreros especializados 48% 64%
Egresados de escuelas superiores y técnicas 11% 21%
Trabajadores con formación parcial o sin formación terminada 41% 15%
3. ¿Aprecian los jóvenes la seguridad social que reciben?
Todos los jóvenes han crecido en el socialismo, y para casi la totalidad es natural poder aprender, formarse profesionalmente, cursar estudios superiores y recibir un trabajo seguro y provechoso.Las conclusiones que saca un joven pueden ser muy diferentes. Mucho depende del ejemplo de los padres, hermanos y amigos, del éxito de la educación en la escuela y en la organización juvenil (la Juventud Libre Alemana) o en la organización infantil
(Jóvenes Pioneros). Algunos jóvenes piensan que pueden tomar todo a la ligera, confiando en que se les abrirán todos los caminos sin
necesidad de mayores esfuerzos. Pero en la mayoría de los casos se ven confrontados muy pronto con las demandas de la sociedad, que no sólo ofrece, sino que también exige de cada uno resultados según sus
capacidades.
La mayor parte de los jóvenes estiman conveniente ser estimulados y exigidos. No consideran su seguridad social un motivo de reposo, sino una conquista que debe lograrse una y otra vez. Los aprendices, jóvenes obreros
especializados o estudiantes desarrollan muchas ideas, iniciativas y muestran aplicación y gran responsabilidad al cumplir las tareas que les son conferidas, encontrando alegría y satisfacción en el trabajo y en el tiempo libre,
desenvolviendo al mismo tiempo su personalidad.
La emulación de los aprendices en todo el país, las investigaciones realizadas por los estudiantes en estrecha relación con la práctica, la Feria de Maestros del Mañana (movimiento de jóvenes investigadores) o las obras juveniles (determinados trabajos o tareas bajo responsabilidad de jóvenes trabajadores), los múltiples resultados
logrados en el arte y la cultura, son ejemplos del compromiso de los jóvenes. También su modo de aprovechar el tiempo libre —practicando deportes, paseando o viajando, en el club juvenil, teatro o concierto, con todo tipo de hobbies— muestra que la mayoría de los jóvenes aspira a llevar una vida llena de sentido.

6.VIVIENDA
 ¿Dispone cada familia de una vivienda o hay todavía gran escasez de viviendas?
 ¿Qué significado tiene el programa de construcción de viviendas que se realiza en su país?
 Y los alquileres, ¿son altos? El mejoramiento de las viviendas, ¿significa un alza de los
alquileres?
1. ¿Dispone cada familia de una vivienda o hay todavía gran escasez de viviendas?
En la RDA no hay personas sin hogar o que vivan en asilos, no hay barrios pobres ni hogares de emergencia para las personas desahuciadas. Según la estadística hay una pieza por cada habitante y una vivienda por cada familia.
Sin embargo, existen problemas, sobre todo para jóvenes matrimonios, que no siempre pueden recibir en el acto una vivienda y que, por lo tanto, deben vivir con sus padres. También en el caso de divorcio, (y la RDA tiene un porcentaje relativamente alto) uno de los cónyuges debe esperar algún tiempo para poder mudarse.
Otro problema tiene su origen en la gran cantidad de casas viejas. La mayor parte de ellas debe ser reconstruida y modernizada. El número de viviendas existentes corresponde al número de familias, pero en muchos casos aquéllas son pequeñas o se encuentran en mal estado. En muchas casas viejas faltan WC, baños o duchas.
Las oficinas de la vivienda adjuntas a la municipalidad y las comisiones honoríficas de los ciudadanos se ocupan de cada persona que necesite una vivienda, requiera una mayor o una menor. Las viviendas construidas por el Estado se confieren gratuitamente según una lista de prioridades.
2. ¿Qué significado tiene el programa de construcción de viviendas que se realiza en su país?
Con el programa de construcción de viviendas iniciado en 1971, se solucionará el problema de la vivienda como problema social antes de 1990. Así, cada familia dispondrá de una vivienda adecuada en buen estado.
Desde 1971 se ha trabajado intensamente para construir o modernizar las aproximadamente tres millones de viviendas planificadas, con las instalaciones necesarias de transporte, abastecimiento y atención. Hasta fines de 1984 se construyeron más de 2,2 millones de viviendas, mejorándose significativamente las condiciones habitacionales de unos 6,6 millones de ciudadanos. El plan 1986—1990 prevé la reconstrucción o modernización de otro millón de viviendas. La recuperación y modernización de las casas viejas cobra una importancia cada vez mayor. Se continúa la construcción de casas para una familia sobre la base de créditos favorables (para las familias con muchos hijos el crédito es sin intereses), lo cual es parte integrante del programa de construcción de viviendas.

Pero no se trata sólo de construir viviendas, sino también jardines de infantes, escuelas, instalaciones deportivas, piscinas, establecimientos médicos, supermercados y restaurantes. Se plantan céspedes, lugares de recreo infantil y pequeños parques. Parte del programa de construcción de viviendas forman también las instalaciones de servicios públicos, clubes para los jóvenes, centros culturales, residencias y clubes para los ciudadanos de edad avanzada. Al mismo tiempo se reconstruyen calles, plazas y centros urbanos de importancia histórica. La materialización de este amplio programa es posible gracias a que no se especula con la tierra (que es propiedad estatal) y a que todos los recursos financieros son planificados a largo plazo y de modo central.
En el momento, el programa de construcción de viviendas es el proyecto de inversión más importante en la RDA, formando el núcleo de un amplio programa sociopolítico. A partir de 1971, el Estado ha invertido más de 210 mil millones de marcos sin cargar a los inquilinos con gastos adicionales. En la RDA no hay venta de vivienda: sólo existe el sistema de alquiler con una amplia protección de los inquilinos contra el desalojo.
3. Y los alquileres, ¿son altos? El mejoramiento de las viviendas, ¿significa un alza de los alquileres?
Desde la fundación de la RDA, el 7 de octubre de 1949, los alquileres no han variado, son y seguirán siendo bajos para los ciudadanos. Los gastos por construcción, reconstrucción, mantenimiento y reparaciones de las viviendas los cubre el presupuesto estatal. Estos gastos públicos crecen cada año.

Como promedio se paga entre el tres y el cinco por ciento del ingreso familiar por una vivienda, según el tamaño y el equipamiento, incluidos los gastos de calefacción. Por metro cuadrado de una vivienda nueva se paga de 0,80 a 1,25 marcos, sin contar los costos igualmente muy baratos de calefacción.
La modernización de las casas viejas no implica un alza del alquiler. En caso de que la vivienda tenga agua caliente o calefacción central, el inquilino sólo paga los gastos de utilización y no los de instalación.
El mejoramiento de las condiciones habitacionales y de vida por los nuevos medios de transporte, construcción de supermercados, establecimientos infantiles, piscinas, campos de deporte y otras instalaciones con fines sociales, no influyen sobre los alquileres de la zona residencial en cuestión.
7. INFANCIA Y FAMILIA.
1. Los niños, ¿son una carga social importante para la familia?
No son una carga, pues la RDA es un país amante de los niños, un país que hace mucho por los niños y que respeta altamente a las familias con hijos. Por supuesto, un matrimonio sin hijos dispone de más dinero que un matrimonio, con los mismos ingresos, pero con dos o tres hijos. Pero todo un sistema de medidas y ayudas financieras y materiales apoya a las familias con hijos.
Este apoyo empieza con una ayuda estatal de 1.000 marcos al nacer cada niño, cantidad que alcanza para comprar la ropa blanca y vestimenta para el bebé. Otras medidas son el subsidio mensual para cada niño, rebajas de impuestos y un crédito sin intereses, para jóvenes matrimonios, de 5.000 marcos destinados a equipar la vivienda. Al nacer el primer y el segundo niño, se cancela automáticamente una determinada suma. Al nacer el tercer niño, se cancela toda la deuda. Las madres reciben 26 semanas de vacaciones pre y postnatales con goce de sueldo completo. A partir del segundo niño, las madres pueden, además de esas 26 semanas, tomar vacaciones durante un año para cuidar al bebé, cobrando el equivalente al 65 hasta el 90 por ciento de su sueldo neto, manteniendo el puesto de trabajo en la empresa.
Las instalaciones para niños, existentes en todos los lugares, no significan una carga para el presupuesto familiar, pues la atención de los niños menores de seis años en las casas cuna y jardines de infantes, durante todo el día, es gratuita. Los padres sólo pagan por la comida caliente y la leche (lo mismo que para los escolares) una muy pequeña suma. El Estado financia todas estas instalaciones con enormes subsidios.
Es natural que la escuela, la educación o los estudios en general sean gratuitos. Tres semanas en un campamento infantil (organizados por la mayoría de las empresas) sólo cuesta doce marcos. También es muy barato pasar lasvacaciones bajo la dirección de la escuela. Las vacaciones familiares en una casa del sindicato o de la empresa cuestan en cada lugar lo mismo para los niños, pagándose sólo 30 marcos por 13 días.
Las familias con más de tres hijos cuentan con diversas ayudas financieras, por ejemplo, ayudas para el alquiler, lavado gratuito de la ropa blanca, subsidios para comprar vestidos o muebles para niños. A partir del tercer niño se reciben mensualmente 100 marcos. Hay que mencionar que la ropa para niño es barata, pues está subvencionada por el Estado.

8. ATENCIÓN MÉDICA.
 ¿Qué seguridad tienen cada uno y las familias en caso de enfermedad?
 ¿Cuánto cuesta la atención médica?
 ¿De dónde salen los medios para la salud pública y los demás servicios sociales?
 ¿Se puede continuar manteniendo los servicios sociales sin recortes?
1. ¿Qué seguridad tienen cada uno y las familias en caso de enfermedad?
Cada trabajador con contrato laboral está asegurado en el Seguro Social unitario y obligatorio de los sindicatos. La cuota mensual máxima asciende a 60 marcos, debiendo pagar la empresa la cantidad similar. En general, la cuota mensual equivale al dos o al cinco por ciento del ingreso, con lo que se paga también el seguro de pensión. Los subsidios estatales ascienden cada año al 40 por ciento de las erogaciones totales del Seguro Social.
Durante seis semanas, el trabajador recibe en caso de enfermedad (también en caso de curas médicas) el 90 por ciento del salario neto promedio. Después de este período, dependiendo del tamaño de la familia y de si el trabajador tiene o no un seguro adicional de vejez, el monto otorgado oscila entre el 50 y el 90 por ciento del salario neto promedio. En caso de enfermedad perdurable se paga durante 18 meses, recibiendo después una pensión si la persona no puede regresar al trabajo. Las madres o padres solos reciben un subsidio si se enferman sus niños. La empresa no puede despedir a una persona en caso que se enferme ni durante las vacaciones pre y postnatales. En la práctica no es posible que un ciudadano de la RDA sufra apuros sociales por enfermarse.
En caso de que sólo una persona de la familia trabaje, el seguro social abarca a todos los familiares. Esto significa que los niños y el cónyuge que no trabaja reciben gratuitamente todos los servicios médicos (atención médica, medicamentos gratuitos, etc.).
Las personas que trabajan independientemente (artistas, escritores, etc.), artesanos particulares y comerciantes tienen un seguro de enfermedad y de vejez voluntario en el Seguro Estatal de la RDA. Este seguro es un poco más caro (el monto máximo es 120 marcos) pero abarca igualmente todos los servicios. Los pensionistas y estudiantes están asegurados, y aunque no deben pagar cuota, tienen los mismos derechos. Todos los asegurados pueden elegir libremente al médico.

Como ya hemos mencionado en la respuesta anterior, al pagar la cuota del seguro social tiene cada trabajador el derecho a la atención médica para sí y sus familiares. No tiene más gastos que la cuota, ni por los exámenes más
simples ni por los medicamentos más caros, por tratamientos odontológicos, incluida prótesis dental, operaciones complicadas o largas curas (también en el extranjero). También son gratuitas las gafas recetadas por el médico (cristales y monturas) y demás remedios necesarios. Los gastos por operaciones cosméticas indicadas por razones médicas y sociales (labio leporino, nariz torcida, orejas gachas, etc.) corren igualmente por cuenta del Seguro Social.
3. ¿De dónde salen los medios para la salud pública y los demás servicios sociales?
Son los trabajadores mismos quienes los producen. En su mayoría son financiados con las ganancias de la economía estatal, sólo una pequeña parte deriva de los impuestos al salario. Las empresas estatales aportan una parte de sus ganancias, fijada en el plan, al presupuesto nacional (la otra parte es utilizada por las empresas para financiar inversiones y para gastos culturales y sociales, como por ejemplo, subsidiar la comida en la empresa, mantener las casas de vacaciones y los establecimientos deportivos). El presupuesto nacional financia tanto la salud pública como la educación. Una parte de dicha financiación se realiza por vía directa, y otra por vía
indirecta, a través de los presupuestos de las quince provincias (administración territorial de RDA, incluida la capital Berlín). Del mismo modo, también el Seguro Social sustentado por los sindicatos recibe cada año subsidios por valor de mil millones de marcos del presupuesto nacional para financiar las pensiones y sus servicios


Enormes son las erogaciones estatales para garantizar precios estables en las mercancías de necesidad básica, en los servicios más importantes, para mantener baratos los alquileres, tarifas de electricidad, gas y del transporte de pasajeros. También son altas las erogaciones para la educación pública, los subsidios para la atención de los niños (guarderías escolares, jardines infantiles, comida escolar) y para las becas que reciben los estudiantes. Hay que agregar los gastos públicos para la construcción de viviendas, incluidos modernización y mantenimiento. Para todos estos gastos están a disposición determinados fondos del Estado, con los cuales se financian dichos servicios que benefician de modo directo e indirecto a los ciudadanos, aumentando así su ingreso real. Los subsidios indirectos para una familia de tres personas ascienden a unos 650 marcos al mes. Erogaciones del presupuesto nacional (en mil millones de marcos)




jueves, 29 de octubre de 2009

LA CAIDA DEL MURO DE BERLIN PUDO DESATAR UNA GUERRA MUNDIAL, SEGUN EL EXMINISTRO DE EXTERIORES SOVIETICO SHEVARDNADZE



La caída del muro pudo desatar una guerra mundial, confiesa el ex ministro soviético Shevardnadze
Por Agencia EFE – 14/10/2009
Tiflis, 14 oct (EFE).- El Ejército Soviético estuvo a punto de intervenir para impedir la reunificación de Alemania, lo que hubiera podido desatar una nueva guerra mundial, dice hoy Eduard Shevardnadze, jefe entonces de la diplomacia soviética y uno de los artífices de aquel histórico proceso.
"Cuando nos enteramos de los ánimos reinantes entre los militares, llegamos con (el presidente soviético, Mijaíl) Gorbachov a que había que impedir por todos los medios que las tropas intervinieran", dijo Shevardnadze en una entrevista con Efe en vísperas del XX aniversario de la caída del muro de Berlín.
En la entonces República Democrática Alemana había medio millón de efectivos soviéticos y "una intervención de nuestras tropas podría haber provocado una nueva guerra mundial", explicó.
Según Shevardnadze, los informes de la Embajada soviética en Berlín sobre la situación de nuestras tropas era "alarmante".
"Por eso muy pronto fuimos allí y Gorbachov dio órdenes de no intervención. Si no hubiésemos viajado, el Ejército podría haber intervenido", enfatizó.
El ex canciller soviético y ex presidente de Georgia recibió a Efe en su residencia oficial de Krtsanisi, que domina el valle del río Kurá y ofrece una de las mejores vistas de la capital georgiana, Tiflis.
Retratos, cuadros de Tiflis y de la Plaza Roja de Moscú adornan el despacho de Shevardnadze, donde en el lugar más destacado, junto a la Biblia, destaca un trozo de hormigón.
"¿Qué sentí cuando cayó el muro? No, no pensé que era el fin del comunismo", dice Shevardnadze, mientras sostiene ese fragmento del muro de Berlín, montado en un pequeño pedestal con la inscripción "Eduard, danke".
El ex jefe de la diplomacia de Gorbachov se pasa la mano por su cabellera plateada y recuerda los acontecimientos que cambiaron el mundo.
La decisión sobre la reunificación de Alemania, dice, surgió en febrero de 1990 en Canadá, tras la conferencia de los países de la OTAN y el Pacto de Varsovia en Ottawa.
"El secretario de Estado (de EEUU) James Backer me preguntó en privado si no me parecía que había llegado el momento de pensar en la unificación de Alemania. Le respondí que hace tiempo que lo estaba pensando, pero que en nuestro país aún no se había tomado una decisión al respecto", relató.
Según Shevardnadze, "estaban en contra países como Gran Bretaña y Francia, pero Backer prometió convencerles. Para él, lo principal era la posición del líder soviético, Mijaíl Gorbachov".
"Telefoneé a Gorbachov. Antes no habíamos tratado con él la posibilidad de la unificación de Alemania y él nunca se había pronunciado sobre el tema".
Aquella vez Gorbachov, según Shevardnadze, se quedó callado durante un par de minutos y luego dijo: "Tarde o y temprano está cuestión habría que resolverla".
"Ya que el tema se ha planteado, podemos dar nuestra conformidad", sentenció el presidente de la URSS.
Fue entonces, recuerda Shevardnadze, cuando se decidió crear la comisión "2+4", integrada por la República Federal de Alemania (RFA), la República Democrática de Alemania (RDA), la URSS, Francia, Gran Bretaña y los EEUU.
"Con quien lo tuvimos duro fue con Erich Honecker, el líder de la RDA, que se oponía a la perestroika, estaba enfadado con Gorbachov y rechazaba la unificación. Pero el pueblo de Alemania la quería y Honecker tuvo que dimitir", recordó el ex ministro soviético.
También en la cúpula soviética la reunificación alemana tenía enemigos
"En la dirección soviética muchos estaban en contra. Decían que no debíamos perder a Alemania, pues más de 20 millones de soviéticos habían caído en la guerra...", explicó.
En las negociaciones, entre tanto, las cuestiones más espinosas eran la posición de la nueva Alemania en la OTAN y sus futuras Fuerzas Armadas.
Al final, "aceptamos que la Alemania unificada formase parte de la OTAN y los alemanes se comprometieron a que sus Fuerzas Armadas no superarán los 370.000 efectivos", dijo Shevardnadze.
A sus 81 años, bien llevados, confía que la salud le permitirá viajar en octubre del próximo año a Berlín para participar en los festejos de la reunificación.
Y añade: "Para mi (la reunificación de Alemania), no fue una sorpresa. Estaba moralmente preparado para ello, pues en los tiempos que corrían era inevitable".

miércoles, 28 de octubre de 2009

INSTANTANEAS DEL HUNDIMIENTO


Un museo de Berlín expone las fotografías de Harald Schmitt, que retrató la caída del socialismo


Alexander Dubcek, el héroe de la primavera de Praga, mira al público desenfocado mientras Václav Havel, nítido a su lado, acaba de oír algo que le llama mucho la atención. El escritor se lleva la mano a la oreja y pone cara de incrédulo. ¿Ha oído bien? El jefe del Partido Comunista acaba de dimitir, le sopla alguien desde un lateral de la sala, donde el opositor Foro Ciudadano celebra una asamblea. En la siguiente foto, Havel levanta una copa y brinda por el fin del comunismo. En esos pocos segundos, Havel pasó de disidente perseguido a candidato firme a la presidencia de un país democrático, objetivo que alcanzaría un mes y cuatro días más tarde. Era el 24 de noviembre de 1989, y Harald Schmitt estuvo allí para congelar ese momento para la Historia.
El fotógrafo Schmitt, ganador de seis premios World Press Photo, estuvo acreditado para la revista Stern en Berlín Este entre 1977 y 1983. Ahora, una exposición en la sala Martin-Gropius-Bau de Berlín muestra hasta el 13 de diciembre las mejores instantáneas de este cronista gráfico del hundimiento del socialismo de Estado en la República Democrática Alemana (RDA), Checoslovaquia, Polonia, Letonia, Lituania, Rusia y China.
Schmitt documentó las revoluciones de Polonia, Rusia y Checoslovaquia
"Siempre que volvía de Checoslovaquia, sentía un gran alivio al pasar la frontera y encontrarme en RDA. Tenía la impresión de que aún no se había recuperado de la sangrienta represión de 1968. En ningún otro país del bloque del este me pareció más fuerte el recelo contra todo lo disconforme y más dura la represión", explica a Público Schmitt, de 61 años.
Las mejores fotografías se Schmitt surgieron por casualidad. En Pekín, en mayo de 1989, llegó a China para hacer un reportaje sobre directores de cine. "Estaba en Shangai, y me llegó la noticia de la represión en la plaza de Tiananmen. Cogí el avión de las seis de la mañana y me planté allí. El taxista se negó a llevarme hasta la plaza. No paraba de decir bum, bum, bum para darme a entender lo que estaba pasando", cuenta.
Schmitt estremeció en blanco y negro con imágenes de estudiantes que transportaban en bicicleta a heridos graves. Después del tiroteo, las autoridades prohibieron el paso a las ambulancias mientras los tanques se acercaban a la plaza.
"La represión fue más fuerte en la RDA que en ningún otro país"
Fotografías robadas
En Berlín Este, Schmitt conoció a su mujer Annette, quien siempre le decía que en el fondo él era un ossi (un alemán del Este). El fotógrafo espera no haber cultivado con sus fotos los tópicos sobre la Alemania oriental que siguen molestando hoy a muchos ciudadanos de la extinta república.
Lo que muestra Schmitt es lo que había: la parafernalia propagandista de los desfiles, un enorme cartel que asegura frente a un hospital que "el socialismo es la mejor profilaxis" y un capitoste comunista, Erich Honecker, al que acompañó en sus mesiánicas giras por el África socialista.
Su cámara recogió discursos de Lech Walesa y Václav Havel, entre otros
En Berlín, el azar volvió a estar de su lado. Schmitt, que fue espiado por la Stasi, hizo la primera foto difundida en el oeste de Markus Wolf, el jefe de todos los espías de RDA. Wolf sostiene un ramo de flores en el entierro de su hermano Konrad, director de cine, en el cementerio de Friedrichsfelde, al lado de las tumbas de Karl Liebknecht y Rosa Luxemburg. El legendario Wolf era hasta entonces "el hombre sin cara".
Para Schmitt, Wolf fue también "el hombre del brazo largo", porque los negativos de las fotos desaparecieron del archivo de Stern en Hamburgo. Hasta entonces, la revista había publicado tres. "No descarto que los negativos estén en algún archivo. ¿Pero en cuál?", se pregunta Schmitt. Cree que morirá sin saberlo.


martes, 27 de octubre de 2009

¿DONDE ESTÁN HOY LOS HEROICOS COMUNISTAS AFGANOS?





Después de que Gorbachov traicionase en 1989 a la República Democrática de Afganistán (RDA) y a su presidente Mohammed Najibullah, ésta resistió en solitario 3 años mas hasta que Eltsin le cortó el petróleo y la CIA ordenó a las bandas contrarrevolucionarias que tomasen Kabul , lo que hicieron el 18 de abril de 1992.

Wladimir Abreu-Partido Comunista de Carabobo

El general Dostum se pasó a la contrarrevolución y contribuyó a la derrota. Hoy es uno de los más sanguinarios "señores de la guerra". Las Fuerzas Armadas, las milicias de autodefensa y las organizaciones socioprofesionales agrupaban a 500 mil personas, el partido Watan, heredero del Partido democrático Popular (PDPA), tenía 150 mil miembros. Los feudales disolvieron el Watan, asesinaron a numerosos comunistas y miles de ellos hubieron de exiliarse para no seguir la misma suerte.
Recordamos con respeto al ex ministro de recursos en agua y regadio, profesor Mahmad Mansur Hashemi, al ex comandante de Kabul Mahmad Dost, al ex ministro del Plan Sher Mohamad Shahan, al ex presidente de la Corte Suprema Karim Shadan vilmente masacrados. A 500 milicianos secuestrados en Helmand. A 20 oficiales de seguridad asesinados en abril 1994. A los Soldados que fueron masacrados en el Sur y este del país en 1992.
En 1996 los talibanes, aplaudidos por la secretaria de Estado yanqui Madelein Albright, masacraron al ex presidente Najibullah por el que hoy muchos habitantes de Kabul, Gardez y otras ciudades sienten mucho cariño.
Los comunistas fueron retornando a partir del 2001 y con un perfil bajo han organizado varios partidos que se reivindican del PDPA. El general Nur al-Haq Ulumi, antiguo jefe del cuerpo de ejército de Kandahar y diputado, dirige el Partido Nacional Unificado que agrupa a comunistas y antiguos dirigentes del gobierno Najibullah que en las elecciones de 2005 presentó 68 candidatos en 30 provincias.
En 2006 Ulumi y el ex ministro del Interior comunista Sayyid Mohamad Golabzoi formaron un Frente Nacional con antiguos jihadistas y diversos grupos sociales y étnicos. Los comunistas mantienen redes en la administración y en los niveles locales de los servicios de seguridad.
Los imperialistas vigilan para que los comunistas no puedan recuperar el poder. Prefieren un Afganistán devastado y brutal a un Afganistán moderno, socialista y democrático como lo intentó ser la RDA con apoyo soviético. El pueblo afgano no olvida: la emisora de radio Watandar ha realizado una encuesta en 4 provincias. El 93,2 % de los encuestados considera que el gobierno de Najibullah fue el que mejor respondió a sus intereses.

lunes, 26 de octubre de 2009

GORBACHOV APRECIABA A HONECKER PESE A SUS DIFERENCIAS POLITICAS




EFE

El último presidente soviético, Mijail Gorbachov, apreciaba al depuesto máximo mandatario de la extinta RDA Erich Honecker, pese a sus diferencias políticas y a que su colega alemán no supo apreciar los cambios que condujeron a la caída del Muro de Berlín hace casi 20 años.
"Honecker era un político serio, con carácter y ambiciones", señala Gorbachov en una entrevista que publica hoy el dominical "Bild am Sonntag" y en la que hace balance de los sucesos que condujeron a la caída del comunismo en el este de Europa.
A juicio del ex presidente soviético, Honecker cometió muchos errores, sobre todo por su postura inmovilista al final de su mandato, pero siempre quiso servir a su país y era "un alemán decente, uno que lucho contra Hitler en la guerra".
Honecker, que murió en 1994 en el exilio en Chile, a donde huyó tras ser procesado en Alemania por las muertes ante el Muro de Berlín, no fue capaz de apreciar las necesidades y aspiraciones de su propio pueblo, asegura Gorbachov.
En otra entrevista con el semanario "Das Parlament", Gorbachov comenta que si la RDA "hubiese tenido un gobierno competente" la reunificación alemana "habría tenido otro desarrollo".
Tras afirmar que no tuvo nada que ver con el derrocamiento de Honecker por sus compañeros en el gobierno comunista de la RDA, Gorbachov celebra la revolución pacífica que sacudió el este de Europa en 1989, que "dio lugar a cambios impensables pocos años antes".
Muchos pensaban que el Muro de Berlín duraría una eternidad, comenta el político ruso retirado, quien considera que su caída "no fue una casualidad. Los cambios no fueron mas que un reflejo de los deseos de las personas".
Por otro lado, el semanario alemán "Der Spiegel" afirma que en 1990 Gorbachov se mostró interesado por asumir la red de servicios de espionaje en el extranjero del Ministerio para la Seguridad del Estado (Stasi) de la RDA, así como la red de colaboradores de la Stasi en Alemania Oriental.
Ello se desprende, según la revista, de documentos de los servicios de espionaje de Alemnia Federal (BND), en los que figura que el KGB soviético estaba interesado en heredar el aparato de espionaje de la Stasi.


domingo, 25 de octubre de 2009

TRABAJO, DIGNIDAD




Que será esto del trabajo que nos va la vida en ello. El trabajo no es solo una remuneración por la venta de tu esfuerzo, es también al psicológico, algo que nos viene bien hacer cuando reúne una serie de condiciones mínimas de dignidad. Esto lo sabe todo el mundo y lo utilizan las empresas para cuando quieren fastidiarte o presionarte. Lo estamos viendo en nuestro país vecino Francia, en una de las empresas mas punteras de su sector France Telecom, que en estos últimos tiempos se han suicidado unos 23 trabajadores con casos espeluznantes como tirarse al vacio desde su propia oficina o abriéndose la tripa con un cuchillo delante de todos los asistentes a una reunión. Es tan preocupante lo que esta ocurriendo que el Gobierno Francés ha tomado medidas y ya llamado a capitulo a los directivos de esta multinacional. Por lo visto la política de movilidad, no solo funcional sino también geográfica que cada tres años de todos los trabajadores tienen que hacer, ha sido el detonante a las otras anteriores medidas de competitividad entre trabajadores. En España tampoco se nos da mal jugar con los trabajadores y su salud, los datos también son malos ya que de las diez bajas que se producen en el mundo laboral siete son por depresiones de todo tipo. Esto como es evidente es mucho y es preocupante. Por eso hacíamos referencia al principio de mi post que un trabajo no es solo cobrar y ya está, hay algo más.
Cuando a un trabajador le dicen que se tiene que ir de Madrid a Barcelona a trabajar o le tienen de un sitio para otro (la movilidad funcional) no solo es un cambio de trabajo y nada mas, es ante todo un cambio de vida, sobre todo en el primer caso, ya que irte a Barcelona (o cualquier otro sitio) supone un cambio de vida radical que se ha relazado contra tu voluntad, teniéndote que adaptar a una nueva vida en sociedad, a un cambio de tu lugar de vivienda con todo lo que eso supone. En el segundo de los casos (movilidad funcional) supone que no te centres nunca en ninguna actividad y que te valoren muy poco como profesional, por lo meros eso creo yo.
Cuando en el Cuarenta Congreso de la Unión General de Trabajadores se decía en el lema del congreso “El trabajo lo primero” y se debatió el tema de la centralidad y la dignidad del trabajo no solo eran discursos políticos sino una denuncia permanente hacia donde se dirige nuestro esfuerzo y nuestra vida en el mundo del trabajo, el camino que está tomando todo esto y como los capitalistas indecentes juegan con nuestro trabajo, con nuestra salud y con nuestro futuro.
La única solución a esto que se ha llamado turbocapitalismo y que nos hace padecer todo este tipo de males es organizarnos, luchar, enseñarles los dientes diciéndoles que sin nosotros no hay producción, que sin nosotros no hay elecciones, que sin nosotros no hay consumo y que sin nosotros no hay mundo posible. Esto tienen que empezar a comprender los que nos dirigen, siendo urgente hacerlo ya.
lecorbusier

jueves, 22 de octubre de 2009

LO MEJOR DEL CAPITALISMO


JUAN JOSÉ MILLÁS Jaruzelski, que fue el último presidente comunista de Polonia, acaba de decir en una entrevista que lo que más le gusta del capitalismo son las tiendas llenas de cosas. Sorprende una declaración tan ingenua, pero tan acertada al mismo tiempo, en un señor tan mayor. Las tiendas llenas de cosas. Cuando el Muro de Berlín había en el lado occidental una tienda que se hizo famosa porque tenía no recuerdo si 200 o 300 variedades de quesos, muchas, en todo caso, quizá más de las que podemos probar en 20 cenas. Esta riqueza contrastaba con la escasez de los establecimientos del otro lado. El Muro de Berlín cayó, en parte, gracias al empuje de los productos lácteos, aunque ningún historiador ha reconocido todavía este hecho. Los historiadores, al contrario que los novelistas, se fijan poco en los detalles, cuando son los detalles los que cambian la historia. Creo que era Marx el que afirmaba que para conocer un período histórico había que leer antes a los narradores que a los cronistas. Dicho queda. Por cierto, que Jaruzelski afirmaba también en la citada entrevista, a propósito de su transformación ideológica (ahora es socialdemócrata), que sólo las vacas no cambian de opinión. No sabemos si al mencionar a las vacas estaba pensando en la variedad de quesos occidentales o se trataba de una mera casualidad. El caso es que se da también la circunstancia, por todos conocida, de que el ser humano es el único mamífero que toma leche (o derivados) tras el destete. Podríamos pensar, pues, que aquel ardid alemán (qué rayos significará ardid) consistente en poner un escaparate de quesos frente a las puertas mismas del Muro podría ser una invitación a no dejar la teta. Como si dijéramos a los sufridos usuarios del paraíso socialista que en el capitalismo nunca abandonamos del todo el pecho materno. Algo de cierto hay en eso, ya que el capitalismo está lleno de mamones (revisen ustedes las jubilaciones de los banqueros que dan estos días los periódicos). Pero todo esto venía a cuento de la afirmación de Jaruzelski según la cual lo mejor del capitalismo es que las tiendas están llenas de cosas. Es verdad, coño. Lo malo es que no todos los bolsillos están llenos de pasta para comprarlas.

miércoles, 21 de octubre de 2009

LA ALEMANIA COMUNISTA QUISO CREAR UN IDIOMA DIFERENCIADO DE ALEMANIA OCCIDENTAL


El líder Erich Honecker pretendió introducir el 'Dederisch', un idioma diferenciado del alemán
LVL
Madrid.- El líder comunista en la República Democrática Alemana, Erich Honecker (1912-1994), quería introducir un idioma diferenciado del alemán, denominado 'Dederisch', y convertirlo en la lengua oficial.
Documentos secretos archivados en emisoras de radio han revelado estas intenciones de la antigua Alemania Oriental, separada de la República Federal de Alemania a partir de la división que sufrió el país tras la II Guerra Mundial.
Esta información ha sido dada a conocer por Franck Naumann (53) en su pieza radiofónica 'Fígaro', que se convirtió en una sátira pero que fue tomada como auténtica por muchos miembros del Partido Comunista. Sin embargo, no era todo ficción lo que se oía.
En efecto, en los años 70, existieron intentos por parte de la DDR de diferenciar el lenguaje del país de los conciudadanos de Alemania Occidental.
La lingüista Ulla Fix (68) asegura que el "universo de las palabras fue controlado políticamente por el comité central del Partido Socialista Unificado de Alemania (SED). Existían listas negras, que periódicamente se actualizaban y ampliaban".
En 1976 se constituyeron incluso grupos universitarios en Leipzig leales al régimen, que desarrollaron la tesis de 'Las Cuatro Variantes', según la cual existía un alemán oriental, un alemán occidental, un alemán de Suiza y otro de Austria.
El proyecto quedó empantanado a principios de los años 80, e incluso los científicos cercanos al régimen no se tomaron en serio las tesis de los lingüistas. Sin embargo, se potenciaron e inventaron vocablos que no existían hasta entonces.
La especialista Doris Steffens (58), del Instituto Alemán de la Lengua, asegura que "naturalmente se configuraron palabras y se difundían con objeto de establecer quiénes eran los enemigos del pueblo". Por ejemplo, el Partido Comunista creo términos relativos al consumo y a la economía y fueron utilizados por el diario oficial 'Neue Deutschland' con un uso muy frecuente.

martes, 20 de octubre de 2009

¿CREE USTED QUE CHINA ES COMUNISTA?

SANTOS MERCADO
Tenía que verlo con mis propios ojos. Así que acepté la oferta de “viaje hoy y pague en doce meses sin intereses” y me fui a la República Popular de China. 18 días viajando de un lugar a otro, en avión, en tren, en barco o autobús a las ciudades, pueblos, centros comerciales, fábricas y museos.La primera sorpresa que me llevé es que vi la fotografía de Mao Tse Tung, fundador del Partido Comunista, únicamente en dos instituciones públicas: en la Plaza de Tiananmen, en la capital de China, y en los billetes de todas las denominaciones. En ambas no aparece completo, sino solo la cara. No vi estatuas, ni aquellas pinturas famosas donde Mao aparecía rodeado del pueblo, han dejado de creer que los políticos son dioses, han enterrado el culto a la personalidad. Pero, qué ironía, la cara de Mao está en todos los billetes del Yuan Renminbi. Como sabemos, el dinero es el símbolo capitalista por excelencia pues representa la libertad del individuo, cosa que Mao trató de eliminar con su sistema socialista. Pues allí estaba, como recordándole a Mao, en su propia cara, que el capitalismo es el futuro de la humanidad y no el socialismo. En Beijing, Xian, Chonqing, Shanghai, Suzhou y por supuesto, en Hong Kong se puede palpar y constatar lo que es crecer a dos dígitos. Rascacielos que nada le piden a New York, con arquitectura moderna, de 60 pisos o más y uno tras otro. Astilleros incontables a la orilla del río Yangtsé haciendo barcos de alto calado. No vi basura en las calles, ni grafitis en las paredes, barcos o tráileres. Los chinos, muy amables con los turistas, así estuviera atiborrado el autobús o el metro, nos cedían los asientos, no lo podía creer. Podíamos andar a los dos o tres de la mañana en las calles, restaurantes, bares o teatros sin el temor de asaltos. Y no porque hubiera un policía en cada esquina, es más, solo los vi guardianes y pocos en los museos o dirigiendo el tráfico. Nunca vi que detuvieran a un automovilista para infraccionarlo o algo parecido.Todas las marcas de automóviles y especialmente las de mayor prestigio allí estaban rodando por las calles chinas. Los barcos en el Yangtsé parecían desfilar uno tras otro con una cantidad enorme de contenedores rumbo a los puertos de Shanghai o Hong Kong para embarcarse y llegar hasta el último rincón del mundo. ¡Que los chinos ganan poco! ¿Qué tienen, sueldos de miseria? Pues yo no lo vi. Comparando las vestimentas, los turistas parecíamos pordioseros, bueno no tanto, pero visten buenas marcas y sobre todo los jóvenes visten bien y otros muy bien. Contaban los guías que este desarrollo es reciente, no más de treinta años. En 1949 Mao Dze Dong encabezando el Partido Comunista toma el poder. Eliminó a los capitalistas del campo y la ciudad y estableció el poder central del Partido. Todo lo que se hacía o deshacía en China debía ser obra o iniciativa del gobierno y especialmente de Mao. Quien no obedecía, no tenía derecho a comer. Socialismo puro. A pico y pala construyeron grandes canales y presas, cultivaron arroz hasta en los cerros más abruptos, todo mundo tuvo vestido (verde oliva o azul mezclilla) y todos tuvieron su ración de arroz, una hazaña para esos tiempos. Pero la gente se cansó, las críticas al socialismo chino emergieron, los jóvenes querían mejor futuro y Mao lanzó la Revolución Cultural para “erradicar las ideas burguesas” y los resultados fueron peores. En 1976 muere Mao, el pueblo le echa una lagrimita, nunca se supo si de tristeza o felicidad, y lo colocan en un sarcófago transparente, bien cerrado, para que no fuera a salir de nuevo. Millones de chinos lo fueron a ver para asegurarse de que ya no estuviera vivo aquél que les quitó la libertad de elegir.Pregunté a los jóvenes chinos su opinión de su viejo presidente comunista y todos me decían “Mao, hombre malo”, “Mao es historia”. Uno de ellos me dijo “Mao fue el último emperador de China”. Entonces quien es el bueno, les pregunté. Y la opinión fue invariable: El bueno es Deng Tsiao Ping, “el hombre que nos abrió el mundo”.En efecto, en 1982 Deng, quien fuera enemigo de Mao dentro del Partido Comunista de China, pronunció una frase célebre: “ser rico no es malo”. Y fue la señal que detonó la revolución capitalista. Los chinos pudieron emprender negocios propios, se abrieron las fronteras al capital extranjero viniera de donde viniera (“no importa el color del gato, sino que cace ratones”, decía Deng), el gobierno se hizo a un lado para permitir el funcionamiento del mercado. Por cierto, no encontré estatuas ni fotos de Deng.El Ejército Popular del Pueblo, que era el más grande del mundo, se redujo al 10% pues les dieron preferencia a los soldados para ir a trabajar a las fábricas capitalistas. A los campesinos se les permitió sembrar lo que quisieran, vender donde mejor les pagaran y usar las ganancias como mejor dispusieran, sin supervisión ni control del gobierno y el campo floreció y las ciudades dejaron atrás la escasez. En 2004 se introdujo una inaudita reforma constitucional para garantizar el derecho a la propiedad privada. Ni el Estado, ni el Partido pueden violar el principio de propiedad privada. Es decir, no hay confiscaciones, nacionalizaciones, estatizaciones o algo parecido. Inaudito pues la propiedad privada es la base del sistema capitalista. Según los chinos, en el año 2030 todos los chinos deben saber inglés o español, aparte de su lengua nativa. No van a imponer su idioma al mundo y a los niños ahora se les enseña a escribir con las letras del castellano, y solo hasta la secundaria aprenden los ideogramas del mandarín, pero sólo como cosa cultural. Es más, ya hay escuelas, desde primarias hasta universidades, donde todo se imparte en español o en inglés. Mención especial merece saber que ya no hay “educación gratuita” en las universidades públicas. Si son universidades del gobierno los estudiantes pagan la mitad de lo que cobra una universidad privada. A los estudiantes sin recursos el gobierno les proporciona crédito que tendrán que pagar cuando salgan de las universidades. Es el primer país que entiende la maldad de la “educación gratuita”.Por supuesto, a China le falta mucho para construir la mejor economía de mercado para que sirva de ejemplo al mundo: le falta privatizar todas las escuelas básicas y muchas empresas estatales; reducir los impuestos a las personas físicas al tres por ciento de su ingreso personal: eliminar los impuestos a las empresas; reducir el aparato de Estado para tener tres funcionarios por cada millón de de habitantes, pues en una verdadera economía neoliberal no hacen falta los parásitos estatales, pero si hacen falta filósofos y economistas de pensamiento austriaco que defiendan el sistema de mercado y no permitan que lleguen los izquierdistas “redentores” a asaltar el poder para volver a esclavizar al pueblo. También tienen que avanzar en la reforma financiera y monetaria para que el gobierno deje al sector privado la administración del dinero y se evite la tentación insana del señoreaje; finalmente les falta quitar todas las barreras para que China se convierta en un país cosmopolita abierto a todo ciudadano del mundo que quiera vivir en paz. Pero no dudo que lo logrará y más pronto de lo que imaginamos. “Aquí no queremos política, solo economía” me decían en Hong Kong. Por eso no se ven letreros de diputados, senadores, legisladores o gobernantes. ¿Quieres prosperar? allí está el mercado, ¡hazte millonario y todo el pueblo te tratará como un héroe de la nación! Si México o cualquier país latinoamericano que todavía anda soñando con Marx y Keynes quiere descubrir el secreto de los chinos todo lo que tiene que saber es que allá si se están esforzando por aplicar neoliberalismo puro, es decir, economía de mercado o capitalismo, como guste llamarle. Ya se están publicando los libros de Friedrich von Hayek, Ludwig von Mises y Jesús Huerta de Soto. ¿Sigue usted pensando que China es comunista?, tome un vuelo y vea con sus propios ojos. *Profesor-investigador en la Universidad Autónoma Metropolitana. Unidad Azcapotzalco, Departamento de Ciencias Básicas. santos@teacher.com www.asuntoscapitales.com www.contrapeso.info

lunes, 19 de octubre de 2009

EL AUGE DE UNA NUEVA FORMACION EN ALEMANIA INQUIETA A LOS GRANDES PARTIDOS




BERLÍN (AFP) — Recién nacido en el seno de la política alemana, el partido La Izquierda ('Die Linke'), liderado por Oskar Lafontaine, inquieta a las grandes formaciones por su avance y amenaza con conmocionar el tablero político si consigue escaños en las próximas elecciones regionales.
Los sondeos esbozan la posibilidad de un ingreso de esta formación a los Parlamentos de Hesse (centro) y de Hamburgo (norte). Poco homogéneo -reúne a neo-comunistas, sindicalistas y decepcionados como Lafontaine del Partido Socialdemócrata Alemán (SPD)- el partido La Izquierda tenía un porvenir incierto cuando nació en junio pasado, limitado a las regiones de la ex República Democrática Alemana (RDA).
Liderado por el temperamental Lafontaine, ex ministro de Finanzas bajo el gobierno del canciller Gerhard Schröder y tránsfuga del SPD, el nuevo partido podría alcanzar este domingo entre el 5% y el 6% de los votos en Hesse, y entre el 4% y el 5% en Baja Sajonia, así como entre el 5% y el 7% en Hamburgo en febrero próximo.
Es decir, puede superar la barrera mínima del 5% para obtener escaños parlamentarios.
Hasta ahora, 'Die Linke' está presente sólo en un Gobierno regional, el de la ciudad-Estado de Berlín, en coalición con el SPD. Pero sus diputados tienen escaños en todos los Parlamentos regionales de los territorios de la ex RDA.
Sus representantes ya ingresaron en un parlamento del oeste en mayo pasado, reuniendo 8,4% de los sufragios en Bremen (norte) un mes antes del acto de nacimiento oficial del partido, creado a partir de la unión del Partido Socialista Democrático (PDS), heredero del comunismo de la ex RDA y del pequeño movimiento cívico WASG (Alternativa Electoral por Trabajo, Sociedad y Justicia).
Hasta ahora, los grandes partidos habían relativizado la importancia sus resultados electorales, alcanzados en un Estado de menor peso y en un territorio de izquierdas.
Pero el impacto sería muy grande si La Izquierda se impusiera en Hesse, un Estado estratégico que alberga a la capital financiera de Alemania (Francfort) y gobernado desde 1999 por Roland Koch, jefe regional de la CDU (Unión Demócrata Cristiana) de la canciller alemana, Angela Merkel.
"El partido está en plena curva ascendente. Su entrada al parlamento regional de Hesse o de Hamburgo significaría que comienza a establecerse y a ganar peso a nivel federal", estimó el politólogo Nils Diederich.
Cuanto más pese La Izquierda a nivel federal, más generará la formación de coaliciones gubernamentales, un juego disputado hasta ahora por cuatro formaciones la CDU, el SPD, los Liberales (FDP) y Los Verdes.
Los socialdemócratas optaron por tratar con indiferencia a este nuevo competidor, que los empujó a llevar su línea más hacia la izquierda durante el último congreso, pero se inquietan por su aumento.
A nivel nacional, el partido de Lafontaine, Gregor Gysi (ex PDS, neocomunista) y Lothar Bisky (también ex PDS) totaliza más de 10% de las intenciones de voto, es decir más que Los Verdes y el FDP, gracias a un discurso en favor de la justicia social y de lucha contra la pobreza.
Por otro lado, La Izquierda está ganando en consideración entre la opinión pública: el 73% de los electores alemanes considera que 'Die Linke' al menos "dice las cosas por su nombre", según un sondeo de Dimap.

viernes, 16 de octubre de 2009

CHECKPOINT CHARLI Friedrichtrabe (Sur)


ABC
La Friedrichstraße fue siempre la tarjeta de presentación de una ciudad a la última. Incluso después de haber sido desdeñada largo tiempo por la República Democrática por ser símbolo de la “decadencia burguesa”, los postreros compases de la era Honecker significaron su rehabilitación como objeto de prestigio. Caído el Muro, la primera gran operación urbanística se centró en la Friedrichstadt y la Friedrichstraße volvió a florecer, aunque con más competidores que antaño.

El nuevo glamour lo ostentan especialmente los Quartiere 205-207, las tres manzanas consecutivas que se alinean a partir del cruce con la Französische Straße, unidas bajo tierra por los Friedrichstadtpassagen. El Quartier 207, el primer bloque de este complejo de tiendas de lujo, restaurantes, oficinas y aparcamientos, corresponde a las Galerías Lafayette (1), que han encontrado en este rincón afrancesado de Berlín su domicilio natural. El privilegiado lugar ocupado por estos almacenes parisinos deja traslucir la secreta admiración que los alemanes sienten hacia Francia. El habitual sentido de superioridad germánico se deshace como un azucarillo ante el savoir vivre de los fraceses. Es la inconfesada envidia del fortachón, con justificado complejo de poco esteta, por la elegancia y la gastronomía de su gran vecino del oeste. Quizás por eso al arquitecto, el francés Jean Nouvel, se le permitió saltarse las reglas urbanísticas impuestas para la zona, cuyos nuevos edificios debían tener agujeros de ventanas en sus fachadas para evocar en algo el aire tradicional del enclave. Las Lafayette respetan la alineación con los demás inmuebles, a los que no se autorizó ningún retranqueo que desdibujara la perspectiva de la calle, pero su cubierta exterior es toda acristalada. Más llamativo que su ondulado manto exterior es su espacio interior, conformado por dos conos de vidrio unidos por sus bases.

Del Quartier 206, obra del estudio norteamericano de Pei, Cobb, Freed & Partners, destacan sobre todo sus galerías subterráneas, cuyos mármoles y ornamentos recrean las formas del Art déco. No tan espectacular es el Quartier 205, del alemán Oswald Mathias Ungers, aunque el volumen de obra es mayor, pues ocupa la manzana entera. Su principal atractivo visual es la multicolor pila de coches aplastados que decora el patio de luces.

Tradición de Passage

El interés por trazar los Friedrichstadtpassagen viene de un deseo de rememoración histórica. No tanto porque el concepto ya estuviera en mente de la RDA en su proyecto de nuevos bulevares de cara al 750 aniversario de la ciudad (llegó a poner los fundamentos de un gran almacén que cubría los tres bloques), como porque en la calle siempre hubo algún tipo de paseos interiores. Era el caso de la desaparecida Kaisergalerie, también conocida como Lindenpassage, cuya puerta principal se encontraba en el chaflán de la Behrenstraße, donde hoy está la entrada al Grand Hotel (2). En este desparecido pasaje de 128 metros de largo había dos especiales atracciones: el Káiser Panorama, un estereoscopio con imágenes de la época, y el Panoptikum, una serie de vitrinas con rarezas anatómicas y malformaciones de fetos. El estereoscopio es un aparato óptico en el que, mirando con ambos ojos, se ven dos imágenes de un objeto que, al fundirse en una, producen una sensación de relieve por estar tomadas con un ángulo diferente para cada ojo. Un instrumento de ese tipo, con un banco de terciopelo rojo dispuesto en círculo y un torno central en el que mecánicamente van pasando las fotografías, puede encontrarse en la tienda BerlinStory de Unter den Linden y en el Märkisches Museum. Además de mostrar lo que fue uno de los primeros divertimentos de la humanidad de visionado en tres dimensiones, el aparato convierte realmente al que mira en testigo presencial de los desfiles guillerminos o en un paseante de época más entre coches de caballo y multitudes con sombrero. Respecto a la perversidad de la otra atracción, el Panoptikum, escribió con ironía Joseph Roth: “Lo más bonito de Berlín es el Lindenpassage. Lo más bonito del Lindenpassage es el Panoptikum. Lo más bonito del Panoptikum es el Museo Anatómico. Lo más bonito del Museo Anatómico es el Extrakabinett. Lo más bonito del Extrakabinett es…pst!”.

El Grand Hotel, abierto en 1987, fue una de las principales realizaciones de la RDA en su apuesta por modernizar la calle, a la que incluso quería dotar de un casino. La escalera principal del hotel intenta darle el empaque propio de la elegancia que tuvo la Friedrichstraße en su momento de gloria. La URSS también quiso hacer su aportación al proyecto, y en 1984 levantó un coloso de granito y mármol, la Casa de la Ciencia y la Cultura Rusa (3) (entonces soviética), entre las calles Jäger y Tauben. Hoy ambas construcciones quedan en la retaguardia de una nueva arquitectura de vidrio, articulada la mayoría de las veces alrededor de amplios patios interiores cubiertos a los que conviene echar alguna ojeada.

Tanques frente a frente

Las transformaciones del post-Muro han tersado la piel de la Friedrichstraße, pero algunas de sus arrugas siguen presentes. En ocasiones lo más trivial es lo que acaba por adquirir condición de esencia, por su perdurabilidad, y eso es lo que pasa con los accesos al metro que jalonan toda la calzada central, desde la estación de Oranienburger Tor hasta la de Hallescher Tor. Invariables en su diseño a lo largo del todo el siglo XX, los carteles azules de la línea seis, con su gran “U” blanca de Untergrundbahn sobre fondo azul recortado con bordes modernistas, están presentes en casi todas las fotografías históricas de la calle.

Personalmente, siempre me evocan las tomas relacionadas con la crisis de octubre de 1961. Entre el 22 y el 28 de ese mes, la tensión entre soviéticos y norteamericanos tuvo una dramática escalada, que llevó a ambos bandos a hacer rodar sus tanques sobre la Friedrichstraße. Era la primera vez que los dos enemigos de la Guerra Fría enfrentaban sus cañones a tan corta distancia, separados por apenas unos metros en la frontera de la Zimmerstraße. Ni siquiera se había vivido un momento de tanta tensión cuando unos meses antes, en agosto de ese mismo año, los Vopos (Volkspolizei, Policía Popular) de la RDA se desplegaron para tender la alambrada fronteriza, que inmediatamente se solidificaría con ladrillos y más adelante con hormigón. La crisis de octubre de 1961 comenzó cuando los guardas germanorientales apostados en el cambio de sector exigieron su documentación a un coche militar norteamericano, contraviniendo lo dispuesto en los tratados sobre las fuerzas de ocupación. Como respuesta, los norteamericanos pararon todos los vehículos soviéticos que se dirigían a Berlín Occidental. El pulso arreció hasta que primero los rusos, y luego los norteamericanos como reacción, dispusieron sus tanques en orden de batalla, entre las estaciones de metro de Stadtmitte y Kochstraße. “Defendemos la libertad de París, Londres y Nueva York, cuando defendemos la libertad de Berlín”, proclamó Kennedy en medio de la alarma mundial. Después de horas de demostración de fuerza, los tanques soviéticos hicieron sonar sus motores, dieron media vuelta y regresaron a sus cuarteles.



Acabada la Guerra Fría, la desclasificación de las comunicaciones que habían mantenido esos días las autoridades militares y servicios secretos de ambos lados con sus centrales en Moscú y Washington ha mostrado que en realidad el mundo no había estado al borde de la guerra en ese momento. Todo había sido un intento de forzar posiciones en el tablero mundial, de un Krushev ansioso por expulsar a los aliados de Berlín y de un Kennedy criticado por no haber tenido una respuesta suficientemente contundente en el previo mes de agosto, cuando se tendió el Muro. En ese ajedrez, la casilla del Checkpoint Charlie tenía un gran valor simbólico.

“Usted está dejando el sector americano”

Muchas de esas imágenes pueden verse en el Museo del Muro (4), entre las calles Zimmer y Koch. Con el tiempo, este museo privado se ha ido agrandando, extendiéndose por edificios vecinos a partir de la llamada Haus am Checkpoint Charlie, una temprana realización del arquitecto Peter Eisenman. Aunque algunos de los contenidos han quedado anticuados, al museo hay que adjudicarle uno de esos títulos de “visita obligada” que suelen repartir las guías. Es fácil emocionarse, incluso llorar sin mucho reparo por encontrarse en un lugar público, ante el drama humano de la desgarradora separación de familias y los intentos de ganar la libertad aún a riesgo probable de perder la vida. El museo presenta vídeos de los días más dramáticos del Muro y documenta varias de las osadas tentativas por pasar a Berlín Occidental, algunas a través del simbólico puesto fronterizo en el que nos encontramos.

Desde la esquina acristalada del museo puede obtenerse una completa idea de cómo era el Checkpoint Charlie (5), el tercero de una lista de cruce de sectores, por lo que recibió ese sobrenombre siguiendo el orden alfabético (Alfa, Bravo, Charlie...). Con vistas sobre lo que fue un amplio dispositivo de vallas, torretas y guardas, fotografías panorámicas permiten situarse en uno de los puntos más emblemáticos de la Guerra Fría. La frontera la constituían las fachadas de las viviendas del lado sur de la Zimmerstraße (la acera era ya zona soviética). En el borde norteamericano continúa, tras una pantalla de sacos terreros, una vieja garita militar que durante años se guardó en el Museo de los Aliados y volvió a su lugar con la reunificación. Ésta también aportó dos grandes fotografías colocadas sobre un mástil en mitad de la calle: el retrato amable de un joven soldado ruso aparece cuando se mira hacia el norte; en su reverso, el rostro de un soldado norteamericano marca el comienzo del dominio aliado. “Usted está dejando el sector americano”, avisa en inglés, ruso y francés un gran letrero lateral, probablemente uno de los objetos más fotografiados a lo largo de los años en este Checkpoint Charlie, que fue paso reservado para extranjeros y personal militar.

Debajo de la calzada estaban las instalaciones de control de los pasajeros del metro que pretendían pasar a Berlín Oriental. Los convoyes de la U-6 tenían su última parada en Kochstraße. Luego seguían su ruta sin detenerse en las estaciones del sector comunista, con la salvedad de la Friedrichstraße Bahnhoff: eran estaciones fantasma, en las que la escasa iluminación dejaba ver las patrullas que vigilaban los desolados andenes. Los vagones volvían a abrir sus puertas una vez alcanzado de nuevo Berlín Occidental. La existencia de estaciones abandonadas en lo que fue el concurrido centro del Berlín de principios del siglo XX (se repetía en otras líneas, como la del S-Bahn que pasa por la Potsdamer Platz y Unter den Linden) constituía una de las mellas más elocuentes provocadas por la confrontación de bloques en la geografía urbana de Berlín.

Un héroe a cada lado

Entre los episodios relacionados con el Muro, uno singularmente angustioso fue el que se vivió a pocos metros del Checkpoint Charlie. Un monolito en la Zimmerstraße recuerda el punto en el que cayó herido Peter Fechter, un joven de 18 años que murió desangrado ante la impotencia de los policías occidentales y la inexplicable inmisericordia de las Grenztruppen, las tropas de frontera orientales. El 17 de agosto de 1962, un año después de que se hubiera tendido la partición física de la ciudad, Peter Fechter y otro amigo suyo de Berlín-Este saltaron la primera valla del Muro (éste era doble, con un pasillo interior para patrullas), pero cuando se disponían a superar la segunda fueron descubiertos por los guardas fronterizos, que llegaron a efectuar dieciséis disparos. Mientras su acompañante consiguió pasar a Berlín-Oeste, Fechter resultó malherido. Quedó tendido durante cincuenta minutos en una agonía a la que desde Occidente no se podía poner fin, porque era invadir territorio germanoriental. Únicamente pudo hacérsele llegar un botiquín de primeros auxilios, que la debilidad del muchacho le impidió utilizar. La inacción de los guardas de la RDA, parapetados tras la primera alambrada, quizá podría explicarse por el temor a ser víctimas de algún francotirador si quedaban desprotegidos en el corredor, pero su actitud fue interpretada como una prueba despiadada de la monstruosidad del régimen. Las llamadas de socorro de Fechter, cada vez más débiles, fueron seguidas por decenas de personas apostadas en el borde norteamericano y su caso provocó una gran conmoción a ambos lados: estaba clara la impiedad de la RDA para quien intentaba huir y también el nulo riesgo que iban a asumir los aliados en prestar auxilio. Finalmente el joven fue recogido moribundo por las Grenztruppen y falleció pocas horas después.

Si a un lado del Muro se guardó el recuerdo de Peter Fechter, al otro se cultivó la heroicidad de Reinhold Huhn. El primero fue uno de los ochocientos fugitivos muertos en su intento de cruzar la frontera interalemana (más de ciento sesenta en el Muro de Berlín); el segundo, uno de los veintisiete soldados fronterizos germanorientales que perdieron la vida al procurar impedir las fugas. Ambos cayeron con apenas dos meses de diferencia, en lugares separados por una sola calle. Huhn resultó disparado el 18 de junio de 1962 en la Schützenstraße. Cuando controlaba a varias personas que estaban a punto de huir por un túnel, una de ellas sacó un arma y le mató. Su féretro fue paseado por Berlín-Este sobre un camión repleto de coronas de flores. La RDA cambió el nombre de la Schützenstraße por el de Reinhold-Huhn-Straße y allí instaló un pebetero con esta inscripción: “Su muerte es nuestro compromiso. Los asesinos no escaparán a su merecido castigo”. La llama fue custodiada por soldados y velada periódicamente por delegaciones extranjeras y grupos de escolares. La calle ha vuelto a su nombre original, como otras denominaciones transformadas por la República Democrática, y, a diferencia del monolito dedicado a Fechter, erigido tras el Cambio, nada recuerda ya a Huhn.

La noche del Wahnsinn

Puesto como ejemplo de entrega en la defensa de la inviolabilidad del Muro, en realidad Huhn no pudo servir de modelo a los guardias que la noche del 9 de noviembre de 1989 vigilaban el puesto del Checkpoint Charlie, cuando miles de ciudadanos se agolparon frente a sus garitas exigiendo la apertura de la verja. En una noche de desconcierto, sin órdenes precisas, pero con la intuición de que no podían disparar contra la multitud, las Grenztruppen acabaron por dejar que la corriente de la historia arramblara con lo que se le ponía por delante. Ocurrió aquí y en los otros pasos fronterizos interberlineses. Fue la noche del Wahnsinn (locura), la palabra que todos repetían ante la impotencia para describir en todos sus trascendentales matices la fuerza de los sentimientos; algo absolutamente inesperado para los berlineses y para las propias autoridades, y un magno ejemplo de cómo un gazapo puede alterar a veces el curso de la historia.

“Sofort, unverzüglich” (en el acto, sin demora). Günter Schabowski, portavoz del Comité Central del SED, no era consciente de que al decir esas palabras desbocaba los acontecimientos, a los que la RDA ya no pudo ponerles brida. Schabowski daba cuenta en el Centro Internacional de Prensa de la Mohrenstraße, sede ahora del Ministerio de Justicia, de la sesión del Comité Central que aún estaba en curso. El régimen se aprestaba a dar mayores facilidades a los ciudadanos germanorientales para viajar al extranjero. La crisis había comenzado en el verano, después de que el 2 de mayo de ese 1989 Hungría cortara la alambrada de su frontera con Austria. A mediados de agosto más de seiscientos ciudadanos de la RDA pasaron a Occidente por la ciudad húngara de Sopron, aprovechando una fiesta popular que allí se celebraba. Largas caravanas de Trabis enfilaron entonces, para supuestas vacaciones, la ruta hacia el país hermano. En septiembre, diez mil “veraneantes” atravesaron la frontera austríaca. En ese “votar con los pies”, las embajadas de la RFA en Praga y Varsovia se llenaron de demandantes de asilo germanorientales. El 30 de septiembre la RDA se vio obligada a permitir que trenes especiales atravesaran su territorio transportando a Alemania Occidental a esos 6.300 fugitivos. La Policía tuvo que enfrentarse a miles de personas que pretendían subirse al paso de los “trenes de la libertad”. La situación era imparable, pero el viejo Honecker trató de hacer oídos sordos a la advertencia de que “la vida castiga a quien llega demasiado tarde”, lanzada por Gorbachov en Berlín durante los fastos de celebración de los cuarenta años de la RDA, entre el 6 y el 8 de octubre. Honecker, que aún entonces proclamaba que el Muro seguiría cien años, fue apartado del poder el 18 de octubre y sustituido por Egon Krenz. Se sucedieron las “manifestaciones de los lunes” en la ciudad Leipzig y el 4 de noviembre cerca de un millón de personas se congregó en la berlinesa Alexanderplatz. En esas concentraciones, de la reclamación democrática del “Wir sind das Volk” se pasaría fácilmente a la exigencia de la unidad alemana con el “Wir sind ein Volk” (del “somos el pueblo” al “somos un pueblo”). Krenz aprobó concesiones sobre las salidas al extranjero, pero resultaban insuficientes. Finalmente se decidió permitir viajar a cualquier país, incluida la RFA y Berlín-Oeste, a todo el que presentara una solicitud, acompañada de pasaporte.

Eso era estrictamente lo que Schabowski debía anunciar esa tarde-noche del 9 de noviembre de 1989. Pero el portavoz del Comité Central no se percató de que la normativa entraba en vigor al día siguiente, ni tampoco hizo especial hincapié en que las solicitudes requerían su usual tramitación. Schabowski había dejado la cuestión para el final de la rueda de prensa. A las 18.53 horas, a una pregunta de un periodista de la agencia de noticias italiana Ansa, el dirigente dio lectura a una hoja que Krenz le había dado pocos minutos antes y que no había examinado previamente con detenimiento. “¿Cuándo entra esto en vigor?”, inquirieron los periodistas. “En mi opinión, en el acto, sin demora”, respondió, sin sospechar la reacción que se iba a desencadenar. A partir de aquí los sucesos se precipitaron. Agencias de noticias, televisiones y radios anunciaron la apertura del Muro, mientras el Comité Central seguía su reunión ajeno a lo que comenzaba a ocurrir en las calles. Los berlineses orientales empezaron primero a acercarse a los puestos fronterizos para comprobar qué había de verdad en la noticia; luego, agolpadas ya multitudes, pasaron a exigir libre acceso a Berlín-Oeste. Al final, superadas por los acontecimientos, las Grenztruppen no tuvieron más remedio que abrir las puertas de par en par, mientras que los berlineses congregados al otro lado recibían con vítores a sus “compatriotas”. El Muro comenzó a caer hacia las 22.30 en el puesto de la Bornholmer Straße; seguirían en poco tiempo los de Invalidenstraße, Sonnenallee, Oberbaumbrücke... A las 0 horas, el Checkpoint Charlie era una fiesta.

Café de espías

Esa noche, cuando aún estaba por ocurrir todo esto, el propietario del Café Adler (6), en la esquina Friedrichstraße/Zimmerstraße, se lamentaba de la insostenible situación económica de su negocio, con un previsible cierre en el horizonte. Durante la Guerra Fría, el café había servido como lugar de encuentro entre espías e informantes, pero aquellos años gloriosos ya habían pasado. La situación cambiaría en cuestión de minutos. Redactores del vecino Tageszeitung fueron los primeros en celebrar allí la buena nueva y cuando salieron a la calle con botellas de champán fueron fotografiados equivocadamente como los primeros berlineses orientales en cruzar la frontera. En realidad, los del otro lado tenían un lugar más añorado donde festejar la caída del Muro. Cientos de ellos acudieron a la Kurfürstendamm, adonde el metro, en horas extras, les transportó gratuitamente. A pesar de la incontenida alegría, la celebración no empalmó con el día siguiente. “Como conozco a mis berlineses, sé que a las 11 de la noche se irán a la cama”, había advertido un alto mando policial comunista para convencerse de que quienes se habían agolpado junto al Muro se marcharían pronto sin conseguir su propósito. Se equivocó en lo de la hora (también subestimó lo que tantos pueden conseguir en tan poco tiempo), pero todos volvieron a dormir a sus casas en la temprana madrugada, pues al día siguiente había que trabajar. Derribado el Muro, ¿para qué tratar ya de huir del país? Ironías de la historia: el Muro se levantó para evitar que la gente se marchara, y veintiocho años después cayó exactamente para lo mismo.

A partir de esa noche de noviembre, no han faltado clientes en el Adler, entre turistas que visitan el Checkpoint Charlie y curiosos por conocer cómo era un bar de espías. El local se encuentra en el edificio más antiguo que ha pervivido en la Friedrichstraße, pues sus primeros pisos datan de 1738. Toma el nombre de una antigua farmacia que se encontraba en esa esquina, como se indica en la fachada.

Estrella de David

El Muro se había delineado siguiendo los límites de la zona de ocupación soviética. Al acabar la Segunda Guerra Mundial, el reparto territorial entre las potencias vencedoras se ajustó a las divisiones de distritos previamente existente en la ciudad. Desde la creación del Gran Berlín en 1920, una nueva redistribución administrativa interna fijó en la Zimmerstraße la frontera entre los distritos de Mitte y Kreuzberg. Por más que ello suponía la partición de la Friedrichtstadt, su tramo sur siempre había sido menos elegante. Según Fontane, en 1867 había lugareños que recordaban que “la Kochstraße trazaba una frontera entre ciudad y arrabal; en aquella reinaba el ruido, en ésta el silencio”. Esa diferencia se mantiene en la actualidad.

En mantener el silencio, precisamente, parece concentrarse el Jüdisches Museum (7) (Lindenstraße 9-14), cerrado en sí mismo, tras sus altas paredes de cemento y sus recubrimientos de acero. Supone un pequeño desvío de la línea recta de la Friedrichstraße, pero su visita compensa para los interesados en arquitectura y para quienes deseen conocer la tradición secular de los judíos en Berlín. El Museo Judío no está dedicado al Holocausto, sino a la vida cotidiana de la comunidad hebrea berlinesa, pero si su contenido deja el destino trágico del pueblo elegido para otras exposiciones que existen en la ciudad, su continente remite como única idea al exterminio judío. Obra de Daniel Libeskind concluida en 1998, su característico estilo deconstructivista representa la disfiguración de la estrella de David. Las rasgadas aberturas de sus paredes, como latigazos inmisericordes, arrojan una elocuente luz en su interior. La llamada “torre del Holocausto” es un espacio vacío al que se entra por un corredor subterráneo; su estrecha planta transmite sensación de agobio. En el exterior, las 49 estelas del “jardín del exilio”, plantadas con olivos, significan la añoranza de Israel. Su número, además de bíblico (siete veces siete), remite al año 1948 en el que se creó el Estado judío, la columna 49 es la que representa a Berlín. El Jüdisches Museum se extiende también al edificio contiguo, un palacete del siglo XVIII en el que Berlín-Oeste había habilitado el museo de la ciudad, cuyos fondos se traspasaron después al centro homólogo del antiguo Berlín-Este (Märkisches Museum).

La Piazza del Popolo berlinesa

La Friedrichstraße termina en la Mehringplatz, una plaza redonda que en su momento fue el límite sur de la ciudad. Como en Roma, el corso de la Friedrichstraße concluye en su particular Piazza del Popolo. Actuando como esquinas exteriores de la Mehringplatz existen dos edificios de similar apariencia. A la derecha (Lindenstraße/Alte Jakobstraße) queda la sede del poderoso sindicato IG Metall, construida en 1929 por Erich Mendelsohn. Su factura viene a ser imitada a la izquierda (Stresemannstraße/Wilhelmstraße) por lo que desde 1997 es la Willy-Brandt-Haus, la central del Sozialdemokratische Partei Deutschlands (SPD).

La Hallescher Tor, con su hermoso puente sobre el Landwehrkanal, era la puerta hacia Halle. Habíamos arrancado al norte de la Friedrichstraße con la visita a un cementerio, y aquí, al otro lado del canal y de nuevo fuera de lo que había sido el perímetro de la ciudad, existe otro camposanto digno de mención. En él se encuentran las tumbas de destacados personajes de los siglos XVIII y XIX, como el escritor E. T. A. Hoffmann, los arquitectos Georg Wenzeslaus von Knobelsdorff y Karl Ferdinand Langhans, y el músico Felix Mendelssohn-Bartholdy.

La Mehringplatz (8) ha cambiado de denominación varias veces, a golpes de historia. Desde 1947 lleva el nombre de Franz Mehring, un dirigente e historiador socialista anterior a la Gran Guerra, escogido porque había dado clases en la escuela del SPD que hubo en una próxima calle. También porque permitía compensar la entonces incómoda memoria militar prusiana: la plaza se había bautizado en 1815 como Belle-Allianz-Platz a raíz de la batalla de Waterloo. No obstante, la remodelación del arquitecto Hans Scharoun realizada al final de la década de 1960 conservó la Friedenssäule (Columna de la Paz) que el escultor Christian Daniel Rauch compuso para celebrar los treinta años de la victoria sobre Napoleón. La plaza había nacido en 1734 con el apelativo de Rondell cuando se trazó el Akzisemauer, la muralla del siglo XVIII. Las tres puertas situadas al oeste de la ciudad tenían como antesala tres plazoletas de distintas formas geométricas: el círculo del Rondell, el octógono de la Leipziger Platz y el cuadrado de la Pariser Platz. Ésta última era entonces el acceso más noble a Berlín.
© Emili J. Blasco