miércoles, 30 de septiembre de 2009

LA IZQUIERDA ALEMANA SUEÑA CON UN MUNDO MAS JUSTO


(AFP)
Dos días antes de las elecciones alemanas, Die Linke (La Izquierda), el "partido de la paz y de la justicia social", como él mismo se denomina, organizó el viernes en la famosa Alezxanderplatz de Berlín su último mítin, buscando obtener el "10% y más" el domingo.
"Los que quieran una Alemania más social sólo tienen una opción para las elecciones legislativas del domingo: votar Linke!", grita el jefe de la izquierda radical Oskar Lafontaine ante los vítores de miles de simpatizantes reunidos.
"Oskar! Oskar! Bravoooooo!". Sus mensajes populistas suscitan aplausos y ánimos en las masas, más bien de edad avanzada, reunida en la gran plaza del este de la capital alemana, bajo una marea de banderas y globos rojos.
Die Linke anda de cacería por las tierras socialdemócratas y va de éxito en éxito a nivel regional, buscando llevar al nivel federal su papel de aguafiestas.
"Estoy un 100% por Lafontaine. Siempre he tenido simpatías por Los Verdes, por su pacifismo. El SPD -Partido Socialdemócrata Alemán- ha girado demasiado a la derecha. Y desde 2007, desde que tenemos a Die Linke, he encontrado por fin lo que me hacía falta. Me gusta esta dinámica. Mi corazón late por Linke!", asegura, jovial, un ex profesor alemán de Berlín, Dieter Pankow, de 68 años.
Entre los asistentes, algunos jóvenes distribuyen el periódico Neues Deutschland (Nueva Alemania), antiguo órgano del partido comunista de la República Democrática Alemana (RDA), el SED, del que Die Linke rescató a muchos simpatizantes. El titular de portada de hoy: "Llamado a un mundo desnuclearizado".
"Die Linke es el único partido pacifista, el único que quiere parar la presencia en Afganistán, el fin de la OTAN que ya ha pasado su tiempo. Por eso me comprometo con este partido", explica Konstanze Kriese, de 49 años, con una pancarta roja en el brazo.
Cuando se les pregunta, los simpatizantes responden todos o casi todos con la misma consigna, alrededor de su sueño con "una sociedad más justa" y con un mundo en paz, sin guerra en Afganistán, o al menos sin soldados alemanes ahí.
Belash Bidarian, de 27 años, un músico de origen iraní, ha venido con su mujer y su bebé. "No podemos combatir el terrorismo con bombas" en Afganistán, dice.
Belash nunca ha votado en su vida, pero votará por Die Linke el domingo. Recibe ayuda social y ha trabajado un tiempo "como portero por un euro la hora".
"Es imposible trabajar como portero por un euro la hora. En África puede que sí, pero aquí no, la vida es demasiado cara. Hace falta un salario mínimo", dice este hombre, que según explica sobrevive con su familia con menos de 1.000 euros (1.460 dólares) al mes. Die Linke promete 10 euros por hora.
En el escenario, Oskar Lafontaine vocifera en el micrófono ante un público ya conquistado, animado antes por un grupo de rock cuyo repertorio musical recordaba a los hits del pacifismo de antaño.
A todos, jóvenes, jubilados y desempleados, les ofrece palabras que les gustan.
"La guerra es inmoral. Hay que sacar lecciones de la historia", dice. "Privatizaciones. Desreglamentaciones. Jubilaciones destruidas. Un trabajo desvalorizado. Son estos los fallos de la política reciente", exclama, mientras denuncia la "hipocresía" de los grandes partidos, cuyos representantes, reunidos en el G20 en Pittsburgh (Estados Unidos) "no abordan los verdaderos problemas".
Caroline Kuhnhold, de 21 años, apuesta por un 15% de los votos para Los Verdes el domingo: "Lafontaine es bueno y tiene razón".
"Las finanzas y los bancos gobiernan el mundo. Un año después de la crisis, no hemos avanzado", asegura Lafontaine. "Si no veis razones para votar por nosotros, votad al menos por compasión, somos los únicos que no estamos apadrinados por los bancos y la industria", dice. Y la gente se ríe.

martes, 29 de septiembre de 2009

EL ULTIMO DIRIGENTE DE LA RDA DEFIENDE SU GESTION EN LA CAIDA DEL MURO DE BERLIN


Egon Krenz sostuvo que la ex Alemania Comunista "no gobernó contra sus ciudadanos. Muchas personas vivían muy felices, no todo era malo como se empeñan en decir algunos".
"Hoy, 20 años después, la gente tiene perspectiva y puede ver cómo vivía antes y cómo vive ahora. La RDA no gobernó contra sus ciudadanos. Muchas personas vivían muy felices, no todo era malo como se empeñan en decir algunos", continuó.
El último dirigente de la extinta República Democrática Alemana (RDA), Egon Krenz, defendió hoy en Berlín su gestión de la apertura de fronteras y la caída del Muro en 1989 y recalcó que la historia no ha sido justa con la RDA ni con sus dirigentes.
"Me alegra mucho poder decir que en una situación en la que podría haber estallado un enfrentamiento bélico, logramos que no se derramara ni una sola gota de sangre", dijo en un encuentro con la prensa extranjera en Berlín.
"Ese fue uno de los grandes logros de la RDA", continuó Krenz, quien en 1999 fue condenado a seis años de prisión por las autoridades alemanas acusado de fraude electoral y de la muerte de cuatro personas que intentaron escapar a través del Muro de Berlín.
Krenz que finalmente sólo cumplió cuatro años de prisión, hasta 2003, reiteró que en el transcurso de su carrera política nunca defendió la violencia física ni el uso de armas.
"Cada víctima del Muro fue una víctima de más. Lo dije ante el tribunal y también en la RDA", reconoció a la vez que expuso que es imposible entender la historia de la RDA si no se tiene en cuenta que de 1964-1965 (cuando se creó) hasta 1989-90,(cuando se derrumbó), existía "el peligro real" de guerra entre las dos Alemanias, de guerra fría en todo el mundo.
Krenz, de 72 años, subrayó que en realidad, la dirección de la RDA no pensó en un primer momento que había caído el Muro de Berlín, sino que sólo se habían abierto las fronteras, que los ciudadanos de la RDA podían viajar libremente al extranjero.
Cuando el 9 de noviembre de 1989 Günter Schabowski, miembro del Partido socialista de la unidad de Alemania (SED), anunció erróneamente en una rueda de prensa internacional en directo, que las leyes para viajar al extranjero habían sido derogadas a todos los efectos y con efecto inmediato, la gente se agolpó en masa ante a los controles fronterizos, recordó.
"En realidad, esa ley entraba en vigor a primera hora del día 10, así que sólo teníamos dos opciones: o los dejábamos salir o reaccionábamos con toda las fuerzas de seguridad, lo que hubiera llevado a un enfrentamiento militar", explicó. "Todavía hoy estoy orgulloso de haber elegido la primera opción y de haber evitado así la tragedia".
"Por supuesto que el hundimiento de la RDA fue mi fracaso personal", reconoció el sustituto de Erich Honecker en la secretaría general del SED y en la Jefatura del Estado de la RDA a partir del 18 de octubre de 1989, a la vez que recalcó que es falso que el sistema cayera porque estaba en bancarrota.
"Teníamos dificultades económicas, pero díganme qué país no las tiene", enfatizó. "La RDA pagó hasta el final todas sus cuentas".
Krenz manifestó por otra parte su convencimiento en que la RDA fue un sistema con muchos aspectos positivos que ha sido injustamente tratado por la historia. "Se le equipara con los nazis, con el fascismo y eso es totalmente erróneo", lamentó.
"Hoy, 20 años después, la gente tiene perspectiva y puede ver cómo vivía antes y cómo vive ahora. La RDA no gobernó contra sus ciudadanos. Muchas personas vivían muy felices, no todo era malo como se empeñan en decir algunos", continuó.
"Nosotros ofrecíamos trabajo para todos, un buen sistema educativo, guardería para todos los niños independientemente de los ingresos de sus padres...", enumeró.
En su opinión, la crisis económica ha demostrado que el sistema actual tampoco es el correcto. "La Alemania unida ha logrado muchos avances, como la construcción de carreteras o de viviendas. "¿Pero a qué precio?", se preguntó.
"Si la gente no puede pagar esas casas no hay libertad. "Libertad sin trabajo no es libertad", señaló subrayando con ello su afinidad con el partido postcomunista La Izquierda.
"Estoy contento de que exista ese partido. Su programa es también mi programa personal o sea que pueden adivinar a quien votaré" en las elecciones generales del 27 de septiembre de 2009, reveló.


3 Comentarios



24/09/2009 - 19:25 Ramiro
Egon Krenz tiene toda la razon

24/09/2009 - 17:19 xoseramus
mmm a este señor`parece que las noticias le llegan tarde o no la ve el ex pc y el pc aleman tienne mas del 40 por ciento en la ex rda parece que la gente o la mayoria de los este alemanes añoran su antigua vida
24/09/2009 - 11:07 Wolf
El "señor" Egon Krenz textualmente dice : " Teníamos dificultades económicas, pero díganme qué país no las tiene", enfatizó. "La RDA pagó hasta el final todas sus cuentas". LAS CUENTAS QUE NUNCA PAGARON FUERON LA DE LOS ASESINATOS Y VIOLACIONES A LOS DERECHOS HUMANOS. Que se venga a Chile, acá le darán asilo y subvenciones y un enfoque acomodado a los olvidados asesinatos y desapariciones y matanzas de su tan "brillante" DDR - RDA. Margot Honecker le servirá de guía.

lunes, 28 de septiembre de 2009

EGON KRENZ DICE NO SE "EL VIUDO" QUE LLORA LA CAIDA DEL MURO DE BERLIN


Berlín, (EFE).- El último jefe de Estado y del partido comunista de la desaparecida República Democrática Alemana (RDA), Egon Krenz, afirmó hoy no estar entre los nostálgicos del Muro de Berlín y las cuatro décadas de la división germana.
"No soy el viudo que veinte años después de la desaparición del Muro sigue llorando ante su tumba", aseguró el ex líder de la RDA, de 72 años, en una reunión con la prensa extranjera ante el vigésimo aniversario de su caída, el 9 de noviembre de 1989.
Krenz dijo "lamentar cada una de las muertes" en el Muro, pero argumentó que su construcción en 1961 no fue responsabilidad única de la RDA, sino de ambos Estados alemanes, y que éste no dividió dos países, sino "dos bloques", en el Este y el Oeste de Europa.
Para el último máximo responsable de la RDA no debe hablarse de "caída" del Muro, sino de apertura de las fronteras, decidida por una resolución del Politburo, ese 9 de noviembre de 1989.
"Hay que verle el lado positivo al fin de lo que fue una división no inventada por la RDA, sino impuesta como resultado del régimen nazi de Hitler", dijo.
"La noche en que se abrieron las fronteras no se derramó una sola gota de sangre, ni tampoco en los días posteriores", afirmó Krenz.
Para Krenz, la RDA estaba en proceso de reforma y la libertad para viajar de los ciudadanos germano-orientales se hubiera producido igual, con o sin la presión popular que precedió a la apertura de las fronteras.
Puestos a negar, Krenz rechazó asimismo que en su etapa final la RDA estuviera en bancarrota.
"Pasábamos dificultades, pero no dejamos de pagar ni una factura.
Nuestra deuda era de 19 mil millones de marcos -unos 10 mil millones de euros actuales- y, como vemos ahora, un Estado no va a la bancarrota por algo así", afirmó.
Krenz se definió como "ex político de la RDA" y dijo no participar activamente en la vida política actual desde su exclusión del postcomunista Partido del Socialismo Democrático (PDS), en 1990.
Expresó, eso sí, su clara cercanía con La Izquierda -fusión de los postcomunistas con la disidencia socialdemócrata- y calificó a sus dos líderes, Gregor Gysi y Oskar Lafontaine, como los mejores oradores del Bundestag (Parlamento federal).
Krenz está retirado desde que salió de la cárcel berlinesa donde cumplía condena por las muertes del Muro y vive de su pensión de jubilado, más los derechos como autor de varios libros.
El ex líder de la RDA ingresó en la cárcel el 13 de enero de 2000, después de que el Tribunal Constitucional rechazase el recurso presentado contra la condena de 1997 a seis años y medio de cárcel, de los que pasó cuatro en prisión y el resto en régimen abierto.
Krenz agotó todos los recursos legales antes de ingresar en prisión y nunca aceptó esa sentencia, ya que se consideraba víctima de una justicia de "vencedores sobre vencidos".
El político tomó el relevo de Erich Honecker como jefe de Estado y del partido de la RDA en octubre de 1989, unas semanas antes de la caída del Muro. EFE

viernes, 25 de septiembre de 2009

ANGELA MERKEL, UN DISCRETO CAMALEO CONVERTIDO EN ESTADISTA MUNDIAL



Juan Carlos Barrena

EFE

La canciller alemana, Angela Merkel, a la que todos los sondeos y analistas auguran su segura reelección en el cargo, es descrita con frecuencia como un discreto camaleón político, con una tendencia enfermiza al compromiso y una enorme capacidad de adaptación al papel que le toca jugar en cada momento.
La mujer mas poderosa del planeta, según la revista Forbes, se ha aupado durante su primera legislatura al nivel de estadista mundial, sobre todo tras la presidencia que ejerció del G8 y la Unión Europea en 2007 y tras convertirse en referente internacional en la lucha contra la crisis financiera.
Los analistas políticos alemanes coinciden además en subrayar que, por su pasado personal en la extinta RDA, puede ser considerada como la verdadera primera canciller de la unidad y uno de los políticos que mejor entienden las necesidades e inquietudes de los alemanes del este.
"Es trabajadora como una abeja, tiene grandes facultades analíticas y es capaz de construir estructuras en medio del caos", así la describe el último primer ministro de la RDA, el cristianodemócrata Lothar de Maizière, el hombre que apadrinó a Merkel en los inicios de su carrera política.
Nacida en 1954 en Hamburgo como Angela Dorothea Kassner e hija de un pastor evangélico que simpatizaba con el socialismo, ya en su infancia se trasladó a vivir con su familia a una pequeña parroquia de Brandeburgo, en la profunda República Democrática Alemana (RDA).
Allí fue al colegio y allí estudió Ciencias Físicas, carrera que acabó con doctorado y profesión a la que se dedicó en tareas científicas, adaptándose con normalidad a las circunstancias políticas de su país.
De esa manera llegó a ser secretaria de agitación y propaganda durante su época de estudiante como miembro de las Juventudes Libres Alemanas (FDJ), la organización juvenil comunista en la RDA, aunque con la llegada de la revolución pacífica que condujo a la caída del Muro de Berlín se integró en los grupos de oposición.
Tras las primeras y únicas elecciones libres en el este de Alemania en primavera de 1990 se convirtió en vice portavoz gubernamental a las órdenes de de Maizière.
Ese mismo año ingresó en la Unión Cristianodemócrata (CDU), partido con el que logró su primer escaño en el Bundestag tras los comicios de la Alemania unificada en diciembre de 1990. Fue recomendada al entonces canciller alemán, Helmut Kohl, como una prometedora política joven germano oriental.
En 1991 se convirtió ya en ministra de Familia, Mujer y Juventud en el gabinete de Kohl y en 1994, tras los comicios federales, asumió la cartera de Medio Ambiente, uno de los temas que más obsesionan a Merkel, seguramente por sus conocimientos científicos.
Su carrera política registró un nuevo empujón hacia arriba tras la derrota de Kohl en las elecciones legislativas de 1998, momento en el que la CDU le nombra secretaria general.
Nada emocional y menos aun apasionada, sino sumamente racional, Angela Merkel consigue auparse a la presidencia del partido dos años después, tras el escándalo de donativos a su partido que se llevó por delante al entonces líder de su formación y hoy ministro del Interior a sus órdenes, Wolfgang Schäuble.
A partir de 2002 asumió el liderazgo de la oposición parlamentaria desde la presidencia del grupo de la Unión en el Bundestag y en 2005 llegó al punto culminante de su carrera al ganar ajustadamente las elecciones generales y desplazar del poder al entonces canciller socialdemócrata Gerhard Schröder.
Desde entonces ha conducido con mano segura la forzada gran coalición de gobierno en Alemania hasta el fin de la legislatura y haciendo frente a situaciones sumamente complicadas, sobre todo tras el estallido de la crisis financiera internacional.
Casada en segundas nupcias en 1998 con el catedrático de Química Joachim Sauer, Angela Merkel no tiene descendencia y reside discretamente en su piso de toda la vida en el centro de Berlín, en frente del conocido Museo de Pérgamo.
Sus biógrafos aseguran que Merkel se apoya en un grupo de unos 50 amigos y asesores fuera y dentro de su partido con los que comunica permanentemente vía SMS en lo que se ha dado por calificar como el "sistema solar merkeliano".

jueves, 24 de septiembre de 2009

EL TANDEM DEL CARRIL IZQUIERDO - GREGOR GUSI Y OSKAR LAFONTAINE





Sucedió en junio durante el congreso del partido Die Linke, La Izquierda: Gregor Gysi contó a los delegados que acababa de llegar de comer arenques con Oskar Lafontaine, pero que había interrumpido la comida para llegar a tiempo al discurso; la cuenta corría a cargo de Oskar. “Esto es división del trabajo”, bromeó Gysi. El chiste estaba pensado para poner en claro la buena relación entre ambos y para compartir con Lafontaine un poco de la simpatía de la que goza Gysi.

Cubrirle las espaldas a Lafontaine

Oskar Lafontaine, ex líder de los socialdemócratas del SPD, ya no es aclamado por los integrantes de su nuevo partido como lo fue cuando, en el año 2005, cambió de camiseta. Que su radicalismo verbal y sus ataques a los socialdemócratas sean un obstáculo para futuras cooperaciones y coaliciones es el temor de muchos de sus correligionarios. Es que en las filas de un partido formado básicamente por gente de la ex República Democrática Alemana, este político de la región del Sarre no se siente realmente en casa. Sin el respaldo de Gysi, que Lafontaine dirija y sea candidato por La Izquierda sería impensable.

Mientras que Lafontaine se encarga más bien de polarizar, también al interior del partido, Gysi ejerce de fuerza integradora, se encarga de unir a los miembros de un partido en el que las fracciones y los grupos son cada vez más y más activos. Para ello no le falta experiencia; este abogado que proviene de Berlín oriental se encargó de preservar los restos del SED -el Partido Socialista Unificado de la ex República Democrática Alemana- y de llevarlos, convertidos en PDS, Partido del Socialismo Democrático, a la Alemania reunificada.

Un pie en la parte occidental de Alemania

En aquel tiempo, Lafontaine era el candidato a la cancillería por los socialdemócratas; en la campaña fue herido por una demente y perdió el duelo ante el “canciller de la reunificación”, Helmut Kohl. Una de las causas de su derrota fueron sus advertencias –altamente impopulares en ese tiempo- de una reunificación demasiado acelerada de las dos Alemanias.

Siendo líder del SPD y ministro de Finanzas del gobierno de coalición roji-verde, Lafontaine renunció a sus cargos en protesta por el curso que tomaban las reformas del gobierno del canciller Gerhard Schröder. Tomó rumbo hacia la izquierda; primero hacia el partido WASG (Alternativa Electoral Trabajo y Justicia Social ) que fundaron los desencantados del SPD y de los sindicatos. Luego, en 2005, se colocó al lado de Gysi. Éste supo reconocer la oportunidad de una fusión que llevaría a su partido a poner firmemente un pie en la parte occidental de Alemania.

Con el prominente ex socialdemócrata Lafontaine, la nueva izquierda logró un respetable 8,7 por ciento en las elecciones generales de 2005. En consecuencia, en 2007 se fundó oficialmente el primer partido a la izquierda del SPD en la historia de la República Federal de Alemania. Gysi -una estrella política solitaria, elocuente, simpática y graciosa- encontró compañero en el tribuno Lafontaine, quien con retórica agresiva se ha encargado de censurar la creciente división de la población del país entre ricos y pobres. La jefatura de la fracción parlamentaria la comparten ambos; el liderazgo del partido lo comparte Lafontaine desde 2007 con Lothar Bisky.

Segregación conocida

También en el año electoral 2009, una eficiente división del trabajo es condición fundamental para la buena ejecución de la campaña. El tándem aspira a un mínimo del diez por ciento de los votos. Que estos dos caudillos políticos –el uno tan vanidoso como el otro- armonicen tiene que ver con que sus ambiciones y sus ansias de poder son limitadas. Lo que alienta a ambos es más bien la voluntad de demostrarle a quien Lafontaine gusta de llamar “la coalición neoliberal de todos los partidos” que ellos dos también pueden.

Los une igualmente que ambos conocen la segregación y la enemistad con los círculos políticos. Gysi, debido a sus controvertidos contactos con la servicios de seguridad de la ex RDA, algo que siempre vuelve a ocupar titulares; Lafontaine, por haber dado la espalda a la responsabilidades y por una supuesta sed de venganza hacia su ex partido, el SPD.

Autor: Bernd Gräßler/Mirra Banchón
Editor: Emilia Rojas

miércoles, 23 de septiembre de 2009

LA NUEVA ALEMANIA AUN NO CONVENCE AL ESTE



Veinte años después de la caída del muro los habitantes de la antigua RDA continúan sin superar el trauma postcomunista y se sienten ciudadanos de segunda.

ENRIQUE MÜLLER CORRESPONSAL. BERLÍN
El incremento de libertades no consigue ocultar las altas tasas de desempleo
El 49% de la población de la ex República Democrática añora el régimen socialista
Los 'wessis' están cansados de pagar el 'impuesto de solidaridad' de Kohl
Eisenhüttenstadt, una pequeña ciudad de 30.000 habitantes cercana a la frontera con Polonia, tiene el raro honor en Alemania de ser la única urbe que nació gracias al sueño socialista y donde se podía contemplar el 'futuro en acción', una metáfora destinada a hacer creer que por sus calles transitaba el hombre nuevo.
La localidad, cuando fue inaugurada por los jerarcas comunistas en 1953, recibió un nombre apropiado a los vientos políticos que soplaban en Europa del Este: Stalinstadt. Pero en 1961 fue rebautizada con su denominación actual y la avenida Stalin se convirtió en la Lindealle. No han sido los únicos cambios que ha vivido Eisenhüttenstadt.
Gracias a una iniciativa municipal y a la ayuda financiera de la Unión Europea se convirtió en la primera ciudad del país unificado en tener un museo dedicado a a la República Democrática Alemana, que desapareció del mapa político el 3 de octubre de 1990 y que tiene la misión de recordar los lados amables del socialismo real.
Con la llegada del capitalismo los bloques de edificios con sus fachadas comunistas recibieron una mano de pintura. Se construyeron canchas deportivas, nuevos jardines de infancia y hasta un teatro. Pero la acería más importante de la región, Eko Stahl AG, que daba trabajo a 13.000 personas antes de que el muro desapareciera, ahora sólo emplea a 2.500 personas.
«Sigue habiendo mucha rabia acumulada y la mayoría de la gente aquí está convencida de que nos hemos convertidos en ciudadanos de segunda clase», cuenta Hubert Schmidt durante una entrevista telefónica. «Los que pueden se marchan de aquí», añade. Schmidt no es el único que cree ser un ciudadano marginado en el nuevo Estado.
Veinte años
Casi veinte años después de la gesta civil que acabó con la división del país, es difícil encontrar ahora rastros de la barrera de acero y hormigón que dividió Berlín y, tal como prometió Helmut Kohl, los paisajes de la antigua RDA han vuelto a florecer.
Los pueblos y ciudades de la antigua RDA han sido renovados, la infraestructura industrial volvió a echar raíces, se crearon autopistas y la expectativa de vida aumentó en seis años. Pero a pesar de todas las señales positivas que ofrece ahora la nueva Alemania, una pesada división impera aún entre las viejas generaciones del Este y del Oeste germano.
Aunque los llamados 'ossis' admiten que la unificación les brindó nuevas libertades, siguen recordando con nostalgia y malestar que su modo de vida basada en el orden y el pleno empleo fue reemplazado por la inseguridad y una alta tasa de desempleo. Se sienten maltratados por sus compatriotas del Oeste, los 'wessis'.
«Los prejuicios no han sido eliminados. Por el contrario. Se han estabilizado, incluso aumentado», admite Klaus Schröder, director de un departamento de la Universidad Humboldt de Berlín, que se ocupa de la investigación histórica de la ex RDA. «Muchas familias transmiten sus animosidades a las generaciones jóvenes», añade.
Después de dedicar años a investigar las diferencias que todavía dividen al país, el académico ha constatado que los 'wessis' siguen creyendo que los 'ossis' tienen mal humor, se quejan demasiado y son flojos a la hora de trabajar. «Los alemanes del Este, en cambio, califican a sus compatriotas del Oeste de egoístas, avaros y superficiales», dijo Schröder al dar a conocer un estudio sobre el estado de salud mental de la nación.
Más aspectos positivos
No es raro entonces descubrir, como lo hizo el instituto de demoscopia Emmid, que un 49% de la población del Este sigue creyendo que la ex RDA tenía más aspectos positivos que negativos. Este hecho convenció a los editores de la revista 'Super Illu', de amplia difusión en los antiguos territorios comunistas, a formular a sus tres millones de lectores dos preguntas provocativas: ¿habría sido mejor que el muro siguiera? y ¿era la RDA, con su socialismo, mejor que la RFA?. Un 17% respondió afirmativamente.
¿Cómo extrañarse entonces de que un 15% de los 82 millones de habitantes de Alemania quieren de vuelta el muro porque dicen que se vivía mejor cuando el país estaba dividido? El resultado de la encuesta realizada por el Instituto Forsa y publicado el jueves pasado por la revista 'Stern' refleja el lado oscuro de la unificación.
Muchos 'wessis' están cansados de pagar el famoso 'impuesto de la solidaridad', creado por el Gobierno de Helmut Kohl para poder financiar la reconstrucción del antiguo sector comunista, un esfuerzo titánico que la costado a los contribuyentes más de 1,2 billones de euros. Las transferencias seguirán en vigor hasta 2019, pero los expertos estiman que se necesitarán otros veinte años para que los cinco nuevos estados federados puedan áutofinanciarse.
El reflejo que ofrecen los institutos de opinión sobre la división que aún persiste tiene una expresión real en el difícil terreno de la política. En los albores de la unificación, la vieja formación comunista, al igual como lo sucedió con Eisenhüttenstadt, fue rebautizado como el Partido del Socialismo Democrático (PDS). En pocos años, el grupo dirigido por Gregor Gysi reconquistó el apoyo de la población y, con una buena dosis de demagogia, terminó convirtiéndose bajo otra denominación -La Izquierda- en una autentico 'volkspartei', una organización con una gran base popular.
Hace cuatro años, el partido obtuvo un 8,7% de los votos en las elecciones federales, pero en el este del país alcanzó un excelente 28,5%. Los sondeos sugieren ahora que La Izquierda, con un eslogan que promete «derrocar el capitalismo», puede convertirse en la tercera fuerza política del país.

martes, 22 de septiembre de 2009

ANGELA MERKEL EN PLENA CAMPAÑA ELECTORAL RECUERDA SU VIDA EN LA RDA

Por Yannick Pasquet
BERLÍN — Veinte años después de la caída del Muro de Berlín, la canciller alemana, Angela Merkel, en campaña electoral por un segundo mandato, habló por vez primera sobre su pasado en la RDA, en un país en el que las diferencias entre el Este y el Oeste siguen siendo tangibles.
Si bien es cierto que la RDA era un "Estado construido sobre el no derecho y la falta de libertad", "es falso decir que toda la vida era mala (...) Teníamos nuestras familias y nos divertíamos con nuestros amigos", afirmó el jueves la dirigente conservadora en el diario Bild.
Merkel, que siempre se ha mostrado sumamente discreta con su vida privada, no vacila ahora en contar anécdotas personales de los 35 años que vivió en la RDA. "Delante de las tiendas, observaba para ver lo que la gente tenía en sus bolsas, para poder comprar eventualmente lo mismo", contó. "En los restaurantes, golpeábamos a menudo las lámparas que se encontraban encima de las mesas, por si acaso había micrófonos, diciendo '¡adelante, escuchen ahora!'", prosiguió.
Durante la campaña electoral de 2005, Merkel, nacida en Hamburgo (norte) pero que llegó siendo un bebé a la RDA, rehusaba resaltar sus orígenes para atraer al electorado del Este, considerado volátil. Tampoco trató nunca de presentarse como opositora al régimen y reconoció haber estado inscrita en las Juventudes Comunistas, como la gran mayoría de los adolescentes estealemanes.
"Antes de ser canciller, era considerada por los alemanes del Oeste como estealemana, pero para los alemanes del Este se había convertido en oestealemana" al empezar su carrera política junto al ex canciller Helmut Kohl, explica a la AFP su biógrafo, Gerd Langguth. "Hoy la cuestión Este-Oeste ya no desempeña un papel decisivo en su caso y, por eso, puede permitirse evocar el pasado públicamente", agrega el politólogo.
Y, sin embargo, el tema de la RDA y del Muro de Berlín nunca han estado tan presentes en el debate como en los últimos meses, en momentos en que la Alemania reunificada se dispone a celebrar, el 9 de noviembre, el 20º aniversario de la caída del Muro.
Casi la mitad de los estealemanes se declaran decepcionados por la reunificación y siguen sintiéndose ciudadanos "de segunda". En el Oeste, perduran los prejuicios sobre los Alemanes del Este, afectados por el desempleo y a veces considerados como "subsidiados".
En mayo, Angela Merkel fue la primera jefe del gobierno que visitó la antigua prisión de la Stasi, la policía secreta de la RDA, y contó en aquella ocasión que ese servicio había tratado de reclutarla una vez.
La canciller, que pese a una innegable popularidad sigue siendo poco conocida por muchos alemanes, trata igualmente con su nueva actitud de "transmitir una imagen más humana", en opinión de Langguth.
Copyright © 2009 AFP. Todos los derechos reservados.

lunes, 21 de septiembre de 2009

ESPIAS EN EL VATICANO


Adrián Mac Liman
El domingo de Pascua de 1923, el sacerdote católico ruso Konstantin Budkiewicz fue asesinado en los pasillos de la cárcel moscovita de Liublianka, sede de la entonces temible GPU, precursora de la KGB. Budkiewicz fue acusado por los esbirros de la policía política soviética de “actividades contrarrevolucionarias”. Aunque los esbirros de Liublianka trataron de disfrazar el asesinato de “accidente sin relevancia”, sabían que se hallaban ante el punto de partida de una guerra ideológica entre los servicios de inteligencia rusos y el “ejército del Papa”, término acuñado por el dictador Stalin.

John Koehler, ex miembro de los servicios secretos norteamericanos y consejero para asuntos de inteligencia del Presidente Ronald Reagan, afirma que “…desde el primer momento, los bolcheviques vieron en la Santa Sede una potencia enemiga”. Tras una dilatada carrera “en la sombra”, el ex agente Koehler decidió publicar un libro sobre la guerra fría entre la Unión Soviética y la Santa Sede. Su testimonio, titulado “Espías en el Vaticano”, recoge un sinfín de documentos procedente de los archivos secretos de Washington, que revelan la implicación de sacerdotes, obispos, cardenales, periodistas y miembros de la Guardia Suiza en las actividades de inteligencia financiadas durante décadas por Moscú.

Los datos recabados por Koehler confirman que ya en los años 60 del siglo pasado la KGB decidió infiltrar agentes en el Vaticano. Los rusos encargaron la misión a la STASI, servicio secreto de la antigua República Democrática Alemana (RDA), dirigido por el superagente Markus Wolf. Al parecer, la decisión de la KGB se basaba en las conclusiones de un informe secreto que acusaba a la Santa Sede de “graves injerencias en los asuntos de Europa Oriental”, zona de influencia de Moscú desde la firma de los acuerdos de Yalta.

En su libro, el ex agente norteamericano revela la identidad de varios personajes clave del espionaje soviético-alemán en la Santa Sede, entre los que figuran el obispo Paul Dissemond, antiguo secretario general de la Conferencia episcopal de Berlín y el monje benedictino Eugen Brammertz, traductor del Osservatore Romano, órgano oficioso de la Santa Sede y prolífico autor de informes destinados a la KGB, en los cuales se hacía hincapié, ya a partir de 1978, fecha en la cual Karol Woytila se convierte en Papa, de la “creciente influencia de John Koehler, ex miembro de los servicios secretos norteamericanos y consejero para asuntos de inteligencia de Ronald Reagan o del clero polaco en el Vaticano”.

Otro elemento clave de la guerra secreta fue el lingüista Alfons Waschebusch, ciudadano de la República Federal de Alemania reclutado por la STASI en 1961. Waschebusch fue enviado a Roma en 1976 en calidad de corresponsal de la agencia católica de noticias KNA. Su labor de inteligencia se centra en la elaboración de informes analíticos sobre “la postura anticomunista de la iglesia polaca”.

Otro infiltrado de los servicios secretos de Europa Oriental fue el dominico Konrad Stanislaw Heimo, antiguo condiscípulo de Juan Pablo II, que se convirtió en coordinador de las peregrinaciones polacas a la Santa Sede. Heimo, que gozaba de la total confianza de Woytila, tenía acceso ilimitado a las dependencias papales.

Según los informes de la CIA, Juan Pablo II estaba al tanto de las actividades de sus colaboradores y/o sospechaba la existencia de grupúsculos pro-comunistas en el Vaticano. Pero el Papa, involucrado en la guerra sin cuartel contra la ideología marxista, aceptaba, al menos aparentemente, las reglas del juego. Su tesón no sólo le permitió ganar batallas, sino derribar los infranqueables muros de la fortaleza del “ateismo marxista”.

Curiosamente, hoy en día Moscú y el Vaticano pretenden ser… aliados. Surge inevitablemente el interrogante: ¿contra quién?

http://www.ucm.es/info/solidarios/index.php

viernes, 18 de septiembre de 2009

JUAN ALMEIDA

Juan Almeida ha muerto estos días atrás. Fue el tercer hombre del Gobierno Cubano, por lo tanto Vicepresidente del Consejo de Estado. Este hombre pegó tiros para derrocar al dictador Batista del suelo cubano. Yo no lo conocía hasta que las agencias nos han comunicado su muerte pero lo que si me sorprendió es verle ya jubilado sentado en el poyete de de una casa con unas gafas de la época de “Cuéntame” y mas tranquilo que un ocho. Me salta a la memoria la diferencia que hay con nuestros políticos jubilados después de pasar como consejeros en una gran multinacional “apestados” de dinero, con negocios algunos no muy claros, y vestidos con buenas ropas de marca y todas esas cosas. Esta, como otras muchas cosas, son las diferencias con el capitalismo, que en Cuba te vas a casa con tu pensión y aquí a un gran puesto con un salario inmoral. No me resulta raro su defensa “a muerte” de este sistema putrefacto que tantas voluntades compra.
LECORBUSIER

UN 15 POR CIENTO DE LOS ALEMANES A FAVOR DE QUE SE RECONSTRUYA EL MURO DE BERLIN



REUTERS/EP BERLÍN
Uno de cada siete alemanes está a favor de que construyan de nuevo el Muro de Berlín porque sienten que la situación era mejor cuando el país estaba dividido, según una encuesta de opinión publicada ayer miércoles con motivo del 20 aniversario de su caída en noviembre de 1989.
El sondeo, realizado por el instituto Forsa y publicado por la revista 'Stern', mostró que el 15 por ciento de los 82 millones de habitantes añoran los días en que el país estaba dividido en la República Democrática Alemana y la República Federal Alemana, creadas en 1949, cuatro años después del fin de la II Guerra Mundial.
El sondeo concluyó que muchos ciudadanos de la parte occidental están descontentos por los altos impuestos que deben pagar para reconstruir el este, adonde se han transferido un total de 1, 2 billones de euros en fondos del Estado en los últimos 20 años. De ahí que un 16 por ciento de quienes desean la vuelta del Muro pertenezcan al lado occidental frente al 10 por ciento que son del oriental.
Por su parte, la zona más cercana a la Europa del Este está sufriendo un acusado nivel de desempleo que ha provocado la emigración de al menos dos millones de alemanes desde 1990.
Una forma de solucionar el conflicto latente sería respaldar la unificación pero aboliendo el "impuesto solidario" de la parte occidental para ayudar a financiar los costos de la reconstrucción, según consideran el 55 por ciento de los alemanes, mientras que la mitad de los interrogados cree las tensiones se disiparían con un aumento de las pensiones a los habitantes del este.

jueves, 17 de septiembre de 2009

TENSO COMIENZO DE LAS CLASES EN VENEZUELA


Las "patrullas socialistas" garantizarán el cumplimiento de la polémica nueva ley de educación; críticas de la oposición

CARACAS (EFE).? En Venezuela, la disputa suscitada por la nueva ley orgánica de educación entre el oficialismo y la oposición promete ser hoy la protagonista de la vuelta a clases de 7,7 millones de estudiantes, después de dos meses y medio de vacaciones.
Grupos conformados por miembros de las llamadas "patrullas socialistas" del oficialismo advirtieron que concurrirán a las escuelas públicas y privadas para garantizar la aplicación de la nueva legislación. También agrupaciones opositoras, integradas por padres, dijeron que se presentarán en los colegios para protestar contra la norma.
La tensión que anticipa el comienzo de clases llevó tanto al gobierno como a la oposición a llamar a los venezolanos a que acudan en paz a las escuelas y a debatir en las aulas la nueva legislación.
En el inicio del año escolar, los estudiantes venezolanos estrenarán la ley, defendida por el gobierno del presidente Hugo Chávez como una herramienta para la "construcción de la nueva sociedad socialista" y rechazada por la oposición por considerarla "ideologizante y excluyente".
Uno de los puntos de conflicto radica en que la nueva ley fue aprobada a mediados de agosto y, según explicó la dirigente de la asociación civil Fenasopadres, Nancy Hernández, el Ministerio de Educación "no ha establecido ningún régimen de transición", por lo que las clases se iniciarán "con la programación aprobada en julio", sobre la base del currículo vigente en ese momento.
Sin embargo, el ministro de Educación, Héctor Navarro, confirmó que el oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) había ordenado el despliegue en las escuelas de "patrullas socialistas" para garantizar el cumplimiento de la nueva ley de educación.
Navarro dijo que las "patrullas socialistas" realizarán un trabajo "didáctico y no proselitista" y que la nueva normativa garantiza "una educación emancipadora".
Por su parte, voceros de las asociaciones de padres recordaron ayer que "las escuelas no son un campo de batalla" y exigieron a los simpatizantes oficialistas y opositores que respeten el artículo 2 de la nueva ley de educación, que "prohíbe las actividades políticas o de proselitismo dentro de los centros de estudio".
El líder del partido opositor Primero Justicia, Julio Borges, pidió a los padres que acompañen a sus hijos para, en paz y con ideas, "contrarrestar" la supuesta intención gubernamental de "meter la política en las aulas".
El concepto de "Estado docente" como "expresión rectora del Estado venezolano en la educación" y la potestad que se da a "los órganos rectores" para que puedan pedir "la suspensión inmediata de las actividades o publicaciones" de los medios son algunos de los artículos que más críticas generaron.
Que escandalo ¿verdad?, llevamos en España recibiendo educación capitalista, con un sistema de valores insolidarios, nada igualitarios y no ha pasado nada. Que ahora Venuezuela resalte los valores socialistas de igualdad, libertad y fraternidad, no me parece tan grave.

miércoles, 16 de septiembre de 2009

TOROS Y ¡ESPAÑA!


En nuestra madre patria proletaria, ocurren cosas curiosas que generalmente vienen del sector de la derecha que es variadito. Hoy la cosa va de toros, pero mas que del mundo de la lidia, va mas del aficionado generalmente de derechas y perteneciente a la reserva espiritual de occidente. Esta historia que les cuento es una comparativa entre dos municipios pertenecientes a la antigua provincia de Madrid hoy Comunidad Autónoma por la gracia de Dios. Uno de ellos es Manzanares El Real, donde el alcalde, con toda su buena voluntad, realizo una consulta popular con tres preguntas sobre los toros. La primera de ellas fue que se quedara la fiesta tal y como se había hecho hasta la fecha, la segunda, que se hiciera la fiesta taurina pero a mitad de precio y la tercera desterrar definitivamente esta costumbre. Pues bien por preguntar esto casi lo cuelgan en la plaza del pueblo ya que se generó desde la filas de los defensores de las esencias patrias un ambiente hostil insoportable. Tengo que decir que este pueblo está gobernado por el PSOE con IU y otros dos partidos independientes.
Ahora trasladamos la historia a Brunete, donde el alcalde del PP ha eliminado por decreto la fiestas de los toros entre otras serie de actividades de las fiestas patronales. Los defensores de las esencias patrias no han movido un dedo por este hecho y no ha habido nada raro en estas fiestas que nos aclarara el malestar de los vecinos o de las peñas por la desaparición de los festejos taurinos, ya que en el fondo les importa un bledo los toros.
Después de analizar esta circunstancia llego a la conclusión que desde la izquierda da igual lo que hagas, todo va a ser criticado violentamente desde el lumpen de extrema derecha que se creen que representan al pueblo “detodalavida”. Les da igual la fiestas de los toros ellos solo quieren derribar al nido de rojos que usurpan el poder a los elegidos por el destino para mandar y utilizan cualquier cosa para conseguirlo. Ellos ven normal que la derecha robe como lo esta haciendo, pero que la izquierda lo haga es escandaloso (para nosotros lo rojos nos da igual quien robe ya que no parece una canallada). Con esta gentuza nos la estamos jugando, el lumpen del que he hablado antes es la escoria de la sociedad y mezclan extrema derecha con consumo y tráfico de drogas lo cual los hace peligrosísimos y que la derecha digamos civilizada (si esta existe en Ssspaña) utiliza si tener ningún tipo de reparo moral, para sus campañas políticas. Que difícil lo tenemos si queremos que este país avance socialmente ya que una inmensa mayoría no esta dispuesto a que los trabajadores tengamos y dispongamos de una vida digna, esto les chirria estando dispuestos a cualquier cosa a que esto no suceda, por desgracia nuestra.

BERLIN, CUENTAME COMO FUE


Los berlineses han encontrado en la moda retro de la RDA una forma inocente de mirar al pasado y también un negocio l La capital alemana, Ostalgie aparte, se dispone a conmemorar 20 años después de la caída del Muro la fiesta de la libertadBerlín, la ciudad que se dispone a celebrar los veinte años de la caída del Muro y ha sido distinguida con el premio «Príncipe de Asturias» de la Concordia, ha sabido abrirse al mundo y, a la vez, conservar algunas de las señas de indentidad de un país, la RDA, que sólo duró cuatro décadas. El estilo «retro» sigue de moda tras la voladura del comunismo. Para la mitad de la población alemana, algunos de los objetos que ahora se encuentran en tiendas de segunda mano han formado parte de su vida. Este reciclaje nostálgico recibe el nombre de Ostalgie.


Luis M. Alonso
Resulta difícil imaginar algo que simbolice mejor la desaparecida República Democrática Alemana (RDA) que el viejo Trabant, conocido cariñosamente por los alemanes del Este por «Trabi». Durante el verano de 1989, poco antes de la caída del Muro, millares de personas huyeron por la frontera que se había abierto entre Hungría y Austria y cientos de Trabant quedaron atrás. Cuando el 9 de noviembre de aquel mismo año cayó el Muro los alemanes del Este que se precipitaban al otro lado a bordo de sus pequeños utilitarios eran recibidos con grandes muestras de alborozo por los vecinos occidentales que después se apresuraron a hacerse con los singulares vehículos que escapaban de la ratonera comunista. La imagen del «Trabi» reventando la inacabable pared que había separado durante décadas a los berlineses quedó grabada en muchas retinas durante la noche histórica de la libertad. Los Trabant han sido, al mismo tiempo que unos coches robustos de mecánica simple y bajo consumo, los mejores vehículos de la memoria. El escritor Marcel Beyer cuenta en «La noche que cayó el Muro», un libro donde se recogen los testimonios de varios autores, cómo los recuerdos del 9 de noviembre de 1989 están asociados a la fecha en que recibió su primer coche. Ulrike Draesner, cuya obra literaria se relaciona estrechamente con las imágenes grabadas de sus vivencias, escribía su tesis de doctorado en Munich y se enteró de lo que estaba ocurriendo cuando vio los primeros «Trabis» cruzando al otro lado mientras los pájaros carpinteros picoteaban por debajo de las garitas desde donde los vopos no hacía todavía mucho disparaban a quienes intentaban cruzar la frontera. El Trabant, antes de convertirse en un objeto de culto, fue durante años el objeto más deseado por los alemanes del Este, que tenían que esperar hasta diez años para hacerse con uno. Ahora que el sector del automóvil se propone relanzar en la feria de Francfort un nuevo modelo eléctrico de este coche, dotado de iPod y GPS, el «Daily Telegraph» recordaba una anécdota, que con el paso del tiempo se ha convertido en un chiste, sobre las famosas listas de espera del vehículo más popular de la RDA. «Un cliente que había encargado un Trabant recibió en junio de 1980 una llamada del vendedor que le informaba de que podía pasar a recoger el coche en la misma fecha de 1990. «¿Por la mañana o por la tarde?», preguntó el hombre. «Si todavía quedan diez años...», respondió el vendedor. «Ya lo sé, pero se lo pregunto porque el fontanero ha quedado en venir por la mañana». Con los viejos «Trabi» se siguen organizando «safaris» alrededor de la ciudad para que los turistas puedan conocer lo que queda de la auténtica Alemania del Este, por la Karl Marx Allee hacia adelante, más allá de las difusas líneas de Friedrichshain o en el Pankow que habitaban los oligarcas del comunismo. Berlín, la ciudad libre, ha querido mantener, veinte años después de todo aquello, el vínculo con su pasado reciente convirtiéndolo en la moda más duradera. «Ostalgie» (nostalgia del Este, «Ost» en alemán), de la misma manera que la «saudade» portuguesa, es un curioso estado de ánimo intraducible a otros idiomas. Quizá no haya nada mejor que poder administrar la libertad con la sensación de que en la odiada vida anterior no todo fue malo, o, en último caso, eso fue lo que tocó vivir. La onda de nostalgia por el mundo que acababa de desaparecer sobrevino a los pocos días de la caída del Muro y se ha mantenido por medio de tiendas de objetos de segunda mano que hacen a los berlineses viajar por un túnel a los tiempos de los monos de trabajo de fibra azul eléctrica, la loza marrón de flores anaranjadas, los polvorientos ositos de peluche de color blanco, los muebles de formica, los sofás de skay o los marcos dorados con fotos del ex jefe de Estado, Erich Honecker. A la vez, durante todos estos años se han ido abriendo establecimientos ambientados en la etapa anterior. Bares, discotecas y comercios de moda. El caso más sobresaliente es el del Hostal Ostel, situado en las inmediaciones de la Ostbanhof, la estación de ferrocarril del este de Berlín. La decoración, basada en los años sesenta y setenta, se debe a Daniel Helbig y Guido Sand y es un auténtico museo de la RDA, incluyendo elementos inspirados en los cuarteles de la antigua Policía secreta, Stasi. Los precios también pertenecen en algunos casos, los de las habitaciones de varias camas, al pasado. Los sociólogos hace tiempo que estudian este peculiar fenómeno de la nostalgia tras la reunificación alemana, que precisamente se puso en marcha con la rápida sustitución de los productos de la RDA por los de fabricación occidental sin que los alemanes del Este se olvidasen de lo que les rodeó durante años y sin evitar, tampoco, que a los vecinos les entrase una enorme curiosidad por comprobar cómo era la vida del otro lado. Al éxito en las pantallas de películas como «Good bye Lenin!» (2003), de Wolfgang Becker, «Sonnenallee» (1999), de Leander Haußmann, o «Kleinruppin forever» (2004), de Carsten Fiebeler, se sumó en 2006 «La vida de los otros», dirigida por Florian Henckel-Donnersmarck. Todas ellas tratan desde diferentes visiones el pasado de una ciudad dividida y que ahora, veinte años después de emprender una nueva etapa, se dispone a celebrar el próximo noviembre en la puerta de Brandeburgo la gran fiesta de la libertad. En Berlín, como predijo Willy Brandt, da la impresión de que se ha unido todo aquello que estaba hecho lo uno para lo otro y que la «guerra fría» separó. «Veinte años después, la ciudad se ha unido. No obstante, Este y Oeste continúan siendo algo más que puntos cardinales. La gente sigue teniendo sus biografías, naturalmente marcadas por sus respectivas experiencias de un lado del Muro o del otro. Y a veces surgen también diferentes emociones derivadas justamente de esas experiencias», explicó últimamente a propósito del aniversario berlinés el alcalde y gobernador de la capital federal, Klaus Wowereit. La ciudad, que vibra a otro ritmo desde hace veinte años, tiene como epicentro el Mitte, que a principios de los noventa se convirtió en un símbolo del fin de la «guerra fría». Por allí ha pasado la historia y sigue pasando en un Berlín donde la destrucción tras la Segunda Guerra Mundial fue tan masiva que apenas dejó cicatrices. A este barrio pertenecen tanto la elegante Unter den Linden como el Checkpoint Charlie, uno de los pasos fronterizos más conocidos y desde luego el más distinguido por la literatura y el cine. Ni la ciudad ni sus jirones han podido desprenderse de esa cualidad de museo que la adorna. Es más, lo que ha hecho es aprovecharse de la circunstancia para vender los entrañables signos del pasado y la desafiante libertad con que se ha enfrentado al presente. Las huellas del Muro marcan el recorrido en distintos puntos o estaciones, pero el reciclaje de la vida de los otros sirve también para que nadie se olvide de cómo era todo aquello. Los berlineses no cambian la libertad por nada, pero de la misma forma que se apresuraron a arrojar al contenedor los recuerdos que marcaron sus existencias durante cuatro décadas han sabido volver a él para recuperarlos o reproducir el modelo original. Había cosas horribles, desde luego, pero no todo podía ser tan malo, piensan algunos de los que vivieron allí. Hay quienes recuerdan con especial nostalgia los helados y aseguran que no han sido superados por la enorme variedad que ofrece el mercado veinte años más tarde. Algunos sabores, como los de la infancia, resultan insustituibles. Otros coleccionan vídeos con programas de la televisión comunista y hay quienes beben Vita-Cola, la Coca-Cola de la RDA. Y, por supuesto, están los Trabant, que también han sabido adaptarse a los nuevos tiempos.

martes, 15 de septiembre de 2009

SEGUN EL FOREING OFFICE, PARIS Y LONDRES TEMIAN LA UNIFICACION ALEMANA



Documentos del Foreign Office dejan a Thatcher en evidencia Mitterrand explotó el horror que Thatcher tenía al renacimiento del "poder germánico" con la caída del muro



RAFAEL RAMOS Margaret Thatcher quería la caída del muro de Berlín pero no su consecuencia lógica de la unificación alemana. La Dama de Hierro no tardó en ponerse junto con Ronald Reagan la medalla de haber contribuido al ocaso y desintegración de la Unión Soviética -un planteamiento con el que no todos los historiadores están de acuerdo-, pero se mostró "horrorizada" por el renacimiento del "poder germánico", según documentos hasta ahora secretos que hoy hace públicos el Foreign Office.


En cuanto a François Mitterrand, el presidente francés hizo un muy sutil doble juego, por un lado atizando los miedos de Thatcher y advirtiéndole que la Alemania unificada se expandiría y llegaría a tener el poderío con que soñó Hitler, cuando en realidad su objetivo último era empujar al vecino teutón hacia el proyecto de la unidad política y monetaria europea. Lo espinoso del tema ha hecho que los documentos permanecieran hasta ahora encerrados en la caja fuerte. Pero el Gobierno de Gordon Brown ha decidido sacarlos en este momento a la luz, cuando está a punto de cumplirse el vigésimo aniversario de la caída del Muro, y en pleno debate de políticos e historiadores sobre la responsabilidad rusa y alemana en el inicio de la Segunda Guerra Mundial. A Reagan y Thatcher, los neocon originales, se les concede el crédito de haber empujado a la URSS hacia el precipicio con sus políticas de enfrentamiento con Moscú, el fomento de la disidencia interna y planes de expansión armamentista como la guerra de las galaxias.Pero los legajos recién desempolvados muestran, al menos en lo que se refiere a la parte inglesa del binomio, una considerable falta de sofisticación y la ceguera ante una previsible relación causaefecto: la unificación alemana era inevitable. No lo veía así Lady T., que en las minutas de reuniones del gabinete en Downing Street se manifiesta "ansiosa" y "espantada" por la interpretación positiva que el embajador británico en Bonn, sir Christopher Mallaby, hace de los avances hacia la unidad alemana, y pregunta en voz alta qué estrategias puede adoptar Londres para frenar los "grandes designios germánicos". El Foreign Office creía que estaba haciendo el ridículo, y la Casa Blanca ignoró por completo las predicciones apocalípticas de la Dama de Hierro. Mucho más compleja es la actitud de Mitterrand, un personaje posiblemente más cínico y manipulador que la propia Thatcher. Los documentos sugieren que hizo todo lo posible por incentivar el resquemor de la mandataria británica, con afirmaciones tan fuertes como que la unificación llevaría al resurgimiento de la "Alemania mala y expansionista que había llegado a dominar Europa, incluso con más territorio del que llegó a conquistar Hitler". Ambos celebraron diversas cumbres bilaterales para tratar la "cuestión germana". La historia es muy fácil escribirla a posteriori, y la caída del muro de Berlín es vista hoy en determinados sectores como uno de los momentos triunfales de la posguerra europea, que permitió cicatrizar heridas que llevaban abiertas más de medio siglo en el corazón de Europa. Pero las nuevas revelaciones indican claramente cómo en las más altas esferas del poder británico y francés la euforia inicial dio en seguida paso al recelo. "La unificación era la consecuencia lógica de la caída del Muro, y cualquiera podía verlo - señala el profesor de estudios políticos Charles Daniel-Jones-.Lo que en aquel momento no fue tan fácil imaginar es que el colapso de la URSS alteraría hasta tal punto el equilibrio de poderes que la izquierda europea se vendría abajo, el poder de los sindicatos se esfumaría, los derechos de los trabajadores y las libertades civiles quedarían erosionados y serían posibles las políticas ultraliberales que han desembocado en la guerra de Iraq y la explosión del sistema financiero".

jueves, 10 de septiembre de 2009

SUBIDA DE IMPUESTOS



A mi me parece bien que se suban los impuestos y que eso se utilice para políticas sociales y como socorro a todos aquellos que se han quedado sin ingresos o que no tienen para comer o para pagar su casa, dentro de una lógica. Es un principio, que dado los tiempos en que nos ha dejado este capitalismo ladrón, me parece aceptable que solidariamente demos un pequeña parte de nuestra nómina o de nuestra cuenta corriente o de donde sea, a otros seres humanos que lo necesitan, pero el capitalismo tiene que ser desmontado irremediablemente ya que nosotros, los trabajadores, no vamos a tener que pagar siempre los despidos que el mismo provoca, mientras una pequeña parte de la humanidad, disfruta de unos ingresos escandalosos e inmorales.
El gobierno se equivoca en no decir claramente que esta subida de impuestos es solidaria y evidentemente pagará más el que mas tiene, esto es así. Son medidas excepcionales en un periodo muy concreto y debe de ser un periodo de cambio. Yo ya propuse que se nos quitara un porcentaje de nuestros ingresos (un uno o dos por ciento) para mantener a nuestros iguales con el nombre de “impuesto solidario” para darnos cuenta que es para las necesidades de otros y que algún día a nosotros nos puede hacer falta.
Que necesario es el socialismo…

COREA DEL NORTE CELEBRA EL 61 ANIVERSARIO DE SU FUNDACION



SEÚL, Corea del Sur (EFE).— Corea del Norte celebra hoy miércoles el 61 aniversario de su fundación como país comunista con un desfile militar al que no se ha confirmado la asistencia del dictador norcoreano, Kim Jong-il, que se ausentó en el homenaje de hace un año.En esta ocasión, se desconoce la hora a que se celebrará el desfile y si el acto será presidido o no por el líder norcoreano, según la agencia surcoreana Yonhap.Según la Televisión Central norcoreana, el primer ministro del país, Kim Yong-il, destacó en una reunión celebrada ayer en Pyongyang la necesidad de buscar vías para reforzar el liderazgo de Corea del Norte de mano de la Comisión Nacional de Defensa.En vísperas del aniversario de la nación, Corea el Norte resalta el papel de la Comisión Nacional de Defensa, máximo órgano militar presidido por el líder norcoreano que controla 1,2 millones de militares.No es habitual que Corea del Norte haga pública la postura de la Comisión de Defensa, un órgano que se vio reforzado en abril pasado con la ampliación del número de sus miembros y del que forma parte el cuñado del gobernante, Jang Song-thaek.El primer ministro de Corea del Norte reafirmó además que la reunificación es el mayor reto del pueblo coreano y que el país apoya los acuerdos alcanzados en las dos cumbres intercoreanas.Respecto a la comunidad internacional, el primer ministro norcoreano dijo que su país promoverá la paz y se opondrá a la agresión y a la guerra.En esta ocasión, Pyongyang no criticó a Corea del Sur ni a Estados Unidos.Según la agencia estatal norcoreana KCNA, el presidente chino, Hu Jintao, envió el mensaje de felicitación al líder norcoreano con motivo del aniversario

miércoles, 9 de septiembre de 2009

MOVIMIENTOS SOCIALES


Una de las grandes quimeras de la izquierda son los movimientos sociales. Llevo años, ¡o siglos! escuchando eso de que hay que imbricarse en los movimientos sociales y saber que es lo que quieren y tragar un montón de quina porque nos apoyen o nos voten. Estos movimientos son humo, con una determinada labor alguno de carácter social, y otras como sitio o chatarrería de políticos que no han conseguido nada en ningún partido , y que intentan, así como ellos en los partidos de izquierda, influir en la acción política e ideológica y hacernos bailar a su ritmo. Pues no, los partidos son los que deben de marcar esas cosas junto con sus militantes y si la asociación de no se qué no le gusta, pues que se fastidie.
Además yo siempre he defendido que en las únicas organizaciones que debemos estar, con las que tenemos una milloná de cosas en común y que bebemos ideológicamente, tanto ellos como nosotros , son las centrales sindicales, en ellas si tenemos que llevar nuestra acción política y de ellas debemos aprender de la realidad en la que viven los trabajadores.

NOSTALGIA DE LA ERA SOVIETICA EN TAYIKISTAN



Por Zoltán Dujisin

CORDILLERA DE PAMIR, Tayikistán, ago (IPS) - La disolución de la Unión Soviética dejó en la miseria a la oriental región montañosa de Tayikistán, cuya población se vio obligada a retomar las costumbres nómadas.
Independiente desde 1991, Tayikistán limita con otras dos repúblicas ex soviéticas al norte y oeste, Kirguistán y Uzbekistán, con China al este y con Afganistán al sur.
Este país de siete millones de habitantes pasó de ser el más pobre de la Unión Soviéticas a ser el más pobre del mundo. La independencia significó el fin de granjas, minas, canales de irrigación estatales, además de redes de transporte y centrales de generación eléctrica.
Algunos analistas occidentales celebran el regreso a las "tradiciones ancestrales", pero muchos de los que tienen que adaptarse a la realidad del libre mercado no opinan lo mismo.
"No estaría acá si tuviera otra opción", dijo a IPS Timurbek, un filólogo ruso jubilado y dedicado a la cría de animales. "Antes la gente optaba por ser nómada, ahora es una cuestión de necesidad".
Timurbek montó su gran tienda de campaña de lana, con las paredes decoradas y alfombras en el suelo, en un campamento de una meseta de la cordillera de Pamir que está a 4.100 metros.
La cordillera abarca principalmente la provincia autónoma de Badajshán Montañoso, donde reside sólo tres por ciento de la población, poco más de 210.000 personas, pero constituye casi la mitad de su territorio.
La cordillera de Pamir tiene las montañas más altas del mundo, con altitudes de entre 3.000 y 7.500 metros. Las condiciones extremas del clima convierten a la zona en una de las menos densamente pobladas del planeta.
El navegante del siglo XIII Marco Polo describió la región como "nada más que un desierto sin asentamientos ni áreas verdes", tan fría que "ni siquiera se ve volar un pájaro".
Conocida desde el siglo XIX como "techo del mundo", la cordillera de Pamir fue recorrida por comerciantes de la ruta de seda y luego por espías rusos y británicos.
La única vía de comunicación que atraviesa las montañas es la carretera de Pamir, la segunda más larga del mundo, construida por el ejército soviético en los años 30.
La carretera está en muy mal estado y se usa principalmente para el contrabando de opio y heroína de Afganistán hacia el norte. Algunos la llaman la "ruta del opio".
"En la época de los soviéticos teníamos todo tipo de alimento en los comercios, combustible barato, autobuses y caminos en buen estado", relató Aziz, un granjero semi nómada del campamento. Mientras, su esposa manejaba en silencio una máquina rudimentaria de hacer manteca y yogur, producidos con leche de yak.
"No nos gustaba Stalin, pero aquí todo el mundo extraña a la Unión Soviética", dijo a IPS Aziz, musulmán sunita de origen kirguís. "No podíamos practicar nuestra religión libremente, pero había comida y trabajo".
Iósif Stalin (1878-1953) fue presidente de la Unión Soviética de 1927 hasta su muerte.
Además de los tayikos, parientes de los iraníes, quienes constituyen alrededor de 80 por ciento de la población de este país, en Tayikistán hay pamiris, quienes hablan varias lenguas de origen persa, y kirguís, quienes llegaron entre el siglo XVIII y XIX y hablan un idioma túrquico.
La población sobrevive de la venta de ganado y de la producción lechera, el cultivo de verduras en pequeñas huertas y de la asistencia humanitaria, gracias a la cual se evitó la hambruna que hubiera causado el bloqueo impuesto durante la guerra civil de los años 90.
Sintiéndose discriminados por el gobierno central, los pamiris de la provincia de Badajshán Montañoso declararon su independencia en 1992, lo que desató una guerra civil hasta 1997 y se cobró la vida de 100.000 personas.
Desde entonces, el gobierno se ensañó con la población de la cordillera, pese a que la mayoría sobreviven con un dólar al día.
El estilo de vida nómada del campamento sólo puede mantenerse en verano. Durante el gélido invierno, cuando las temperaturas pueden alcanzar hasta 50 grados bajo cero, Aziz y los otros pobladores se ven obligados a refugiarse en la aldea de Murgab, el mayor asentamiento en la zona con apenas 6.500 habitantes.
En el mercado de Murgab, donde la gente suele cubrirse el rostro para protegerse de los fuertes vientos que levantan nubes de polvo, la opción de productos importados se limita a galletas, pan, barras de chocolate y latas de pescado y carne, la mayoría vencidas, a precios exorbitantes.
La pobreza perjudica la educación. Algunos niños y niñas no van a la escuela porque sus padres no pueden pagar los útiles escolares ni los uniformes.
El combustible es limitado y los lugareños se ven obligados a usar tersken, un arbusto escaso, para calentar las viviendas, lo que deriva en la desertificación.
Hay posibilidades de desarrollar energía hidroeléctrica, pero los inversores la consideran una región peligrosa porque los consumidores no pueden pagar las facturas. Algunas organizaciones tratan de promover fuentes alternativas como la solar, muy eficiente a grandes altitudes.
La electricidad es tan escasa que el pueblo está dividido en dos partes que se turnan el servicio. Algunos tienen generadores, pero el precio del combustible es excesivo.
Muchas aldeas que durante décadas tuvieron electricidad para calefacción y cocinar ahora no tienen nada, ni siquiera en invierno, lo que impide el funcionamiento de escuelas y hospitales en este rincón de la hoy disuelta Unión Soviética. (FIN/2009)

martes, 8 de septiembre de 2009

CONGELACION SALARIAL A LOS FUNCIONARIOS


Como saben hay muchos tópicos que circular por todos lo sitios y les voy a poner tres de ellos muy populares a ver cual de ellos piensan ustedes que se ha agarrado el gobierno para hacer lo que va hacer:


-Todos los curas se van de putas.


-Todos los políticos son unos ladrones.


- Los funcionarios son todos unos vagos.


Es fácil ¿verdad?, es el último y por esta razón quiere congelar el sueldo de los mismos, total para lo que trabajan. Eran difíciles los dos primeros ya que congelar el dinero a los curas por que son unos golfos hubiera sido una medida ampliamente contestada por el Lobby de los Obispos y las cosas que son de Dios no hay que menearlas. La segunda opción no podría ser, ya que bajar el sueldo a los políticos por ladrones eran reconocer precisamente eso, que lo son. Podemos discutir si son ciertas las dos primeras opciones, pero desde luego la que nos es cierta es la última y parece ser que es la que se cree el gobierno.
Los funcionarios son personas que como las cucarachas, nacen, crecen se reproducen y mueren, quiere decir esto que tienen necesidades, como cualquier otro trabajador y les gusta, como a todos nosotros que el sueldo suba un poquito. Son el pin pan pun, ya que en época de vacas gordas les imponen moderación salarial por debajo del mentiroso IPC y en épocas de crisis se les congela el salario. Cuando un tío con bigote nos dijo eso de “España va bien” los salarios de la privada subían de manera importante y nadie se acordaba de ellos, ahora todo el mundo les pone en solfa porque tienen un trabajo estable y por eso tienen que ser los sacrificados del sistema.
Podríamos plantearnos por emergencia nacional la congelación de los salarios de los funcionarios, pero antes teníamos que haber visto otras como ejemplo la utilización a lo bestia de los coches o transportes oficiales, las aventuras militares por el mundo llevando la democracia, la reducción de los cargos de confianza o las miles de cosas que hay en la administración que se pueden recortar, como los salarios de los políticos.
Además en la lógica de capitalista esto es malo ya que este colectivo mantienen un suelo importante de consumo y es bueno que dispongan de poder adquisitivo ya que es la mejor forma de repartir de una manera mas “extensa” el dinero que pagamos de los impuestos, mas eficaz que construir una gran obra y que los beneficios se los lleve Florentino Pérez por poner un ejemplo.
Y hay algo que todos nos callamos es que si trabajamos en el sector privado es que no hemos sido capaces de sacar una plaza de funcionario y no nos ha dado la gana de ponernos a estudiar para intentar conseguirla, porque todos queremos tener un trabajo fijo como ellos y que nuestros derechos tanto sindicales, laborales y políticos no sean permanentemente pisoteados como ocurre en todas las empresas de este país.


¡FUNCIONARIOS! NO LES VOTEIS, NO CONSUMAIS EN NUESTRO PAIS, QUE SE JODAN¡ (con perdón)
¡HABLAN DE CONGELACION CUANDO QUIEREN DECIR CRIOGENIZACIÓN!

OSKAR EL ROJO, RENACE



El éxito del partido de Lafontaine en Sarre avala la posibilidad de una alianza de izquierdas en Alemania.

Oskar Lafontaine tiene 65 años. A largo de su agitada carrera política, con éxitos y fracasos, ha ocupado todos los cargos públicos que ofrece Alemania, menos el de canciller. «Oskar el rojo», apodo que le otorgó la Prensa local, ha sido alcalde, ministro presidente del estado de Sarre, diputado federal, ministro de Hacienda y Finanzas. Del mismo modo, dirigió el Partido Socialdemócrata (SPD) cuatro años y se postuló a la cancillería en 1990.
Lafontaine también posee otros títulos adjudicados por sus enemigos. Cuando era ministro en el Ejecutivo de Gerhard Schröder, el diario inglés The Sun le calificó como «el hombre más peligroso de Europa» por su deseo de intentar controlar el orden financiero mundial.
Sus viejos compañeros del SPD, en el que militó durante 40 años hasta 2005, le definieron como un «traidor» cuando abandonó la formación. Entonces, el país contempló con incredulidad la radical metamorfosis que vivió Lafontaine. Después de haber sido el alumno más aventajado de Willy Brandt, «Oskar el rojo» se aliaba con los odiados comunistas de la ex RDA para formar una nueva organización política, que el domingo pasado cosechó un grandioso éxito en las elecciones regionales en Sarre.
Polémico y odiado
Al mando de Die Linke (La Izquierda, en castellano), el veterano político mejoró 19 puntos el resultado de los anteriores comicios.
Un triunfo que desató el temor de los medios afines a la derecha.
El Bild, por ejemplo, criticó el coste de la unificación de Alemania y advirtió sobre el precio que debería pagar la población. Nadie escuchó su discurso. Helmut Kohl ganó otra vez.
Cinco años más tarde, fue elegido presidente del SPD. Su primera decisión: declarar una guerra sin cuartel al Gobierno Kohl. Su estrategia tuvo éxito y pavimentó el camino para el triunfo de su formación en 1998; Gerhard Schröder se convirtió en canciller y nombró a Lafontaine ministro de Hacienda.
El actual líder de La Izquierda intentó revolucionar las finanzas germanas, europeas e incluso mundiales. Primero trató de liquidar la independencia del Bundesbank (Banco Central de Alemania) y, de este modo, influir en la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE). Al mismo tiempo, luchó por crear un nuevo sistema monetario internacional, con un consejo supervisor para controlar la solvencia de los bancos en el mundo; una idea que ha cobrado actualidad por la actual crisis.
Sólo duró cuatro meses como jefe de las finanzas germanas.
Sólo acumuló enemigos. Agobiado, el ex docente abandonó también la presidencia del SPD y se aisló en Sarre. Allí rumió su venganza contra Schröder, al que acusó de haber ignorado su idea de abandonar el programa de reformas al sistema de bienestar (la Agenda 2010).
En su villa, planificó el regreso. «Si se forma una lista de izquierda, participaré», aseguró. El Partido del Socialismo Democrático (PDS), heredero de los comunistas de la ex RDA, construyó una alianza con Lafontaine para los comicios federales de 2005. Con el 8,7% de los sufragios, impidieron un Gobierno formado por los democristianos (CDU) y el Partido Liberal. Pero también robaron votos al SPD y Schröder se quedó sin reelección.
Una misión histórica
Ahora, «Oskar el rojo» ha recuperado protagonismo en Sarre. El éxito de La Izquierda le abre una inesperada puerta para influir en el destino del país y revivir el viejo fantasma comunista que acecha a Alemania desde hace ya más de 150 años, como predecían Marx y Engels en el famoso manifiesto. Ese monstruo es la posibilidad de que Lafontaine se coloque como la tercera fuerza política, por encima de Los Verdes y el Partido Liberal.
«Me alegro de que gracias a nuestros resultados, al SPD se le abra una nueva perspectiva para llegar al poder», afirmó el Lafontaine tras su triunfo dominical. «La carrera para las elecciones federales sigue abierta», añadió al sugerir que la primera potencia económica de Europa podría ser regida por un bloque de izquierda; menos radical que la alianza pactada entre socialistas y comunistas franceses, que encumbró a Francois Mitterrand en 1981 en plena guerra fría.
«Él cree en una misión histórica: la reunificación de la izquierda», concluyó el influyente comentarista del periódico 'Süddeutsche Zeitung', Heribert Prantl. Es su objetivo. La partida de ajedrez ha comenzado y la próxima jugada está en menos del SPD.

lunes, 7 de septiembre de 2009

UN ORDENADOR POR CADA ALUMNO



Nueva novedad “intelectual” para nuestros jóvenes cachorros. 200 millones de euros nos va a costar que los niños dispongan de un ordenador portátil y la verdad, me va a venir muy bien poder tener el ordenador para las tardes utilizarlo yo.
Esta nueva inversión educativa, así fríamente, esta muy bien, ya que en España de lo que carecemos es de tecnología y si de esta manera los chavales se interesan mas por esta serie de cosas a la larga no vendrá muy bien. Se tendrán que explicar como va a se, a quien se le va a dar, que van hacer con el, quien llevara su mantenimiento y sobre todo si será resistente a golpes caída de líquidos y un largo etcétera. Pienso en la profesora de mi hijo de 8 años y no creo sinceramente que le valga para mucho que este disponga de este nuevo medio educativo ya que cuando ella aprobó la oposición existían todavía los dinosaurios por el planeta y dado las ganas que tiene de reciclarse y adaptarse a la nueva pedagogía creo que mi hijo lo utilizará juagar a los POKEMON.
Las dudas que me asaltan son muy sencillas ya que pienso el la Junta de Comunidades de Castilla la Mancha donde los libros son gratuitos y, dicho por los profesores, el materia del que disponen en las aulas es tanto que no sabes hacer con el, aquí en este caso pues veo que puede ser una buena inversión, pero me traslado a la Comunidad de Madrid, donde la educación pública esta perseguida por la administración autonómica y donde los centros no disponen de medios de ningún tipo, no solo las AMPAS tiene que poner dinero para comprar mesas y sillas, o los padres tenemos que poner 500 folios por niño por que los centros no tiene, sino que tenemos que pagar los libros, seria mucho mas necesario dedicar ese dinero para cubrir las necesidades reales del campo de refugiados (lo digo por la falta de medios no por los extranjeros que estudian) que se han convertido los colegios de la enseñanza pública. Aquí en Madrid es un insulto precisamente por eso, porque no podemos disponer de ordenadores si no tenemos folios, o no se cubren las plazas de logopedas y demás especialidades de carácter social que son necesarias en este tipo de centros.
Resumiendo, estamos a favor de los ordenadores en Castilla la Mancha, pero nos negamos que ese dinero sea para ordenadores en la Comunidad de Madrid y sea para otro tipo de necesidades. Dejar la educación en manos de gente que son unos temerarios es lo que tiene.

DOCUMENTO PARA EL DEBATE ANTE EL XVIII CONGRESO DEL PARTIDO COMUNISTA DE ESPAÑA


1. La inmovilidad
Superado el proceso de la IX Asamblea Federal de Izquierda Unida y los cónclaves regionales aparejados a la misma, las y los comunistas españoles afrontamos el reto imprescindible e impostergable que supone el inminente Congreso del PCE, nuestro Partido.
Llegamos a esta cita con un aparato inmerso en cierta autocomplacencia tras el triunfo pírrico de la Asamblea Federal, la elección de Cayo Lara como coordinador y el mantenimiento de los dos eurodiputados (sería más propio hablar de uno) en los últimos procesos internos y externos.
Se presentan estos “éxitos” como el resultado de un avance del Partido y sus posiciones políticas y estratégicas tanto en el seno de IU como en el de la sociedad, por lo que, a resultas de este análisis, las cúpulas se dan golpecitos en la espalda unas a otras y sacan pecho abandonándose al conchabeo que permita que las cosas en el Partido sigan más o menos como están.
Por lo que parece, por el ambiente que se respira, por el silencio que nos rodea, no hay movimientos internos ni en la base ni en ninguna de las federaciones que aspiren a presentar batalla contra lo que parece que es un secreto a voces: que el Congreso está pasteleado y que la Secretaría General y el reparto de poder es un hecho consumado contra el que no hay mucho que decir o hacer. Se apuesta pues por la continuidad y el inmovilismo en un Partido que desaparece progresivamente de los espacios en los que debería estar presente.
Sin embargo, un grupo de militantes de base nos hemos permitido la posibilidad de abordar una reflexión desde la base que sirva para enriquecer y alentar (en la medida de nuestras escasas posibilidades) el debate en el seno del Partido Comunista de España de cara al XVIII Congreso.
2. Análisis y Debate interno
En el XVIII Congreso debemos partir de un análisis de la realidad del Partido que nos permita abordar el debate de algunas cuestiones fundamentales del PCE y de Izquierda Unida:
2.1. El Partido
El XVIII Congreso se presenta como un reto de vital importancia, casi como cuestión de vida o muerte, para nuestro Partido. La militancia desaparece progresivamente, las Agrupaciones carecen en general de vida política activa, no estamos en la calle, carecemos de tejido económico, la Fiesta fue cancelada el pasado año, nuestras campañas son escuetas y nuestros actos escasos y endogámicos. Es un lugar común decir que el PCE debe abrirse a la sociedad, pero no por ello deja de ser cierto.
El aparato ha conseguido algo deleznable: la desaparición de los cuadros medios y de las Agrupaciones de Base con el fin de vaciar el Partido de contenido para poder usar su marca en las luchas por el poder interno de IU.
Este proceso de descomposición orgánica sólo puede ser revertido de una forma: a través de la participación del Partido en los Movimientos Sociales, los sindicatos, las reivindicaciones, las Asociaciones de vecinos, los puestos de trabajo, las instituciones, etc. Es decir, a través de una Refundación de facto del Partido.
Ahora bien, aún logrando todo lo expuesto, la clave fundamental, el impulso que riegue de vitalidad las venas de nuestra formación vendrá de un principio muy sencillo: la aplicación en esos ámbitos de la política aprobada por los órganos del PCE bajo el principio de la Unidad de Acción. Y en esto llegamos a un punto fundamental: no todo el mundo merece el carnet del Partido Comunista, o dicho de otro modo, en nuestra casa sobra gente. Conste que no hablamos de expulsar ni excluir sino de exigir a la militancia que cumpla lo aprobado. El Partido está tan viciado que Ángel Pérez, Gaspar Llamazares y Cayo Lara (hombres fuertes de las tres listas más votadas que concurrieron en la IX Asamblea Federal) eran del PCE y defendían no sólo formas de ver la oragnización diferenciadas sino sobre todo y lo que es más grave, políticas contrapuestas y hasta antagónicas. Un partido cuyos miembros incumplen su política en lo interno y en lo externo está abocado a la desaparición. Por tanto, aquellos que ignoren repetidamente la política del Partido no deben ser expulsados sencilla y llanamente porque voluntariamente habrán decidido no ser miembros del PCE.
No obstante, esto no puede ser aprovechado para eliminar de un plumazo la pluralidad política en el seno del Partido, muy al contrario, debe favorecer el debate y la participación de aquellos que quieran pertenecer al Partido con el fin de enriquecerlo y mejorarlo.
En cuanto a la pertenencia corrientes de IU, no podemos imponer a nuestros militantes que se abstengan de participar en las mismas si el PCE actúa de facto como tal, con el defecto añadido de no responder a los designios de su militancia. Sólo se podrá exigir a la militancia que respete lo aprobado cuando el PCE vuelva a las manos de todos y cada uno de sus militantes.
Hay que tener mucho cuidado e hilar fino puesto que jugamos en este punto con una arma de doble filo y no debemos permitir que algunos, cobijándose en la Unidad de Acción y en la organicidad, se dediquen a laminar a los que piensen distinto o se interpongan en sus intereses personales. Lo orgánico, lo marxista, es aplicar la política y la estrategia, pero en modo alguno aceptar las componendas tacticistas de los aparatos cuando lo que estos persiguen es imponer antidemocráticamente una posición para mantener el trozo de pastel que consideran propio.
Es el momento de decir basta. Aquellos que han llevado al PCE a la indigencia política, moral y organizativa en la que se halla inmerso deben ser relevados prácticamente sin excepción. El Partido necesita gente nueva, sin vicios y que apueste por ser vanguardia. La renovación es inaplazable y nada peor podría pasarle al PCE que elegir a una dirección cuya media sea de más de veinte años en puestos orgánicos.
2.2. Izquierda Unida
Tras nuestra Conferencia Política quedaron varias cuestiones que debatir y algunas de gran calado. A nadie se le escapa que hay un sector del Partido que aboga por la salida de IU. Este es un debate que habrá de darse en el Congreso con todas las garantías, de una forma serena y con responsabilidad.
Personalmente, como militantes del Partido, asumiremos lo que el Congreso decida a pesar de que nuestra postura es clara: el PCE debe formar parte de IU y de su proceso de Refundación como un agente trascendental e incuestionable de la misma. Ahora bien, cuando hablamos del PCE lo hacemos con consciencia plena de lo que queremos y no queremos decir: el Partido sí, su aparato no. Y es que, lamentablemente, no es lo mismo y todos lo sabemos. Es imposible no ver que en el último lustro gran parte del aparato de nuestro Partido ha utilizado al mismo como vehículo perfecto para amparar y allanar el camino a ciertos individuos en la lucha por el poder interno de Izquierda Unida olvidando, dicho sea de paso, la actividad real del propio Partido.
Por tanto han de ser los órganos de elaboración política, tanto el Comité Federal como el propio Congreso, los que marquen la línea estratégica que los y las militantes comunistas deban seguir en IU. Esa es la metodología. Los puestos ejecutivos no son un órgano de elaboración sino de aplicación, y como tal deben actuar. Desgraciadamente esto no ha sido así en muchas ocasiones durante todos estos años. La Democracia radical obedece al viejo principio de “mandar obedeciendo”. El problema es que este precepto es inviable cuando se deja dormir al partido y a su militancia de base en aras de manejar su representación política para fines no debatidos en las Agrupaciones y en muchas ocasiones, ni siquiera en los órganos.
Por tanto si IU es el MPS en el que nos enmarcamos, el Partido nutrirá de lo mejor que tiene a IU sin bascular como un lobby de poder en sus disensiones internas. No obstante, el PCE es una formación autónoma, con su propia política, a la que no debe renunciar jamás, de la que no da cuenta a nadie excepto a su militancia y a la clase obrera.
2.3. El tejido económico
Desgraciadamente sin tejido económico no hay Partido, por lo que es necesario fortalecer al PCE en ese ámbito. La Conferencia de Organización y Finanzas inició el camino de un debate imprescindible pero inconcluso.
En este sentido y a nuestro modo de ver, hay que ahondar en varios puntos fundamentales que se esbozan:
- Los cargos institucionales que pertenzcan al PCE deben ingresar un porcentaje de su sueldo no inferior al 5%, creciendo este porcentaje en función de tramos.
- PCE e IU han de firmar un protocolo financiero sostenible para ambos cuanto antes.
- Los liberados del Partido obedecerán a motivos políticos y estratégicos. Lo ideal es que el principio de solidaridad entre federaciones rija este aspecto. Es poco lógico que una Federación tenga doscientos liberados y otra tres. Para construir Partido hay que repartir los recursos en función de las necesidades.
- El Partido favorecerá la creación de tejido económico externo que facilite la absorción de aquellos y aquellas camaradas cuyo trabajo en el Partido haya cumplido su ciclo con el fin de garantizar una solución de futuro laboral y la renovación no traumática de sus puestos.
2.4. El modelo organizativo
Hay voces dentro del PCE que reclaman un debate y cuestionamiento sobre el modelo territorial que rige la vida del Partido. Es un debate que habrá de darse también en el XVIII Congreso y que requerirá de la aportación de toda la militancia.
Lo que parece claro en cualquier caso, es que el modelo actual no es operativo. El fin último del Partido es ser la herramienta de la clase trabajadora para avanzar hacia el socialismo.
Debemos plantearnos un interrogante muy sencillo: ¿cumple el PCE esa función con el modelo actual? Parece evidente que no, puesto que la duplicación de estructuras ha supuesto el enterramiento del Partido bajo la urgencia en esos ámbitos del trabajo en IU.
Por ello se hace imprescindible un proceso de Refundación organizativa y política del Partido Comunista, un proceso que conlleve la apertura a la clase obrera y a colectivos comunistas de diversa índole para mejorar la herramienta. El PCE no puede ser el cadáver moribundo y endogámico que es hoy.
Sólo seremos instrumento de cambio y vanguardia si aspiramos con todas nuestras fuerzas a ello. Este objetivo parece estar muy lejos de un aparato que se contenta con usarlo cuando más le conviene, alejando de la participación real a la base con la duplicación de estructuras.
Al igual que en IU, el proceso instituyente del PCE es cuestión de vida o muerte. Una de las joyas de la corona de ese proceso será buscar entre todos y todas un modelo organizativo nuevo que se adecúe al objetivo primitivo del PCE: la construcción y consecución del socialismo.
2.5. La política
Como es lógico, si algo tiene que centrar el debate del XVIII Congreso, si algo ha de vertebrar su discusión ese es el aspecto político.
Recetas para la salida a la crisis tenemos todas y todos los comunistas. A nuestro juicio sería un error de efectos incalculables enfrascarnos en un debate terminológico estéril antes de abrirnos al proceso instituyente.
Ahora bien, de forma paralela a ese proceso, no debemos dejar de lado la síntesis política en este Congreso de cara a la realidad actual. Hay varios aspectos sustanciales que debe concluir el XVIII Congreso como respuesta comunista a la crisis con lo que ello conlleva. Proponemos algunos ejes fundamentales:
- Mantenimiento de la Ruptura con el Pacto Constitucional y reivindicación de la III República.
- Nacionalización de la Banca.
- Reforma Impositiva. Eliminación del IVA. Restitución del impuesto de Patrimonio y una progresividad fiscal dura con las rentas altas.
- Intervención estatal en la economía.
- Jornada Laboral de 35 horas.
- Regulación del mercado laboral por parte del estado.
- Lucha por el ocio público y gratuito. La cultura y la ocupación positiva del tiempo libre es patrimonio de la ciudadanía. El estado debe garantizar ese patrimonio.
- Campaña radical contra los deshaucios y por el derecho a la vivienda digna.
3. Una propuesta de Refundación
La Refundación del PCE ha de articularse en torno a tres ejes fundamentales:
- Organizativo. Buscando ese nuevo modelo, más adecuado a la situación orgánica y coyuntural actual, que garantice la Democracia Radical y la limpieza ética, la apertura a la sociedad, la presencia y vida del PCE en la calle y los frentes de masas, la Unidad de acción, el debate interno, la eliminación de los Reinos de Taifas, la eficacia del Partido como instrumento de la clase obrera, la Renovación y el abandono del tacticismo estéril y de la apropiación por parte del aparato de la dirección política. IU es el proyecto estratégico global, pero es tarea del Partido incidir en la sociedad, dar respuestas a la clase trabajadora, escucharla, luchar por ella y tras ello, aportar al espacio programático y electoral (IU) las conclusiones de ese trabajo.
- Político. Con un Partido fuerte y cohesionado, cuya política sea fruto de una síntesis real, al servicio de los trabajadores y las trabajadoras, con vocación social, ecologista y feminista. Un Partido que adapte su política para el combate contra el nuevo capitalismo mundializado desde frentes de trabajo y acción reales y palpables.
- Financiero. Principio de austeridad y solidaridad arriba expuestos con lo que eso lleva inherente: dar ejemplo constante desde el PCE de todo lo que defendemos. La coherencia debe ser una de nuestras banderas irrenunciables.
En cuanto al Cómo y cúando hacer la Refundación, proponemos un método abierto a cambios:
- El XVIII Congreso servirá para fijar una Conferencia instituyente abierta a todos los sectores identificados con la tradición comunista del Estado que se celebrará en no más de un año y medio.
- Una vez la Conferencia se haya producido, saldrá de ella una Comisión avalada por la Dirección del Partido y de los sectores participantes en dicha conferencia que preparará el XIX Congreso o Congreso de Refundación. Paralelamente el PCE seguirá con su actividad política integrando en sus órganos al menos con voz a los miembros de la Conferencia Instituyente.
- Celebración en un plazo no mayor de tres años del XIX Congreso o Congreso de Refundación que fijará unos nuevos Estatutos y una nueva línea política y organizativa incluyente y renovada.
- En este proceso aportarán su savia todos y todas las militantes del PCE siendo necesario que aquellas personas que lleven más de veinte años en puestos de Dirección den un paso atrás concluido el proceso.
4. Conclusiones finales
La propuesta presentada persigue varios objetivos, pero sobre todo, construir un Partido fuerte y vivo que cumpla con la labor que abandonó hace tantos años.
Ahora bien, sería un ejercicio de ingenuidad en todos los sentidos (máxime a la luz de los resultados de la IX Asamblea Federal de IU), creer que este cambio radical puede ser posible de la mano de aquellos que se acogen al viejo principio lampedusiano; de la mano de aquellos que ya han diseñado su dirección y hasta han nombrado en sus conciliábulos al nuevo Secretario General.
Cambiar y Refundar el PCE sólo será posible si la rebeldía comunista estalla plantando cara ante aquellos que ya tienen el Congreso visto para sentencia. Sólo a través de la osadía y la audacia de la militancia y lo que queda de dirigencia no contaminada podemos aspirar a cambiar una correlación interna de fuerzas que nos conduce hacia que todo cambie para que todo siga igual, que quiere un PCE al servicio de intereses políticos funestos.
Bien es cierto que tras el proceso de reafiliación y los números emanados de este (apenas 12.000 militantes) se hace difícil, por no decir imposible, que se produzca un auténtico vuelco en el seno del PCE. Este documento no va en esa línea, no persigue disputar puestos sino abrir un debate necesario, que se aborde sin complejos y sin apriorismos, haciendo del Partido, su estructura y su política el centro gravitatorio del mismo. Persigue en definitiva, que los activos del Partido reflexionen sobre él, alejándose de la tendencia dominante a reflexionar únicamente sobre sus sillones, los nombres que los ocupen y las tuberías internas.
En nosotros y nosotras está la fuerza para hacerlo y desde estas líneas se hace un llamamiento para disputar la hegemonía del Partido y mejorarlo. Depende de nosotros y nosotras. Aún no es tarde.