miércoles, 11 de noviembre de 2009

¿POR QUE SE CONSTRUYO EL MURO DE BERLIN Y POR QUE CAYO?


Malime

Quien haya tenido la oportunidad de visitar con espíritu crítico, no burocrático, alguno de los países del llamado “Socialismo Real” podrá explicarse la base material objetiva que dieron lugar a aquel muro y su posterior caída que arrastró al conjunto de ese “Socialismo Real”, capitaneado por el país con mayor poder burocrático socialista que era la URSS.

Los condicionantes históricos en que se fraguó aquel socialismo que en su origen llenó de ilusión a los trabajadores y de temor al orden capitalista, comenzó a degenerarse sobre todo por la prematura muerte de Lenin el revolucionario que más desarrolló la filosofía marxista en la praxis, agudizada por la guerra interior y exterior, el aislamiento que tuvo que soportar la joven revolución rusa en un país, donde, como el propio Lenin dijo no se daban las condiciones objetivas para que el socialismo pudieran mantenerse, que determinaron el posterior desarrollo más burocrático que revolucionario de aquel socialismo en Rusia y en los demás países. Tal vez el error de Lenin fue el de confiar en que la experiencia soviética influyera en los países europeos más desarrollados y la revolución internacional triunfase, ayudando a aquel país tan atrasado que era Rusia.



Gracias a Lenin si se logró desarrollar las condiciones subjetivas hasta hacerla objetiva, que dieran lugar a la revolución más importante en la historia de los explotados, y que posteriormente ante el desarrollo del imperialismo fascista alemán y tras el fin de la II Guerra Mundial influyera sobre todo en los países de la Europa oriental invadidos por el nazifascismo, liberados con la ayuda “soviética”.



Tras la muerte de Lenin el poder soviético, es decir, los trabajadores liberados del trabajo enajenado que dijera Marx, organizados como clase dominante de abajo arriba controlando desde los centros de producción la actividad productiva-política, no se desarrolló. Los partidos comunistas se erigieron en clase dominante impidiendo la democracia directa y permanente de los trabajadores. La sociedad socialista siguió dividida en sociedad civil, la de los ciudadanos productores y en clase política al estilo capitalista hegemonizada por el partido dominante por muy comunista que se denominara. El papel eminentemente educador que corresponde a un partido con una filosofía con base científica que debe llevar al conjunto del pueblo, mediante la praxis, teoría y práctica, nunca se llevó a efecto.



Aquel socialismo burocratizado que interpretó el marxismo de forma economicista, siguiendo las pautas desarrollistas del capitalismo, permitió un alto grado de desarrollo tecnológico y productivo, a fuer de cercenar la democracia participativa de los trabajadores controlando el poder político-productivo que debió ser el desarrollo del poder soviético, dando lugar al trabajo enajenado impuesto desde las alturas burocráticas.



La planificación burocrática impuesta desde arriba, sin la participación directa del pueblo, tuvo aspectos positivos en cuanto a la formación del pueblo sobre todo en el aspecto técnico productivo, multitud de ingenieros y técnicos con salarios muy inferiores a los existentes en mundo capitalista. Cualquier ciudadano tenía derecho a la formación especializada, cosa que no es posible en el capitalismo donde las familias más adineradas son las que pueden acceder a la Universidad y los master. Aquella enseñanza tenía un coste que se detraía de aspectos de consumo no básico como los que vemos en los países capitalistas, con productos innecesarios pero que proyectan una visión de falsa riqueza y que contribuyen al consumismo estúpido del pueblo enajenado y que como estamos comprobando está deteriorando el medio ambiente y amenazando la propia existencia de los seres humanos y demás especies.



El Muro se construyó para impedir que los enajenados ciudadanos de la Alemania Oriental, mejor preparados tecnológicamente se pasaran al paraíso capitalista donde eran mucho mejor retribuidos y podían disfrutar de los falsos manjares del capitalismo consumista y depredador. El gran error del socialismo burocrático fue el no comprender el marxismo en algo tan básico como es que, los trabajadores estén organizados como clase dominante ejerciendo el poder directamente, sin intermediarios, sin delegar su responsabilidad política en ninguna clase política.



Cuando al ser humano se le discrimina de forma tan brutal hasta considerarle una mercancía de usar y tirar como sucede en el capitalismo, por muy buenas intenciones que pudieran tener los Stalin de turno y los que le siguieron, los Honecker de Alemania y los de los demás países socialistas, esos mandatarios son los responsables de la enajenación del pueblo. El pueblo trabajador por nacer en esa condición no nace con conciencia comunista, esa filosofía con base científica requiere de teoría y práctica, de la praxis que dijera Gramsci, cuando eso no se lleva a efecto, no se estimula de forma real, por parte de los partidos que se consideran marxistas, el retorno al paraíso de la mayor burocracia inhumana que es el capitalismo es cosa de tiempo.



En mi viaje a Cuba para asistir a las “III Jornadas sobre la obra de Carlos Marx y los desafíos del Siglo XXI”, en mi recorrido por la Habana Vieja, se me acercó un joven vestido con una camiseta de las Juventudes Comunista que conducía un taxi-bici, me comentaba que era descendiente de familia asturiana, y que se veía en esa condición de taxista para poder mantener su economía, que su proyecto como médico pediatra, era el de emigrar a España y ejercer su profesión que sabía era mejor retribuida que en Cuba. Decía que al solicitar el poder emigrar, el Estado cubano durante dos años le impedía ejercer su labor de pediatra. Después de una larga charla sobre el falso paraíso capitalista español, comprobé que su semblanza había cambiado, aunque no puedo asegurar que cediera en su empeño después de mis palabras que mutaron la expresión optimista que al principio tenía.



Pero aquella evidencia me mostró que en Cuba como dijo el propio Fidel el 17 de noviembre de 2005, el peligro de la revolución es interior. Ese joven no estaba liberado del trabajo enajenado, se veía como un productor al servicio de un Estado ajeno, no comprendía el sacrificio del conjunto de pueblo cubano para que pueda adquirir de forma gratuita esos conocimientos que en el mundo capitalista pueden estar mejor retribuidos, porque él no estaba organizado, no se consideraba parte del Estado de los trabajadores organizados como clase dominante, ejerciendo la democracia directa permanente.



Tampoco se consideran Estado ni dueños de las empresas en los lugares donde trabajan los empleados que roban gasolina, tabaco y otras cosillas que venden en un mercado muy poco negro. El peligro de la revolución no reside en los elementos antisociales que puedan darse en cualquier lugar, sino en que al no estar organizados los trabajadores como clase dominante ejerciendo el poder, controlándolo todo, los más atrevidos puedan robar sin que los demás compañeros de la empresa robada se lo impidan.



Para que la democracia popular funcione hay que sustituir el sufragio universal burgués que se ejerce cada cuatro o seis años por el sufragio permanente y directo, eligiendo a los mandatarios no por un tiempo, sino por un mandato a cumplir del que tienen que dar cuenta de él en todo momento, y con capacidad de revocar en cualquier momento cuando los electores le retiren la confianza depositada anteriormente, o por la simple razón de que ha surgido un compañero con mayor capacidad para desempeñar el cometido.

8 comentarios:

  1. vaya articulo de MIERDA.
    Con la excusa de analizar en teoria la historia del muro de berlin, mete una critica doblada que nada tiene que ver a Cuba socialista y a Fidel Castro. No menciona a alemania mas que en dos parrafos para criticarla por burocratizada y luego dedica el resto a que si cuba tal o cuab pascual....HARTO DE TANTO GUSANO

    ResponderEliminar
  2. La crítica a Cuba está de más y desubicada (aclaro que los argentinos usamos esta palabra para algo similar a insensato). No me sorprende, muy pocos españoles saben hacer un buen análisis de la situación cubana. En vez de usar el socialismo científico siempre analizan todo con métodos y falacias liberales.

    Por otro lado, quiso hacer una crítica al falso marxismo del Este pero desgraciadamente no le fue bien al autor.

    ResponderEliminar
  3. A mi tampoco me ha parecido un buen artículo, uno esperaría que explicara las razones de por qué fue construído el muro (pero de verdad, incluyendo el papel de la Alemania Occidental y de los "yanquipiratas"), pero nada, se queda en lo superficial y de paso suelta una charla sobre Cuba que no viene al caso.

    En fin... un saludo

    ResponderEliminar
  4. De acuerdo, camarada, excepto por un punto, ¿No te has parado a pensar que a lo mejor el partido tomo el poder porque al “pueblo” le importaba todo un carajo, muchas veces los de la supuesta “vanguardia” caemos en el error de pensar que todo el mundo tiene nuestras ideas, nuestra cultura política y nuestra visión del mundo, y no es así, las revoluciones se hacen y mantienen por una inmensa minoría, a la mayoría lo único que le interesa es llenar la panza y echar un quiqui, es triste, pero es real, lo “malo” del marxismo es que es para personas inteligentes con capacidad de análisis y criterio, y de esas, desgraciadamente, en nuestro actual estadio evolutivo, pocas.

    ResponderEliminar
  5. Zhu-De, se trata de cambiar de raíz la conciencia de las masas y del pueblo mediante la educación científica y el análisis marxista. Los países del Este, como sus burocracias no tenían ningún interés en un mundo nuevo, no internalizaron nada y por eso después sirgió lo peor del capitalismo: racismo, fascismo y opresión.

    ResponderEliminar
  6. Los camaradas del Este bastante tenían con cuadrar la ecuación que supone la economía central planificada con lápiz y papel, como para ocuparse de cosmovisiones roussonianas, en el actual estadio del desarrollo humano la cosa no dio para mas, admitámoslo, los seres humanos son limitaditos y las revoluciones languidecen con la desaparición del gran hombre de turno, afortunadamente los humanos tenemos un gran don, aprendemos de nuestros errores, espero que la próxima vez lo hagamos mejor.

    ResponderEliminar
  7. Yo no voy a admitir nada que sea tan anticientífico como que "las revoluciones languidecen con la desaparición del gran hombre de turno", eso es teoría fascista.

    ResponderEliminar
  8. Aunque el artículo hace muy pocas referencias de forma literal al Muro de Berlin o sea a su construccion y a su caida , sí mantiene en su trasfondo es decir entre lineas esa interrpgante que da título al mismo:por que se construyó el Muro de Berlin y por qué se cayó?:Es muy fácil.El muro lo manda aconstruir la clase politica de la Alemania Democrática tutelada por la Unión Sovietica por miedo a que la Republica Democratica Alemana como esa clase politica comunista la habian disenado se les quedara sin habitantes y entonses no tendrian mano de obra barata para explotar.Pero todo en la vida tiene su principio y su final.El muro de Berlin se cayó porque esa clase politica comunista ya no podia continuar enganando por mas tiempo a sus compatriotas y entre otras cosas porque los compatriotas despertaron de las falsas iluciones del llamado socialismo y se dieron cuenta que entre sistema socialista y capitalista ambos muy lejos de la perfeccion prefirieron el menos malo de los dos y obtaron por el capitalista porque tiene mas experiencia acumulada que el socialista.
    La referencia a Cuba está plenamente en ese marco de análisis.Cuba por desgracia no tien un muro como el de Berlin y digo por desgracia porque si lo hubiera tenido ya hace tiempo que fuera libre.Y lo que tiene es el mar que la rodea y la bana con su aroma y su oxígeno pero por atro lado la aisla con su profundidad y sus tiburones, solamente los mas desesperados como ocurria en el Muro de Berlin se arriesgan a crusarlo en balsas (los balseros):seria bueno que el mar que rodea a Cuaba se secara por unos dias no para sembrarlo de cana de azúcar como en tiempos atras pensaban los dirigentes cubanos ya que ahora no piensan así porque ya el azucar en Cuba como tantas otras esferas de la economía no dan nada sino para cruzarlo libremente caminando en todas direcciones pero preferentemente hacia el norte.
    Con la gloria se olvidan las memorias ya muchos alemanes y no alemanes se han olvidado de todo lo del Muro de Berlin y muchos que han nacido despues del cambio no se interesan por su historia reciente.Y por eso sería bueno que la islita del Caribe continue cargando con la Cruz del Socialismo y continue ahí estancada al menos por varias décadas mas para que sea una mala referencia para que si alguien en Europa tiene nuevamente la ocurrencia de organizar algo para restaurar el Socialismo en Europa mire primero para Cuba y sepan lo que les espera por su ocurrencia.

    ResponderEliminar

LA SANIDAD PUBLICA EN LUCHA

Loading...